Invertir la lotería en un plan de pensiones o en un plan de ahorro

Todos alguna vez hemos elucubrado sobre qué haríamos si resultamos agraciados con algún décimo premiado del sorteo de la Lotería de Navidad de la Lotería Nacional, y siempre acabamos pensando ¿en que invertir el premio de la lotería?

Hay para todos los gustos, comprarse una casa, poner el dinero a plazo fijo, invertir en bolsa, tapar agujeros, hacer una donación a nuestros hijos, acabar de pagar la hipoteca, hablar con un asesor financiero para sacar partido a nuestro premio… Hay tantas opciones como décimos premiados.

Invertir la lotería en un plan de pensiones o en un plan de ahorro?
Invertir la lotería en un plan de pensiones o en un plan de ahorro?

El sorteo de La Lotería de Navidad es el sorteo más mediático de España, en ningún otro sorteo de Loterías y Apuestas del Estado se capta tanta atención, ni participa tanta gente como en éste. Son numerosas las personas que nunca participan en ninguno de los sorteos de Loterías y Apuestas del Estado, ni de la Lotería Nacional ni del Euromillón, La Primitiva, el Gordo de la Primitiva, la Bonoloto, la Quiniela o el Quinigol, la Lototurf o el Quíntuple Plus, y sin embargo, en las fechas en las que la gente se reúne con sus familias y pasa unos días festivos finalizando el año aparece el lado más esperanzado de las personas en tener un golpe de suerte que ayuda a solucionar o al menos aliviar en gran medida nuestra situación económica.

¿Qué opciones de inversión a través del ahorro tenemos para el dinero que recibimos después del pago de impuestos?

Si nos hemos decido por no poner nuestro dinero directamente en ninguna inversión particular, pero tampoco queremos dejar nuestro dinero en el banco y que no nos den ni un duro, vamos a explicar las opciones de ahorro que tenemos, si aprovechando que somos dueños de un décimo premiado, pensamos en nuestro futuro y queremos planificar dónde vamos a distribuir parte de nuestro premio para adecuarlo a nuestra situación personal.

Vamos a dividir estas opciones de invertir nuestro premio de la lotería en productos de ahorro en 3 grupos:

  • Seguros de Ahorro (Planes de Ahorro)
  • Fondos de Inversión
  • Planes de Pensiones (Fondos de Pensiones)

Explicamos brevemente las principales características de cada grupo a continuación y los principales tipos que podemos encontrar dentro de cada grupo:

SEGUROS DE AHORRO

Son los comúnmente conocidos Planes de Ahorro y técnicamente llamados Seguros de Vida Ahorro.

Dentro de este grupo podemos encontrar muchos tipos de planes de ahorro, pero todos ellos mantienen características fiscales comunes.

Las principales características que debemos tener en cuenta antes de invertir nuestro Premio de la Lotería de Navidad son, la rentabilidad que genera el Plan de Ahorro, la disponibilidad de nuestro dinero y la fiscalidad que se le aplica por parte del Estado.

Rentabilidad: Es el principal motivo por el que invertiremos parte de nuestro dinero en un plan de ahorro, lo que pretendemos es ir acumulando una cantidad de dinero, pero que no sea simplemente una hucha, mediante un plan de ahorro intentamos conseguir la mayor rentabilidad posible.

Tendremos que decidir qué tipo de rentabilidad queremos, Garantizada o Variable. Si queremos seguridad y no preocuparnos por variaciones en nuestro dinero, deberemos decantarnos por un Plan de Ahorro Garantizado, intentando contratar el que más rentabilidad nos garantice, es sencillo. Si queremos maximizar la rentabilidad de nuestro dinero deberemos apostar por Planes de Ahorro que tengan rentabilidad variable, a largo plazo suelen dar mayor rentabilidad que los garantizados.

Disponibilidad: Debemos tener en cuenta este aspecto a la hora de sacar nuestro dinero del plan de ahorro, ya que dependiendo de la entidad financiera, puede ser desde el primer momento o que el Plan de Ahorro tenga varios años con penalizaciones en caso de retirar nuestro dinero de dicho plan. Es decir, ¿cuando lo vamos a poder sacar? y si nos van a penalizar.

Fiscalidad: Dependiendo del tipo de Plan de Ahorro que contratemos los rendimientos que nos genere tendrán un tratamiento fiscal distinto. En todos los casos la rentabilidad que nos de nuestro Plan de Ahorro tributarán sobre la base del ahorro, considerándose rendimientos del capital mobiliario. Pero tendremos la opción de contratar un SIALP (Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo) que nos da la opción de no tributar por los rendimientos.

Tipos de seguros de ahorro:

Todos los Seguros de Ahorro o Planes de Ahorro, son, técnicamente, Seguros de Vida de Ahorro, es decir, tienen el mismo tratamiento fiscal que un Seguro de Vida, pero se contratan para Planificar un Ahorro de cara al futuro.

Los rendimientos o el dinero que nos generan los planes de ahorro se consideran Rendimientos de Capital Mobiliario, sobre la cantidad de rendimientos generados se aplican las siguientes retenciones.

Tenemos varios tipos de seguros de ahorro:

SEGURO DE AHORRO NORMAL

Es un Plan de Ahorro que genera rentabilidad sobre las aportaciones que nosotros hacemos al plan, puede ser garantizado o tener componente variable, pero simplemente se utiliza como una hucha donde se hacen aportaciones periódicas pensando en retirar nuestro dinero pasado un tiempo, habiendo conseguido rentabilidad.

Los seguros de ahorro normales no tienen límites de aportación.

PIAS (Plan Individual de Ahorro Sistemático)

Es un Seguro de Ahorro regulado por el Estado y que comercializan todas las compañías, puede ser también con interés y capital garantizado o variable.

Está enfocado a establecer en el futuro una Renta Vitalicia con la que obtendremos ventajas fiscales sobre la rentabilidad que nos habrá generado el PIAS, aunque actualmente no es habitual acabar contratando la Renta Vitalicia.

Las entidades contratan este tipo de plan para gente que quiere ahorrar de forma estructurada pero que es probable que haga rescates parciales de su dinero sin cancelar el plan, ya que los PIAS lo permiten. Tienen un máximo permitido de aportaciones de 8.000 € al año o 240.000 € como máximo total a lo largo de nuestra vida, debido a la opción de la ventaja fiscal a través del rescate como renta vitalicia.

SIALP (Seguro Individual de Ahorro a Largo Plazo)

Este Plan de Ahorro tienen la peculiaridad fiscal de que, si mantenemos el plan durante 5 años, los rendimientos que nos genere el dinero que hemos metido durante esos 5 años, a partir de ese momento, no tributarán, es decir no habrá que pagar a hacienda.

El rescate de un SIALP hay que hacerlo de golpe, es decir, no podemos sacar un poco de dinero, o se saca todo y se cancela la póliza o nada.
La ley obliga a garantizar sólo el 85% de la inversión, pero muchas compañías tienen SIALP 100% garantizado, por lo que tenemos la opción de contratar un SIALP con un componente variable o también garantizando todo nuestro dinero y también la rentabilidad.

Las aportaciones máximas a SIALP son 5.000 € al año por persona.

UNIT LINKED

Este tipo de Plan de Ahorro conjuga varios fondos de inversión o cestas de valores, unidos mediante un Seguro de Vida Ahorro, es decir tiene la misma fiscalidad que cualquier plan de ahorro pero podemos invertir nuestro dinero en varios fondos, fondos que dependen de la compañía con la que contratemos el Unit Linked. Este plan está enfocado a rentabilidades variables.

Las aportaciones de dinero a un Unit Linked no están limitadas, se puede aportar el dinero que se quiera.

A parte de los seguros o planes de de ahorro, podemos encontrarnos en la tesitura de querer que nos muevan nuestro dinero para intentar obtener un mayor rendimiento, pero sabiendo también que nos exponemos a un riesgo mayor. Para ello están los Fondos de Inversión y los Planes de Pensiones.

FONDOS DE INVERSIÓN

Un fondo de inversión trata de conjugar acciones de empresas privadas, bonos del estado, de las comunidades autónomas, depósitos en banca y otras inversiones, para sacar el máximo rendimiento a las aportaciones de dinero que hace la gente a este fondo común, destinado a invertir siguiendo el modelo bajo el que se creó el fondo.

Hay muchos tipos de fondos, los hay muy conservadores y con muy poco riesgo, y todo lo contrario, muy activos y con mayor riesgo. Hay que tener en cuenta que son fondos variables.

En todos ellos los rendimientos que nos generan tributan también sobre la base del ahorro, es decir, se les aplica el rendimiento sobre el capital mobiliario en el momento del rescate de nuestro dinero.

Ejemplo: Si aportamos 1000 € a un fondo de inversión y nos ha dado una rentabilidad de 100 €, cuando saquemos el dinero del fondo de inversión, pagamos a hacienda por esos 100 € de rentabilidad. La cantidad a pagar a hacienda variará entre el 21 % o el 23 % actualmente, dependiendo de la cantidad de nuestros rendimientos obtenidos.

Las aportaciones a Fondos de Inversión tampoco tienen límite.

PLANES DE PENSIONES

Este tipo de planes tienen una fiscalidad distinta a los otros tipos de ahorro, ya que tributan sobre la base general del IRPF, directamente sobre los rendimientos del trabajo. Las aportaciones a planes de pensiones reducen la base de nuestros rendimientos del trabajo, es decir, si hemos un año hemos cobrado 32.000 € y aportamos a nuestro plan de pensiones 2.000 €, solo tributaremos en la declaración del IRPF por 30.000 €.

Están enfocados a complementar la pensión que nos quedará por parte del estado, es decir en el momento de la jubilación, recibir dinero de la pensión del estado y también recibir dinero de nuestro propio fondo de pensiones.

Lo correcto es hacer aportaciones cuando tenemos una base alta mientras estamos en la vida laboral, y después rescatar el dinero del plan de pensiones una vez jubilados ya que tendremos una base menor al estar jubilados, de esta forma nos aprovecharemos de la fiscalidad de un plan de pensiones.

La aportación máxima a Planes de Pensiones es de 8.000 € al año sin exceder el 30% de los rendimientos del trabajo y 2.500 € adicionales si es a un Plan de Pensiones a favor del cónyuge que tenga rendimientos menores a 8.000 € al año.

Acabamos de ver los tipos de ahorro en los cuales podemos invertir parte del dinero que recibimos de un décimo premiado de la Lotería de Navidad.

¿Qué podemos hacer a través del ahorro para reducir lo que pagamos a hacienda el año que recibimos un premio de la lotería?

Si un año aumentan mucho nuestros ingresos por haber recibido una cantidad de dinero procedente de un sorteo de lotería, no podremos reducir el pago a Hacienda por parte de ese dinero procedente de la lotería, pero aprovechando ese exceso de disponibilidad económica lo que sí se puede hacer es hacer aportaciones a Planes de Pensiones para reducir la cantidad de dinero que pagaremos por nuestros rendimientos del trabajo. Al final lo que conseguimos ese año es pagar menos a Hacienda y aprovechar que disponemos de un dinero extra en la cuenta corriente del banco que nos ha venido de la lotería.

Pagar por el premio de la lotería es inevitable, pero ya que disponemos de dinero procedente de la lotería, podemos invertir ese año hasta 8.000 € de nuestro salario, o rendimientos del trabajo, en un plan de pensiones, así por esos 8.000 € no pagamos a Hacienda.

¿Deberemos pagar impuestos por el premio que recibimos?

La respuesta es sí y actualmente no hay forma de evitar el pago de impuestos por el premio que recibimos.

Los premios de la Lotería de Navidad tributan al 20%, y es una retención que se realiza directamente en el momento del cobro del premio, por lo que luego no habrá más retenciones al hacer la declaración de la renta. Hasta los primeros 2.500 € de un premio no tributan, a partir de esta cantidad es cuando se le aplica un 20% de retención al premio.

Ejemplo: Un décimo premiado con 3.000 € tendrá una retención de 100 €, a los primeros 2.500 € no se les aplica ninguna retención, pero a los 500 € de exceso, hasta los 3.000 € se les aplica un 20%, es decir, 500 € x 20% = 100 € de retención.

Por lo que de un premio de 3.000 € recibiremos 2.900 €

Ejemplos de cómo invertir el dinero de la lotería en planes de pensiones o de ahorro

Algunos ejemplos de situaciones en las que nos puede tocar la lotería e invertimos nuestro dinero en los productos anteriores.

Ejemplo 1 – Nos tocan 30.000€ en la lotería, ganamos 35.000€ al año e invertimos 5.000€ en un seguro de ahorro.
Ejemplo 2 – Nos tocan 30.000€ en la lotería, ganamos 35.000€ al año e invertimos 5.000€ en un fondo de inversión.
Ejemplo 3 – Nos tocan 30.000€ en la lotería, ganamos 35.000€ al año e invertimos 5.000€ en un plan de pensiones.

Conclusiones sobre las inversiones del dinero de la lotería en planes de ahorro, fondos y planes

Como hemos visto, hay unas cuantas casuísticas que analizar, y más teniendo en cuenta que el abanico de premios de la lotería es tan grande, que sería imposible plantear todas las circunstancias posibles, es por ello que un experto en este tipo de productos es quien mejor nos puede asesorar. Por lo menos, esperamos que con esta información tengas un conocimiento más amplio de las opciones que te pueden ayudar a decidir que hacer con tu premio de una manera más consciente.

¿Te ha quedado alguna duda? Si todavía tienes preguntas sin resolver o quieres contar tu experiencia no dudes en dejar un comentario aquí abajo. Y si el afortunado no eres tú pero quieres aconsejar a alguien que ha ganado un premio sobre cómo invertir el dinero de su lotería no dudes en compartir con él o ella este artículo. ¡Seguro que te lo agradece!

Deja un comentario