Guía definitiva para ahorrar en la factura de la luz de casa

Si estás revisando tus gastos mensuales, es muy probable que la factura de la luz aparezca como uno de esos gastos que recortar. Habremos oído multitud de soluciones, que si iluminación led, que si electrodomésticos de bajo consumo, domótica, autoconsumo y muchas más, pero salvo que hablemos con un técnico, muchas veces no sabremos cómo hacerlo de manera realmente efectiva.

Ahorrar electricidad en casa
Ahorrar electricidad en casa

Para que sepas exactamente cómo implementar cada una de las soluciones, comentamos cada solución y te las explicamos de forma fácil y sencilla, para que entiendas el cambio que vas a hacer y puedas adoptar las mejores soluciones en cada caso.

Costes que podemos ahorrar en la factura de la luz

Lo primero que hay que hacer es una revisión de la factura como tal, si todavía no la entiendes, lee primero nuestra explicación de la factura de la luz y vuelve al post.

TE INTERESA:  Las tarifas de la luz explicadas para que las entiendas

En resumen, tienes que tener clara la potencia que tienes contratada, ya como media, supone el 40% de la actual factura. Revisa que la potencia que tengas es la adecuada, ya que es el primer punto donde empezar a recortar.

A partir de ahí, verás que hay tres tipos de tarifas, la normal, donde el coste es en función del consumo total. Una tarifa de discriminación horaria, que tiene un coste mayor en los tramos de hora punta (de 12 de la mañana hasta las 22 de la noche) y un coste inferior en el resto del día. Esta tarifa es perfecta si tenemos la mayor parte del consumo el resto del día, indicada para personas que trabajan durante el día y vuelven a casa por la tarde.

Si tienes coche eléctrico, hay una tarifa especial o también llamada “Supervalle”, donde de 1 a 7 de la mañana tienes la energía a un precio muy asequible.

Después, podrás ver en detalle el consumo total del periodo que te facturan y un histórico de consumo. Si divides todo el consumo entre los días, podrás hacerte una idea de los KWs que consumes de media cada día.

Ahorrar luz en iluminación con leds y fluorescentes

Si tienes ojos de buey o bombillas de las de toda la vida, estas derrochando energía. Para que te hagas una idea del ahorro, 7 bombillas de led consumen lo mismo que una normal (incandescente o halógena).

Iluminación Led ¿si o no? Pues si, actualmente la tecnología led está lo suficientemente madura como para que puedas ahorrar con ella sin gastarte demasiado, ya que los precios han bajado mucho y son asequibles. Además nos olvidaremos en casi una década de ellas, siempre y cuando las tengamos bien colocadas y tengan cierta ventilación, ya que si no, mermamos mucho su vida útil.

Si tienes fluorescentes, todavía no es el momento para cambiarlos, espera a que su vida útil se acabe, y aprovecha entonces a instalar un tubo led. Recuerda que tienes que eliminar el balasto que los alimenta.

Nota: Compra siempre marcas reconocidas y con cierto renombre, ya que estos fabricantes pasan controles de calidad más exhaustivos que los competidores chinos.

Si la iluminación la tienes en zonas de paso, detectores de presencia te ayudarán a ahorrar. Además, combínalos con iluminación led, ya que esta tecnología no sufre por apagados y encendidos repetidos.

Electrodomésticos de bajo consumo para ahorrar electricidad

Hay algunos electrodomésticos que tenemos encendidos a todas horas y que no solemos darnos cuenta de su consumo, como por ejemplo, los frigoríficos, televisores, termos eléctricos, equipos en standby, etc..

Cuando tengas que sustituir un electrodoméstico, busca uno que tenga una certificación más alta, en la etiqueta podrás comparar su consumo real, busca el apartado que indique los KWs hora año, es el valor de referencia en cuanto a consumo.

Recuerda que en cuanto a consumo, puede haber una diferencia de más del 25% el mismo eletrodoméstico en versión A+++ frente al A++.

Si es tu primera vivienda y esta cuenta con una instalación de paneles solares térmicos, puedes ahorrar en los lavados, hay lavadoras y lavavajillas bitérminos, es decir, que incluyen una toma de agua caliente externa, evitando de esa manera el consumo de resistencias eléctricas.

Usa una vitrocerámica en vez de una cocina eléctrica convencional, son hasta un 90% más rápidas a la hora de calentar los alimentos, que aunque su consumo nominal sea parecido, ahorrarás mucho tiempo y por lo tanto energía.

En cuanto a los termos eléctricos, hay tecnologías de estratificación y consolas que estudian tu consumo para adecuar la temperatura del agua a tus hábitos, ahorrando de forma considerable.

Si te vas de vacaciones, acuérdate de desconectar el termo.

Respecto a los microondas, las potencias suelen rondar los 800w para uno convencional, y si tiene grill, es decir, que incorpora una resistencia, hay que añadirle otros 1200W de consumo extra.

