Que ver obligatoriamente en Bogotá y los sitios que puedes saltarte

Bogotá es una ciudad encantadora llena de historia, que ofrece el contraste perfecto entre naturaleza y arquitectura, entre el mundo colonial y modernidad, eso sí con un toque latinoamericano único, por eso, si quieres vivir toda la magia no puedes dejar de visitar los siguientes sitios:

Cerro de Monserrate: si hay algo que te recomendaría cualquier local que conocieras en Bogotá sería que subieras al Cerro de Monserrate, y sin lugar a dudas es la mejor recomendación que te podrían hacer.

Monserrate es el cerro más conocido de todos los que se encuentran en Bogotá, ubicado a 3.152 metros sobre el nivel del mar, sobre la cordillera oriental, la cual atraviesa la ciudad.

En la cima del cerro se encuentra la Basílica del Señor de Monserrate, sitio de peregrinación, acompañada de las mejores vistas que puedas encontrar de la ciudad. Una panorámica de 180° que te permitirá conocer a Bogotá de una forma diferente.

En la cima, atrás de la basílica, también podrás encontrar un mercadillo con cientos de productos colombianos como artesanías, dulces y souvenirs. También puedes encontrar restaurantes de comida típica, que son completamente rudimentarios, pero si tu paladar te exige comida más elaborada y a un nivel más alto podrás comer en uno de los restaurantes más prestigiosos de la ciudad, del cual hablaremos más adelante.

Para subir a Monserrate podrás hacerlo por medio del teleférico, un pequeño tren que sube por rieles, o si quieres, puedes poner a prueba tu físico subiendo a pie, un recorrido de aproximadamente 50 minutos.

La Candelaria: quien no conoce la Candelaria no puede decir que ha estado en Bogotá. Ubicada en el centro de la ciudad, sus pequeñas calles, hechas de piedra, conservan aún el estilo colonial de la invasión española.

La Candelaria está llena de grafitis, auténticas artesanías, los restaurantes más típicos y hostales para “mochileros” o aquellos turistas más urbanos.

Este es sin lugar a dudas uno de los barrios más alternativos y atractivos para el turista, ya que cada noche encontrarás un lugar para irte de fiesta y nunca te quedarás sin plan. No te vayas de La Candelaria sin antes visitar El Chorro de Quevedo.

Usaquén: es uno de los barrios que no puedes dejar de ver, al igual que La Candelaria, este barrio comparte una increíble historia en sus calles. Ubicado al norte de la ciudad, Usaquén albergó a un importante poblado indígena, que posteriormente, por decreto real cedió sus tierras que fueron convertidas en extensas haciendas.

La historia de Usaquén hoy en día a derivado en centros comerciales, restaurantes, las mejores zonas empresariales del país y calles con mucha historia. No olvides visitar el mercadillo de Usaquén los domingos, uno de los mercadillos más originales que hayas visto.

La Calle 85 y parque de la 92 (Zona rosa):  cuando nos referimos a estas dos ubicaciones no estamos hablando únicamente de una calle y un parque, sino que estamos hablando de cómo los bogotanos se refieren a dos ubicaciones claves para la diversión y la vida social.

En la “85” o calle 85, encontramos una gran variedad de restaurantes, centros comerciales y las discotecas de moda preferidas por locales y visitantes. Lo mismo ocurre en el parque de la 92, el cual está ubicado en la calle 92, pero en realidad, todas las calles circundantes tienen una gran cantidad de discotecas y restaurantes.

Aquí el plan es visitar los centros comerciales El Retiro o el Centro Andino, luego buscar un buen restaurante, pasar a una cervecería y terminar la noche con broche de oro en la discoteca de moda.

“Si visitas esta zona, no puedes irte sin visitar el parque El Virrey.”

Museo Nacional: sin lugar a dudas en nuestra visita no puede faltar algo de cultura, para ello te recomendamos una parada en el Museo Nacional, un museo único y diferente que te encantará de principio a fin.

Lo realmente fascinante del Museo Nacional es que originalmente fue la antigua cárcel conocida como “Penitenciaría del Panóptico”, diseñada por el reconocido arquitecto Danés Thomas Reed.

El Museo Nacional es el más antiguo de Colombia y uno de los más antiguos de toda América. En él te recorreras el arte, la historia, arqueología y etnografía, no solo de Colombia, sino de toda América Latina.

Sitios que no merece la pena visitar en Bogotá

El Cerro de Guadalupe: es el cerro vecino de Monserrate, sin embargo, en esta ocasión te recomendamos que no visites el Cerro de Guadalupe, básicamente por la accesibilidad al sitio.

Si Monserrate cuenta con diferentes formas de acceder a la cima, el de Guadalupe únicamente está concebido para llegar en coche, lo cual significa que vas a perder mucho más tiempo y va a resultar mucho más caro. Además, una vez arriba las vistas son prácticamente las mismas que encuentras en Monserrate.

Por ello, si quieres ahorrar tiempo y dinero, es preferible subir directamente a Monserrate.

Soacha: éste era un barrio de Bogotá que debido a su gran expansión terminó convirtiéndose en un municipio aledaño a la capital de la ciudad. Soacha se encuentra al sur de la ciudad y es una localidad de Bogotá con un estatus económico bajo.

Lo anterior no significa que no visites esta área por ser de bajo recursos, sino por los altos índices de delincuencia que se presentan aquí, por tanto, te recomendamos evitar esta localidad y sus zonas aledañas.

San Andresito: es probable que todo bogotano haya visitado San Andresito por lo menos una vez en su vida. Son básicamente unas bodegas de ropa, calzado y electrodomésticos, en su mayoría de contrabando o falsificados, por lo que llama la atención por sus precios bajos.

El concepto de este lugar puede resultar bastante llamativo, ropa de marca por precios realmente bajos. Sin embargo para el turista puede resultar un verdadero dolor de cabeza ya que los vendedores suelen timar a los turistas ofreciéndoles productos aparentemente originales que son falsificaciones.

Existen varios San Andresitos en la ciudad, la mayoría de ellos se encuentran en zonas que en sus alrededores existen grandes focos de delincuencia. En caso de que no te resistas a visitarlo, hazlo acompañado y preferiblemente en compañía de algún local que conozca el área.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *