Baja por paternidad: todo lo que necesitas saber

Si tu pareja y tú vais a ser padres primerizos en breve o lo acabáis de ser, probablemente todo el papeleo que hay que realizar con la llegada del pequeño os resulte bastante complicado. En las siguientes líneas podrás resolver todas tus dudas sobre la baja por paternidad, un derecho que, como padre, te permite disfrutar, desde la última reforma de la ley, de un periodo de 4 semanas para la atención y el cuidado de tu bebé.

Baja por paternidad
Baja por paternidad

¿Cómo funciona la baja por paternidad?

Según indica la Seguridad Social, “la prestación por paternidad protege el derecho del trabajador a percibir un subsidio durante los días de suspensión del contrato de trabajo, o cese en la actividad, en caso de nacimiento de un hijo, adopción o acogimiento.

Es importante aclarar que la baja por paternidad es independiente del permiso legalmente establecido de 2 días, como mínimo, a los cuales el trabajador tiene derecho después del nacimiento, de la resolución judicial de adopción o de la decisión administrativa o judicial de acogimiento de su hijo.

Una vez que ha finalizado esta licencia, el padre puede decidir cuándo comenzar con su baja por paternidad, teniendo en cuenta que se trata de 4 semanas ininterrumpidas y que deben transcurrir antes de que finalice la baja por maternidad de la madre, o bien inmediatamente después de la misma.

Las 4 semanas de la baja por paternidad se pueden incrementar en los casos de partos, adopciones o acogimientos múltiples; en concreto se suman 2 días más por cada hijo a partir del segundo.

Además, también existe la posibilidad de disfrutar la baja por paternidad en régimen de jornada completa o jornada parcial (mínimo el 50%), siempre que exista acuerdo entre la empresa y el trabajador en este último caso.

A la hora de solicitar la baja por paternidad, deber ser el propio interesado quien realice la gestión. Por ello, antes de entrar en materia, especificaremos quién se puede beneficiar de esta prestación que concede el Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) o el Instituto Social de la Marina (ISM), según los siguientes supuestos.

Puedes ver más información sobre los trámites, gestiones y documentos en la página de la Seguridad Social.

Beneficiarios de la baja por paternidad

Con la evolución del concepto de familia a lo largo de los años, en la sociedad actual nos encontramos con situaciones que dan lugar a la conformación de diferentes figuras paternales, que no siempre hacen alusión de forma exclusiva a la figura de padre biológico tradicional. Así, la ley recoge los siguientes tipos de beneficiarios del subsidio por paternidad:

  • Parto: en este supuesto, el derecho al descanso por paternidad corresponde exclusivamente al otro progenitor que no ha dado a luz.
  • Adopción o acogimiento: si se trata de alguno de estos dos casos, la baja por paternidad puede disfrutarla cualquiera de los dos progenitores, decidiéndolo ellos mismos. Esta norma no aplica si uno de ellos ya se ha beneficiado del permiso de maternidad, en cuyo caso la otra parte será la que tendrá derecho al subsidio por paternidad.
    Aunque en muchas ocasiones se suele hablar indistintamente de adopción y acogimiento, lo cierto es que son dos conceptos diferentes. La adopción de un menor desemboca en una relación entre padres e hijo igual que si se tratara de sus progenitores biológicos a efectos de derechos y obligaciones, ya que cualquier vínculo con la familia de origen desaparece. Sin embargo, el acogimiento, como su propio nombre indica, significa que el menor convive durante un tiempo determinado con una familia hasta que pueda volver con la suya biológica o se resuelva el asunto con otra medida de protección. En este caso, los padres biológicos del menor sí que tienen el derecho de visitar a su hijo e incluso pueden mantener la patria potestad.
  • Un único progenitor: en los casos en los que únicamente exista un solo progenitor, no se podrá acumular la baja por maternidad junto con la de paternidad, sino que habrá que elegir entre una u otra.
  • Disfrute compartido del permiso por maternidad: dado que la madre tiene derecho a 16 semanas de descanso por maternidad, de las cuales las 6 primeras se deben disfrutar obligatoriamente después del nacimiento, existe la posibilidad de ceder parte o las 10 semanas completas que restan al padre. Si ambos progenitores se decantan por esta opción, la baja por paternidad sí que es compatible con el subsidio por maternidad.
  • Hijo nacido en el extranjero: en el caso de que la madre viva en un país fuera de España y el nacimiento se produzca también en el extranjero, el otro progenitor tiene derecho a disfrutar de la baja por paternidad.

En todos estos supuestos, con sus particularidades, se puede disfrutar del permiso remunerado por haber sido padre, aunque al igual que ocurre en cualquier otro tipo de subsidio público, es necesario cumplir una serie de requisitos que, como veremos a continuación, hacen referencia al tiempo previo trabajado, entre otros.

