Cómo hacer un botiquín para tu perro lo más completo posible

Los perros pueden sufrir pequeños accidentes o problemas de salud que muchas veces tendremos la capacidad de atender nosotros mismos. Para ello, es conveniente tener un botiquín específico para el perro, donde no pueden faltar algunos productos indispensables y si somos un poco precavidos, es recomendable que contemos con un kit sanitario lo más completo posible.

Botiquín para perros de urgencias
Botiquín para perros de urgencias

La mayoría de los perros corren, saltan, se meten por sitios imposibles y son temerarios en sus aventuras, por lo que suelen sufrir bastantes accidentes a lo largo de su vida.

Estos riesgos se incrementan cuando sacamos a nuestros perros o en las excursiones de fin de semana, acampadas o cualquier actividad lejos de casa. Los paseos por el campo son especialmente propicios para los contratiempos.

Estas situaciones pueden poner a prueba nuestra capacidad de previsión y sobre todo, tenemos que tener en cuenta que la mayoría de los accidentes se producen lejos de un veterinario.

Para que estés preparado en todo momento, vamos a proponerte un botiquín muy completo.

Eso si, si tenemos un percance, dependiendo siempre de la gravedad de la situación, podremos atender al perro en un primer momento hasta acudir al veterinario más cercano, o encargarnos nosotros mismos de tratar los pequeños accidentes sin importancia que puedan surgir.

Nota importante: antes de adquirir cualquier medicamento, consulta siempre antes con el veterinario para que dé el visto bueno. Esta indicación va especialmente orientada a los propietarios de perros con la mutación del gen MDR-1 con sensibilidad a los medicamentos. La mutación de este gen se en mayor proporción en razas como el Collie (rough y smooth), Border Collie, Pastor inglés, Bobtail, Pastor australiano, Pastor alemán, Pastor de Shetland o Whippet (de pelo largo), y en sus cruces.

Los nombres comerciales de los productos y las dosis también las debe pautar el veterinario.

Es necesario que el facultativo nos enseñe cómo se debe administrar correctamente un medicamento por vía parenteral, ya que aunque sea una circunstancia que no se produce habitualmente, reviste la suficiente gravedad como para estar preparados si fuera necesario actuar estando lejos de un veterinario.

Más vale prevenir que curar… nada mejor que un buen botiquín

Podemos organizar el botiquín en un armario, en una caja metálica con tapa o en un neceser amplio y rígido con cerradura. Hay que tener en cuenta que algunos productos pueden degradarse con la exposición a luz directa o con altas temperaturas. Además nos interesa que queden bien aislados de la comida, juguetes, etc.

A la hora de programar una salida con nuestros perros, escogeremos los productos imprescindibles que podamos necesitar, eligiendo un buen recipiente de transporte.

Existen muchos productos en formato monodosis que pueden aligerar el botiquín de viaje.

Lo más importante que necesitamos tener siempre a mano, son dos o tres teléfonos de contacto de urgencias veterinarias, preferiblemente con servicio 24h.

El botiquín para el perro:

Antisépticos y productos de uso tópico

  • Gasas estériles: Imprescindibles en cualquier cura. Se venden en diferentes formatos, los packs de 4-6 gasas nos ayudarán a mantenerlas en condiciones higiénicas.
  • Vendas de algodón: Las hay de varias medidas. Conviene tener una más ancha y otra más estrecha.
  • Vendas cohesivas: Se adhieren sobre sí mismas. Suelen ser más impermeables y difíciles de quitar para nuestras mascotas. Podemos usarlas como capa exterior del vendaje.
  • Guantes: Para asegurar un grado óptimo de higiene y protección.
  • Esparadrapo: De fijación fuerte y de fijación suave.
  • Algodón: Para taponar heridas, limpiar y hacer compresas. Hay que tener cuidado porque este material puede dejar fibras en la herida con mucha facilidad, en la mayoría de los casos es más recomendable usar gasas.
  • Suero fisiológico: Muy útil para el lavado de ojos y heridas. Los formatos monodosis nos ayudarán a mantenerlo estéril y usarlo con facilidad.
  • Agua oxigenada: Desinfectante y emético de emergencia. Cuando queremos forzar el vómito en nuestra mascota podemos usar una dilución de agua oxigenada en agua. Esto se hace normalmente cuando el animal ha ingerido un tóxico, pero cuidado, a veces se pueden producir lesiones en el esófago. Antes de provocar el vómito tendremos que hablar con el veterinario y contarle la situación.
  • Alcohol 70: Para la desinfección de utensilios y superficies. No utilizar directamente sobre heridas o podemos hacer que estas sangren más.
  • Antiséptico tópico: La povidona yodada o la clorhexidina son las más utilizadas en la desinfección de heridas.
  • Hemostático en polvo o gel: Para detener pequeñas hemorragias.
  • Aerosol de polvo de aluminio: Para la protección y cicatrización de heridas superficiales.
  • Pomada cicatrizante: Existen en el mercado pomadas que estimulan la cicatrización con compuestos como la centella asiática, aloe vera, etc.. Muchas de ellas además llevan un antibiótico: neomicina o en su defecto, nitrofurazona. Consulta con tu veterinario cuál será la más adecuada para tu botiquín y si necesitas receta.
  • Pomada con corticoides: Antiinflamatorio de uso tópico para controlar el prurito. Se debe aplicar en capa muy delgada. El uso de corticoides está contraindicado como primera opción aunque son muy habituales en la clínica veterinaria. Tu veterinario te indicará cuando son necesarios y cómo aplicarlos para evitar y reducir los posibles efectos secundarios.
  • Antiparasitarios: La prevención es la mejor arma para mantener la salud de nuestro animal. Es importante que cuando salgamos de casa, en especial si vamos a andar por la naturaleza, llevemos un buen antiparasitario. Las picaduras de insectos pueden ser muy molestas e incluso dar reacciones alérgicas. Además son vehículo de transmisión de muchas enfermedades. Existen en el mercado muchos productos que nos pueden ayudar: collares, pipetas, pastillas… para crear una protección constante en nuestra mascota. Además convendría llevar con nosotros un spray para reforzar esta protección en momentos puntuales.
  • Protección solar: Al igual que nosotros los animales pueden sufrir quemaduras solares. Su pelaje tiene un efecto protector y hace que sean menos frecuentes. Hay que tener especial cuidado con cachorros, lesiones que dejen zonas de piel expuestas al sol y animales de pelo claro o con poca densidad de pelo. En tiendas especializadas podemos encontrar champús o sprays con protección solar.
  • Protector de almohadillas: Las grandes caminatas o paseos por terrenos pedregosos pueden hacer mella en las patas de nuestra mascota, especialmente en los cachorros o animales no acostumbrados a las escapadas largas. Los protectores de almohadillas se pueden encontrar en sprays o pinceles que se aplican directamente sobre la piel. Lo ideal es hacerlo de forma preventiva (2 o 3 días antes), pero también nos pueden ayudar en el tratamiento de irritaciones. Si el problema es recurrente y no se consigue controlar con esto hay botas o calcetines que sirven de protectores, funcionan muy bien pero tendrás que acostumbrar a tu mascota a llevarlos.
TE INTERESA:  Qué comprar cuando tienes un perro por primera vez

Medicamentos y productos de uso oral que puedes tener en el botiquín

  • Agua y bebedero: Una correcta hidratación es muy importante para la salud de nuestras mascotas, por eso no podemos olvidar el bebedero y agua limpia cuando salimos de casa con ellos. Si quieres conocer la importancia del agua en los perros te recomendamos el artículo: Los perros y el agua

Además podemos llevar suero de rehidratación oral: electrolitos y glucosa para la deshidratación leve. Si la deshidratación es mayor y no conseguimos restablecer la normalidad habrá que acudir al veterinario con urgencia.

  • Carbón activado: Absorbe el tóxico en algunos casos de intoxicación. Se administra diluido en agua. Utilizar siempre bajo supervisión veterinaria ya que en algunos casos puede empeorar la situación. Nunca lo usaremos si el animal está vomitando
  • Antidiarreico: Los pequeños cambios en la dieta o la composición del agua pueden causar cuadros gastrointestinales en los animales. Esto se ve muy frecuentemente en los viajes. Es recomendable tener en el botiquín un probiótico que ayude a nuestra mascota a recuperar el equilibrio de su flora intestinal. También podemos contar con la ayuda de fármacos antidiarreicos como la loperamida o similar.
  • Corticoides: Si nuestro perro ha sufrido reacciones alérgicas, el veterinario nos puede recetar corticoides que habrá que tener a mano. Estos pueden ser comprimidos de administración oral, para reacciones alérgicas moderadas, o corticoide inyectable, para controlar un shock anafiláctico en reacciones alérgicas agudas. En cualquier caso debemos seguir las pautas que nos ha dado el veterinario y acudir a un centro veterinario donde evalúen y continúen con el tratamiento.
  • Control del vómito en viajes: Los mareos durante el transporte es un tema bastante frecuente en las mascotas. Los viajes les producen nerviosismo, aumento de secreciones y vómitos. Lo ideal es hacer terapia para que este problema vaya desapareciendo poco a poco. Podemos usar productos para ayudar a la relajación del animal, siempre recomendados por un veterinario, y para controlar el vómito.
  • Antiinflamatorio oral: Para cuadros leves el veterinario nos puede recomendar el uso de antiinflamatorios que reducen el dolor y la inflamación. Se administran junto con la comida y si el problema persiste hay que acudir al veterinario.

