Guía del seguro para iguanas, serpientes, tortugas, lagartos y otros reptiles

Las tortugas, iguanas, serpientes y otros reptiles no son mascotas al uso. Necesitan cuidados especiales y un hábitat adecuado en el que vivir. No podemos decir que sean mascotas populares porque no todo el mundo tiene una, pero en España, según FEDIAF, la Federación Europea de Industrias de Alimentación para Mascotas, existen como mascotas algo más de 205.000 reptiles (2014). Es una cifra de las más altas de Europa aunque muy lejos de los más aficionados a los reptiles, que son Francia, con casi 2.000.000, y Alemania, con cerca de 1.450.000 Según esta misma Federación, el crecimiento de las cifras es muy lento pero progresivo en el conjunto de Europa.

Seguro para reptiles
Seguro para reptiles

¿Por qué asegurar a tu iguana, serpiente, lagarto o tortuga?

El creciente interés por los reptiles como mascotas ha hecho que las aseguradoras hayan tomado buena nota de que hay ya muchos amantes de estos animales que desean protegerlos también con un seguro.

Al tratarse de animales salvajes, su presencia en viviendas puede generar algunos problemas tanto con las personas que viven a su alrededor como con los objetos materiales. Son frecuentes los ataques de las iguanas a sus propietarios, producidos en periodos de estrés o en época de reproducción, o las situaciones caóticas que se crean cuando una serpiente escapa de su terrario y desaparece, algo para lo que estos animales tienen especial facilidad si no se vigilan adecuadamente.

Que tu mascota disponga de un seguro puede cubrir los posibles daños personales y materiales que puedan ocasionar a terceros, así como otras situaciones como robos, desaparición o muerte del animal.

Además, al tratarse de animales exóticos, los tratamientos médicos para las enfermedades más comunes y las intervenciones quirúrgicas son también más caras, algo que puede cubrir un seguro de salud para tu mascota. Un póliza de este tipo servirá también para cubrir los tratamientos de las enfermedades más comunes de los reptiles domésticos, como la estomatitis (producida por las heridas internas que pueden causar las presas vivas de las que se alimentan), los parásitos intestinales, la descalcificación o la deshidratación, un problema común de todos los reptiles que puede causar importantes daños al organismo de tu mascota.

¿Qué tipo de coberturas ofrecen los seguros para iguanas, serpientes, tortugas y otros animales exóticos?

Muchas aseguradoras ofrecen ya pólizas específicas para reptiles y otras mascotas exóticas. Las condiciones cambian dependiendo de la compañía y de las características del animal, pero las coberturas más habituales son las siguientes:

  • Responsabilidad Civil, que cubre los daños que puede causar el animal a terceros.
  • Cobertura médica, tratamientos, revisiones u operaciones quirúrgicas.
  • Cobertura en caso de muerte o sacrificio necesario del animal.
  • Seguro de orientación veterinaria mediante contacto telefónico.
  • Coberturas por robo, especialmente importante en especies muy exóticas que son objetivo primordial de ladrones especializados en animales.
  • Coberturas por desaparición. Los animales tienden a escapar y a buscar un hábitat diferente. Algunos, como las serpientes, tienen más facilidad para conseguirlo, y por eso algunas aseguradoras cubren la desaparición del animal e incluso los gastos derivados de su búsqueda, como los anuncios o las cuñas radiofónicas para recuperarlos.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de contratar un seguro para este tipo de mascotas?

Las aseguradoras exigen el cumplimiento de una serie de condiciones para estos animales. Aunque cada compañía tiene sus particularidades, suelen tener en cuenta los siguientes detalles de cara a realizar un seguro para estas mascotas:

  • El cumplimiento de todas las normativas para la tenencia de animales exóticos, desde las ordenanzas municipales hasta la legislación internacional establecida en el Convenio CITES, esta normativa se aplica sobre todo a animales catalogados en el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio ambiente, como es el caso de los anfibios catalogados como Sapo marino, Sapo común asiático, Rana toro y la Rana de uñas africana. En el caso de los reptiles catalogados, como la Tortuga Pintada o el Galápago Americano.
  • La pertinente identificación del animal mediante microchip, si la legislación vigente obliga a ello.
  • Que los animales no estén catalogados como especies venenosas o peligrosas, puesto que en estos casos el riesgo se dispara considerablemente.
  • La edad de los animales también se debe tener en cuenta. Generalmente, para este tipo de mascotas la edad que permiten las aseguradoras es entre 3 meses y 20 años. Deberás consultar con tu compañía qué tipo de seguro pueden ofrecer para animales más longevos, como las tortugas, que pueden vivir durante décadas.
  • También es importante la valoración del lugar en el que va a convivir la mascota. Las condiciones para tu seguro no serán las mismas si vive en un entorno doméstico con muchas personas cerca (una comunidad de vecinos, por ejemplo) o si vive en un entorno más abierto en la que no hay tantos riesgos para las personas de su alrededor.
  • Además del entorno, también es importante valorar los dispositivos eléctricos que reproducen las condiciones de vida que estos animales requieren al estar en un hogar. Los fallos en estos sistemas, como humidificadores o termómetros, pueden alterar la salud de nuestra mascota, por lo que también deben tenerse en cuenta a la hora de contratar un seguro. En este caso, las serpientes son especialmente sensibles a los cambios en la intensidad de la luz, humedad o temperatura.
  • Otro factor es el de los desplazamientos. Si tienes pensado viajar con tu mascota o cambiar su hábitat con frecuencia deberás valorar cómo estas situaciones pueden afectarle.

Esperamos que esta guía te haya ayudado a elegir un seguro adecuado para tu reptil favorito. Si tienes alguna duda o quieres contarnos tu experiencia con estos animales, ¡déjanos un comentario!

Deja un comentario