Seguro para bicicletas – Guía definitiva

¿Quién no tiene una bicicleta en casa? Hasta es posible que tengas más de una. Es de lo más común en nuestro país, donde el mercado de las bicicletas cuenta con una salud de hierro. El año pasado el sector de las bicicletas facturó 280 millones de euros, según las cifras de AMBE, la asociación de Marcas y Bicicletas de España. Se vendieron 1.103.839 bicicletas, un 1,4% más que en 2014. Un crecimiento que continúa la senda de los últimos años y que demuestra que el uso de la bicicleta continúa extendiéndose en nuestro país.

Seguro para bicicletas - Guía definitiva
Seguro para bicicletas – Guía definitiva

A día de hoy, el mercado de las bicicletas y de los complementos para ciclistas se ha expandido como la espuma y existen bicicletas de todo tipo y para todas las necesidades. Hablamos de bicicletas de carretera, BTT o bicis de paseo, pero también de bicicletas plegables para quienes tienen poco espacio en casa o bicicletas eléctricas para quienes quieren reducir el esfuerzo en sus trayectos.

Por todo ello, analizamos en este artículo los beneficios del pedaleo, pero también sus riesgos y los mejores seguros para bicicletas, con un repaso a sus principales coberturas y las compañías que los ofrecen.

Beneficios del uso de la bicicleta

Lo cierto es que la bicicleta tiene numerosas ventajas que merece la pena repasar. Las listamos a continuación:

  • Respeto por el medioambiente: en un mundo cada vez más contaminado y en el que la polución se ha instalado como una boina permanente sobre nuestras ciudades, utilizar la bicicleta en lugar de los vehículos a motor es una buena forma de darle un poco de respiro a nuestra atmósfera. La bicicleta no contamina, no emite malos humos ni ruidos, y sólo por eso ya es la mejor opción para desplazarse en las distancias cortas.
  • Salud física y mental: esa famosa media hora de esfuerzo físico que los médicos recomiendan para mantener un buen estado de salud se hace corta si vas en bicicleta. Además de ayudarte a mantenerte en forma, pedalear también ayuda a hacer una limpieza mental de las cosas que nos preocupan y nos ayuda a desconectar. Además, hacer deporte genera endorfinas en nuestro cuerpo, las causantes de que nos sintamos más felices y con más energía.
  • Facilidad de “aparcamiento”: con la bicicleta te olvidas de las zonas azules o de buscar un hueco entre filas interminables de coches. Un buen candado que pueda cubrir el cuadro y las ruedas de tu bici puede ser suficiente si dejas tu bicicleta en la calle. Lo malo es que no puedes olvidarte de quitar piezas desmontables, como el sillín o el cuentakilómetros, objetivos prioritarios de los ladrones.
  • Ocio con familia y amigos: la bici siempre es un buen plan para salir con los amigos o con la familia a disfrutar de la naturaleza. Tener una bici a mano te salvará de muchos momentos de aburrimiento en esas tardes de domingo en las que no saldrías de casa.
  • Educación de los niños en el respeto a los demás y al medioambiente: es también una magnífica herramienta para educar a los niños. Además de disfrutar pedaleando aprenden normas de seguridad vial, aprenden a moverse por lugares concurridos como parques o calles y sirve para que se conciencien de los beneficios medioambientales de desplazarse sólo con sus piernas.
  • Evitar atascos: si habitualmente te ves envuelto en atascos al desplazarte por la ciudad sabes de lo que estamos hablado. La bici se convierte en una gran alternativa para aquellos que quieren llegar a su hora al trabajo o a su reunión. Por cierto, si quieres conocer los efectos nocivos que tienen los atascos sobre nuestra salud, no te pierdas este artículo.

Riesgos asociados al uso de la bicicleta

Todo lo que hemos mencionado arriba son ventajas que convencerían a cualquiera para usar la bicicleta, pero… seamos realistas, no todo es de color de rosa. Montar en bici conlleva también algunos riesgos que hay que tener en cuenta. Los repasamos a continuación:

  • Caídas: las más tontas pueden ser las peores. Una torcedura en la muñeca o un golpe en la rodilla pueden ser muy dolorosos. Y no hablamos de caídas en carretera a gran velocidad o practicando descenso entre bosques con rocas y árboles.
  • Atropellos en vías públicas: desgraciadamente, las noticias de atropellos a ciclistas aparecen frecuentemente en los medios de comunicación. Solo en el año 2015 murieron 42 ciclistas en las carreteras españolas. Y es que la educación vial de conductores y deportistas sigue siendo una asignatura pendiente. Se producen por despistes, por conductores imprudentes (o simplemente kamikazes), por la falta de costumbre de algunos ciclistas de circular en vías abiertas al tráfico o por conductas peligrosas como situarse en los ángulos muertos del vehículo que precede al ciclista. Estas mezclas de conductas de riesgo hacen que los atropellos sean el peor riesgo al que un ciclista puede exponerse.
  • Averías lejos de casa: quedarse tirado lejos de casa también puede convertirse en una experiencia desagradable. Un pinchazo, una rotura de la cadena o la fractura de la patilla del cambio son averías que se producen con más frecuencia de lo que podemos imaginar, por lo que conviene llevar herramientas y algunas piezas de repuesto si tenemos previsto alejarnos mucho de casa.
  • Robos: lamentablemente, este es otro de los riesgos a los que se exponen los ciclistas, especialmente en las ciudades. Todos conocemos a alguien a quien le hayan robado la bicicleta, si es que no nos ha pasado a nosotros mismos. Los amigos de lo ajeno siguen viendo en el robo de bicicletas un gran “nicho de negocio”, por lo que conviene contar con un lugar seguro para guardarlas y un buen candado si las dejamos en la calle.
  • Vandalismo: hay quienes no se dedican a robar bicis ajenas, sino que simplemente las destrozan o les causan daños que, en ocasiones, pueden ser económicamente muy costosos. El vandalismo contra las bicicletas existe, y quienes dejan frecuentemente sus bicicletas en la calle lo saben muy bien.

¿Qué coberturas ofrecen los seguros para bicicletas?

La mayoría de seguros para bicicletas que se ofrecen en nuestro país cuentan con coberturas para solventar prácticamente todos los problemas de los que hemos hablado más arriba. Repasamos a continuación las coberturas más comunes, teniendo en cuenta que existirán pólizas específicas para diferentes tipos de bicicletas, como las bicis de montaña de competición, las bicicletas para niños o las bicicletas de carretera de los grandes equipos ciclistas de élite.

  • Cobertura de Responsabilidad Civil: como en cualquier otro vehículo, esta cobertura protege al ciclista de los posibles daños que pueda causar a un tercero mientras circula con su bicicleta. Cada aseguradora tiene sus propias condiciones y su propio límite, que suele estar en torno a los 150.000€.
  • Daños y Robos: los daños por vandalismo o el robo de los que hablábamos más arriba pueden estar cubiertos también con una póliza para bicicletas. Dependiendo de la póliza que tengamos contratada, la indemnización puede ser del total del valor de la bicicleta o de una inferior.
  • Asistencia fuera de casa: lo que podríamos llamar asistencia en viaje cubre las necesidades que pueda tener el ciclista si se queda tirado lejos de su casa o de un taller. Hay pólizas que cubren una distancia máxima entre el lugar en el que se encuentra y su domicilio, otras no tienen ningún límite de distancia. Algunas compañías se hacen cargo de este tipo de percances (averías, caídas, etc.) en cualquier parte del mundo; otras se limitan solo a países europeos y otras asisten al ciclista únicamente en España. Por eso, a la hora de contratar un seguro para nuestro “caballo de metal” conviene tener muy en cuenta por dónde vamos a circular o qué viajes tenemos previstos realizar.
    La asistencia de viaje suele ser la póliza más completa, puesto que incluye coberturas como el transporte hasta un taller del ciclista y de la bicicleta, el transporte hasta un centro médico en caso de caída, los gastos sanitarios en otro país o, en caso extremo, la repatriación en caso de fallecimiento en el extranjero. Todas estas coberturas, entre otras, pueden incluirse en una póliza de este tipo.
  • Defensa Jurídica: como en el caso de vehículos a motor, sufrir un accidente puede derivar en un juicio que aclare las responsabilidades en caso de que los implicados no se pongan de acuerdo. Los seguros de bicicleta también pueden contar con coberturas de este tipo que costeen los gastos de un abogado que te defienda y te asesore en el proceso judicial.
  • Gastos médicos: las pólizas para bicicletas y ciclistas pueden hacerse cargo de los gastos médicos derivados de sufrir un accidente o una caída. Por lo general, incluyen los gastos de operaciones (incluyen las de cirugía plástica o reparadora), de traslado hasta el centro de salud o los gastos de una hipotética rehabilitación. También hay opciones para contratar pólizas que indemnicen al asegurado en caso de sufrir un accidente que derive en una invalidez temporal o permanente o que indemnice a la familia en caso de fallecimiento.

Por lo general, los seguros para bicicletas exigen que el asegurado cumpla una serie de requisitos y que los demuestre en caso de necesitar la intervención de la aseguradora. Hablamos de condiciones como el uso del casco, la obligación de circular correctamente, el uso de un candado de seguridad homologado (algunas aseguradoras exigirán la factura de compra) o la obligación de presentar una copia de la denuncia en caso de robo de la bicicleta.

Los mejores seguros para bicicletas del mercado

Listamos a continuación los seguros para bicicletas que actualmente se pueden encontrar en Internet:

MAPFRE: esta gran compañía ofrece un seguro específico para bicicletas, llamado BiciMas Ciclistas, que incluye las siguientes coberturas:

Responsabilidad Civil (con dos límites, 150.000€ y 300.000€), asistencia en viaje desde el kilómetro 0, defensa jurídica y servicio de orientación médica telefónico. También cuenta con coberturas opcionales de robo y daños, gastos de hospitalización quirúrgica, indemnización por invalidez permanente o fallecimiento y gastos de cirugía reparadora.

Haz click en este enlace para consultar más información sobre el seguro para bicicletas de MAPFRE.

AXA: esta compañía también ofrece un seguro específico para bicicletas. En su modalidad más básica ofrece coberturas de responsabilidad civil, asistencia en viaje en toda la unión europea y protección jurídica. Existen otras modalidades superiores que incluyen también coberturas de robo, de cirugía plástica o cobertura de accidentes personales.

Haz click en este enlace para consultar más información sobre el seguro para bicicletas de AXA.

MUSSAP: Esta compañía ofrece en su web su seguro “Tandem” un seguro específico para bicicletas que tiene coberturas de responsabilidad civil, de daños personales, de asistencia en viaje y de daños y robo. No ofrecen precios orientativos, pero se puede solicitar un presupuesto a través de su web.

Haz click en este enlace para más información sobre el seguro para bicicletas de MUSSAP.

RACC: Aunque no se trata de un seguro al uso como los anteriores, RACC ofrece también algunas coberturas específicas para ciclistas que son socios de su club y tienen contratado otro seguro para sus vehículos (coches o motos). Las coberturas para bicicletas incluyen la Responsabilidad Civil en caso de accidente hasta un máximo de 30.000€ siempre que se haya producido en un radio de 100 kilómetros desde el domicilio del asegurado. Esa cobertura de responsabilidad civil incluye también el pago de las costas en caso de llegar a un proceso judicial.

Además, cuenta con un servicio de asistencia a la bicicleta que se presta dentro de ese mismo radio de 100 kilómetros en territorio español desde el kilómetro 0, y que incluye un servicio de reparación in situ o el desplazamiento de la bicicleta hasta un taller cercano.

Haz click en este enlace para más información sobre el seguro para bicicletas de RACC.

Además de las compañías aseguradoras, las federaciones deportivas ofrecen también seguros para bicicletas y ciclistas. Algunas de ellas ofrecen coberturas que tienen validez únicamente en competiciones deportivas, pero otras, solo por el hecho de ser socio federado, ya te cubren frente a algunos riesgos en la práctica de este deporte.

Por ejemplo, la Real Federación Española de Ciclismo lanzó hace unos meses el Carnet Ciclista, un carnet avalado con un seguro deportivo de accidentes limitado (hasta 2.000€ por accidente de bicicleta y hasta 6.000€ por muerte e invalidez), así como un seguro de responsabilidad civil (hasta 150.000€ con reclamación de daños y defensa jurídica). Cada federación deportiva ofrece sus propias coberturas, por lo que conviene informarse de qué seguros ofrecen a sus socios.

En cualquier caso, que las federaciones ofrezcan cada vez mayores coberturas es motivo de alegría para los ciclistas, puesto que incentivan no solo el uso de la bicicleta sino un uso seguro y responsable.
¿Crees que falta alguna información importante? ¿Conoces alguna otra compañía que ofrezca seguros para bicicletas? Déjanos un comentario y lo añadiremos a la lista.

Y si te has quedado con ganas saber más sobre el mundo de las bicicletas, no te pierdas nuestra Guía para comprar una bicicleta plegable o la Guía para comprar una bicicleta eléctrica. O quizá te interese alguno de estos elementos para mejorar la seguridad de tu bici. Échales un vistazo, porque quizá puedan salvarte de un buen susto!

Deja un comentario