Otros utensilios útiles que puedes tener en tu botiquín

Hay objetos que nos pueden ser útiles siempre que tengamos animales.

  • Termómetro digital: Es importante conocer la temperatura corporal para saber si hay algún problema interno. La temperatura de los animales tiene un rango distinto al nuestro. Así, por ejemplo en el caso de los perros adultos no se considera fiebre hasta los 39,5ºC y en los gatos 39ºC.
  • Hielo o bolsas de calor, frío: En casos leves nos puede ayudar la aplicación de frío o calor en lesiones musculares. También podemos usar el frío para controlar inflamaciones.
  • Tijeras: Nunca vienen mal para cortar cintas, cordaje o pelo.
  • Pinzas largas finas: extracción de cuerpos extraños. Si el objeto que se ha clavado esta en una zona sensible o inaccesible habrá que acudir a un veterinario para que nos ayude.
  • Pinzas de depilar: Una buena alternativa para algunas extracciones.
  • Pinzas de extracción de garrapatas: Existen en el mercado pinzas que facilitan esta desparasitación, pero cuidado es importante quitarlas bien, sino lo hacemos podemos romperla y dejar parte del insecto agarrado a la piel causando un problema en nuestra mascota.
  • Cinta de goma para torniquetes: En casos extremos en los que una herida en las extremidades pueda causar la muerte de nuestro animal por desangrado está indicado hacer un torniquete, pero es importante hacerlo bien y que no permanezca puesto mucho tiempo.
  • Jeringas y agujas estériles.
  • Linterna: Necesaria para inspeccionar oídos y bocas. También para ver en pelajes negros.
  • Miel: Es una buena alternativa a la glucosa y sirve para múltiples usos. Un poco en la encía sube rápidamente el nivel de glucosa. Tiene efecto emoliente (ablanda durezas, tumores o zonas inflamadas) y antimicrobiano para proteger pequeños arañazos o quemaduras. Diluida y aplicada en almohadillas, mejora la tracción en superficies resbaladizas. Etc…
  • Vaselina: humectación, protección de almohadillas, etc…
  • Jabón de glicerina: antes de la desinfección para lavar zonas muy sucias y extensas.
  • Bozal: puede ser necesario durante la manipulación del perro dolorido.
  • Collar isabelino: Es un panel, generalmente de plástico, que se pone en el cuello del animal formando un cono alrededor de su cabeza para evitar el lamido de heridas o que muerdan los vendajes.
  • Botas de protección: para proteger heridas sin impedir la movilidad y para proteger las almohadillas en superficies abrasivas como el hielo. Las hay con distintas características en función del terreno y la climatología.

Hemos confeccionado una lista extensa pero básica, con productos que cualquiera de nosotros puede necesitar para atender a su mascota en actividades de ocio habituales.

De todas maneras, es necesario adaptarse a la zona a la que vayamos a desplazarnos y planificar el botiquín en función de los riesgos. Por eso es conveniente informarnos previamente de la fauna y flora peligrosa con la que nos podemos encontrar, desde setas tóxicas hasta peces venenosos pasando por víboras, procesionaria, escorpiones, etc…

Siempre que a nuestro perro le pique un insecto o tenga una reacción a una planta, intentaremos llevar una muestra al veterinario para que lo identifique. O en su defecto podemos llevar una foto si se trata de una serpiente o un animal que no podemos manipular. Esto puede hacernos ganar un tiempo precioso si existe un antídoto.

Y que no se nos olviden dos detalles importantísimos cuando nos perdemos por el monte con nuestro perro: llevar el móvil con la batería cargada y disfrutar!

Sabemos que esta lista es muy larga y completa, pero si crees que nos hemos dejado algo que pueda ser de utilidad, no dudes en comentarlo.

Si te ha gustado, comparte este contenido con tus amigos con mascotas o deja tu valoración.

Cómo hacer un botiquín para tu perro lo más completo posible
5 100% 2 votos

Un comentario sobre “Cómo hacer un botiquín para tu perro lo más completo posible

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.