¿Es seguro viajar a México? – Toda la información que necesitas

Analizamos en esta guía todos los riesgos a los que podemos enfrentarnos en México. Asuntos tan importantes como los transportes, los problemas de salud, los problemas climáticos o la violencia en algunas zonas. Antes de viajar, ¡infórmate!

Según los datos del gobierno mexicano, en 2016 visitaron el país 34.961.000 personas, lo que convirtió a México en el segundo país más visitado del continente americano, sólo por detrás de Estados Unidos.

Es seguro viajar a Mexico
Es seguro viajar a Mexico

Sin embargo, México es un país bastante peligroso, por lo que si se desea viajar hay que cumplir unas normas de seguridad muy estrictas para no jugársela. Existen zonas que el gobierno español considera de alto riesgo para los turistas españoles, y son fundamentalmente las zonas rurales del norte del país.

En este amplísimo territorio, que incluye los Estados de Chihuahua, Coahuila, Durango, Sinaloa, Sonora y Nuevo León, el gobierno mejicano y el ejército mantiene una guerra abierta contra el narcotráfico, las bandas criminales y el tráfico de personas, por lo que es un territorio en el que, si se visita, hay que tener especial precaución.

Pero además de ello, en México existen otros riesgos que conviene tener en cuenta. Los repasamos todos en esta guía, para que si quieres visitar el país, lo hagas con toda seguridad y las máximas garantías.

Temas que se tratan en esta publicación

Información sobre el clima, terremotos, tormentas y otras catástrofes naturales en México

En México se pueden encontrar todo tipo de climas y ecosistemas. Desde las extremas temperaturas en desiertos con dunas de arena y yeso, hasta laberintos de musgo y lianas en la Selva Lacandona, pasando por los bosques de la Cordillera Neovolcánica y las paradisíacas playas caribeñas.
Dependiendo el tipo de viaje que estés buscando, te recomendamos considerar las características climáticas para tomar ciertas medidas y precauciones.

Zonas desérticas y semi-desérticas en México

Si lo que quieres es disfrutar de paisajes áridos, la mejor zona es el norte del país. El desierto más grande está en los estados de Chihuahua y Coahuila, y es el menos árido. Las dunas de arena de Bilbao y las dunas de yeso en Cuatro Ciénegas forman parte de él.

El segundo está a lo largo de la Península de las Baja California y el oeste del estado de Sonora. Tiene tanto paisajes arenosos como volcánicos. En ambos las temperaturas son muy extremas: en invierno pueden llegar a 10°C bajo cero, y en verano se han registrado ¡entre 47 y 49°C!

En verano y época de huracanes es la única temporada en la que puede haber lluvias: esto es entre agosto y noviembre.

Como no son zonas costeras, los huracanes no suelen alcanzar gran intensidad. Debes saber además que en invierno y principalmente primavera, en las ciudades cercanas a los desiertos son muy comunes las tolvaneras, que son pequeños tornados o lluvias de arena. No son fenómenos de alto riesgo y su duración no suele superar los 3 minutos: basta con cerrar ventanas en cuanto se detecte, disminuir velocidad y prender faros anti-niebla si se va conduciendo, alejarse de árboles y postes, y no utilizar aparatos que estén conectados a la corriente durante los remolinos.

Cordillera Neovolcánica

Avanzando hacia el centro del país, y alejados de las costas, abundan las zonas montañosas y de bosques de clima templado y frío. México tiene extensas cordilleras y cuenta con volcanes que atraen mucho turismo excursionista a la zona.

¿Qué debes tener en cuenta en la Cordillera Neovolcánica? En esta zona, el clima es muy impredecible, tanto adentrados en el bosque como en poblaciones cercanas: en un mismo día es probable que haya sol, lluvia, viento y en algunas zonas nieve. Es bueno que viajes abrigado con varias capas, preferentemente con prendas impermeables (sobre todo durante el verano, entre Junio y Agosto).

Ciudades en los estados de Tlaxcala, Puebla, Estado de México e Hidalgo tienen alturas por encima de los 2000 metros sobre el nivel del mar, por lo que si no estás acostumbrado a ello, es bueno que viajes bien hidratado y alimentado.

Mucha gente viaja a estas zonas con la intención de “hacer cumbre” en algún volcán. Es muy importante que si no eres experto o no tienes conocimientos básicos sobre montañismo, contrates un guía. Dependiendo el volcán será o no necesario comprar o rentar equipo especial. Te contamos más de ello en el apartado de Senderismo y montañismo.

En el estado de Puebla, en una ubicación vecina al Iztaccíhuatl, el volcán Popocatépetl es un volcán completamente activo: “despertó” en 1994 y desde entonces su actividad es constante. La última erupción fue en julio de 2016, aunque no tuvo consecuencias graves sobre ninguna población. Constantemente expulsa fumarolas y grandes cantidades de ceniza: en Puebla y sus alrededores probablemente tengas síntomas alérgicos (ya sea en piel, ojos o respiración) debido a la presencia de cenizas en el aire.

Esto pasa continuamente, las poblaciones están acostumbradas a la actividad del Popo, no te alarmes si un día amanecen los coches y las calles cubiertas de ceniza. Cuando la expulsión es así de fuerte, es muy importante que salgas a la calle usando gafas y cubrebocas, y de preferencia no acercarse tanto al volcán para inhalar lo menos posible la ceniza.

Si te interesa conseguir una buena protección, no te pierdas esta guía para elegir la mejor mascarilla para evitar la contaminación en las ciudades.

