13 lugares en los que probablemente te olvidarás de poner protector solar

Todo el mundo cree saber cómo ponerse una crema de protección solar adecuadamente hasta el día que se quema una zona que nunca se había quemado antes. Y es que aunque sabemos que debemos usar protección solar, podemos dejarnos algunas zonas importantes sin cobertura.

¿Te acuerdas de cuándo fue la última vez que te pusiste crema solar en tus orejas o párpados? Pues si, estos son algunos de los lugares que la mayoría de la gente suele olvidarse de proteger.

Lugares donde ponerse crema solar
Lugares donde ponerse crema solar

La principal causa del cáncer de piel son los rayos ultravioleta provenientes del sol (UVA). Los médicos suelen advertir que con protección solar se pueden evitar la mayoría de los cánceres de piel, ya que de esta manera, estamos evitando el daño celular que causan estos rayos.

Veamos cuáles son estos 13 lugares que es muy probable que estés olvidando de poner protector solar:

Ponerse protector solar en el cuero cabelludo

El pelo tiene su papel como protector y regulador de la temperatura de la cabeza, pero la gente que tiene poca densidad, lo lleva corto o si tiene raya hacia un lado es vulnerable a que el sol incida con fuerza en el cuero cabelludo llegando a producir quemaduras.

Las personas calvas saben muy bien de lo que estamos hablando. Puedes evitar quemarte si utilizas un sombrero o gorra, pero también puedes utilizar protección solar. Sabemos que puedes pensar que se te puede quedar el pelo graso y poco favorecedor, pero en el mercado encontrarás productos específicos para la cabeza con protección solar.

Ponerse crema solar en las orejas, especialmente la parte superior

Un estudio de la Skin Cancer Foundation indica que los oídos son el tercer lugar donde los cánceres de piel se producen con más frecuencia.

El cáncer de piel puede darse en cualquier parte de la oreja, incluido el pabellón, un área que está relativamente protegida del sol. La zona que más solemos olvidar es la parte superior de las orejas, porque es más fina y recibe mucha radiación, sobre todo en los chicos. No te olvides tampoco de la parte de atrás de las orejas, la piel ahí también es muy sensible a las quemaduras solares.

Ponerse protección solar en los párpados

La mejor manera de proteger los párpados es usando gafas de sol, pero no siempre llevamos las gafas de sol puestas, especialmente cuando nos bañamos.

Además, si quieres evitar que haya zonas de tu cara con distintos tonos de bronceado o si tienes miedo a la irritación, usa una crema hidratante que contenga un factor de protección solar (SPF) mayor de 30 y aplícatelo especialmente en los párpados.

La mayoría de las personas que se exponen al sol directamente, lo hacen con los ojos cerrados. Hay que recordar que la piel de los párpados es muy sensible y si se quema, produce una hinchazón muy desagradable.

Ponerse cacao con protección solar en los labios

Hay cremas o barras de labios que contienen protección solar y esta será suficiente para proteger tus labios. Asegúrate de volver a aplicarte con cierta frecuencia, especialmente si comes o bebes.

Los cánceres de piel del labio son más frecuentes en hombres mayores de 50 años de piel blanca. La cantidad de cánceres de piel es 12 veces mayor en los labios inferiores debido a su mayor exposición a la luz solar.

Ponerse un poco de crema solar debajo de la nariz

La nariz es una de las zonas que solemos cubrir cuando aplicamos protección solar en la cara, pero muchas veces nos dejamos ese pequeño rincón que también es susceptible a quemarse.

Ponerse protección solar en el cuello y la nuca

En el proceso de echarnos crema, muchas veces nos dejamos el cuello y la nuca, y son dos zonas claves que suelen sufrir serias quemaduras.

Intenta echarte protección solar antes de ponerte la ropa, para poder cubrir toda la zona del cuello de forma adecuada.

Recuerda que la piel del cuello es muy sensible, ya que suele estar menos expuesta al sol el resto del año y se quema con facilidad.

Ponerse crema con protección solar en los hombros

Aunque puede parecer una zona que cubramos con asiduidad, tenemos que poner especial atención si utilizamos un traje de baño con tirantes, ya que probablemente no hayas cubierto esa zona al 100% y es de las que más sufren.

Te recomendamos que te apliques protección antes de ponerte el bañador. Puedes aplicar la misma situación al resto de zonas que también vayan a estar cubiertas.

Ponerse crema solar las axilas y los dorsales

Cuando nos echamos crema por la parte del tronco, solemos cubrir bien la zona del pecho y estómago, porque són fáciles y las tenemos a mano, pero es muy probable que olvidemos la zona de las axilas y dorsales, nos cuesta relativamente poco darnos en esa zona y de paso podemos aprovechar para darnos por la parte interior de los brazos.

Cubrir con protector solar la parte media de la espalda

Es la típica zona donde no llegas con las manos. No tengas vergüenza y pide a alguien que te heche por la espalda para cubrirla por completo.

Si no lo hicieses, recuerda que tener quemaduras en la espalda es algo muy doloroso y que te puede estropear las vacaciones.

No dejar los pechos y pezones sin protección solar

Sobre todo enfocado a las mujeres, que son más propensas a llevar esa zona con muy poca exposición al sol el resto del año, y es durante el verano cuando debemos protegerla especialmente, independientemente de si usamos bikini, bañador o si hacemos topless, situación de mayor riesgo si nos descuidamos.

También los hombres tienen que proteger esa zona, ya que el pezón tiene un tejido diferente y sensible. Proteje bien ese área con protección solar para evitar problemas y sobre todo, no te confíes.

Cubrir también la parte superior de tus manos

Es muy frecuente que la gente se lave las manos durante los días de sol, ya sea por el sudor, por la arena o por estar en contacto con el agua. Al hacerlo, estamos eliminando la protección que teníamos, por lo que hay que aplicar protección solar en esta zona con más frecuente. Una sugerencia que podemos hacerte es que tengas un bote de protección solar pequeño siempre a mano.

Y la parte interior y trasera de las piernas

La mayoría de la gente se olvida de sus extremidades inferiores cuando se hecha crema y el resultado es que puede acabar con unas piernas al rojo vivo. Si eres de los que te hechas crema abundante, acaba el recorrido por detrás de las piernas, ya que como sabrás, cuando se pones en la toalla boca a bajo, esa zona también se queda expuesta. Y ya que estamos, acabemos con el último punto, la parte de los pies!

No olvidar el empeine o la parte superior de tus pies

Si bien las plantas de nuestros pies está compuesta por una gruesa capa de células, el otro lado de los pies tiene una piel más fina y sensible que está expuesta directamente al sol cuando llevamos chanclas u otro tipo de calzado ligero. Esto hace que esta zona del cuerpo sea especialmente vulnerable a los rayos del sol.

Tampoco olvides proteger zonas de tu cuerpo en las que tengas heridas, lunares, pecas, tatuajes u alteraciones en la piel, como erupciones, verrugas, granitos o zonas que hayas sometido recientemente a depilación láser.

Esperamos que con estas recomendaciones, puedas luchar contra el sol este verano de una forma más efectiva. No dudes en compartir tus experiencias con nosotros y, si te quemaste alguna de estas zonas, no dudes en reconocerlo, así mucha más gente será consciente de la gravedad de no ponerse crema en estos sitios.

También puedes compartir estas recomendaciones entre los otros compañeros de vacaciones, ¡especialmente entre los más descuidados!

13 lugares en los que probablemente te olvidarás de poner protector solar
5 100% 3 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.