Pros y contras de viajar o vivir en Irlanda – Qué necesitas saber

Razones por las que viajar o vivir en Irlanda

Irlanda es un país de rincones verdes y con mucho encanto. Los paisajes tan espectaculares te harán sumergirte en un cuento de hadas. De hecho, son muchos los escenarios de películas y series de televisión que han elegido Irlanda para dar vida a sus guiones. Desde reconocidas series como Juego de Tronos, Los Tudors, Vikings y Sons of Anarchy, hasta películas como Braveheart, Salvar al soldado Ryan, Tristan e Isolda o incluso Harry Potter. De hecho, existen rutas turísticas diseñas para visitar escenarios de series y películas.

Otra razón por la que viajar a Irlanda son sus gentes. Los irlandeses suelen ser por general muy educados y siempre dispuestas a ayudar; de hecho, es típico de ellos colaborar en organizaciones benéficas y estar muy concienciados socialmente. Son personas hospitalarias con las que te será fácil entablar amistad. Por otro lado, conduciendo tienen una educación impecable y admirable.

Un motivo muy importante por el que te plantearás vivir allí es su seguridad. Irlanda presume de ser según el Institute for Economics and Peace, el 13º país más seguro del mundo. España, por su parte, ocupa el 26º puesto.

El ambiente de los pubs irlandeses hará que quieras quedarte horas escuchando su música en directo, mientras disfrutas de una pinta y del buen trato. Estos pubs suelen estar organizados de tal forma que la barra está dispuesta justo en medio, y alrededor hay diferentes cuartos o zonas, todas recubiertas de madera. Todas ellas son buenas razones para plantearse vivir en Irlanda, pero no todo es un cuento de hadas. También hay algunos inconvenientes que conviene tener en cuenta. Te los contamos a continuación, para que puedas ponerlos en el otro lado de la balanza.

Cosas que de Irlanda que puede que no te gusten

Si eres una persona bastante cosmopolita de las que les gustan las ciudades grandes y los ambientes bulliciosos, Irlanda te resultará pequeña y rural. Sus ciudades son pequeñas, de edificios bajos y se podría decir que son pueblos grandes, aunque con muchísimo encanto. Incluso Dublín, que es la ciudad más grande, su centro se recorre en un día. Por lo tanto, si eres una persona de urbes grandes, Irlanda se te quedará pequeña en pocos meses.

Otra razón por la que no viajar a Irlanda, y mucho menos vivir, es por su clima. La gran cantidad de lluvia que cae por día es enorme y sobretodo en los meses de verano. Ha habido algunos años que ha podido llover seguidos hasta 50 días. Irlanda es un país húmedo que puede afectar a tus músculos, articulaciones, huesos… así que si padeces de este tipo de problemas, puedes pasarlo mal. Los meses de invierno son también duros, al igual que en otros países de Europa. Aunque a su favor, Irlanda cuenta con edificios bien aclimatados y en casi todos los pubs hay chimeneas.

Por otro lado y en lo que a gastronomía se refiere, Irlanda no es España. Los productos de alimentación suelen tener peor calidad y proporcionalmente más caros. Viven más de productos prefabricados que de comida cocinada, incluso es muy normal encontrarte en los supermercados comida tales como arroz con pollo, tallarines con salsa, o incluso varios platos en el mismo envase ya fabricados listos para destapar y comer directamente. El ritmo de vida es diferente que en España. Si eres de los que gustan de cocinar y comer bien, te va a costar encontrar muchos ingredientes.

Otro caso es la comunicación entre ciudades y pueblos. Existe red de ferrocarril, autobuses y tranvías, pero solo a determinadas ciudades. Además las carreteras, quitando autovías y autopistas que son de alta calidad y largas rectas, son baste abruptas, con muchas curvas y muy pocas cuentan con arcenes. Algunas no están ni siquiera asfaltadas, y pasan autobuses por ahí. Lo llamativo de todo esto es que puedes y sueles encontrarte en este tipo de carreteras con un límite de velocidad de 100km/h, cuando en España estaría en 50 o 60 km/h, o incluso más bajo. Además, hay que añadir otra dificultad para los conductores españoles, el hecho de que en Irlanda se circula por la izquierda.

Por último, si te decides a vivir en una casa típica de familia irlandesa, podrías percibir descuidos en la higiene del hogar. No es una regla general, ni mucho menos, pero se dan muchos casos. Además, cocinan todo a base de mantequilla y el aceite rara vez lo utilizan, al igual que las especias.

Deja un comentario