Si se retira ceniza ya sea de un coche o de alguna superficie, no debe nunca echarse directamente a las alcantarillas: una vez que ésta se mezcla con agua, se forma una especie de piedra volcánica que es muy difícil de quitar y puede obstruir tuberías. Al conducir, debes hacerlo despacio y con los faros de niebla encendidos, la ceniza en el aire dificulta nuestra visibilidad. Esta actividad no significa que el volcán pueda hacer erupción pronto: al contrario, un volcán es como una olla exprés, y las expulsiones son necesarias para evitar que se acumule su actividad interior. De cualquier modo, las autoridades actuarán evacuando a la población de las zonas cercanas si se percibe un riesgo mayor.

En Colima, el Volcán de Fuego tiene mayor actividad sísmica por presentar más y con mayor frecuencia explosiones. La diferencia con el Popocatépetl es que éste último tiene poblaciones más grandes en un radio de 50 km: en sus faldas viven más de 5 millones de personas, por lo que, a pesar de actividad, el Volcán de Fuego representa menos amenazas.

Selva Lacandona y zonas semi-tropicales en México

Conforme nos acercamos al Ecuador las temperaturas, la flora, la fauna y la humedad aumentan.
La Selva Lacandona es una de las reservas naturales con mayor biodiversidad en el continente y definitivamente la número uno en todo México. Al ser un ecosistema tan rico, hay que saber que es mejor evitar encuentros con algunas de sus especies respetando las zonas autorizadas para visitar. Al igual que el bosque, una vez adentrados en la selva es muy fácil perder la orientación. Recuerda no coger restos de plantas o animales como recuerdo.

El territorio lacandón generalmente se visita para conocer zonas arqueológicas mayas o balnearios naturales. Muchos de ellos están en el corazón de la selva, entonces suelen ser visitas guiadas o con un camino bien delimitado: no te alejes más de lo permitido.

El sur de México y la zona lacandona cuenta con increíbles balnearios naturales y grandes cascadas que visitar. Algunas de ellas son muy populares y cuentan espacios recreativos señalizados y con socorristas. Sin embargo otras no. En aquellas que está permitido bañarse es necesario respetar los límites para hacerlo. Muchas veces la caída del agua es de poca altura o no muestra riesgos aparentes (como es el caso de las cascadas de Agua Azul), y los visitantes no toman suficientes precauciones. En realidad las corrientes fluyen con fuerza y las pozas suelen tener muchas rocas en su interior. Asegúrate, en primer lugar, que esté permitido bañarse en esa zona; y en segundo, pregunta por las partes más seguras o los límites de su uso.

Los peligros de las costas mexicanas

México cuenta con muchos kilómetros de costa a ambos lados. Por un lado las costas del Golfo de México y el Caribe, y por otro las del Pacífico y el Golfo de California o Mar Cortés.

En cuanto a la marea, las playas caribeñas mexicanas son de las más seguras en el país: la marea y la profundidad son bajas, y el Caribe en general es un mar muy tranquilo. Por otra parte, el Pacífico mexicano recibe mucho turismo de surfers. Desde la costa de Oaxaca hasta la de Sinaloa, el mar ya no cuenta con la quietud del Caribe paradisíaco. Si no sabes controlar olas o no eres un excelente nadador, es preferible que no te bañes en estas playas y preguntes por aquellas que no son las más buscadas por los surfers como lo son Zicatela en Oaxaca o Sayulita en Nayarit.

Pero no sólo el Pacífico mexicano tiene sus riesgos. Algunas playas del Golfo de México y Baja California también exigen disfrutar de su mar con precaución. En la playa en la que estés, fíjate cada día en los banderines que indican el nivel de riesgo según la marea: si el banderín es blanco, no corres peligro alguno; cuando el banderín es rojo, ni lo intentes.

México es además un país propicio para tormentas tropicales y huracanes, tanto en las costas del este como en las del oeste.

Generalmente éstos se forman en la temporada posterior al verano, que es cuando la temperatura del océano aumenta. Toma en cuenta esto a la hora de planear la fecha en la que viajarás.

Zonas con actividad sísmica en México

El fenómeno de las mareas altas en las costas del Pacífico no son mera coincidencia: esta zona del país es la que tiene mayor actividad sísmica debido al constante movimiento de sus placas tectónicas: principalmente en Chiapas, Oaxaca, Guerrero, Michoacán, Colima, Jalisco y Baja California.

Según el Servicio Sismológico Nacional del departamento de Geofísica de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM) tan sólo en los días 19 y 20 de diciembre de 2016, se registraron 57 seísmos, de los cuales 56 tuvieron su epicentro en uno de estos estados, afortunadamente ninguno con graves consecuencias. Según los registros, los estados con menor sismicidad histórica son los estados del norte (a excepción de la península de Baja), el centro y la península de Yucatán.

Aunque el área donde se ubica la Ciudad de México no es de las zonas más propensas a los seísmos, sus características urbanísticas hacen que, en cambio, sea una de las más vulnerables en caso de que los haya. No sólo por el hecho de contar con grandes edificios y rascacielos, sino por estar desarrollada sobre una antigua planicie que era un gran lago.

El subsuelo en la Ciudad y el Valle de México cuenta con un alto porcentaje de agua que dificulta la cimentación de edificaciones pesadas o de gran altura; de hecho, se han implementado reglas en los requisitos para nuevas construcciones, considerando principalmente esta vulnerabilidad ante fenómenos naturales.

Con esto hay que tener en cuenta que si el epicentro de un terremoto de alta magnitud se encuentra en zonas costeras, es muy probable que se perciba en la zona central del país, y específicamente en la capital; además de sentirse intensa y fácilmente (sobre todo si te encuentras en alguna de sus torres) existe la posibilidad de sufrir consecuencias más graves. En estos casos debes seguir las indicaciones de protección civil y/o las autoridades más cercanas.

Una vez que hemos descrito los riesgos climáticos de México, veamos el aspecto más preocupante para los turistas que desean visitar este país: la seguridad personal ante los robos y el crimen organizado.

Información sobre la seguridad y protección personal en México

Aquí te compartimos un “mapeo” de grupos delictivos y crímenes en el país. Cabe decir que, aunque es muy alto, esto no significa que no puedas visitar el 60% del territorio mexicano. En realidad hay zonas en las que a pesar de la presencia de éstos, el flujo turístico sigue su rumbo.

La brecha entre cifras oficiales y el hecho de que éstas afecten al orden social cotidiano (más aún en zonas turísticas), es amplia. El crimen organizado no actúa de manera aleatoria y los delitos callejeros esporádicos son algo que existe en México desde hace décadas y que no es una problemática única de este país.

Como precauciones generales te recomendamos: actuar siempre con un perfil bajo, sin llamar la atención, por ejemplo, si sales por la noche a restaurantes, bares o discotecas; evitar barrios solitarios y buscar calles bien iluminadas, con flujo de coches y peatones; si eres mujer, evita caminar sola de noche y toma seriamente todas estas recomendaciones.

Robos, asaltos y vandalismo en México

Este tipo de actos violentos son mucho más frecuentes en México que en España. Los turistas que visiten el país deben tener especial precaución para no convertirse en objetivo de las bandas especializadas en este tipo de delitos.

Las grandes ciudades son, por lo general, bastante seguras, aunque deben seguirse algunas recomendaciones, como son prestar atención a los objetos personales, no mostrar objetos de valor en público (como joyas, teléfonos móviles, cámaras de fotos o sumas importantes de dinero), no utilizar vehículos llamativos y, por supuesto, no consumir drogas y no tratar de comprarlas. Llevar a cabo alguna de estas acciones puede convertirnos en objetivo de los delincuentes. Para evitar males mayores, no se deben llevar grandes cantidades de dinero en efectivo encima, y se deben repartir entre las diferentes mochilas y prendas que llevemos.

Tampoco es conveniente desplazarse por la ciudad de noche, especialmente si se es mujer. De igual modo no es recomendable desplazarse a zonas rurales, alejadas de los núcleos de población, si no se conoce el terreno o si no se va acompañado por guías turísticos. Hay que tener en cuenta que las zonas rurales son el ámbito de actuación del crimen organizado, así que hay que extremar las precauciones en este sentido.

Otra recomendación, que apuntan muchas embajadas internacionales, es que los lugares de ocio para adultos son sitios bastante peligrosos en los que es frecuente que los turistas sufran robos y asaltos. Lugares como casinos, clubes, discotecas y casas de apuestas son frecuentemente visitados por personas de alto nivel adquisitivo, algo que lógicamente atrae a los grupos de asaltantes.

El crimen organizado en México, narcotráfico y secuestros

Como seguramente ya sabrás, en los últimos años el papel de México en el panorama internacional ha destacado como lo hizo Colombia hace algunas décadas: debido al narcotráfico. Con los cambios de gobierno el mercado de las drogas en México ha sufrido cambios sustanciales: durante el sexenio de 2006-2012 la llamada guerra contra el narcotráfico desató índices de violencia muy altos.

Hoy en día la violencia a raíz del narcotráfico no ha sido erradicada, pero sí movilizada y transformada, principalmente porque el gobierno actual no ha tomado como prioridad su combate. ¿Puedes visitar estas zonas? Sí. ¿Debes saber ciertas cifras para tomar precauciones? Por supuesto.

La actividad de los cárteles en muchos estados es algo que existe desde hace décadas sin generar riesgos para la sociedad civil y los turistas, sin embargo para otros el narcotráfico es un fenómeno más reciente. Actualmente 60% de los estados del país cuentan con la presencia de al menos un cártel: Cártel de Sinaloa y el Cártel de Jalisco operan en Jalisco, Colima, Guanajuato, Nayarit, Veracruz, Morelos, Guerrero, Michoacán, Coahuila, Durango, Sinaloa, Chihuahua, Sonora y las dos Baja California; mientras que los Zetas y Caballeros Templarios ocupan sólo Tamaulipas y Michoacán respectivamente.

Oficialmente existen en el país 9 grupos de crimen organizado y 37 células aliadas a ellos (en 2014 había 45), estos datos según la investigación del Centro Nacional de Planeación, Análisis e Información para el Combate de Delincuencia (CENAPI) hasta julio de 2016.

Además, datos oficiales de la Procuraduría General de la República (PGR) en México confirman la presencia de ellos en 19 estados, dentro de los que Morelos y Guerrero concentran hasta 3 células delictivas. En 2015 ambos estados tuvieron la mayor tasa de homicidios dolosos del país. Por otro lado, se sabe que ningún grupo tiene ahora presencia en la capital; y que de 2014 a 2016 lograron liberarse de ellos los estados de Querétaro y Tabasco.

En los últimos años, los secuestros de turistas en algunas zonas del país han ido en aumento, y también se ha detectado un aumento de los llamados secuestros virtuales. Esta modalidad resulta especialmente rentable para los delincuentes, porque no hay un secuestro real.

Los secuestradores llaman a los familiares de una supuesta víctima para exigirles un rescate bajo amenaza de muerte. Los secuestradores pueden llegar a fingir la voz de la víctima o incluso se hacen pasar por policías y les indican que deben ingresar dinero en una cuenta o enviarlo a una dirección. Es difícil hacer frente a estas estafas porque los grupos que las cometen son profesionales y su relato parece muy real.

Zonas de Tolerancia o Zonas Rojas

Tanto de manera voluntaria como a modo de explotación sexual, la prostitución es el principal negocio de estas zonas. Suelen ser barrios bajos de las ciudades en donde se concentran negocios ilegales pero hasta cierto punto “tolerados” y “supervisados” por autoridades sanitarias y administrativas: un secreto a voces donde lo clandestino pasa a ser públicamente normalizado.

¿Dónde se encuentran? En realidad muchas ciudades en México las tienen, incluyendo la capital, sin embargo los estados fronterizos son caldo de cultivo para ellas, por ser áreas con tradición de tráfico de armas, drogas y personas.
Por tanto, el comercio sexual no es el principal riesgo una vez adentrados en estas áreas: tanto la frontera norte con Estados Unidos, como la frontera Sur con Guatemala, son dos de las cinco fronteras más peligrosas de Latinoamérica (después de Colombia-Venezuela; y antes de Paraguay-Brasil y Guatemala-Honduras).

Las zonas de tolerancia destacan al sur en las ciudades de Tapachula, Tuxtla Gutiérrez y Huixtla, todas ellas en el estado de Chiapas; y al norte en Tijuana (Baja California), Ciudad Juárez (Chihuahua), Nuevo Laredo (Tamaulipas).

Grupos de autodefensa, policías comunitarias y gobiernos semiautónomos

Chiapas, además de ser estado fronterizo con Guatemala y, por ende, la primer parada en territorio mexicano para los migrantes centroamericanos con destino de Estados Unidos, es también un caso particular en la convivencia y acuerdos de comunidades indígenas con el gobierno local, estatal y federal.

Las llamadas “comunidades autónomas”, algunas de ellas zapatistas (resultado del movimiento del Ejército Zapatista de Liberación Nacional de 1994), son comunidades rurales o pequeñas urbes con una mayoría de población indígena que se rigen a través de normas propias en y para su territorio. Hay que saber que, opuesto a como se piensa, no son comunidades violentas ni mucho menos peligrosas: su único “enemigo” es el gobierno y los intereses particulares sobre ciertos territorios para su explotación turística, forestal, industrial, mineral, natural u hotelera.

Algo similar ocurre en el estado de Guerrero, en donde la marginación de tantos municipios y las amenazas que su vulnerabilidad les supone, los ha llevado a optar por sistemas comunitarios de seguridad como es el caso de los grupos policíacos independientes al gobierno y pertenecientes a estas poblaciones territorial y culturalmente.

La Policía Comunitaria ha pasado a ser un complejo Sistema de Seguridad y Justicia con la cooperación de distintas comunidades indígenas. Tanto en Chiapas como en Guerrero, aunque dentro de contextos y circunstancias diferentes, estos sistemas comparten similitudes, empezando porque ambos tienen la raíz en una violencia estructural, sistemática y, por ende, invisible desde hace décadas. Es importante saber de su existencia a la hora de visitar zonas rurales de ambas entidades.

Por su parte, los llamados “grupos de autodefensa” en Michoacán surgieron hace algunos años como consecuencia de la violencia física y como medida independiente para defender y proteger su territorio de la expansión y amenazas del narcotráfico, así como de la clase política corrompida e involucrada con el crimen organizado.

Gracias a estos grupos Michoacán es el estado que más logró reducir la participación de cárteles entre los años 2014 y 2016 en más de un 80%.

Según la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH) entre 2013 (año en que surge el primero) y 2014 se registraron grupos de autodefensa en 33 de 113 municipios michoacanos.

El específico caso del pueblo de Cherán es un ejemplo de los logros de estos movimientos y hasta ahora el más exitoso: lograron instaurar un sistema de gobierno sin partidos políticos y una autonomía reconocida por el gobierno mexicano, que hasta la fecha sigue vigente. Esto quiere decir que en este Estado hay poblaciones que igualmente se rigen bajo normas particulares no escritas, pero que sin duda es recomendable informarse y respetarlas si las visitas.

Violencia contra las mujeres en México

América Latina es la región donde más violencia física se ejerce contra las mujeres. Tristemente, México hoy en día sufre un incremento en el índice de feminicidios: junto con Honduras y El Salvador, es uno de los 5 países en el mundo donde más incrementan las tasas de homicidio hacia mujeres y niñas.

El caso de las muertas de Juárez (2009 y 2010) detonó el escándalo, pero desde hace un par de años las cifras han incrementado de manera alarmante en Michoacán y Guerrero. Jalisco, Oaxaca, Puebla y Quintana Roo han presentado también cifras históricas.

Información sobre los transportes en México

En 2015 el Institute for Business Value calificó a la Ciudad de México como “la más dolorosa” para transportarse. A diferencia de Europa, el transporte público en todo el territorio mexicano suele ser un caos. La cultura de vialidad y movilidad tanto en ciudades grandes como en pueblos no es tan organizada como en otros países. ¡Prepara tu paciencia y habilidad de viajero para lidiar con eso!

