El Consumo Colaborativo, por un consumo más humano

La cultura del Consumo Colaborativo se está volviendo imprescindible en el día a día de la gente. Ahora es posible ahorrar y disfrutar de la experiencia de compartir.

Economia consumo colaborativo
Economia consumo colaborativo

¿Cuales son los beneficios del Consumo Colaborativo?

Albert Cañigueral, fundador de consumocolaborativo.com , señala a Internet y a las Redes Sociales como las herramientas fundamentales para el funcionamiento de la economía colaborativa, “Las personas a través del ámbito digital, han aprendido a confiar en la gente, al relacionarse con desconocidos a través de las redes sociales”. Y concluye, “Esto ha sido muy importante para que estos comportamientos se trasladen fuera”.

El ahorro es uno de los principales motivos por el cual en nuestra sociedad se está llevando a cabo el uso del Consumo Colaborativo. Pero este no es el único beneficio que podemos extraer de esta práctica; Cañigueral habla de un beneficio social, dice que esta economía crea comunidades y permite a la gente conocer a otros y establecer relaciones personales. Viene a aumentar el valor social de ‘compartir’. Creus añade que esto supone una revolución cultural ya que se está depositando confianza en alguien que no se conoce, se está produciendo un cambio en la mentalidad de los españoles; el ciudadano se “libera de la necesidad de comprar y tener todos los costes asociados a la propiedad para disfrutar de las cosas cuando se las necesita”.

¿Está funcionando el Consumo Colaborativo en nuestro país?

Luis Tamayo, experto en Consumo Colaborativo y fundador de Simbyosi, nos da las claves de este fenómeno que cada vez tiene más seguidores. Está funcionando, cada vez son más los usuarios de Plataformas Consumo Colaborativo y no paran de surgir nuevas iniciativas. El consumo Colaborativo y la economía colaborativa, están dando respuesta a muchas personas que están buscando una forma de consumo más sostenible, más humano, más social y que además te permite ahorrar dinero. Con la bajada del poder adquisitivo, la precariedad de empleos y sueldos, este beneficio económico cobra especial relevancia hoy en día. Por otro lado, la economía colaborativa es perfecta para todas aquellas personas que buscan crearse su propia actividad laboral pero que además quieren aportar un impacto positivo en la sociedad (innovación social).

Esta economía colaborativa se practica en una variante de sectores. Albert Cañigueral, nos comenta que en España el sector de la movilidad es el que más se está practicando, el tema de compartir coche para ir a trabajar o para moverse de ciudad en ciudad va adquiriendo adeptos. Además, compartir bici también está en auge, así como hacer turismo mediante ‘Couchsurfing’ o el intercambio de casas. Pero no sólo nos encontramos con estas modalidades, también existen los bancos de tiempo (intercambio de favores), el intercambio de ropa, compartir huerto, cuidar mascotas ajenas o préstamos entre particulares. En el directorio de la web de Consumo Colaborativo se pueden encontrar los proyectos que hay en España y en otros países.

¿En qué ámbitos hay más uso del Consumo Colaborativo en España?

En nuestro país y en el mundo en general, las iniciativas más desarrolladas y con más número de seguidores son aquellas que están basadas en compartir los dos recursos materiales de más valor económico que tenemos: nuestras casas y los automóviles. Destacaría también el sector de la alimentación, la comida y las iniciativas donde se comparte se cambia o se vende conocimiento entre particulares.

¿En qué consiste el proyecto Simbyosi?

Simbyosi es una plataforma donde confluyen diferentes personas (multiperspectivas) , con el objetivo de co-crear, aprender e implementar procesos y proyectos colaborativos en las organizaciones. Mas información en:  SIMBYOSI

¿Qué es Ouishare?

Ouishare es una comunidad y plataforma global para empoderar a ciudadanos, empresas e instituciones que quieran participar de la economía colaborativa. A día de hoy estamos presentes en 35 ciudades de Europa principalmente y sumándose Latinoamérica, con 1500 miembros en grupos online y más de 100 eventos. Cualquiera puede sumarse, participar y realizar proyectos con OuiShare, solo tienes que buscar la comunidad que hay en tu ciudad, para mas información: www.ouishare.net

¿Qué importancia tiene la confianza para la práctica del Consumo Colaborativo?

La confianza es clave en este modelo económico y de trabajo. De hecho también se le llama ‘economía de la confianza’, al estar basada en la confianza que se produce entre personas que no se conocen para intercambiar, compartir, alquilar o vender bienes y recursos propios. Internet ha sido fundamental para conseguir esta confianza.

¿Qué beneficios aporta el Consumo Colaborativo?

