La seguridad en los juguetes – Todo lo que tienes que saber

¿Sabrías reconocer a simple vista un juguete que cumple los estándares de la UE? Ante la abundancia de productos que nos llegan del mercado chino, es importante aprender a distinguir la Marca CE de las falsificaciones para evitar comprar juguetes peligrosos.

Con los Ferrero Rocher reconquistando las estanterías de los supermercados sabemos que estamos, un año más, a las puertas de la Navidad.

Estas fechas tan señaladas están impregnadas de simbología y sentimiento, pero no podemos dejar de lado un hecho innegable: los regalos son una parte fundamental de estas fiestas, especialmente los juguetes de los más pequeños.

La seguridad en los juguetes
La seguridad en los juguetes

Es por eso que el sector del juguete se frota las manos ante la llegada de su campaña estrella, la Campaña de Navidad, y más aún tras conocer los datos del primer semestre de 2016, en el que se han aumentado un 9% las ventas del mercado nacional, que supera los 230 millones de euros, mientras las exportaciones han alcanzado los 211 millones de euros.

El presidente de la Asociación Española de Fabricantes de Juguetes, José Antonio Pastor, atribuye este hecho a que, pese a la crisis, el sector del juguete ha realizado un gran esfuerzo manteniendo la calidad y la seguridad de sus productos.

Y es que, más allá de un bonito diseño y de su capacidad de sorprender o entretener, la seguridad es sin duda lo que más preocupa a los padres a la hora de poner un juguete al alcance de su hijo. Por eso hemos recogido a continuación las claves que se deben tener en cuenta para escoger un juguete seguro.

La normativa de seguridad de los juguetes en España

Lo primero a tener en cuenta a la hora de comprar un juguete es comprobar si cumple la normativa española, que se ocupa de que los juguetes que están a la venta en el mercado sean adecuados y seguros para cada edad.

Además de las directivas europeas, que abordaremos a continuación, en España contamos con nuestra propia normativa. En el Boletín Oficial del Estado podemos encontrar el Real Decreto 1205/2011, de 26 de agosto, sobre la seguridad de los juguetes, que establece las normas de seguridad de los productos diseñados o previstos para ser utilizados con fines de juego por niños menores de catorce años, así como la libre circulación de los mismos. En él se recogen los requisitos particulares de seguridad respecto a las propiedades físicas y mecánicas del juguete, inflamabilidad, propiedades químicas, propiedades eléctricas, higiene y radioactividad.

Otras normativas españolas relevantes sobre la seguridad en los juguetes son:

  • El Real Decreto 1285/2010, de 15 de octubre, por el que se modifica el Real Decreto 880/1990, de 29 de junio, por el que se aprueban las normas de seguridad de los juguetes, en relación con las sustancias o mezclas utilizadas en su fabricación.
  • La resolución de 7 de julio de 2008 del Instituto Nacional de Consumo, por la que se garantiza que en los juguetes magnéticos comercializados figure una advertencia sobre los riesgos que presentan para la salud y la seguridad.
  • El Real Decreto 880/1990, de 29 de Junio, por el que se aprueban las Normas de Seguridad de los Juguetes, que establece que los juguetes deben ser diseñados para que sus materiales no presenten riesgos para la salud por ingestión, contacto con la piel, las mucosas o los ojos, ni peligro de causar heridas, para lo que existen indicadores de la cantidad de sustancias recomendadas presentes en los materiales de fabricación.
  • El Real Decreto 204/1995, de 10 de Febrero, por el que se modifican las Normas de seguridad de los Juguetes, aprobadas por el Real Decreto 880/1990, de 29 de junio.
  • El Real Decreto 2330/1985, de 6 de Noviembre, por el que se aprueban las normas de seguridad de los juguetes, útiles de uso infantil y artículos de broma.

La normativa de seguridad de los juguetes en la Unión Europea

La normativa europea establece los requisitos de seguridad que deben cumplir los juguetes antes de ponerse a la venta en la UE.

Para garantizar la libre circulación de los juguetes por Europa se deben cumplir obligatoriamente las exigencias sobre riesgos genéricos, como daños físicos o riesgo de salud por la manipulación de los juguetes; y riesgos concretos, como los mecánicos, físicos, químicos, eléctricos, de higiene, de radiactividad o de flamabilidad.

