Trabajar en Australia – Guía definitiva

Para un español, Australia es un destino remoto y casi desconocido. Sin embargo, este gran país ofrece mucho más que algunas estampas bonitas de playas con surfistas y de animales exóticos como canguros o koalas. Australia ha sido catalogado como uno de los mejores países del mundo para vivir y trabajar, y cada vez más españoles han descubierto las enormes posibilidades laborales que ofrece la gran isla de Oceanía.

Guia para trabajar en Australia
Guía para trabajar en Australia

Según un estudio sobre las tendencias de búsqueda de trabajo a otros países realizadas desde España, Australia ocupa el tercer lugar como destino elegido por los Españoles para trabajar fuera de nuestras fronteras.

Si tienes pensado viajar a Australia, ya sea como turista o en busca de trabajo, debes conocer a fondo el modo de vida de este país y las estrictas legislaciones sobre inmigración que rigen en él. Antes de lanzarte a la aventura al otro extremo del mundo debes informarte sobre los gastos que tendrás llevar a cabo y los riesgos a los que te expones.

Por eso, en esta guía tratamos de resolver todas tus dudas y te enseñamos cómo se vive en el gran país oceánico.

Las grandes cifras para entender Australia

Australia tenía en 2015 una población total de algo más de 23.600.000 personas, lo que unido a sus enormes territorios genera una densidad de población increíblemente baja para un país tan desarrollado. En conjunto, es el sexto país más grande del mundo, con más de 7.700.000 km2, y posee más de 25.700 kilómetros de costas.

Es, además, un país multicultural con un pasado marcado por la mezcla de la población aborigen y los invasores coloniales de origen europeo que conquistaron sus tierras desde los siglos XVII y XVIII.

En la actualidad, ese pasado marcado por los flujos migratorios y la mezcla de razas continúa siendo una de las principales características de Australia. Por poner solo un ejemplo, en la ciudad de Sidney conviven a día de hoy unas 180 nacionalidades diferentes. Británicos, estadounidenses o chinos son algunas de las naciones más representadas entre la población australiana, aunque en los últimos años se está experimentando un aumento de la inmigración desde otras zonas del planeta, como África o el Medio Oriente.

Principales ciudades de Australia

Cerca del 80% de la población del país se concentra en las grandes metrópolis. En las zonas rurales apenas hay grandes núcleos e incluso hay vastas zonas deshabitadas en el interior del continente.

Una de las curiosidades de Australia es que su capital, Canberra, no es la ciudad más grande del país, sino que ocupa el octavo puesto en cuanto a población. Las cinco ciudades principales son, según su número de habitantes: Sydney, Melbourne, Brisbane, Perth y Adelaide.

Principales recursos económicos de Australia

Australia es una economía poderosa en la que apenas se dejó sentir la recesión económica que afectó especialmente a Estados Unidos y a Europa desde el año 2008. La mayor potencia de Oceanía viene experimentando en los últimos años una transición económica reduciendo las cifras de comercio de su mayor sector, el de los minerales, y enfocándose hacia otros sectores como el turismo, las actividades agrícolas y ganaderas (producción de lácteos y carnes de bovino) y la educación, que está adquiriendo una gran importancia en su relación con otros países, generando sinergias y proyectando la carrera de investigadores y estudiantes. Todo ello sin dejar de lado otro de los grandes motores de la economía australiana, el sector servicios.

Para que esta transición se esté llevando a cabo con éxito es fundamental que se mantengan las relaciones comerciales con China. El gigante asiático se ha convertido en su principal socio comercial, en el país que más turistas aporta a Australia y en el que más estudiantes envía a estudiar a la gran isla de Oceanía.

Actualmente Australia tiene una tasa de paro del 5,7%, una cifra notablemente baja y que continúa una tendencia decreciente año tras año.

Población de Australia

Como decíamos antes, la población australiana es muy heterogénea. Desde las poblaciones de aborígenes que llevan varios miles de años ocupando el territorio hasta las familias de emigrantes que llegaron entre los siglos XVIII y XIX. Y por supuesto, los inmigrantes de las últimas décadas entre los que se encuentran nutridos grupos de españoles. Los británicos eran la población extranjera más abundante, aunque en los últimos años su presencia ha disminuido.

Australia mira ahora hacia Asia, y además de implementar tratados de negocios con países como China, Japón o Singapur, se espera que muchos turistas extranjeros comiencen a venir desde estos países.
La mayoría de la población australiana es angloparlante y joven, aunque se estima que en las próximas décadas el crecimiento poblacional se estanque y la población envejezca rápidamente.

IDH en Australia

Esta cifra establece una clasificación por países en base a tres grandes factores: la esperanza de vida al nacer, la medida del PIB per cápita y los parámetros educativos, que valoran la tasa de alfabetización en adultos combinada con la media de matriculación en enseñanzas inferiores y medias.

Con todas estas medidas, Australia ocupa el segundo puesto en la lista de países ordenados según su Índice de Desarrollo Humano. Mantiene una cifra altísima, 0,935, que tan solo supera Noruega.


Los sectores que más trabajo generan en Australia

El gobierno australiano publica todos los años una lista con las profesiones más demandadas en el país, llamada SOL (Skilled Occupations List) para que los inmigrantes puedan hacerse una idea de cuáles son las ofertas de trabajo que van a encontrar. Desde hace unos años, la mayor parte de estos puestos responden a ofertas para ingenieros de cualquier especialidad, contables y profesionales del sector de la salud (desde enfermeros hasta médicos especialistas y cirujanos), entre otros.

Entre las ingenierías tiene especial demanda las relacionadas con el sector naval, pues por la propia situación geoestratégica de Australia, el gobierno ha implementado ayudas al sector marino, tanto para actividades comerciales, de pesca, de turismo o militares.


Los acuerdos de trabajo y residencia entre España y Australia

Los gobiernos español y australiano firmaron en septiembre de 2014 el principal convenio de trabajo entre estos dos países. El convenio ofrecía 500 visados para trabajar y estudiar en Australia durante un año y está enfocado a los jóvenes entre 18 y 30 años.

Las dificultades para aspirar a este programa de trabajo son, por un lado, los requisitos exigidos (un nivel de inglés funcional, dos años de estudios superiores acabados, poseer un billete de vuelta o ahorros suficientes para costearlo, un seguro médico o fondos suficientes para costear la manutención en el país de destino, entre otros), y por otro lado las pocas plazas existentes. En 2014 fueron 500 visados y en 2016 la cifra ha aumentado ligeramente hasta los 600 visados.

Además de este acuerdo, el Gobierno Australiano tiene un potente servicio de búsqueda de empleo para modular el mercado laboral. Para trabajadores extranjeros que quieren viajar a Australia, la administración ofrece un portal web de Recursos Humanos para encontrar empleo, llamado Australian Job Search.

Procedimiento para trabajar en Australia

Lo primero que debes tener claro para trabajar en Australia es en qué condiciones vas a hacerlo. Es decir, si vas a ir con un contrato firmado desde aquí y por lo tanto con el patrocinio de un empleador (lo que se llama una Sponsored Visa, que realmente facilita todos los trámites y los primeros meses de estancia, pues te otorga la seguridad de un trabajo estable, aunque es complicado conseguirlo) o si vas a ir a buscarlo allí (para lo cual tendrás que contar con los gastos de vivir en el nuevo país y con la posibilidad de no encontrar un trabajo en varios meses). En este segundo caso, la buena noticia es que las agencias de empleo, las comunidades hispanas y los organismos gubernamentales pueden echarte una mano para conseguir tu primer trabajo. Dependiendo de esta condición y del tiempo que tengas pensado estar deberás escoger qué tipo de visado necesitas.

En el caso de que no puedas contar con un contrato firmado antes de viajar, deberás elegir otro tipo de visado. Lo más comunes y específicos para trabajar son:

Visado de Estudiante (Visado 462): te permite trabajar hasta 20 horas a la semana mientras estudias. La mayoría de estudiantes eligen este permiso ya que permite compaginar las dos tareas para tener unos ingresos mínimos para vivir. El visado de estudiante tiene un precio de 550 dólares australianos y tiene una duración que depende del curso académico en el que el estudiante se haya matriculado.

Visado Work and Holiday (Visado 462): te permite trabajar legalmente durante un año en Australia. Este visado requiere, entre otras cosas, tener entre 18 y 31 años, un nivel de estudios e inglés mínimo y la certificación de que se tienen fondos económicos suficientes para subsistir en el país. Este visado tiene un coste de
440$ australianos y es válido durante 12 meses, que comienzan a contar desde que ingresas en el país y muestras tu visado en la aduana.

Hay que destacar que los costes de los visados cambian cada año por lo que conviene asegurarse del precio actual en el momento de solicitarlo. Pueden consultarse los precios actualizados de los visados en este enlace. El precio debe pagarse en su totalidad (no hacerlo supone la denegación del permiso) y es recomendable, antes de hacer efectivo el pago, contactar con el Departamento de Inmigración Australiano para determinar si existen cargos adicionales que deben pagarse junto al visado, (ya que algunas regiones australianas cobran tasas extra).

Existe una tercera opción para trabajar en Australia, aunque es más dificil aspirar a un puesto.

Visado a trabajadores cualificados, es decir con titulación superior y un nivel medio-alto de inglés. Para poder optar a una visa de estas características, el aspirante debe registrarse en el sistema SkillSelect, un sistema en línea desarrollado por el gobierno australiano para reducir los costes y el tiempo para las peticiones de los trabajadores cualificados extranjeros.

En el sistema Skill Select hay que rellenar todos los formularios con tus datos personales y también una solicitud conocida como EOI (Expression of Interest). Se trata de una manifestación formal del deseo de emigrar a Australia que queda almacenada en el sistema. El inmigrante puede ser encontrado y nominado para una visa por un empleador australiano o por el gobierno de un estado o territorio australiano que esté interesado en el perfil del candidato.

La mayoría de los candidatos que pueden obtener una invitación para solicitar una visa a través del SkillSelect son aquellos que poseen una profesión de alta demanda en Australia, las publicadas en la lista SOL que mencionábamos más arriba.

Además de la Visa, para entrar en Australia será imprescindible presentar el pasaporte y un documento oficial llamado “Incoming Passenger Card”, que debe descargarse y rellenarse con nuestros datos y los artículos que son necesarios declarar, como medicamentos, cigarrillos o bebidas alcohólicas.

Una vez que hayamos conseguido el Visado y sepamos dónde queremos ir y por cuánto tiempo, es el momento de reservar los billetes de avión. Los vuelos principales con destino Australia salen desde Madrid, aunque todos ellos deben hacer escalas en países como China, Malasia o Singapur. Otras combinaciones que pueden salir económicas son las que enlazan grandes aeropuertos europeos (como el Charles de Gaulle parisino o el aeropuerto de Fankfurt alemán) con China y después con las capitales australianas, aunque el gasto en horas de viaje es mayor.

Una vez sepamos el momento exacto en el que vamos a llegar deberemos buscar un alojamiento que nos sirva, al menos, para los primeros días. Puede ser un hotel, un albergue o una habitación compartida que nos sirva como algo provisional. Debes contar con que puedes estar una temporada sin encontrar un empleo, por lo que conviene valorar el precio del alojamiento si tiene que alargarse durante varias semanas.

Tanto para encontrar un trabajo como para encontrar un hogar adecuado es imprescindible que, en los primeros días en tu país, te muevas por todos los organismos oficiales de búsqueda de trabajo, por las comunidades hispanas que pueden recomendarte buenos lugares (existen foros muy útiles en Internet sobre otros emigrantes españoles) y por las escuelas de inglés para extranjeros que están acostumbradas a tratar con recién llegados e incluso ofrecen convenios con residencias de estudiantes y establecimientos similares. Todas ellas pueden ayudarte a no sentirte como un pato en un garaje en tus primeros días en Australia.

Una vez aterrices, deberás pasar el estricto control de aduanas australiano. Los agentes pueden hacerte cualquier pregunta sin motivo, requerir cualquier documento o revisar tu equipaje. En este enlace del gobierno australiano ofrecen información muy visual sobre lo que se puede y no se puede entrar en Australia.

Entre los artículos prohibidos a introducir en Australia se encuentran: cualquier tipo de alimentos (fruta, verdura, embutidos, productos al vacío, etc.), plantas, animales, drogas, productos falsificados (como DVDs) y objetos con tierra adherida (por lo que conviene limpiarse bien el calzado).

Otros productos como el tabaco y el alcohol tienen aranceles dependiendo de la cantidad que desees ingresar o sacar del país (hasta 2.250ml en el caso del alcohol y hasta 50 cigarrillos en el caso del tabaco. Si se superan estas cifras hay que declararlo). En el caso de los medicamentos, algunos genéricos como las aspirinas o el paracetamol no tienen restricciones, pero para otros con receta médica debes traer un suministro para no más de tres meses y de uso personal, además de llevar un certificado o una receta de tu médico en inglés como prueba de que se te recetó el medicamento para tratar una afección médica, ya que durante el control de aduanas pueden pedirte la receta.

Algunos trámites que deberás realizar son la apertura de una cuenta bancaria (que utilizarás para recibir tu nómina si trabajas y también para recibir dinero desde España). También es recomendable disponer de una tarjeta de débito o crédito tanto para sacar dinero como para pagar en muchos establecimientos. Para poder utilizar tu teléfono móvil, la mejor opción es hacerse con una tarjeta prepago de cualquier compañía del pais (Octus, Vodafone, Telstra, Virgin Mobile, etc.) comprobando bien los precios que ofrece cada una, puesto que hay notables diferencias entre ellas.

Una vez estés oficialmente instalado en territorio australiano, la rapidez con la que te adaptes dependerá de lo que puedas moverte en los primeros días. Solicita toda la ayuda posible, apúntate a cursos para perfeccionar el idioma y trata de hacer nuevas amistades. Si te muestras activo y abierto a todas las posibilidades, Australia te facilitará las cosas.


Riesgos de vivir y trabajar en Australia

Hay un dicho conocido que dice que “todo lo que te mira en Australia te quiere matar”. Esa frase, que puede sonar a broma, resume todos los peligros de la naturaleza a los que uno puede exponerse. Hay animales muy peligrosos que no existen en España, como tiburones, cocodrilos, serpientes o arañas venenosas. Estas últimas aparecen prácticamente en cualquier sitio. De hecho, es frecuente que se escondan en tuberías, casetas, depósitos de agua o en los jardines de las casas. También hay que tener cuidado con otros insectos aparentemente inofensivos pero que pueden causarte picaduras dolorosas, como las moscas o las hormigas. Y no podemos olvidarnos de las medusas en las playas.

Además, hay que tener en cuenta las altas temperaturas en verano. Mientras que los inviernos pueden ser llevaderos, no es extraño alcanzar los 40ºC en ciudades costeras durante el verano, o cifras que rondan los 50ºC en el interior del país. Es frecuente, por este motivo, que se produzcan incendios forestales, por lo que conviene minimizar los riesgos e informarse bien sobre las alertas de incendios si vamos a viajar por el interior del país.

La crema solar es un elemento imprescindible, sobre todo en las costas. El sol australiano es muy fuerte y conviene protegerse con crema, gafas y sombreros aunque el día esté nublado. Solo así conseguiremos evitar quemaduras y otras enfermedades en nuestra piel.

Un problema añadido, al menos hasta que nos acostumbramos a ello, es el sentido de la circulación. En Australia conducen por la izquierda, al contrario que en España, por lo que habrá que tener especial cuidado si nos ponemos al volante, sobre todo en zonas urbanas y en intersecciones y rotondas.

Otro de los riesgos tiene que ver con la seguridad personal. Aunque Australia es un país con una baja tasa de criminalidad y en general muy seguro, no se puede descartar los pequeños hurtos o problemas semejantes en las grandes ciudades.

Enfermedades más frecuentes que puedes contraer en Australia

Australia es un país con un sistema sanitario muy avanzado, con buenas tecnologías y personal cualificado. Puede decirse que en asuntos sanitarios es un país bastante seguro, aunque existen algunas enfermedades que se pueden contraer, más allá de las clásicas de todos los países como una gripe, unos hongos o una gastroenteritis. Las enfermedades que se transmiten por picaduras de mosquitos son:

  • Virus del río Ross
  • Virus del bosque Barmah
  • Virus de Kunjin
  • Dengue (en la parte noreste del país)

También la meioidosis, afecta a decenas de personas cada año, una enfermedad causada por el consumo de agua contaminada. Por último, el cáncer de piel es una enfermedad cada vez más presente entre los australianos, debido al poder de los rayos del sol en esta parte del planeta.

Si te interesa conocer más sobre los riesgos de las enfermedades en Australia, échale un vistazo a este apartado en la guía ¿Es seguro viajar a Australia?

Sistema Sanitario en Australia

Medicare es el nombre del sistema sanitario australiano, un sistema similar al de España, para ofrecer coberturas médicas gratuitas a los trabajadores y a los residentes permanentes. Como en el caso español, el sistema de salud tiene algunas excepciones, como los dentistas o el acceso a algunos medicamentos, unos servicios que pueden resultar bastante caros.

Por ello, contar con un seguro de salud privado es una muy buena opción, tanto para quienes tienen un visado temporal y no pueden acceder a Medicare como para quienes quieren paliar los costes de estos servicios excluidos.

Animales peligrosos en Australia

Veamos algunos de los animales más peligrosos a los que pueden enfrentarse quienes trabajen en campo abierto. Sin duda, es un riesgo a tener en cuenta para puestos de trabajo como, por ejemplo, guía turístico en determinadas zonas pantanosas o para quienes trabajen manipulando tuberías, casetas de jardín o desagües en el exterior de las casas, puesto que son zonas en las que se cobijan muchos de estos animales:

  • Serpientes: como la llamada Víbora de la muerte, la Taipán de la costa o la Serpiente marron oriental, muy violentas y venenosas.
  • Arañas: como la llamada Araña de Sidney.
  • Tiburones
  • Cocodrilos
  • Medusas
  • Otros animales marinos: como el caracol cono o el pulpo de anillos azules.

El tema de los animales peligrosos da para mucho más, por lo que te invitamos a descubrir los riesgos de la fauna y la flora australiana en el apartado correspondiente de nuestra guía ¿Es seguro viajar a Australia?


El estilo de vida en Australia

Australia es un país muy volcado hacia el exterior. Atrae estudiantes y trabajadores de prácticamente todo el mundo, por lo que es un excelente territorio para conocer gente nueva, aprender idiomas y trabajar para empresas muy diferentes. El ocio y la vida nocturna están también condicionados por esta mezcla de culturas.

Australia se enorgullece de esta diversidad cultural y del mestizaje racial de su población y protege a sus ciudadanos con el objetivo de que todos sean iguales ante la ley y no existan discriminaciones por razones de sexo, raza, edad o ideología.

La herencia británica y la estrecha relación con Estados Unidos han contagiado a los australianos el valor de la democracia como sistema de gobierno, hasta el punto de que se han convertido en unos férreos defensores de los valores democráticos dentro y fuera de sus fronteras. Valoran el trabajo honesto y, por lo general, desdeñan los valores del enriquecimiento rápido si es a costa de perjudicar a otros.

En lo personal, los australianos suelen ser gente llana y amigable, con un humor irónico evolucionado del británico. Otorgan una gran importancia a la protección de la naturaleza y a los valores del deporte. Los deportistas de élite son considerados casi como héroes nacionales.

El coste de la vida en Australia

Llegamos aquí a una de las grandes desventajas que tiene Australia: es un país caro aunque existen formas de comprar barato para evitar gastos superfluos. Aquí van algunos ejemplos de gastos habituales que pueden servir como referencia:

En Melbourne un billete sencillo cuesta unos 3’5$ y en Sidney unos 3’7$. Una barra de pan puede costar entre 2$ y 3$. Otros gastos como una pinta de cerveza pueden costar unos 7$-10$, un paquete de tabaco unos 15$ o un litro de gasolina entre 1,40$-1,50$. El coste del alquiler de una habitación individual puede oscilar entre 150$ y 300$. En la compra semanal pueden irse entre 70$ y 120$.

Hay que tener en cuenta que el salario mínimo en 2015 era de 2.812 dólares australianos, 1892€ mensuales al cambio.

En cuanto a lo que en España conocemos como IVA, el tipo de impuesto general aplicable es el 10%. Se aplica el tipo cero, entre otros, a la mayoría de los elementos básicos utilizados para el consumo habitual, la exportación de bienes y servicios relacionados, y a los servicios médicos y educativos.

Otro aspecto a tener en cuenta son las enormes distancias, tanto interiores como exteriores, y lo caro que resulta viajar. Desplazarse desde una ciudad como Perth a otra de la costa oriental puede costar unos 500$ en avión y todavía más caro (y también más lento) puede resultar hacerlo en tren.

Las tarifas de vuelo para ir o venir desde España son también caras. Hay algunas ofertas por menos de 1000€ pero la mayoría suelen estar en torno a los 1.500€ o incluso más.

El ocio. ¿Qué hacer con tu tiempo libre en Australia?

Los australianos tratan de aprovechar su ocio al máximo y valoran mucho que su trabajo les permita disponer de horas para su disfrute personal. Entre las actividades más populares que realizan en su tiempo libre están los deportes de todo tipo (actividades en la naturaleza, ciclismo, footing, tenis, fútbol, baloncesto, rugby, etc.), las actividades culturales y artísticas (como el cine, el teatro, la música y la ópera).

El arte tiene una gran importancia para los australianos. De hecho, el Consejo Australiano para las Artes, un gran organismo dependiente del Gobierno Central, reparte cada año más de 160 millones de dólares en ayudas y subvenciones a actividades artísticas. Aproximadamente el 90% de los australianos acude a algún espectáculo cultural al menos una vez al año.

El cine tiene una gran relevancia en el mundillo cultural y, además, Australia es la cuna de grandes actores y actrices que actualmente triunfan en la gran pantalla, como Russell Crowe, Hugh Jackman, Naomi Watts, Guy Pearce, Cate Blanchett o Nicole Kidman.

Como todas las grandes ciudades de países desarrollados, las grandes metrópolis australianas ofrecen una gran variedad de actividades sin salir de la ciudad: centros comerciales, parques de atracciones, centros deportivos, zoos, museos, paseos en bicicleta, cruceros de avistamiento de animales marinos, escalada, etc.

Y, por supuesto, las playas. En la zona del sureste del país, donde se concentran las principales urbes, la playa es un paraíso mimado por todos los australianos. En ellas se puede tomar el sol, bañarse, degustar la gastronomía local en los numerosos establecimientos que hay por toda la línea de costa, practicar todo tipo de deportes acuáticos como el surf o el esquí acuático. Eso sí, visitar la playa en Australia no es una actividad libre de riesgos. En muchas de ellas, como en la famosa Bondi Beach de Sidney, se avisa de que pueden aparecer tiburones y se recomienda bañarse en las zonas entre banderas, que están protegidas por redes que impiden el paso de estos animales. También hay que tener en cuenta que las corrientes son cambiantes y mucho más agresivas que en las playas españolas, por lo que conviene seguir al pie de la letra las recomendaciones de las autoridades.

Para que no te pierdas nada una vez estés en Australia, hemos preparado una serie de guías de turismo, ocio, restaurantes, hoteles y otras actividades por si necesitas más información.

El idioma en Australia

Como hemos dicho, el inglés es el idioma oficial del país. Aunque no se trata de un inglés como el estadounidense o el británico puesto que tiene importantes cambios en la pronunciación a los que uno acaba acostumbrándose con la práctica. Para poder establecerse y ganarse la vida en Australia es imprescindible tener un conocimiento suficiente de esta lengua, y para poder optar a los puestos cualificados es necesario demostrar un alto nivel de inglés mediante los exámenes de IELTS , el organismo encargado de acreditar el nivel de idioma de cada aspirante.

Otras lenguas cuentan también con importantes comunidades de hablantes, como el chino, el italiano o el griego. El castellano cuenta con una comunidad de más de 100.000 hablantes, que proceden fundamentalmente de América del Sur y en menor medida de España.

Además, existen comunidades que todavía hablan las lenguas aborígenes que se hablaban antes de la colonización. Se conservan unas 70 de estas lenguas en todo el país, y todavía son la primera lengua para aproximadamente 50.000 personas.

El clima en Australia

Al encontrarse en el Hemisferio Sur, el invierno es entre junio y agosto mientras que el verano es de diciembre a febrero, algo muy a tener en cuenta si no te quieres morir de frío en Julio por haber viajado con la camiseta de tirantes, las chanclas y el bañador.

La temperatura media es de 26º, pudiendo alcanzar los 50º de máxima. El clima es más duro en la zona sur del país, con variaciones de temperatura más acusadas. Estamos hablando de una de las zonas del mundo con menores precipitaciones promedio anuales. Las precipitaciones tienen lugar durante todo el año en la zona del este (la de mayor concentración poblacional) mientras que en las zonas del sur y del interior los veranos son más secos y calurosos.

En las costas, el mar contribuye a suavizar los cambios de temperatura y es muy inusual que nieve, sobre todo en las grandes ciudades costeras.

El gobierno Australiano

El país es una confederación de seis grandes estados (Nueva Gales del Sur, Queensland, Australia Meridional, Tasmania, Victoria y Australia Occidental) y dos territorios continentales menores (Territorio del Norte y Territorio de la Capital Australiana). Cada territorio tiene su propio parlamento y su gobierno autónomo, que dependen del Gobierno Federal Central.
Formalmente es una monarquía constitucional perteneciente a la Commonwealth, la asociación de 53 estados soberanos que antaño formaban parte de la corona británica. La monarca británica, Isabel II, es oficialmente la jefa del Estado aunque es representada por el gobernador general.
Australia se organiza en un sistema de gobierno parlamentario bicameral, con un Senado y una Cámara de Representantes. Existen tres partidos políticos principales, el Partido Liberal, el Partido Laborista y el Partido Nacional, así como otros partidos menores como los Verdes o los Demócratas Australianos.

El país también cuenta con otros territorios menores habitados, como las Isla Navidad, la Isla Norfolk o las Islas del Mar del Coral, entre otras.

Cultura y religión en Australia

Un país diverso en lo social como Australia posee también una gran diversidad religiosa. El censo más reciente sobre este aspecto, registrado en 2011, establecía que la religión predominante era el cristianismo, con un 60% de la población. A continuación, con porcentajes casi residuales en comparación con el cristianismo, el budismo (2,5%), el Islam (2,2%) y el hinduismo (1,3%). Con todo, más del 22% afirmaba que no profesaba ninguna religión.

Cabe destacar que la población australiana muestra una gran tolerancia con las diferentes religiones, y que las leyes son contrarias a prácticas religiosas que coarten la libertad o que obliguen a establecer diferencias políticas o civiles entre sexos.

También existe una gran aceptación de la libertad sexual del individuo, especialmente en las ciudades, donde se realizan habitualmente celebraciones por parte de las comunidades LGTB. Existen barrios, como la gran avenida Oxford St. en Sidney, donde se concentran especialmente las comunidades gays y lesbianas.


Razones por las que viajar a Australia

A pesar de las desventajas que hemos mencionado, Australia está catalogado como uno de los mejores países para vivir. Su destacable Índice de Desarrollo Humano pone de manifiesto su alta calidad de vida y algunos organismos internacionales como la OCDE aseguran que Australia reúne los mejores estándares de vida, incluyendo empleo, salud, medio ambiente, educación o compatibilidad entre trabajo y ocio.

En las últimas décadas, Australia ha experimentado un crecimiento económico que todavía dura y que ha atraído a una gran cantidad de inmigrantes, especialmente con alto nivel de cualificación, que han encontrado trabajo rápidamente gracias a la ayuda del programa de Inmigración cualificada.

La implicación del Gobierno en la regulación del mercado laboral es otra de las razones por las que viajar a Australia. Existen organismos de búsqueda activa de empleo así como programas de ayudas para parados, estudiantes, becas o trabajos en prácticas. Las empresas también se muestran interesadas en dinamizar el mercado de trabajo, ya que buscan a los mejores candidatos. Existen también programas de integración para inmigrantes, así como numerosos cursos de perfeccionamiento del idioma.

El nivel del sistema educativo es otro de los puntos fuertes del país. Aproximadamente el 10% de los estudiantes de las universidades australianas son extranjeros. Llegan atraídos por el reconocimiento internacional que tienen los centros educativos y ayudados por los programas de becas que ofrece la administración.

Otra de las razonas por las que elegir Australia es porque no te sentirás solo. Existen en prácticamente todas las ciudades amplias comunidades de hispanohablantes, formadas por españoles y latinoamericanos. Por ejemplo, en Sidney, Melbourne o Brisbane hay comunidades de hispanos que organizan eventos para la comunidad hispanohablante, cursos, quedadas, jornadas deportivas, etc.

El estilo de vida el país favorece la conciliación laboral y familiar, algo a tener muy en cuenta ya que permite una gran libertad para practicar deportes, estar con la familia, salir con los amigos o acudir a actividades culturales y recreativas.

Por último, otra de las grandes razones que ya hemos apuntado al comienzo es que Australia está considerado como uno de los países más seguros del mundo. Tiene una bajísima tasa de criminalidad.


Razones por las que no viajar a Australia

Viajar a Australia para trabajar también tiene algunos inconvenientes. El primero de ellos es, obviamente, la enorme distancia a la que se encuentra de España. Es fácil que un vuelo pueda tardar entre 24 y 30 horas según la ruta que se elija, e incluso más en caso de que escojamos una ruta con escalas en otros países (que generalmente abaratan un poco el precio del billete)

Esta enorme distancia con nuestro país (y el elevado precio de los billetes) hará que no resulte sencillo volver a España con frecuencia para visitar a la familia, los amigos, etc. Dificultará hacer viajes express para asistir, por ejemplo, a grandes celebraciones o al entierro de un familiar.

Además de las distancias exteriores, hay que tener en cuenta que las distancias en Australia son también enormes, por lo que conviene estudiar a conciencia en qué zona deseas instalarte y a qué distancia quedan las principales ciudades en el caso de que necesites realizar algún trámite en ellas, como por ejemplo asistir a la Embajada de España en Canberra. En este sentido, la ciudad peor situada es Perth, en la costa oeste de Australia, situada a unos 4000 kilómetros de Sidney.
Otro de los inconvenientes es la diferencia horaria que dificultará la comunicación con España. Dependiendo de la zona en la que nos situemos, la diferencia puede estar entre 8 y 10 horas.

La elevada competencia laboral es otra de las razones que pueden hacerte fracasar en tu aventura australiana. Como ya hemos señalado, el Gobierno australiano ofrece facilidades para los trabajadores cualificados que pueden desempeñar cargos de responsabilidad en las empresas del país, pero conseguir un trabajo estable y suficientemente remunerado con una baja cualificación o sin el nivel de inglés adecuado puede resultar muy difícil.


Resumen de la documentación necesaria en Australia

Como puedes comprobar, emigrar a Australia no es una tarea sencilla y conviene preparase a conciencia para ello, tanto en el aspecto psicológico (un nuevo país, nueva cultura e idioma, una enorme distancia con tus raíces en España, etc.) como en los asuntos de papeleos y administración. Además, como hemos visto, conviene tener en plena vigencia toda la documentación necesaria que repasamos a continuación:

  • Pasaporte.
  • Documento Nacional de Identidad.
  • Visado (con los documentos asociados al tipo de visa, como un contrato de trabajo, un justificante de matrícula en una universidad, justificantes bancarios o el libro de familia en caso de un visado para cónyuges u otros familiares.
  • Carnet de Conducir Internacional.
  • “Incoming Passenger Card” a la hora de pasar el control del aeropuerto.
  • Documentación relativa a recetas médicas.

El control de la inmigración en Australia es muy estricto, por lo que a la hora de solicitar el visado para entrar en el país pueden solicitarnos todo tipo de documentación, desde extractos bancarios hasta declaraciones de bienes, desde documentación de nuestros seguros médicos hasta declaraciones de antecedentes penales en caso de que las autoridades quieran asegurarse de quién entra en su país.


Cómo sentirse como en España viviendo en Australia

En Australia viven ya muchos españoles, principalmente en las grandes ciudades, que pueden ayudarte a sentirte como en casa a pesar de estar a miles de kilómetros de ella. En Internet puedes encontrar foros y blogs que pueden echarte una mano con tus problemas en el nuevo país.

También hay algunas empresas, como AUssieYouTOO, encargadas de facilitar todos los trámites a los españoles que emigran a Australia y que ponen en contacto a quienes ya viven en las ciudades de este país para que se conozcan entre ellos. Otros organismos, como La Camara, organizan eventos sociales y de networking más enfocados al mundo empresarial, pero también son una buena oportunidad para establecer lazos con españoles que residen en Australia.

Prácticamente en todas las grandes ciudades hay comunidades de españoles que pueden ayudarte a tu llegada al país. Algunos de ellos han montado negocios relacionados con nuestro país, como el prestigioso chef Frank Camorra y su red de restaurantes MoVida en Melbourne y Sydney que ha popularizado la cultura y la comida española, o el conocido Naked for Satan, un restaurante en la zona de Fitzroy (Melbourne) donde poder comer “pintxos” y tapas como si de una taberna vasca se tratase a precios asequibles.

Sin duda, la mejor opción actualmente para ponerse en contacto con otros compatriotas son las páginas de Facebook como la de “Españoles en Australia”, donde se dan cita y se organizan miles de españoles que viven en este país.


Enlaces importantes que son interesantes para trabajar en Australia

Listamos a continuación una serie de enlaces importantes para obtener toda la información para trabajar en Australia:

Página web del Gobierno Australiano

Página web del Programa de Búsqueda de Empleo Australiano (Australian Job Search)

Página Web del Departamento de Inmigración y Protección de Fronteras (a través de la cual pueden solicitarse algunos visados)

Página web del Ministerio de Empleo y Seguridad Social de España sobre el Trabajo en Australia

Página web de la Embajada de Australia en Madrid

Página web de la Embajada Española en Canberra

Para optar a los puestos del Programa de Inmigración Cualificada es imprescindible demostrar un nivel medio-alto de inglés a través del Examen Internacional de IELTS


Conclusiones sobre el trabajo en Australia

Como ves, Australia es un país de contrastes. Es uno de los lugares que mayor calidad de vida ofrece a sus habitantes, pero llegar allí y abrirse un hueco en el mercado laboral no resulta sencillo. Emigrar a Australia con garantías requiere un alto nivel de inglés, unos ahorros que te permitan arrancar allí una nueva vida con cierto desahogo económico y la renuncia a todo lo que queda en España (familia, amigos, vivienda, etc.) al menos por largas temporadas. Unos requisitos que no todo el mundo puede cumplir pero que abren la puerta a nuevas oportunidades de trabajo y a una nueva sociedad diversa e integradora.

Quien desee emigrar a Australia debe valorar todos los pros y los contras de este país. Hay quien ni se plantea vivir allí por miedo a encontrar una serpiente en casa o porque el intenso sol acabaría por quemar su piel, produciéndole problemas de salud más graves. Otros ven en la naturaleza una oportunidad para vivir trabajando en un espacio salvaje y diferente. Otros piensan en buscar un nuevo empleo allí para abandonar un trabajo que no les satisface en España, mejorar su nivel de inglés o adquirir experiencia laboral en sectores internacionales.

En definitiva, cada persona tiene su propia historia y sus propias motivaciones. Lo fundamental es comprender que emigrar a Australia no es sólo cambiar de aires temporalmente, sino cambiar de vida por completo. Nuestra guía sobre si es seguro viajar a Australia puede ayudarte a decidirte, así como este apartado con las últimas noticias sobre la seguridad en Australia, con las que podrás hacerte una idea de la situación general del país.

No podemos acabar sin solicitar la ayuda inestimable de nuestros lectores. Si has vivido o vives en Australia y consideras que falta algo de información en este artículo ¡déjanos un comentario y lo añadiremos sin problema! Y si eres de los que están pensando en emigrar, no lo dudes, pregunta para que otros usuarios puedan ayudarte a resolver tus cuestiones. ¡Entre todos podemos facilitarnos las cosas!

Trabajar en Australia – Guía definitiva
5 100% 5 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.