Principalmente son 3:

  • Sostenibilidad y eficiencia: mayor aprovechamiento de los recursos que tenemos al pasar de la posesión al acceso a bienes, servicios y conocimientos.
  • Ahorro económico para los usuarios que generan la demanda de estas plataformas, y generación de ingresos o recursos de las personas que generan la oferta de las plataformas.
  • Beneficio Social: Incremento de la red social de las personas, contribuye a una sociedad más conectada, más unida, donde se promueve la confianza entre las personas mayores. Favorece la redistribución de la riqueza.

¿Es Internet un detonador de este tipo de economía en la sociedad actual?

Sin duda, Internet ha permitido escalar lo que lleva ocurriendo toda la vida en nuestro circulo de proximidad, compartir coche con amigos, alojarnos en casas de conocidos…lo que ocurre es que esto está sucediendo a nivel interplanetario.

¿Ha habido un cambio de mentalidad en la sociedad española que la ha llevado a practicar este comercio?

Sí que ha habido un cambio de mentalidad, y también la crisis ha tenido mucha importancia en el Boom de la economía colaborativa. Hemos observado que hace tan solo dos años, la mayoría de usuarios de estas plataformas colaborativas, se veían atraídos por ellas por un componente importante de estilo de vida, y coherencia con unos valores de consumo. Sin embargo, el salto cuantitativo lo están dando muchas personas que ven su principal ventaja en el componente ahorro.

¿Son los medios de comunicación o los centros educativos elementos fundamentales para dar a conocer e impulsar esta economía?

Si, y añadiría el papel que pueden jugar las empresas, añadiendo esta visión colaborativa a sus actividades, y las administraciones públicas mediante su apoyo, difusión y una regularización justa, aquella que se preocupa más por el bien común que por intereses particulares.

¿Existe una regulación para el Consumo Colaborativo?

Este es uno de los grandes retos de la economía colaborativa.

Las leyes actuales se pensaron en un contexto social y económico que no se corresponde con la sociedad actual, no se pueden utilizar la legislación de antes para regular la economía colaborativa de ahora.

Lo que estamos pidiendo es una regulación justa, que se paguen impuestos como cualquier otra actividad profesional, pero para esto son necesarias nuevas leyes, creadas desde la realidad actual, desde el diálogo y el consenso de los agentes implicados, también con los propios ciudadanos y usuarios de estas plataformas que son los verdaderos protagonistas de la economía colaborativa, de la economía entre personas.

¿Qué hace falta para crear una empresa de Consumo Colaborativo?

El experto en Consumo Colaborativo, Javi Creus, nos da las claves para crear una empresa de este tipo de comercio.

Primero hay que identificar un colectivo capaz de emitir señales sobre sus capacidades y disponibilidad: “quiero alquilar mi piso”, “cambio gato por liebre”. Segundo atraer a un público necesitado de los bienes o servicios ofertados. Tercero diseñar los filtros y los algoritmos para que el encuentro de unos y otros sea fácil, tal como cualquier aplicación de taxis reconoce tu ubicación y tan sólo te muestra los próximos. Cuarto, establecer mecanismos que aumenten la confianza entre las partes: identidades verificadas, valoraciones mutuas de transacciones anteriores, sistemas de pago asociados a la satisfacción con el servicio recibido.

En cuanto a la falta de regulación en la práctica del Consumo Colaborativo, Cañigueral expresa su preocupación, “Hay problemas en temas de seguridad y fiscales”. Además añade, “Es necesario que exista una regulación, lo están demandando tanto empresas como usuarios”. De esta forma, destaca uno de los aspectos negativos de la economía colaborativa. A pesar de ello, el Consumo Colaborativo no deja de ser una excelente alternativa al hiper consumo. En el reportaje “Comprar, tirar, comprar” de RTVE investigan las consecuencias del hiper consumo. “Ahora el hiper consumo no está tan bien visto.”, explica Cañigueral. Con las iniciativas de Consumo Colaborativo los ciudadanos han entendido la importancia de practicar un consumo responsable y sostenible.

Todos los expertos que defienden el Consumo Colaborativo coinciden en que aporta muchos beneficios al conjunto de la sociedad. “Daría oportunidades de participar en la economía a muchas personas que viven al margen”, explica Creus. Además, señala, “Nos permitiría crecer aprovechando las infraestructuras y activos que ya tenemos”. Ahora solo falta que todos nos concienciemos, tanto empresas como ciudadanos para poco a poco, “gota a gota”, “experiencia a experiencia”, como dice Cañigueral, consigamos cambiar el sistema hacia uno más justo para todos.

Demos todos un apoyo al consumo colaborativo!

El Consumo Colaborativo, por un consumo más humano
5 100% 3 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *