Guía para viajar a Israel y Palestina– Todo lo que tienes que ver y hacer

Israel es un pequeño país de Oriente Medio que está situado en una conflictiva encrucijada de tres continentes: Europa, Asia y África. Sus fronteras lindan al norte con Líbano, al este con los reinos de Siria y Jordania, y con Cisjordania; al oeste con el Mediterráneo, la Franja de Gaza y Egipto, y al sur con el golfo de Ákaba (o Aqaba), que brinda acceso al Mar Rojo.

 

Aunque Israel es un país de reciente creación (1948), el pueblo hebreo que lo habita ha desarrollado un profundo sentimiento cultural de pertenencia a esta región, que se identifica comúnmente con la Tierra Prometida de la Biblia pero que a su vez convive con diferentes pueblos como el Palestino.

 

En Israel está también la ciudad de las tres religiones, Jerusalén, la Tierra Santa, que a pesar del título es foco de numerosos conflictos: en el último siglo ha habido al menos cuatro grandes guerras entre Israel y sus vecinos árabes e islámicos, y Jerusalén ha sido en todas ellas un objetivo importante.

Israel es un Estado de confesión judía. El 25 por ciento de su población activa tiene estudios universitarios. Su industria se encuentra entre las más avanzadas en sectores como el tecnológico y el farmacéutico. Esta conjunción de factores, junto son su renta per cápita, sitúan el Índice de Desarrollo Humano del país entre los mejores del mundo.

No obstante, se trata de una región muy conflictiva en la que se han producido numerosos enfrentamientos bélicos y que está sometida a una fuerte presión por parte de organizaciones terroristas. Actualmente, la población supera los 7,5 millones de habitantes, que se concentran en una superficie de 22.145 km². Los paisajes son muy variopintos: desde el desierto del Néguev al sur, o las zonas montañosas centrales y del noreste (Altos del Golán), hasta el extenso valle del río Jordán (el más hondo del mundo, bajo el nivel del mar) y la zona del litoral mediterráneo.

Que ver obligatoriamente en Israel y Palestina y los sitios que puedes saltarte

La capital: Jerusalén

La esencia de Jerusalén es la religión. La capital del estado de Israel y del distrito de Jerusalén es la milenaria Jerusalén. Las tres grandes religiones monoteístas del mundo (cristianismo, islamismo y judaísmo) se han disputado la Ciudad Santa durante cientos de años. No obstante, los conflictos en torno a ella no se han limitado a la rivalidad religiosa, sino que ha sido el escenario de conflictos de toda clase desde su fundación en el año 1.004 a.C.

Actualmente, las tres religiones tienen en Jerusalén lugares santos cuya visita se recomienda a cualquier viajero que recale en Israel, como la iglesia del Santo Sepulcro, en el monte Gólgota, lugar de la crucifixión y enterramiento de Cristo; la Cúpula de la Roca y la mezquita de Al Aqsa, tercer lugar sagrado para los musulmanes porque desde él Mahoma ascendió a los cielos; o el Muro de las Lamentaciones, vestigio del templo hebreo levantado por el rey Salomón en el siglo X a.C. y destruido por Babilonia en el año 586 a.C.

El historiador David Solar cuenta en su libro El laberinto de Palestina la anécdota de que cuando en la Guerra de los Seis Días, los primeros militares hebreos llegaron hasta la posición del muro, arrojaron sus armas al suelo para comenzar a rezar ante el anhelado lugar.

Lugares de la Ciudad Santa

La Ciudad Vieja de Jerusalén ostenta desde el año 1981 el título de Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. No es para menos teniendo en cuenta su dilatada historia y las huellas que han dejado cuantos han pasado por allí. La Ciudad Vieja se divide tradicionalmente en cuatro barrios (quarter, en inglés) que se nombran en función del origen religioso y étnico de sus viejos pobladores. Así, están el barrio cristiano, el barrio judío, el barrio armenio y el barrio musulmán, que es el más grande.

El Barrio Cristiano

Al noroeste de la ciudad se ubica el barrio cristiano. Los tradicionales lugares de visita son el zoco o mercado tradicional y los lugares santos. En concreto, el zoco ha alcanzado una fama que traspasa fronteras y se ha convertido en un lugar muy representativo de la capital gracias al bullicio y las variopintas y extrañas mercaderías que comprenden todos los segmentos de la demanda turística (desde Los barrios de Jerusalén, souvenires, vestimenta local, joyas o artículos religiosos hasta alimentos, alfombras o lámparas).

En este barrio también se encuentra la iglesia armenia de Nuestra Señora de Espasmos, que es una de las paradas del Via Crucis que se celebra todos los años por Semana Santa. La visita más imprescindible del barrio cristiano es la iglesia del Santo Sepulcro, junto con la abadía de la Dormición o Agia María.

En el este de la ciudad se encuentra la mayoría de los lugares sagrados para los cristianos, como el Monte de los Olivos, la iglesia de la Ascensión, la de María Magdalena, el monasterio de Lázaro y Abraham o el Huerto de Getsemaní.

El Barrio Judío

El barrio judío, en la parte sureste de la ciudad, alberga una serie de monumentos sagrados para los israelitas, como el Muro de las Lamentaciones y algunas viejas sinagogas, como la de los caraítas (construida entre los siglos X al XII) o la sinagoga de Hurva, que fue destruida en 1721 y reconstruida en 1864. Por otro lado, se conserva en el barrio judío el Cardo, una vía romana en la que aún siguen en pie arcos, columnas y mosaicos de la época que actualmente están tomados por los mercaderes de la ciudad.

Otra de las actividades recomendadas es pasear por las estrechas y encantadoras calles de la zona de Nahlaot, barrio que surgió a principios del siglo del XX, construido por la población judía de Jerusalén. En el barrio judío también resulta interesante la visita a la iglesia Nea.

El barrio armenio

El barrio armenio, que tuvo su origen hacia el siglo IV en la parte suroeste de la ciudad, dispone de la antigua iglesia de Santiago, aunque basta con pasearse entre sus calles y casas de piedra que transportan la imaginación del viajero hacia la Edad Media y los tiempos de la caída del Imperio Romano de Occidente.

El monasterio de Deir ez Zaytonah es otro interesante edificio del barrio. Por lo demás, la zona armenia no destaca por otros monumentos religiosos o construcciones concretas, pero quizá sea el barrio con más sabor de Jerusalén.

El barrio musulmán

El barrio musulmán, que se sitúa al noreste de la ciudad, es el más grande de los cuatro. El lugar con más atractivo turístico es la explanada de las mezquitas, donde se encuentra la Cúpula de la Roca y la conocidísima mezquita de Al Aqsa. Otros lugares de interés son la iglesia de Santa Ana y el santuario de Esculapio.

Al tratarse de una ciudad tan disputada a lo largo de la historia, sus murallas y fortalezas constituyen uno de los más interesantes atractivos turísticos de la ciudad. Sus ocho puertas esconden historias distintas. Por ejemplo, se dice que por la Puerta Dorada entró Jesús a la ciudad, mientras que los judíos, que mantienen que el Mesías no ha llegado, afirman que a su llegada tendrá que atravesar esa misma puerta. La Puerta de Sión, sin embargo, sufrió un fuerte deterioro en la guerra del 48-49, de lo cual quedan vestigios. Sión, por cierto, es una de las colinas sobre la que se fundó Jerusalén y de ella proviene la palabra «sionismo».

Las otras puertas de la ciudad son la de los Leones, la de Herodes, la de Damasco y las de Dung y Yafo (o Jaffa). Así mismo, se recomienda visitar entre los baluartes la famosa Torre de David.

Cultura y entretenimiento

Aparte de que la cultura religiosa está patente en cada rincón de la Ciudad Vieja de Jerusalén, existen varios interesantes museos que vale la pena visitar. Los más destacados son el Museo de las Tierras de la Biblia, el Museo de Ciencias Bloomfeld, el Museo de Arte Islámico o el Museo del Holocausto Yad Vashem, que recuerda los oscuros tiempos que vivieron los judíos durante la II Guerra Mundial. En el Museo Rockefeller se hallan los manuscritos del Mar Muerto.

Naturaleza

Es recomendable también una visita al hermoso de valle de Ein Karem, en el que se conjuga la naturaleza con la tradición religiosa de la ciudad. Entre sus bosques se pueden encontrar casas de piedra, así como numerosos templos y otros edificios de interés cultural; por ejemplo, los dos templos de San Juan Bautista, uno católico y el otro ortodoxo griego, la iglesia de la Visitación, el monasterio de las Hermanas de Sión, o el de Gorny.

Cerca de la capital se puede visitar la naturaleza que rodea al paraje conocido como las Colinas de Jerusalén, donde abundan los bosques de coníferas en los que se ocultaban los zelotes que lucharon contra los romanos o los cruzados que trataban de conquistar Tierra Santa. Por último, también se puede visitar el jardín botánico de Jerusalén. Muy cerca de la capital se puede alcanzar y hacer recorridos por el asombroso desierto de Judea.

Otras Regiones

Distrito Meridional

La Torre de David y las murallas adyacentes

La capital de la mayor región de Israel es Beerseba (Be’er Sheva), que se ubica a unos 100 km de Jerusalén. La ciudad aparece ya en el Antiguo Testamento. En ella pueden visitarse el pozo de Abraham, así como el mercado municipal de la ciudad, que se sitúa en la interesante Ciudad Vieja, cuyo urbanismo fue proyectado por los turcos. El mercado de los beduinos, también interesante, se sitúa fuera de la ciudad. Hay algunos museos como el de Tal Be’er Sheva Archeological Park o el Museo de Néguev.

Al noreste del Distrito Meridional se ubica el Mar Muerto. Se trata del lugar más bajo de la Tierra, ya que la superficie se hunde hasta los 400 metros bajo el nivel del mar. La costa occidental del Mar Muerto es uno de los lugares turísticos más visitados de Israel, no sólo por motivos turísticos, sino también por razones médicas, ya que se trata de aguas terapéuticas para ciertas enfermedades que pueden ser combatidas gracias a la concentración salina de sus aguas.

El nombre de «Muerto» se debe precisamente a que ese grado de salinidad impide la existencia de formas de vida, a excepción de las artemias. Por otro lado, esa concentración salina permite flotar con menos esfuerzo, una imagen que se ha convertido en un famoso reclamo turístico de Israel. Al margen de las playas abiertas con fines terapéuticos, como las de Neve Zohar y Ein Bokek, hay otras muchas abiertas a los turistas deseosos de zambullirse para quitarse de encima el calor de estas tierras. Por otro lado, en la zona existen restaurantes, hoteles y centros comerciales y se ofertan servicios como montar a camello, rappel o realizar recorridos en todoterrenos.

Cerca del Mar Muerto se sitúa Ha-He’etekim, un acantilado que esconde una serie de manantiales que han hecho posible la existencia de la rica flora de la región. En la zona también se recomiendan las visitas al monte Sdom o a las reservas naturales de Ein Gedi y Einot Tsukim. También próximos al Mar Muerto se ubican los lugares dMar Muertoonde se encontraron los famosos manuscritos o rollos del Mar Muerto, en las cuevas de Kumrán (Qumran); además se puede visitar el castillo de Massada.

En el desierto de Judea existen unos monasterios excavados en la piedra, como el de Khozeba y el de San Jorge. Es interesante de la región el desierto de Judea en el que la naturaleza depara al viajero abruptos paisajes poblados de cañones geológicos, gargantas y oasis, como el de Arugot y Nahal David.

Al sur de la región, el desierto de Néguev se extiende sobre más de la mitad de la superficie de Israel. Fue un lugar histórico poblado por los edomitas, filisteos, bizantinos, cananeos, nabateos y otomanos, que generalmente vivían de actividades ganaderas y comerciales. Fueron los nabateos los que crearon la célebre Ruta del Incienso a lo largo de la cual se crearon puntos de descanso cuyas ruinas resultan verdaderamente interesantes, como los casos de Mamshit o de Avdat.

TE INTERESA:  Trabajar en Australia - Guía definitiva

Estas últimas están inmersas en el Parque Nacional del mismo nombre. El desierto de Néguev es un lugar ideal para practicar el off-road a través de las rutas que proponen los operadores turísticos, o por cuenta propia si se tiene experiencia. En el extremo sur de la región se encuentra la ciudad de Eilat, que da hacia el Mar Rojo en el golfo de Eilat. Se trata de importante centro turístico que atesora preciosas playas en las que se pueden practicar multitud de deportes acuáticos o avistar delfines.

Eilat es una ciudad con muchas opciones para la vida nocturna. Además, muy cerca se encuentra la Reserva Natural de las Montañas de Eilat y el valle de Uvda, lugares en los que existen restos de asentamientos humanos de entre 10.000 y 6.000 años de antigüedad (como el inquietante templo del Leopardo), y en los que se pueden disfrutar unas vistas maravillosas desde la cordillera de Maaleh Shacharut de la sorprendente geografía del lugar, repleta de cañones (Cañón Rojo, Cañón de Shechoret).

Parque de Beth Guvrin Maresha – Distrito Central

La capital es la ciudad de Ramla. En ella se pueden visitar las ruinas de la mezquita Blanca (al-Masjid al-Abyad), erigida en el siglo VIII, de la que sólo permanece en buen estado el minarete, conocido como la Torre Blanca. Por otro lado, resultan interesantes las visitas al Hospicio de San Nicodemo y José de Arimatea, en la calle Herzl, que sirvió de cuartel general para Napoleón Bonaparte en su campaña de Egipto y Siria (1798-1801).

Se pueden visitar las tierras bajas (Shfela) de Israel, que enlazan las cordilleras centrales con el litoral costero. En esta región se realiza ruta enológica de Israel, que organizan las bodegas locales. Por otro lado, tiene interesantes lugares de visita, como los monasterios de Deir Rafat, Latrún y Beit Jamal, cerca del cual se hallan las ruinas de Emaús.

Si el viajero gusta de la naturaleza, en esta región se pueden realizar multitud de rutas para practicar el senderismo y recorrer en bicicletas de montaña. En la zona también se puede visitar el Parque Nacional de Beit Govrin-Maresha.

Distrito de Tel Aviv

La capital es la ciudad de Tel Aviv (antaño capital del Estado), fusionada con la antigua Jaffa desde el año 1950, por lo que actualmente se conoce al complejo urbano como Tel Aviv-Jaffa o Tel Aviv-Yafo. Por antonomasia, no obstante, se conocen como entidades separadas. En la ciudad existen multitud de interesantes museos que se pueden visitar durante el día, mientras que la noche es propiedad de Tel Aviv por derecho propio, pues su vida nocturna ofrece muchas posibilidades en un entorno en el que congenian todos los ambientes.

Jaffa, que tiene unos 3.000 años de historia, alberga un casco antiguo que se construyó en torno a la era de la dominación otomana, con casas de piedra y callejuelas estrechas que componen el principal reclamo del turista. Jaffa fue asediada con éxito por Napoleón Bonaparte durante su campaña de Egipto. La Ciudad Vieja de Jaffa y el puerto y Siria. Y es que Jaffa es una ciudad con mucha historia que posee una interesante Ciudad Vieja, en la que no sólo destacan las murallas y los antiguos edificios, sino también el peculiar puerto pesquero y su paseo marítimo. Por otro lado, en el Jardín de la Cumbre (Gan HaPisga) el viajero se adentra en la zona más comercial. Cabe decir que la presencia cristiana en la ciudad fue importante y no sólo en la época de las cruzadas, sino también en siglo XVII, en que se construyó la interesante iglesia de San Pedro.

Ya en Tel Aviv, la visita más recomendada es la Ciudad Blanca, lugar declarado Patrimonio de la Humanidad por ser la zona en la que hay una mayor concentración de edificios del estilo de la Bauhaus. La Ciudad Blanca se concentra en torno a las calles de Bialik, Rothschild y Dizengoff. Por otro lado, el núcleo de la ciudad es el antiguo barrio de Akhuzat Bayit, a cuyo occidente se ubica el primer barrio judío que se levantó fuera de la antigua ciudad de Jaffa: el barrio de Neve Tzedek.

Atraviesan la ciudad de Tel Aviv los ríos Yarkón y Ayalon. El primero de ellos, que es el de mayor longitud de Israel, conduce tierra adentro hacia el importante Parque Nacional de Yarkón, en el que se puede disfrutar de la vista de los molinos de agua de El-Mir y de una excepcional naturaleza en la que viven animales salvajes como zorros o nutrias. También allí está el yacimiento arqueológico de Tel Afeq, de unos cinco milenios de antigüedad.

Distrito de Haifa

La homónima Haifa es la capital de la región. La cúpula de El Bab y los jardines patrimonio de la humanidad de Haifa. La visita más importante de la ciudad es lo que se conoce como Centro Mundial Bahaí, cuyos jardines son Patrimonio de la Humanidad desde 2008, y donde se encuentra el santuario de Bab, que preside el Monte Carmelo, lugar donde el profeta Elías proclamó ante los sacerdotes de Baal que el verdadero dios era el de los hebreos.

También se recomienda la visita del Monasterio Estrella de María (Stella Maris), en el lado oeste de Monte Carmelo, y la cueva de Elías. Además, es digna de verse la famosa colonia alemana de Haifa, del siglo XIX, que se ha convertido en un lugar de tiendas y bares, pero que aún guarda el carácter de la época en que se creó. Por otro lado, en Monte Carmelo también está el Parque Nacional homónimo, en el que existen restos del hombre de Neandertal. Hay al menos doce museos en la ciudad, de los que destacan el Museo Nacional de Ciencia, Tecnología y Espacio de Israel, el Museo de Prehistoria, el Museo de Arte de Haifa y el Museo Arqueológico de Dagón. Otro lugar relevante en Haifa es el valle de Jezreel.

En esta región también se encuentra San Juan de Acre (Akko), famosa por su imponente sistema defensivo de murallas y baluartes que incluso el propio Napoleón no fue capaz de traspasar tras dos meses de duro asedio (debido en gran parte al apoyo que los británicos prestaron a los turcos).

La ciudadela de Acre se compone de fortificaciones otomanas, la ciudad vieja, un jardín que replica el creado por los templarios en la Edad Media y la prisión británica. Desde 2001 la ciudad es Patrimonio de la Humanidad. Uno de los principales atractivos turísticos de San Juan de Acre es la mezquita de Jezzar Pasha, notable ejemplo de arquitectura otomana en fusión con elementos arquitectónicos propios del arte bizantino y persa. En la ciudad hay numerosos templos y museos, y algunas playas cuya visita se recomienda.

Distrito Norte

Pese a ser parte del Estado de Palestina, Israel es quién controla prácticamente quién entra y sale, su capital es Nazaret, que está en la región conocida como Galilea. Se trata de una región de cordilleras que va escoltando de norte a sur el río Jordán y en la que pueden encontrarse curiosos paisajes de épocas olvidadas con bosques y abundante agua. Allí hay una especial concentración de parques naturales, como el de Tsipori, el de Kohav Hayarden, el de Monfort, el de Bar’am o el de Beit She’arim, y reservas naturales como la del lago Hula o la de Nahal Kziv.

Es en este distrito en el que se encuentra uno de los montes más altos de Israel y al mismo tiempo reserva natural, el Merón (1.208 metros)Playa de Tel Aviv. Es por otro lado una región en la que se acumulan los lugares sagrados para judíos (Tiberías y Safed) y cristianos (Nazaret, el lago Kinneret, Cafarnaún, el Jordán).

En este distrito se puede visitar el Mar de Galilea, que separa la zona central del mismo con la región de los Altos del Golán, de excepcional importancia geoestratégica. En esta zona se encuentra el lago Kinneret, que constituye la mayor reserva de agua dulce del país. Es uno de los mejores lugares para bañarse, pues existen playas muy agradables de arena fina, y también playas rocosas para los más aguerridos. Además, está permitido pernoctar en las playas y así aprovechar lo más posible el día a fin de participar en alguna de las actividades que se ofertan, como navegar en bote o en canoa.

Es una zona muy frecuentada por los gentes de confesión cristiana, puesto que en las cercanías se encuentran lugares como la iglesia de los Panes y los Peces o el Monte de las Bienaventuranzas. Además, existen lugares con una cierta trascendencia histórica, como el yacimiento arqueológico de Ubeidiya, o el kibbutz de Dganya Alef.

Playas

Las playas que dan al Mediterráneo se sitúan en la zona conocida como la llanura costera occidental, que se extiende desde la franja de Gaza hasta Rosh ha-Nikra en el norte. Hay algunas ciudades que podrían visitarse como Ascalón y Apolonia, aunque el principal atractivo turístico son las playas y algunos importantes yacimientos arqueológicos, como los de Afek, Tel Ashdod y Tel Ashkelon. Entre las playas destaca la de Palmakhim, que es Reserva Natural, la de Rekhes Gvar’am y las de la región de Agur-Khalutsa en el sur. La de Tel Aviv, por ejemplo, es una de las más recomendadas al ser de las más extensas y hallarse en la ciudad y tiene todos los servicios.

Información de interés

Los idiomas oficiales de Israel son el hebreo y el árabe, aunque el inglés está muy extendido.

La moneda oficial de Israel es el Nuevo Shekel Israelí (NIS) o, simplemente, shekel, cuya fracción son los agorot; se puede comprobar cuál es la cotización del euro contra el shekel en esta página del Banco de Israel (actualmente 1 euro equivale a unos 5 shekels. Para una estancia inferior a tres meses no se requiere visado.

Los riesgos y peligros de Israel y Palestina, qué tienes que hacer para viajar seguro

El Ministerio de Asuntos Exteriores español (MAEC) advierte sobre cuestiones de terrorismo: «Existe riesgo de amenaza terrorista en Israel, dado que varias facciones palestinas han amenazado con ataques en territorio Israelí». Se recomienda especialmente advertir a la embajada española en Israel si se pretende visitar los territorios palestinos, el MAEC advierte de que hay que extremar la precaución y de que existen muchas trabas por parte de la administración israelí a la hora de entrar en ellos por Israel.

Se puede obtener más información en la página del MAEC sobre la embajada española en Tel Aviv y en la página de recomendaciones del MAEC. Si se quiere profundizar en alguna información concreta de algún destino turístico de Israel se puede visitar la página oficial del país para turistas o nos puedes preguntar en los comentarios.

Guía para viajar a Israel y Palestina– Todo lo que tienes que ver y hacer
4.8 4 voto[s]

Compártenos en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.