Condiciones para solicitar la baja por paternidad

Los requisitos imprescindibles para poder beneficiarse del permiso por paternidad, según la Seguridad Social, son los siguientes:

  • Estar afiliado y en alta o en una situación asimilada al alta en cualquier régimen de la Seguridad Social.
  • Haber cotizado un periodo mínimo de 180 días dentro de los 7 años inmediatamente anteriores a la fecha de solicitud de la baja por paternidad. A estos efectos, también se reconoce haber trabajado 360 días a lo largo de toda la vida laboral anterior al inicio del permiso. El cómputo de días se realiza independientemente de si se trata de contratos de formación, a tiempo parcial, trabajadores por cuenta ajena o trabajadores autónomos.

Además, en los casos en los que el padre esté percibiendo la prestación por desempleo o se encuentre de baja por incapacidad temporal, también se puede solicitar la baja por paternidad. Lo que ocurre en estos supuestos es que el cobro se suspende en el primer caso y se vuelve a reanudar cuando finalicen las 4 semanas del permiso por paternidad sin que se pierda ningún día; y en el segundo caso, el disfrute de la baja por paternidad comenzará justo cuando termine la baja laboral.

Una situación distinta aparece cuando el solicitante está cobrando los subsidios por desempleo o las ayudas extraordinarias, como el RAI o el Plan PREPARA, ya que en estos supuestos no podrá acceder a la prestación por paternidad. Si esto sucede, el padre debe comunicarlo al Servicio de Empleo Público Estatal (SEPE) para que se tenga en cuenta esta nueva situación en la unidad familiar.

Una vez considerados estos requisitos, es hora de conocer cómo hay que tramitar este permiso y cuál es la documentación que hay que presentar para no encontrarse con ningún problema que derive en el retraso del cobro del subsidio.

¿Cómo solicitar la baja por paternidad?

Hay dos vías para solicitar el permiso de paternidad:

  • A través de Internet con certificado digital o DNI electrónico, accediendo al portal “Tu Seguridad Social” donde tendrás que registrarte para realizar la gestión.
  • Acudir personalmente a una de las oficinas del Instituto Nacional de la Seguridad Social (INSS) y presentar la solicitud in situ. No olvides que hay que pedir cita previa a través de su web, en el teléfono 901 10 65 70 o desde la aplicación “Seg-Social Cita Previa”, disponible tanto en Google Play como en App Store.

Los documentos que hay que presentar, de forma original y acompañados de copia para su compulsa o fotocopias ya compulsadas, son los siguientes:

  • Impreso oficial de solicitud.
  • Libro de familia actualizado o certificado de paternidad si el niño ha nacido por parto, o bien la resolución judicial o administrativa si se trata de una adopción o acogimiento.
  • DNI de la persona que solicita la prestación por paternidad.
  • Certificado de empresa donde debe reflejarse la fecha del inicio de la suspensión laboral.
  • Número de la cuenta bancaria en la que se realizará el ingreso del subsidio.
  • Otros documentos que sean necesarios para justificar los casos especiales, como por ejemplo prestación por desempleo, familia numerosa, certificados de discapacidad, familia monoparental, documento acreditativo para disfrutar del descanso a jornada parcial, certificado de prestación de incapacidad temporal, etc.

Una vez presentada la solicitud, se establece un máximo de 30 días para que la Entidad Gestora realice la notificación al beneficiario. Es importante tener en cuenta en este sentido que el derecho al reconocimiento de esta prestación prescribe a los 5 años desde el nacimiento, la adopción o el acogimiento familiar.

Dado que el permiso de paternidad es un subsidio que abona la Seguridad Social, vamos a ver a continuación cuál es la cuantía y en qué medida varía con el sueldo que se percibe en condiciones habituales de trabajo.

Cuantía de la baja por paternidad

La cantidad que se cobra durante el permiso de paternidad dependerá, al igual que sucede en otros subsidios, del salario que tenga cada persona.

La prestación económica de la baja por paternidad será la equivalente al 100% de la base reguladora determinada en ese momento para el caso de la prestación de incapacidad temporal por contingencias comunes.

Este dato se comunica a la Seguridad Social a través del certificado de empresa que hay que entregar en la solicitud y hace referencia al resultado que se obtiene de dividir el importe de la base de cotización del mes anterior al momento de disfrute del permiso por paternidad, entre 30 días si el salario es mensual o entre los días de dicho mes que se hayan cotizado. En cualquier caso, la cuantía de la baja por paternidad engloba las cotizaciones sociales y la retención del IRPF.

Cuando se trata de trabajadores por cuenta ajena sujetos al Régimen General de la Seguridad Social, este derecho se puede disfrutar sin mayores problemas pero, ¿qué sucede cuando se trata de un trabajador por cuenta propia? ¿Pueden los autónomos disfrutar de la baja por paternidad? La respuesta es sí, aunque con algunos matices como veremos a continuación.

La baja por paternidad de los autónomos

Los trabajadores autónomos tienen derecho a percibir la prestación por paternidad en las mismas condiciones que quienes trabajan por cuenta ajena, aunque se establecen determinadas particularidades, que pasamos a enumerar:

Es necesario estar al día en el pago de la cuota de autónomos para solicitar esta prestación.

  • Al igual que el resto de trabajadores, quienes desarrollen su actividad por cuenta propia también pueden elegir en qué período quieren percibir la prestación, siempre que se produzca el cese en la actividad durante esas 4 semanas.
  • Si el autónomo decide disfrutar de la baja por paternidad a tiempo parcial, únicamente puede ser viable en un 50%. Tal como indican en la web de la Seguridad Social, “el disfrute del permiso será ininterrumpido y sólo podrá modificarse a iniciativa del trabajador y debido a causas relacionadas con su salud o la del menor”.
  • Para calcular la cuantía de la prestación por paternidad de un autónomo, también se tiene en cuenta el 100% de la base reguladora por incapacidad temporal de contingencias comunes, aunque en este caso se toma la base de cotización que haya elegido el trabajador, que en la mayoría de los casos de los autónomos suele ser la mínima.
  • Durante los 15 días posteriores al comienzo del descanso por paternidad, en el caso de que la Entidad Gestora lo solicitara, el trabajador autónomo deberá presentar una declaración de su situación de actividad a través del modelo oficial para justificar el cese o la suspensión de la actividad laboral.

Además de los trabajadores por cuenta propia y ajena, también existe otro colectivo importante de empleados que pueden beneficiarse de la baja por paternidad. Se trata de los funcionarios públicos, quienes debido a las singularidades de su estatuto no se pueden beneficiar al 100% de las últimas reformas introducidas en esta ley.

La baja por paternidad de los funcionarios públicos

El Estatuto Básico del Empleado Público establece lo siguiente respecto a la baja por paternidad: “permiso de paternidad por el nacimiento, guarda con fines de adopción, acogimiento o adopción de un hijo: tendrá una duración de cuatro semanas, a disfrutar por el padre o el otro progenitor a partir de la fecha del nacimiento, de la decisión administrativa de guarda con fines de adopción o acogimiento, o de la resolución judicial por la que se constituya la adopción”.

Teniendo en cuenta este artículo, las principales consecuencias que se desprenden de la diferencia entre el disfrute del permiso de paternidad de los funcionarios públicos y el resto de trabajadores son las siguientes:

  • Los funcionarios únicamente pueden elegir las 4 semanas de descanso a partir del nacimiento o de la resolución judicial o administrativa de la adopción o acogimiento. En los casos anteriores que hemos comentado, la flexibilidad para elegir el periodo es mayor.
  • Del mismo modo, el colectivo que trabaja para el sector público no cuenta con una regulación específica para poder disfrutar del permiso por paternidad en régimen de jornada completa o parcial.
  • En el Estatuto Básico del Empleado Público tampoco se contempla la posibilidad de ampliar el permiso de paternidad en dos días más por cada hijo que se tenga a partir del segundo.

Como hemos comentado anteriormente, la actual baja por paternidad recibió a principios de 2017 una mejora, ampliando el periodo de disfrute de 2 a 4 semanas. A pesar de ello, existe una gran diferencia en comparación con el tiempo que caracteriza a la baja por maternidad y como veremos a continuación, también con el permiso por paternidad de otros países de Europa.

La baja por paternidad en otros países europeos

Suecia fue el primer país en desarrollar un permiso de paternidad. Fue en el año 1974 y consistía en 3 meses de disfrute para cada progenitor, en lugar de los 6 meses que correspondían únicamente a la madre.

Después de Suecia, Noruega y Dinamarca se animaron a hacer lo mismo en pro de una mayor igualdad entre hombres y mujeres, y para hacer efectiva la conciliación de la vida personal y laboral.

En la actualidad, según la Organización Internacional del Trabajo, Noruega es el país europeo que ofrece un permiso por paternidad más largo: 16 semanas. Detrás se sitúan Islandia y Eslovenia con 90 días, y Suecia con 70.

En el final del listado se encuentra Italia, donde los padres solo tienen derecho a un día de permiso. También hay que destacar Holanda, Grecia, Austria y Luxemburgo, países en los que la baja por paternidad se limita únicamente a 2 días.

Aunque en los países nórdicos los derechos sociales llevan una ventaja considerable respecto al resto de países europeos, tenemos que apuntar que solamente en el año 2000 se estableció en Islandia un permiso paternal y maternal bastante cercano a lo que se podría considerar ideal. Se trataba de tres meses para la madre, tres para el padre y otros tres meses más que se podían repartir entre los dos progenitores.

España de momento es un país que se encuentra en un punto intermedio, aunque la intención del Gobierno es continuar con la ampliación del permiso por paternidad hasta igualarlo a las 16 semanas del de maternidad. De esta forma, el cuidado del niño no sólo dependería mayormente de la madre, como sucede ahora, y además, las posibilidades de conciliación serían más efectivas.

¿Crees que con esta ampliación del permiso de paternidad se conseguirán erradicar las diferencias de rol entre padre y madre a la hora de cuidar un hijo? ¿O sin embargo será necesaria otra reforma más potente junto con medidas complementarias que permitan una conciliación profesional y personal más real?

Si ahora que estás al tanto de toda la información que hay asociada al la baja por paternidad, quieres ampliar información, no te pierdas nuestra guía sobre la baja por maternidad.

Baja por paternidad: todo lo que necesitas saber
5 100% 2 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.