Implante coclear – Todo lo que necesitas saber

El implante coclear es una técnica de implantología que permite acceder a la audición, por pimera vez en personas que nunca han odio o recuperarla en aquellos  que la han perdido.

En niños prelocutivos, los implantes cocleares son necesarios para una habilitación auditiva (no rehabilitación porque nunca han oído anteriormente por lo que no hay que rehabilitar… sino solo habilitar, ya que es la primera vez que oirán) y en adultos postlocutivos, donde es necesaria una rehabilitación (hay que volver a habilitar, antes habían oído y queremos que vuelvan a hacerlo).

Vamos a empezar definiendo que es la cóclea, y analizando todos los aspectos relacionados, explicando que es un implante coclear, como funcionan, en que consiste su programación, probabilidades de éxito y los riesgos asociados a esta técnica.

¿Qué es la cóclea?

La cóclea es una parte del oído interno. Está enrollada en espiral por lo que también se la conoce como caracol. En su interior se encuentra el llamado “órgano de Corti” que es el que hace posible que las personas podamos oír. Cuándo este órgano deja de funcionar, es necesario realizar un implante coclear para recuperar la audición.

Implante de coclea
Implante de cóclea

¿Qué es el implante coclear?

Los sonidos se transmiten por el aire, produciendo una serie de pequeñas vibraciones que resuenan en el tímpano y llegan a la parte interna del oído. En esta zona se encuentra ubicada la cóclea. Desde aquí las señales percibidas van al cerebro en forma de señales eléctricas.
Si un individuo está sordo, significa que su oído interno no es capaz de enviar esas señales auditivas al cerebro, o dicho de otra forma: no puede oír. Esto hace que la rutina diaria de las personas sordas se vea muy limitada al no poder percibir los sonidos.
Por suerte existen diferentes métodos para devolver la capacidad de oír a estas personas.

Hay que señalar que la recuperación y adaptación tras el implante será lenta por lo que será fundamental tener en cuenta las siguientes consideraciones:

  • Los pacientes han de estar lo suficientemente motivados para aprender a oír a través de este dispositivo, aprender a usarlo, etc.
  • Ser consciente de que no será posible conseguir una audición normal.
  • Someterse a pruebas médicas como resonancias magnéticas y otras pruebas clínicas.
  • Algunos pacientes, sobre todo los más jóvenes pueden requerir diagnóstico psicológico para determinar su idoneidad.

¿Cómo funcionan los implantes coclear?

El dispositivo se coloca quirúrgicamente una vez que el paciente se encuentra anestesiado. Se practica una pequeña incisión detrás de la oreja y se hace un pequeño orificio en el hueso mastoides para implantar el dispositivo.

Una vez realizada esta operación, se procede a pasar los electrodos a la cóclea. Allí se colocará el aparato receptor. Este aparato estará insertado en la cavidad practicada en el hueso mastoides para evitar que se mueva o se desplace. A veces para asegurarse aún más de que el implante no se moverá de sitio se puede practicar una nueva oquedad en la zona interior del hueso, justo en la parte posterior del oído. De esta forma la seguridad quedará reforzada.

Una vez concluida la operación se sutura la incisión para que cierre. La sensación que el paciente va a percibir es una pequeña protuberancia en la parte trasera del oído. Cuando el cabello vuelva a crecer tanto la cicatriz como dicha protuberancia resultarán completamente invisibles.

Al cabo de un mes aproximadamente se procederá a colocar la parte externa del dispositivo receptor, una vez que la incisión haya cicatrizado por completo. El paciente ya estará listo para estrenar su nuevo aparato.

Como cualquier operación quirúrgica, también aquí se necesita al menos una noche de hospitalización para observar al paciente y descartar complicaciones o cualquier otro tipo de eventualidad. Actualmente, si no se han presentado complicaciones y el paciente se encuentra en buen estado, es posible recibir el alta en las horas posteriores a la operación. En este caso, bastará con una analgésico local o algún antibiótico para combatir eventuales infecciones.

Sin embargo aún habrá que esperar antes de poder estrenar el aparato ya que habrán de transcurrir unas semanas hasta que la herida quirúrgica haya cicatrizado.

Una vez transcurridas 3 o 4 semanas, se procederá a implantar la otra parte del aparato receptor. Es en este momento cuando se podrá comenzar a utilizar el dispositivo coclear.

El aprendizaje diario del uso del implante coclear será fundamental para saber cómo utilizar su aparato e interpretar las señales que le llegan a través del mismo. En otras palabras: Tendrá que aprender a oir.

La rehabilitación o la habilitación (caso de sordos de nacimiento) la realizan los logopedas y demás especialistas, esta será clave para conseguir buenos resultados. Hay que lograr entre todos que el implante sea un éxito.

¿Cómo se realiza la programación o el mapeo del implante coclear?

El Mapping (o mapeo) es el término que se utiliza para la programación de un implante coclear a las especificaciones y necesidades de sus usuarios.

Los mapas son programas que ayudan a optimizar el acceso del usuario de implante coclear a los sonidos provenientes del mismo mediante el ajuste de la entrada de los electrodos que se implantan en la cóclea. Cada fabricante de implantes cocleares tiene una terminología diferente, estrategias de programación, y diferentes procesares de mapas, pero las ideas básicas que hay detrás de mapeo son muy similares en las marcas que podemos encontrar en el mercado.

El procesador del implante coclear se conecta al ordenador para hacer la programación específica del mapeo. Utilizando una serie de “pitidos”, y midiendo la respuesta del usuario a los diferentes umbrales de sonidos, llamados niveles T, C o M en función de los rangos de frecuencias asociados. También se  ajustan las tasas de estimulación, algoritmos de procesado y los programas utilizados en la conversión de sonido acústico (lo que las personas con audición típica perciben) para una correcta configuración de las estimulaciones de los electrodos que darán al usuario del implante coclear la mejor sensación de sonido posible.

Cualquier usuario de implante coclear y la persona que lo acompañe en su día a día, ya sea un familiar o un cuidador, deberá asistir a sesiones de mapeo con un especialista, quien será el encargado de ajustar el equipo, configurar un nuevo programa e ir haciendo modificaciones para que el implantado tenga la máxima calidad sonora posible.

Según la ley española este especialista tendría que ser audioprotesista, aunque no solo debe tener conocimientos técnicos para realizar la programación, debería ademas de poseer ciertos conocimientos de acústica, para conseguir la mejor calidad de reproducción posible, y debe tener la sensibilidad humana suficiente para saber tratar a niños que nunca han recibido sensaciones sonoras o a adultos que han perdido la audición y pueden estar sometidos a graves problemas de depresión.

Actualmente el problema que encontramos es que es difícil encontrar profesionales que tengan estas aptitudes. Aquellos que lo hacen por cuenta de las casas comerciales suelen ser los denominados ingenieros médicos, ingenieros especializados en el sector médico, y los que lo hacen en los centros públicos sanitarios suelen ser profesionales reconvertidos que ha recibido una formación por parte de las casas comerciales (enfermeras/os, logopedas, auxiliares, foniatras, algún otorrino, etc…).

¿Cuantas sesiones se necesitan para ajustar la programación de un implante coclear?

Depende de muchos factores, no es lo mismo un implante coclear en niños que en adultos. Lo más normal es que la primera programación sea de adaptación y ajuste, y dependiendo de cada centro implantador puede ser en 2, 3 o 4 sesiones. Hay centros en que estas primeras sesiones son de varias horas y otras de minutos, y por lógica no pueden ser igual de adecuadas.

Las siguientes sesiones son de comprabación y  hay que realizarlas cada cierto tiempo, al principio a los 3 meses, luego cada 6 meses y finalmente cada año. Factores como el tiempo, el crecimiento, las costumbres, etc pueden hacer variar los ajustes y por ello hay que revisarlos como mínimo cada año. Es como un coche, cada cierto tiempo tienes que llevarlo a revisión para comprobar niveles al taller.

¿Cuáles son las posibilidades de éxito del implante coclear?

Las posibilidades de éxito dependerán de varios factores y serán diferentes de una persona a otra. Estos son algunos de los factores que pueden influir en el pronóstico del paciente:

  • Nivel de daño que el nervio auditivo tenía antes de ser sometido a la operación.
  • Tiempo que el paciente ha estado sin oir.
  • Habilidad del cirujano.
  • Capacidad mental del paciente.
  • Calidad del dispositivo que se utilice en el implante.

En algunos casos los resultados son espectaculares ya que hay pacientes que incluso van a poder establecer comunicaciones telefónicas. Hay que tener en cuenta que el proceso de adaptación y aprendizaje puede ser largo y durar años. Como en todos los procesos de adaptación post quirúrgica, la implicación y actitud del paciente serán absolutamente imprescindibles para lograr los mejores resultados.

Después del proceso de adaptación, el paciente podrá tener un ritmo de vida normal y realizar cualquier tipo de actividad aunque los especialistas siempre recomendarán que para evitar riesgos se limiten algunas actividades como los deportes de contacto. En ciertas actividades deportivas hay mayor riesgo de sufrir caídas o traumatismos con el consiguiente peligro de rotura del dispositivo.

¿Qué personas pueden recibir un implante coclear?

  • Niños pequeños con deficiencias auditivas prelocutivas.
  • Pacientes con sordera total en ambos oídos, o muy cerca de ese nivel.
  • Pacientes en los que no haya dado ningún resultado el uso de audífonos.
  • Personas que hayan sido declaradas como idóneas a través de análisis y pruebas tantos médicas como psicológicas.

¿Cuales son los riesgos del implante coclear?

Aunque este proceso quirúrgico es muy seguro, sabemos que cualquier operación quirúrgica conlleva una serie de riesgos que es preciso conocer. Aunque por regla general los riesgos suelen ser mínimos a veces aparecen efectos no deseados o riesgos de diversa consideración. Algunos de ellos son de carácter leve como por ejemplo los derivados de problemas de cicatrización o infección de las heridas. También puede darse el caso que que la piel sobre la que se ha implantado el aparato, se llegue a romper.

Estos riesgos como decimos, aunque posibles, son infrecuentes ya que la cirugía que se practica es muy pequeña. Sin embargo, otros riesgos pueden ser de mayor consideración:

  • Que algún nervio de la cara resulte dañado y pueda afectar a los movimientos faciales.
  • Derrame de parte del líquido cefalorraquídeo que es el que rodea al cerebro.
  • Que aparezcan mareos o vértigos.
  • Imposibilidad de trabajar en determinados lugares o puestos a causa del dispositivo.
  • Alteración de los sabores y del gusto.

Sin embargo las estadísticas son favorables y en casi todos los casos el ritmo diario de un implantado coclear se convierte en altamente satisfactorio después de la operación.

Si necesitas un seguro de salud, nosotros te asesoramos!

Información Seguros de Salud

Si tienes alguna duda, puedes ponerte en contacto con la Federación Española de Asociaciones de Implantados Cocleares:

http://implantecoclear.org/

Esperamos que esta guía sobre el implante coclear te haya servido para entender en profundidad el funcionamiento de esta técnica, no dudes en valorarnos o compartir.

 

Implante coclear – Todo lo que necesitas saber
4.3 86.67% 6 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.