Las Directivas europeas más relevantes asociadas con la seguridad en los juguetes son:

  • La Directiva 88/378/CEE del Consejo de 3 de mayo de 1988, relativa a la aproximación de las legislaciones de los Estados Miembros sobre la seguridad de los juguetes, para alcanzar un mercado único y asegurar la libre circulación de los juguetes. Esta Directiva pone en común la legislación de todos los países de la Unión Europea respecto a la seguridad de los juguetes.
  • La Directiva 2009/48/CE del Parlamento Europeo y del Consejo de 18 de junio de 2009 sobre seguridad de los juguetes, que está en vigor desde el 20 de julio de 2009 y exige un mayor nivel de seguridad en los juguetes, especialmente en lo que se refiere a su nivel sonoro o al uso de sustancias químicas.
    En esta Directiva se limita la cantidad de productos químicos que pueden estar presentes en los materiales con los que se fabrican los juguetes, como los límites tolerables de níquel y metales pesados tóxicos, y se eliminan las sustancias químicas presentes en las partes accesibles de los juguetes que puedan provocar cáncer, modificar información genética o afectar a la capacidad reproductiva futura de los niños.

Además, cabe destacar la Normativa EN 71 del Comité Europeo de Normalización (CEN), que desarrolla los estándares de calidad y seguridad que deben cumplir los juguetes para considerarse seguros y poder comercializarse en la Unión Europea.

El Estándar europeo EN 71 se ha publicado en 12 partes que detallan los requisitos de seguridad de todo tipo de juguetes, teniendo en cuenta sus propiedades mecánicas y físicas, su inflamabilidad, o si contiene compuestos químicos orgánicos u otras sustancias.

El Marcado CE en los juguetes

La marca CE (Conformidad Europea) es un distintivo obligatorio en todos los juguetes comercializados en el Área Económica Europea mediante el que el fabricante indica que el juguete cumple los requisitos establecidos en la legislación comunitaria.

Si te fijas, en la declaración CE de conformidad aparece el nombre y la dirección del fabricante, además de incluirse el número de identificación del juguete para que pueda ser localizado rápidamente en caso de que deba ser retirado del mercado.

¿Qué hace falta para obtener la marca CE?

El fabricante tiene dos opciones: puede optar por la autoverificación, si aplica a sus juguetes los estándares de la normativa bajo su propia responsabilidad; o puede obtenerla mediante una certificación o acreditación por parte de un tercero que asegure que sus juguetes cumplen los requisitos de seguridad necesarios.

En este caso, el fabricante envía al organismo competente cada modelo de juguete con su documentación técnica y recibe una certificación que garantiza que ha aprobado la normativa de seguridad, lo que le permite exhibir el marcado CE en sus juguetes.

Cómo identificar falsificaciones CE en los juguetes

Tal y como establece la normativa que mencionamos anteriormente, el distintivo CE debe estar colocado de manera visible, legible e indeleble en el juguete, o bien en una etiqueta pegada o en el envase.

Es decir, si no encuentras la marca CE en el juguete que pensabas comprar, NO lo compres.

En caso de que encuentres las letras CE rápidamente, no eches las campanas al vuelo. Tómate un momento para fijarte bien en el símbolo, ya que las letras CE (Conformité Européenne – Conformidad Europea) coinciden con las siglas de China Export (producto fabricado en China), y no serías la primera persona que las confunde.

Detectar falsificaciones CE en los juguetes
Detectar falsificaciones CE en los juguetes

Para distinguir uno de otro debemos fijarnos especialmente en la separación de las letras, ya que el diseño y la tipografía son prácticamente iguales en ambos símbolos. Como podemos ver en la imagen, las siglas europeas están algo más separadas entre sí.

Tranquilos, a todos nos han colado una “Poly Station” alguna vez.

Los peligros de las falsificaciones del marcado CE en los juguetes

Dejando a un lado el hecho de que a todos nos gusta adquirir los productos al mejor precio, hay ciertas cosas en las que es mejor no arriesgarse. Una de esas cosas son los juguetes de los niños, que pueden pasar de ser un entretenimiento inocente a convertirse en un peligro para su salud.

Hay que tener en cuenta que, aunque de primeras nos puedan parecer idénticos, los juguetes baratos se fabrican con materiales inadecuados, funcionan peor y pueden ser una amenaza para la salud de los niños por llevar piezas sueltas, malos acabados o pinturas con tóxicos.

Recuerda que el hecho de que un juguete no lleve la marca CE, o que lleve una falsa, supone que el fabricante no se ha comprometido a cumplir la normativa de seguridad.

La toxicidad en los juguetes y las alergias a sus componentes

Para que un juguete, incluidas las sustancias químicas que contenga, no comprometa la seguridad ni la salud de los niños, el fabricante está obligado a colocar claramente visible una etiqueta de advertencia, ya sea en el propio juguete o en su embalaje.

Esta etiqueta, junto con las instrucciones que acompañen a los juguetes, debe alertar de los peligros y riesgos que se puedan ocasionar e indicar cómo evitarlos, además de especificar la edad máxima o mínima de los usuarios en caso de que fuera necesario.

A pesar de las advertencias, a lo largo de los años hemos ido conociendo noticias sorprendentes sobre la presencia de sustancias químicas peligrosas en los juguetes infantiles. Una de las más sonadas fue cuando la juguetera Mattel decidió retirar más de 500.000 juguetes en España por riesgo de toxicidad.

En este caso, la causa fue el exceso de plomo en la pintura de Barbie y una serie de imanes mal fijados (que podrían ser ingeridos por los niños) en uno de los coches de la película Cars. Un mal común en muchos de los juguetes con piezas pequeñas o pinturas brillantes, pero en otros muchos casos se trata de materiales peligrosos usados en la fabricación. Un ejemplo son los plásticos que contenían un grupo de compuestos químicos llamados Ftalatos que ayudan a su flexibilidad y fueron prohibidos en la Unión Europea por considerarse venenos medioambientales relacionados con el cáncer, disfunciones en el sistema endocrino o daños en el ADN de reproducción masculina.

Uno de los venenos que más frecuentemente se utiliza, principalmente en plásticos, es el Blisfenol A, que puede provocar cáncer y afecta al sistema cardiovascular, al metabolismo, al cerebro, a la conducta y al aparato reproductor.

Otros tóxicos a tener en cuenta son los metales pesados como plomo, cadmio o arsénico, presentes también en muchos productos de uso cotidiano. Estos tóxicos afectan al desarrollo mental y físico, y pueden llevar incluso a la muerte.

Es importante recordar que los niños, y muy especialmente los bebés, son más sensibles a los productos tóxicos. El hecho de que tiendan a explorarlo todo con la boca aumenta el riesgo de exposición a las toxinas, que se suma al peligro de los atragantamientos.

Para alejarnos de los juguetes tóxicos, algunas organizaciones ecologistas y de consumidores ofrecen una serie de recomendaciones como:

  • Revisar bien las etiquetas
  • Evitar juguetes fabricados en China
  • Evitar aquellos que contengan líquidos o geles sospechosos y los hechos con PVC
  • Elegir firmas pequeñas y locales
  • Evitar las pinturas brillantes
  • Evitar plásticos blandos, muñecos blandos de vinilo, mordedores de bebé que no especifiquen el material
  • Juguetes magnéticos o piezas de joyería infantil (que en algunos casos pueden contener hasta un 45% de plomo)
  • Elegir pinturas sin colorantes sintéticos ni conservantes
  • Juguetes hechos materiales naturales y peluches que especifiquen el material de su relleno
  • No olvidar lavar los juguetes de tela antes de utilizarlos

Los juguetes hechos con productos ecológicos son una solución ante las dudas sobre la toxicidad en los juguetes y muchas veces, una alternativa sostenible a los clásicos juguetes, veamos en que consisten.

Juguetes ecológicos y hechos con productos naturales

Afortunadamente hay cada vez más opciones a la hora de elegir un juguete ecológico, fabricado con materiales naturales o reciclados, que aleje a los niños de la toxicidad de otros juguetes del mercado.

Para evitar los compuestos químicos dañinos que pueden aparecer en los productos de plástico lo mejor es elegir otro tipo de juguetes como peluches o juguetes de tela, pero cuidado, estos juguetes tampoco están libres de peligro a la hora de contener productos tóxicos para los niños, especialmente en el relleno.

Lo primero que hay que hacer a la hora de comprar un juguete es fijarse en la etiqueta para comprobar que los materiales de fabricación son naturales, como telas orgánicas libres de pesticidas o químicos, y que el relleno no es otro que algodón, lana o fibra de maíz.

Otra estupenda opción son los juguetes de madera sin tratar ni barnizar, un material natural libre de tóxicos que permite hacer juguetes entretenidos y duraderos. Si además queremos un juguete ecológico y sostenible podemos comprarlos a fabricantes que utilicen madera talada responsablemente.

Los juguetes más recomendables suelen tener un acabado con cera de abeja o aceite natural, principalmente aceites suaves como el de almendras o el de nuez, ya que los aceites de olor más fuerte no se recomiendan para menores de 3 años.

Existen muchos juguetes de este tipo en el mercado, desde los especiales para bebés (como los contorneados que les permiten explorar sin hacerse daño, sonajeros, mordedores, o los clásicos juegos educativos con formas que deben encajar en su lugar correspondiente), hasta casas de muñecas, trenes, juegos de construcción, rompecabezas y otros muchos juguetes para niños de más edad.

Todos estos juguetes ecológicos pueden encontrarse en tiendas, además de estar disponibles en Internet, pero otra de sus ventajas es que, si tienes tiempo y la suficiente maña, puedes incluso fabricarlos tú mismo.

Consejos para comprar juguetes seguros

Una de las claves fundamentales para comprar un juguete seguro es tener siempre en cuenta qué juguetes son adecuados para cada edad, ya que además estaremos ayudando a potenciar el desarrollo del niño según su etapa de crecimiento.

Para ello puede consultarse la siguiente tabla con las características de los niños en cada etapa de la infancia, los juguetes más apropiados para su edad y sus habilidades, y las precauciones que debemos tomar en cada caso:

Edad Capacidades Juguetes recomendados Precauciones
0 – 6 meses Aprendizaje del entorno mediante el uso de los cinco sentidos. Descubren la funcionalidad de su propio cuerpo. Responden con risas y gorjeos. Distinguen formas y colores. Pueden mantener- se sentados. Son capaces de agarrar objetos sin necesidad de utilizar los pulgares. Móviles de cuna, sonajeros de colores, muñecos de goma con sonido, mordedores para los dientes, alfombras de actividades, juguetes con gran contraste de colores y diferentes texturas. Piezas pequeñas que pueden desmontarse o desprenderse.  Materiales que pueden inflamarse. Aristas puntiagudas y bordes afilados. Juguetes con lazos o cuerdas.
7 – 12 meses Arrastran y agarran objetos, se los llevan a la boca. Movimientos más voluntarios. Capacidad para reconocer voces y pronunciar algunas palabras. Buscan objetos escondidos. Se sientan solos. Exploran y golpean objetos. Móviles, pelotas. Juguetes sonoros. Tentetiesos, muñecos de trapo. Juguetes para el agua. Andadores y balancines. Juguetes de colores y texturas variados. Mecanismos de plegado que puedan atrapar extremidades.  Objetos cuya apariencia induzca a chuparlos, masticarlos y tragarlos. Piezas pequeñas.
13 – 18 meses Arrojan y recogen objetos.  Comienzan a caminar y saltar. Usan y entienden las palabras. Reconocen la propiedad de los objetos. Aparecen los primeros amigos. Construcciones y cubos para encajar y apilar. Bicicletas de tres o cuatro ruedas y cochecitos. Centros de actividades. Diferen- tes texturas y colores. Ojos, pendientes, lazos y complementos del juguete principal que puedan desprenderse.
19 – 24 meses Juegan con compañeros. Se desplazan con más autonomía. Hablan y comprenden. Descubren el entorno. Consiguen equilibrio. Desarrollan juegos simbólicos. Juegos de movimientos y otros vehículos, columpios, bicicletas. Juguetes de expresión: pizarras, pinturas, musicales. Muñecas, peluches. Bolsas, envoltorios y materiales de sujeción del producto que no puedan usarse para jugar.
2 – 3 años Aprendizaje de nuevas habilidades. Corren, saltan. Adquieren sentido del peligro. Demuestran mayor destreza. Desarrollan situaciones imaginarias. Muestran curiosidad por los nombres e imitan escenas familiares. Triciclos, coches, palas, cubos, construcciones, rompecabezas. Muñecas, vestidos, cunas, sillitas, teléfonos de juguete.  Instrumentos musicales, plastilina, pinturas. Piezas desmontables pequeñas o que se puedan desprender. Esquinas puntiagudas. Envases, envoltorios y elementos de sujeción. Mantenimiento de la limpieza de los jugue- tes. Pilas de botón.
3 – 5 años Hablan y preguntan, aprenden canciones. Tienen mayor habilidad física. Aprenden a compartir. Los gestos son más precisos. Revelan sentimientos en el juego. Descubren el entorno familiar. Patines, triciclos, camiones, bicicletas. Puzzles, mecanos, muñecos articulados. Marionetas, pizarras, cuentos. Magnetófonos. Primeros juegos de mesa. Componentes eléctricos. Comple- mentos como bigotes, pelucas, lazos, hilos, cables. Materiales que pue- dan ingerirse o entrar en contacto con la piel, ojos o mucosas. Pilas de botón.
6 – 8 años Aprenden a leer, escribir y dibujar. Controlan juguetes móviles. Suman y restan.  Desarrollan juegos con movimiento. Crean mundos imaginarios. Realizan actividades en grupo. Pelotas, balones, bicicletas. Trenes, coches teledirigidos.  Microscopios, juegos de experimentos, futbolines. Cromos, juegos de preguntas y respuestas, cartas. Aparatos eléctricos.  Estabilidad de vehículos montables. Sistemas de frenado y plegado. Pilas de botón.
9 – 11 años Leen y ven la televisión. Juegan al aire libre.  Realizan planes propios. Son individualistas pero se interesan por los amigos. Realizan actividades complicadas. Bicicletas, monopatines.  Mecanos de metal, maquetas. Juegos de mesa. Juegos audiovisuales y electrónicos. Dispositivos eléctricos. Fuerza y tamaño de proyectiles. Uso de complementos deportivos.

*Fuente – Guía de Seguridad en los Productos’. Confederación Estatal de Consumidores y Usuarios (CECU). 2004.

Aunque pueda resultar menos económico, los expertos recomiendan comprar los juguetes en tiendas de confianza.
En cualquier caso, donde sea que los compremos, es imprescindible leer bien la etiqueta y comprobar que todos los artículos tienen el sello obligatorio de CE (Conformidad Europea) que indica que el juguete cumple los requisitos de seguridad de la Unión Europea que mencionábamos anteriormente. Además, en la etiqueta o el embalaje se deben incluir la marca y el nombre del producto, las instrucciones de uso en español y la identificación del fabricante o el importador en España por si hiciera falta reclamar.

La normativa establece que los productos dirigidos a menores de 3 años no pueden contener piezas de menos de 3 centímetros de diámetro y de 6 centímetros de largo. En cuanto a los bebés, se recomienda evitar juguetes con cuerdas de más de 30 centímetros por riesgo de estrangulamiento.

Es importante fijarse bien en las etiquetas de advertencia de peligro para no poner al alcance de los más pequeños ningún aparato eléctrico, afilado o que contenga algún componente tóxico que pueda poner en riesgo su salud.

No está de más revisar que los juguetes que queremos comprar no tienen ningún otro desperfecto como piezas sueltas, astillas o algún tipo de fallo de fabricación que pueda comprometer la seguridad.

Conviene también tener cuidado con los juguetes con piezas pequeñas, los que disparan objetos al aire o los juguetes ruidosos que pueden causar lesiones auditivas, especialmente en los niños de menor edad, y verificar antes de la compra que los peluches están bien cosidos, son resistentes y no tienen un relleno que pueda ser ingerido. También se recomienda evitar los juguetes magnéticos y la joyería, especialmente la de metal.

Para más información, la Asociación Española de Pediatría publica un documento elaborado por el Comité de Seguridad y Prevención de Lesiones Infantiles, en el que incluyen varias recomendaciones de seguridad respecto a los juguetes infantiles, además de los consejos que ofrecen a la hora de comprarlos.

Con toda esta información ya no tienes excusa para poner en guardia los cinco sentidos a la hora de elegir los juguetes de tus hijos y cerciorarte de que cumplen con los requisitos de seguridad para que puedan divertirse sin correr ningún peligro. Recuerda que, por muy entretenido que parezca un juguete, la seguridad debe ser siempre lo primero.

No dudes en contarnos tus experiencias con juguetes, si detectaste alguna falsificación, o si tienes cualquier consulta, y por supuesto, si te ha gustado, compártenos!

Deja un comentario