Ahorrar con calefacción y refrigeración eléctrica

Hay tres formas de tener calefacción eléctrica, una es a través de bomba de calor, la siguiente es con radiadores o convectores eléctricos y la tercera es con hilo radiante. Aunque puedan parecer similares, el consumo eléctrico no es el mismo. Si quieres saber más sobre los mejores radiadores y calefactores eléctricos visita nuestra guía.

TE INTERESA:  Los mejores radiadores o calefactores eléctricos del mercado 2019

Si tienes la calefacción con bomba de calor, tienes que saber que la eficiencia de consumo eléctrico dependerá mucho de la temperatura exterior. La unidad exterior tiene que robarle calor al aire exterior y cuando baja de 5º es muy difícil y el rendimiento cae considerablemente. Esto es tan acusado, que es más que recomendable que tengamos un calefactor de apoyo en momentos donde la temperatura exterior sea bajo cero.

Para los usuarios de este tipo de calefacciones lo recomendable es aprovechar las horas de más temperatura exterior para subir el termostato y calentar la casa en ese momento.

Lo mismo ocurre en verano, las bombas suelen ser frío/calor y el principio termodinámico sobre el cual funcionan es el mismo pero en sentido contrario.

Es decir, en verano, podemos aprovechar la primera y última hora del día para refrescar la casa, de esa manera estaremos ahorrando electricidad, haciendo que el equipo de aire acondicionado funcione menos forzado y tenga un rendimiento óptimo.

Actualmente existen equipos con control con sonda exterior, es decir, tienen en cuenta lo que hemos explicado antes, funcionan automáticamente en relación a la temperatura exterior.

Para el caso de los radiadores de bajo consumo o convectores y los sistemas de hilo radiante, lo más importante es aprovechar tarifas con discriminación horaria para aprovechar al máximo los reducidos costes que nos ofrecen, y luego tener una temperatura de mantenimiento baja durante el día.

Además, de esta manera evitamos los problemas de los picos de potencia durante el día, ya que estos sistemas consumen mucha potencia, unos 100W por metro cuadrado.

Lo más importante para ahorrar en cualquier sistema de calefacción o de climatización es contar con un buen aislamiento y evitar fugas térmicas, sobre todo en marcos de ventanas, cajas de persianas, puertas o cualquier otro sitio donde notemos que está más frío durante el invierno, pese a tener la calefacción encendida.

Recuerda que invertir en aislamiento, no sólo supone un ahorro en la factura de la luz durante el invierno, ya que si tenemos climatización en verano, también ahorraremos. Cuenta con que el precio de la energía puede subir en el futuro y tu estarás más protegido ante esas posibles subidas.

Ahorrar luz con domótica y control remoto

Los sistemas domóticos permiten por lo general un control a distancia, y hay algunos trucos para que nos permitirán ahorrar. Estos son los más importantes.

Uno de ellos es el control de persianas, hay algunos sistemas avanzados que permiten gestionar la apertura automática de las persianas en invierno y verano. También podemos modularlas nosotros, con una sola orden, podemos bajar todas las persianas en verano una vez fuera de casa, aumentando el aislamiento de las mismas. En invierno, podemos abrir aquellas persianas con orientación sur en las horas de mayor radiación.

También podemos gestionar nuestros termostatos, sobre todo si tenemos calefacción eléctrica, basta con que lo subamos desde nuestro móvil un poco antes de nuestra llegada a casa.

La domótica también nos sirve para comprobar el estado de encendido o apagado de diferentes elementos, como electrodomésticos, iluminación, etc…

Es muy útil sobre todo para revisar si nos los hemos dejado encendidos o para poder programarlos y aprovechar para encenderlos cuando la tarifa sea más económica.

En caso de no tener domótica, también podemos contar con programadores horarios, más sencillos que nos ayudarán sobre todo en la gestión de tareas que hagamos todos los días.

Hay sistemas muy baratos y sencillos en el mercado, que nos permitirán controlar enchufes desde el móvil, termostatos inteligentes, iluminación y electrodomésticos que se controlan con el asistente de voz.

CONSEJO: Revisa esta guía para comprender mejor la factura de la luz.

Ahorrar luz con sistemas de autoconsumo

Si tienes una cubierta bien orientada al sur, un sistema de autoconsumo es perfecto, sobre todo para viviendas con consumos medios – altos durante casi todo el día.

Para dimensionar bien un equipo de autoconsumo, lo que deberíamos hacer antes es instalar un analizador de consumo. Es preciso que lo tengamos instalado por lo menos un mes, si puede ser en primavera o verano, que son los meses con más radiación solar y donde vamos a obtener una producción más alta.

Una vez tengamos los datos del analizador, sacaremos una gráfica con nuestros hábitos de consumo. Lo que más nos interesa es poder cubrir nuestros consumos mínimos. Debemos analizar aquellos consumos tenemos desde las 11 de la mañana hasta las 8 de la tarde.

Con una instalación de autoconsumo bien dimensionada, podremos aprovechar a conectar otros electrodomésticos cuando tengamos producción solar.

Los kits de autoconsumo que hay ahora mismo en el mercado son muy fáciles de instalar, aunque también dispones de sistemas más complejos con acumulación de energía. Todos tienen en común que están compuestos por paneles fotovoltaicos, que actualmente tienen una potencia cercana a los 300Wp por panel. Es decir, cada panel producirá hasta 300W si está en unas condiciones de radiación y temperatura óptimas.

Los kits fotovoltaicos podríamos categorizarlos en tres tipos:

  • Kits fotovoltaicos con mircoinversores
  • Kits fotovoltaicos con inversor conectado a la red
  • Kits fotovoltaicos con acumulación en baterías

Kits de autoconsumo con microinversores

Los kits de autoconsumo con microinversores son los más sencillos, ya se basta con conectar cada panel solar a su respectivo microinversor y estos conectarlos entre si. Además suelen venir con conectores que hacen muy fácil la instalación y un software que te permitirá llevar un seguimiento de la instalación, la produción por panel, gráficas y estimación de ahorro.

Estos kits, que permiten montar un considerable número de paneles y microinversores en serie, tienen además la ventaja de que el inversor viene colocado en cada panel, por lo que la conexión al cuadro eléctrico es más sencilla y limpia. Se recomienda este sistema cuando vas a instalar de uno a 8 paneles fotovoltaicos, aunque el límite lo establece el fabricante de microinversores.

Es muy importante que fijemos bien los paneles a la cubierta para evitar problemas en caso de rachas de viento muy elevadas.

Kits de autoconsumo con inversor

Los kits solares fotovoltaicos con inversor conectado a red son útiles cuando la potencia que queremos instalar ya es de cierta potencia, con equipos que van desde 1KW a sistemas trifásicos con mucha potencia. No son excesivamente complejos de instalar, pero si que se precisa de un instalador eléctrico con cierta experiencia.

Kits de autoconsumo con baterías

La tercera opción es la de instalar un sistema fotovoltaico con acumulación en baterías. Actualmente son sistemas que tienen mucho sentido en hogares que sufren problemas de abastecimiento, cortes o una calidad de red no muy buena. Vamos a explicar porqué.

Las baterías que podemos montar en nuestra instalación pueden ser de plomo o de litio. Las baterías de plomo para acumulación solar tienen una vida útil de 10 años, y la pérdida de rendimiento baja año a año con unas condiciones de uso normales y un correcto mantenimiento. Además son sensibles a la estratificación, sobre todo los modelos de plomo ácido abierto más económicos. Los costes de las baterías de plomo en formato gel, AGM o similares, son más caros y hacen muy difícil su viabilidad y amortización en comparación con la disponibilidad y precio de la energía actual.

Las baterías de litio están en plena fase de expansión y cada mes salen noticias de tecnologías que hacen que su capacidad de almacenaje por kg sea cada vez mayor. Este factor, unido al progresivo despegue de los vehículos eléctricos, principal motor de este mercado, hacen que actualmente haya equipos que acumulación de litio para hogares de los principales fabricantes de vehículos eléctricos, Tesla y BYD.

Con un precio por Amperio/hora cada vez más cerca del plomo pero todavía lejos, estas baterías todavía no tienen un cuadro de amortización interesante, su precio es 5 veces superior al de la acumulación en plomo, salvo como hemos indicado, casos en los que no se disponga de red principalmente, donde ahí entran otros factores a tener en cuenta.

Si estás pensando en colocar un aerogenerador, de momento y salvo que aparezca algún modelo extremadamente novedoso, la minieólica de baja potencia no está tan desarrollada y los aerogeneradores que hay ahora mismo en el mercado, no tienen la eficiencia que tienen las grandes turbinas que vemos en los parques eólicos. Pueden ser especiálmente útiles en instalaciones de autoconsumo aisladas, que son aquellas que no tienen conexión a la red. La razón es muy simple, su precio, su capacidad de producción y su curva de potencia, muy dependiente de vientos estables  y de cierta fuerza, no son comparables a las de la energía solar, mucho más estable y madura.

Con todo lo que hemos visto hasta ahora, ya tienes conocimiento de sobra para ahorrar en la factura de la luz como un profesional. Demos un repaso a todo lo que hemos visto hasta ahora para afianzar conceptos.

Resumen de todo lo que puedes hacer para ahorrar en la factura de la luz

  • Revisar el término de potencia y el consumo.
  • Cambiar la iluminación convencional a led.
  • Adquirir electrodomésticos eficientes A+++.
  • Apagar el termo eléctrico cuando nos vayamos de vacaciones.
  • Comprar electrodomésticos con entrada bitérmica si tienes una instalación solar térmica.
  • Usar los sistemas de climatización en función de la temperatura exterior.
  • No escatimar en aislamiento y unas buenas ventanas.
  • En caso de tener una cubierta bien orientada, instalar un kit de autoconsumo.

Recuerda que cualquier inversión que hagas en ahorro energético, te supondrá un ahorro y una rentabilidad a largo plazo.

¡Si crees que esta guía puede ayudar a tus conocidos a ahorrar energía y en la factura de la luz, no dudes en compartirla! Y si te han quedado dudas por aclarar, deja tu comentario justo aquí abajo.

Guía definitiva para ahorrar en la factura de la luz de casa
4.8 95% 4 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.