Uso del taxi o alquilando un coche

Si vas a coger un taxi en México, hazlo siempre en los llamados “sitios de taxis” o pide por teléfono un radiotaxi. Llamar a un taxi en medio de la calle no siempre garantiza seguridad.

Un gran problema es que no todos los taxis y no en todas las ciudades se usa el taxímetro, sobre todo en ciudades de provincia.

Aunque hay ciertas tarifas fijas es muy probable que si notan que eres foráneo te cobren mucho más de lo debido.

Es difícil saber cuál es la tarifa establecida en cada ciudad para ir de un lugar a otro, porque depende de la empresa de taxis o del taxista mismo si es que conduce un taxi libre o sin sitio. Si es un municipio donde el gobierno exige a los taxistas el uso de taxímetro, es la Secretaría de Transporte quien define estas cifras, pero esto tampoco asegura nada porque muchos taxímetros están manipulados para alterar el precio sin que el cliente lo sospeche.

Para darte una idea aproximada, en la capital la tarifa inicial de un taxi libre es del equivalente a poco menos de 50 céntimos de euro; de un taxi de sitio es de 60 ó 70 céntimos; y en radiotaxi 1.5 euros; todas estas cifras aumentan cada 45 segundos, o bien, 250 metros. Lo taxis más caros suelen ser aquellos que coges en aeropuertos o terminales de autobuses y que son el conjunto de taxis “oficiales” del lugar. En este caso, en la Ciudad de México, la tarifa inicial es de poco más de 2,5 euros hasta los 4 kilómetros; aumenta según las distancias hasta la tarifa de 15 ó 16 euros por 10 kilómetros. En otras ciudades, sobre todo las más turísticas, los servicios de taxi suelen ser más caros, especialmente en Los Cabos, Cancún y Monterrey.

Como el precio del taxi es tan variado, aplicaciones como Uber o Cabify han funcionado muy bien en las ciudades grandes del país. Si quieres viajar con la seguridad de un precio fijo, te recomendamos que te descargues una de ellas, pues puedes calcular la tarifa antes incluso de pedir el servicio.

Ojo: el pago con tarjeta no es una característica muy común en todos los taxis, ni siquiera de los servicios de las aplicaciones, y eso depende, entre otras cosas, de la ciudad en la que estés.

En general en México hay muchos servicios y establecimientos que no aceptan pago con tarjeta: te recomendamos siempre tener efectivo en la billetera, o preguntar antes de consumirlo.

Si lo que prefieres es alquilar un coche y moverte con mayor libertad, las empresas más comunes de renta de autos en México son Hertz, Avis y Green Motion. Específicamente en la Ciudad de México, si no vas acompañado de un local o de alguien que haya conducido con anterioridad en la capital, te recomendamos optar por otras vías.

La capital mexicana es una ciudad demasiado caótica en cuanto a orden, trazo urbanístico, conductores, atascos, puentes, calles, segundos pisos, negocios ambulantes y más; por muy buen conductor que seas, conducir ahí sin conocerla puede terminar en una mala experiencia.

¡Ojo al dato! En 2015 hubo 16.035 muertos en las carreteras mexicanas por accidentes de tráfico según el Instituto Nacional de Estadística y Geografía. Así que recuerda, al volante, extrema las precauciones y evita las distracciones.

Transportes públicos: metro, metrobús y microbús

La única ciudad que cuenta con una red de líneas de metro es la capital. En Monterrey y Guadalajara, las dos ciudades más grandes después de la capital, existe únicamente un sistema de dos líneas de metro. En la Ciudad de México, al ser los atascos uno de los principales problemas, el metro es el medio más barato y más rápido. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la Ciudad alberga casi 10 mil habitantes por cada kilómetro cuadrado: usar el metro en horas pico es una locura. De hecho, de las 7 a las 19 horas, los primeros dos vagones de todos los trenes son exclusivos para mujeres y niños.

En realidad el metro de México es un transporte muy interesante porque parte de sus particularidades es la gran cantidad de vendedores ambulantes tanto en los vagones como en los pasillos, y las multitudes que transitan en ellos. Si decides cogerlo, es bueno que tengas precauciones generales como llevar poco equipaje, no utilizar prendas o joyas ostentosas, estar siempre al pendiente de tu billetera y/o bolso de mano, y no separarte ni perder de vista a quien te acompañe.

En estas ciudades como en Puebla, encontrarás también servicio de metrobús en algunas zonas. El transporte público más usado en México son los “camiones”, “combis” y “microbuses”. En realidad estos son transportes que pocos turistas suelen tomar, pues es una organización que suele entenderse sólo con la práctica y ubicación dentro de la ciudad: las paradas no siempre están marcadas, los horarios no son fijos, y no se cuenta con mapas que ayuden a conocer las rutas. Te recomendamos optar por las opciones anteriores, o si la ciudad que visitas no es muy grande, caminar.

De un estado a otro: cómo moverte y qué precauciones tomar

Si te vas a estar moviendo entre ciudades y estados dentro del país, en México los únicos que viajan en tren son aquellos que van sobre contenedores del ferrocarril de manera ilegal: México actualmente no cuenta con rutas de tren para pasajeros.

España tiene una extensión territorial de poco más de 500 mil km². La de México es de casi 2 mil millones. Entonces, a menos que compres un vuelo nacional en alguna de las aerolíneas low cost (Viva Aerobus, Volaris, Interjet), los trayectos en autobús o coche entre un destino y otro pueden ser muy largos. Las rutas de avión nacionales son una buena alternativa, principalmente por su precio, pues es fácil encontrar billetes alrededor de los 50€ que permiten unir las principales ciudades de punta a punta del país. Aunque los precios oscilan en fechas destacadas, los precios suelen ser asequibles durante todo el año.

Si prefieres no volar, te aconsejamos, o bien, comprar billetes de autobús que viajen por la noche, o alquilar un coche y organizar un roadtrip con paradas planeadas en distintas ciudades, además de organizar bien tu tiempo de estancia en cada una de ellas.

La diversidad de caminos, pueblos y paisajes hace de los viajes por coche una experiencia muy placentera en un país como México. Sin embargo debes informarte sobre ciertas particularidades que no se encuentran en las carreteras europeas.

No todas las carreteras en México reciben constante mantenimiento ni están construidas con materiales de excelente calidad. Si vas a conducir, no lo hagas a velocidades muy altas para evitar accidentes o daños en el auto. Tanto por accidentes, como por arreglos, es probable que te encuentres con atascos a medio camino: una razón más para siempre mantener una velocidad media.

A diferencia de la zona norte del país, donde las carreteras tienen largos tramos rectos, en los caminos que cruzan sierras, como es el caso de Veracruz, Chiapas y Oaxaca, los caminos son muy peligrosos porque están llenos de curvas cerradas. En verano e invierno suele haber mucha niebla, y son caminos con mucho tránsito de tráilers y camiones de carga. Asegúrate de que tu auto no tenga averías o cualquier tipo de fallas, y conduce con extrema precaución.

En general, conducir de noche no es lo más recomendable en el país. Sobre todo en los estados cercanos a zonas fronterizas y en los interiores del estado de Veracruz que en los últimos años ha tenido un altísimo índice delictivo. Ten en cuenta que México desde hace décadas es un país con grandes problemas sociales y políticos. Su ubicación geográfica lo hace un territorio fértil para el flujo migratorio, el narcotráfico y, por tanto, la proliferación de las mafias. Eso hace que en muchos caminos sea común encontrar retenes migratorios, chequeos militares y revisión de vehículos por parte de la policía.

Los retenes migratorios generalmente detienen a los autobuses. Muchos inmigrantes centroamericanos que tienen posibilidad de pagar un billete, suben a estos autobuses por ser una de las opciones de viaje más seguras, al menos en el sentido de que arriesgan poco su integridad física. Por tanto, estos retenes lo que buscan son viajeros sin documentación: suelen subir al autobús y pedir a cada pasajero una identificación. Si tienes todo en orden, no tienes de qué preocuparte.

Los retenes militares y revisión de vehículos, se realizan a coches particulares, generalmente de manera aleatoria, en búsqueda de armamento o drogas. Mucha gente comete el error de ponerse nervioso una vez que son detenidos por el simple hecho de tener cerca a fuerzas estatales armadas. No te asustes, seguramente lo único que deberás hacer es mostrar tu documentación y la del coche. Abre el maletero para que realicen un chequeo muy breve. No olvides siempre mantener un perfil bajo y ser amable en el trato con quienes lo realizan.

El ciclismo urbano en México

Desgraciadamente, pocas son las ciudades en el país adaptadas y/o acostumbradas al tránsito de ciclistas. En la capital existe el sistema EcoBici, donde puedes alquilar en la calle una bici pública, y hay algunas zonas, como Condesa o La Roma, donde la bicicleta es cada vez más común. Sin embargo en otras áreas andar en bici definitivamente no es una opción.

Según el último Ranking de Ciclociudades, que publica anualmente el Instituto de Políticas para el Transporte y el Desarrollo de México, las grandes ciudades en provincia más amigables para ciclistas en cuanto a su seguridad vial son, después de Ciudad de México, Guadalajara y León.

De cualquier forma, en todo México el conductor no suele considerar al ciclista una prioridad: es un país donde si decides andar en bici debes hacerlo con suma precaución, sobre todo en los cruces. Fuera de las grandes ciudades pero dentro de los sitios turísticos, Cholula, en el estado de Puebla, es de las pocas ciudades donde a pesar de no tener infraestructura adaptada, el único o principal medio de transporte de la mayoría de sus habitantes es la bicicleta, y eso la hace una ciudad muy segura para pedalear.

Cuotas “sorpresa” en algunos territorios

Los casos concretos de Chiapas, Guerrero y Michoacán es algo que vale la pena especificar. En el apartado Grupos de autodefensa y gobiernos semiautónomos, hablamos sobre conflictos particulares en estos tres estados del sur que implican normas no escritas o inexistentes en otras partes del país, pero… ¿qué implican estas normas para un turista que viaja por tierra?

En el caso de Chiapas, tanto para el viajero nacional como para el visitante extranjero, suele ser una sorpresa desagradable encontrar a gente cobrando cuotas extraoficiales para autorizar el paso a ciertas regiones, ya sea porque están de paso hacia su destino, o porque su destino es precisamente esa región. En realidad no se trata más que de estrategias de reivindicación y defensa a sus territorios, que son constantemente amenazados por el gobierno o empresas privadas.

Al no ser personal de gobierno o uniformado, y aún así estar algunas veces armado, muchos viajeros desconfían y se niegan o resisten a pagar lo establecido. Lo mejor que puedes hacer es aceptar la cuota y pagarla. Si quieres alguna explicación sobre el destino o uso de esos ingresos puedes preguntar de manera amable (porque varía según la región y la comunidad) y seguro que te la darán. Pero si te niegas a pagar a una autoridad que desconoces o que consideras ilegítima, es preferible evitar estas zonas.

Algo similar ocurre en algunos municipios de Michoacán y Guerrero. En ambas comunidades se han logrado instaurar grupos de seguridad que monitorean la entrada, y que a su vez, aunque con cierta tensión, son relativamente reconocidos por las autoridades oficiales. Aunque sus motivos de lucha son distintos, sus estrategias son similares.

Por ejemplo en Cherán, un pueblo michoacano, al igual que en muchas de las comunidades chiapanecas, se ha instaurado un sistema de control y supervisión armada conformado por hombres y mujeres de la Ronda Comunitaria en las tres carreteras que llegan a la zona: no existen cuotas para entrar, pero detienen a todo vehículo para saber de dónde vienen, hacia dónde se dirigen y cuál es su motivo de viaje.

Es menos probable que llegues a estos segundos, puesto que no son regiones turísticas o de visita tan convencional como es el caso de las comunidades indígenas en Chiapas; si por aventura o equivocación te adentras en estas zonas, debes siempre ejercer excesivo respeto a los integrantes de cada comunidad y acatar sus normas internas.

Todo esto no quiere decir que México es un destino peligroso para viajar por tierra, sino que es muy importante informarse sobre contextos particulares respecto al área que te interesa conocer, seguir cada una de las recomendaciones y no hacer nada de lo que no estás seguro que la población en la que te encuentras lo permite.

Veamos ahora los problemas de salud a los que podemos enfrentarnos en México, así como la obligación de contratar un seguro de salud que cubra todo lo posible. En el siguiente apartado encontrarás todos los detalles sobre el sistema sanitario mexicano y los riesgos para la salud.

Información sobre el sistema médico y consideraciones sobre la Salud en México

Cómo funciona el sistema sanitario en México

El sistema sanitario en México dispone de infraestructuras públicas, tanto estatales como federales, y de centros privados repartidos por todo el país. En general, la calidad de los servicios y la profesionalidad de los especialistas es muy buena, aunque el problema para los españoles reside en que no hay un acuerdo entre España y México para las coberturas sanitarias de la Seguridad Social, por lo que es obligatorio contratar un seguro de salud privado antes de viajar.

Muchos centros médicos cobran al paciente el precio de la intervención, para que sea el paciente el que reclame después a la aseguradora. Si no se dispone de seguro, el coste correrá a cargo del paciente, y los precios son, por lo general, bastante caros.

Enfermedades más habituales que puedes tener en México

Dengue: todos los años se dan decenas de casos de infectados por esta enfermedad, con episodios graves como en 2007, cuando se diagnosticaron en poco tiempo casi 70.000 casos. El dengue se contagia por la picadura del mosquito Aedes, y sus síntomas son similares a los de una gripe. Se contagia en zonas tropicales y sub-tropicales, y especialmente en zonas urbanas. No existe un tratamiento específico, pero es fundamental detectar la enfermedad en sus primeros estadios, ya que puede complicarse llegando incluso a provocar la muerte del paciente si no se trata a tiempo.

Malaria: es una enfermedad común en los países de centroamérica que afecta también a algunas zonas de México. Se transmite por la picadura de mosquitos que actúan principalmente al atardecer y al anochecer. La ventaja respecto a esta enfermedad es que existen pastillas contra la malaria que son accesibles, baratas y muy efectivas. Se recomienda tomarlas si se van a visitar zonas rurales en los estados de Oaxaca, Chiapas, Quintana Roo, Nayarit y Sinaloa. La llamada Cloroquina es el fármaco más habitual para tratar la malaria.

Fiebre tifoidea: contagiada por la conocida bacteria Salmonella Tiphy, produce fiebre, dolores estomacales y problemas gástricos, llegando a diarrea o sangrado intestinal. Se contagia al consumir alimentos o agua infectada por la bacteria, y su tratamiento es a base de antibióticos, por lo que conviene visitar al médico cuanto antes si se presenta alguno de estos síntomas. Se recomienda la vacunación para prevenir problemas graves.

Hepatitis A y B: Para ambas conviene estar vacunado antes de viajar a México. La hepatitis A es más peligrosa, porque se contagia fácilmente al consumir agua o comida contaminada, o por contacto con personas infectadas. La hepatitis B se transmite por contacto sexual o bien por contacto con sangre contaminada. Ambas afectan al hígado, y sus síntomas son fiebre alta, dolores abdominales, ictericia y problemas gástricos. Es fundamental detectarla a tiempo porque puede derivar en complicaciones importantes.

Además de estas enfermedades importantes, hay que tener en cuenta otros problemas derivados de la posición geográfica de México: el mal de altura, ya que la capital del país se encuentra a 2250 metros sobre el nivel del mar, y el conocido como Jet Lag si viajamos desde España. Ambos problemas pueden causar desajustes en nuestro organismo y problemas como mareos, vómitos, somnolencia, problemas gastrointestinales, etc.

Alimentos y bebidas problemáticas

Uno de los símbolos más representativos de la cultura mexicana es su gastronomía popular. Los platillos mexicanos, desde los más cotidianos hasta los más elaborados, suelen ser tan exquisitos y variados como condimentados y picantes. Cada zona cuenta con particularidades gastronómicas que harán de tu viaje todo un recorrido de sabores, sin embargo, muchas personas no están acostumbradas a sabores tan intensos o a ciertos ingredientes. Te aconsejamos tener a la mano medicinas básicas para prevenir indigestión, acidez o cualquier tipo de malestar estomacal como la clásica diarrea del viajero.

Algo muy común en la cotidianeidad de los mexicanos es comer en la calle. No conocerás ciudad o pueblo sin puestos ambulantes de comida prácticamente a cualquier hora en esquinas, aceras o parques. Muchos de ellos están adaptados con pequeñas bancas o barras para que no sólo compres, sino que consumas ahí mismo. Hacerlo o no dependerá de tu hambre y curiosidad: algunos de ellos están establecidos de manera muy higiénica, otros no tanto, y otros definitivamente no lo están. ¿Cómo asegurarnos de eso? Tan sólo déjate guiar por tu intuición.

Veamos ahora algunos de los riesgos asociados a la práctica de deportes en este país. Muchos turistas viajan a México en busca de aventura en la naturaleza, para disfrutar sus playas o para recorrer sus zonas selváticas, por lo que si eres uno de ellos no debes perderte el siguiente apartado.

Práctica de deportes extremos en México

Veamos a continuación algunos de los riesgos que conlleva la práctica de deportes en México.

Senderismo y Montañismo

Si tienes experiencia, el Citlaltépetl o Pico de Orizaba es el volcán inactivo más alto: su cima está a 5600 metros sobre el nivel del mar. En este caso es estrictamente necesaria experiencia, equipo especial y alguien que conozca la ruta al mando.

Si tu experiencia escalando montañas es poca o nula, hay un par de volcanes en los que necesitas muy poco para llegar a la cima: La Malinche, en el estado de Tlaxcala y el Nevado de Colima. Ninguno alcanza los 5 mil metros de altura. En el camino de ambos encontrarás turistas, gente local y familias subiendo.

La senda está bien marcada, así que no intentes improvisar caminos: si te adentras en el bosque y pierdes rastro de esos pequeños grupos, corres peligro de perderte por completo. Si encuentras mucha neblina, toma más precauciones en ello, porque la visibilidad es mucho menor. Es preferible subirlos en época de poca lluvia, ya sea entre noviembre y enero, si quieres encontrar nieve aún antes de llegar a la cima, o antes de junio para evitar un descenso resbaloso y pasar menos frío.

La opción intermedia en dificultad, pero igualmente popular, es el Nevado de Toluca. Ahí mucha gente practica senderismo únicamente hasta las lagunas del cráter, que es una ruta relativamente sencilla.

Pero si lo que quieres es llegar a la cima, va a ser necesario que te hagas por lo menos del equipo más básico: una buena chaqueta térmica e impermeable, guantes, botas de montaña (que te cubran y sujeten bien el tobillo y tengan suela antideslizante), y de ser posible crampones. Ten en cuenta que mientras más nevado esté cualquier volcán, más complicaciones puedes tener: no sólo el suelo se vuelve resbaladizo, sino que se dificulta seguir una misma ruta. En esos casos es preferible contratar un guía.

Tanto la Malinche como el Nevado de Toluca son volcanes en reposo, aunque sísmicamente activos. ¿Qué quiere decir esto? Que el movimiento de sus capas tectónicas puede causar ocasionales sismos, no siempre perceptibles para nuestro cuerpo. Esta sismicidad no significa que el volcán se reactive, por lo que no debe ser motivo de alarma, porque además todos los volcanes que se encuentran en reposo son constantemente monitoreados por expertos.

Si buscas más adrenalina pero no eres experto, el Iztaccíhuatl, igual llamado La Mujer Dormida por su silueta de un cuerpo femenino recostado, es una excursión muy común entre los aficionados a la montaña. Está en el estado de Puebla, está inactivo y es el tercero más grande de México. Mucha gente sube hasta “las rodillas” de la mujer (aproximadamente a 5050 metros): para eso necesitarás el mismo equipo que para hacer cumbre en el Nevado de Toluca, y un compañero o guía que haya subido con anterioridad.

El punto más alto está a 5230 metros, y corresponde al pecho de la silueta. Aquí ya es necesario contar con cuerda y arneses porque hay pendientes más grandes. Para cualquiera de los dos objetivos, las precauciones en el Izta deben ser mayores, pues es más alto y rocoso, suele haber más nieve muchos meses del año (incluso glaciares), y hay más de una ruta.

En estos dos últimos volcanes es recomendable acampar a medio recorrido y continuar al día siguiente. En cualquiera de estos casos debes tomar medidas para evitar el “mal de montaña” o “mal de altura”. ¿Qué significa eso? Que tu concentración de oxígeno en la sangre disminuye, por tanto el ritmo cardíaco aumenta más de lo que debe aumentar naturalmente durante una actividad física, y se dificulta la respiración.

Esto se manifiesta con mareos, mucha fatiga y dolor de cabeza intenso. No es algo grave, de hecho es muy común en personas que hacen poco ejercicio, o bien, que lo hacen pero no en zonas tan altas. Lo único que debes hacer es hidratarte bien desde un principio, nunca esperar a sentir cualquier malestar. Lo mismo con el consumo de calorías y alimentos altos en azúcar (chocolates, barras energéticas, fruta). Haz pausas y descansos constantes. Muchas veces la gente sube apresurada ya sea por lograr un buen tiempo en hacer cumbre, o para evitar que se oscurezca o comience a llover antes de lo esperado.

En cualquier volcán o montaña es preferible salir al alba o muy temprano por la mañana, además de llevar ropa impermeable, para evitar tener que apresurar el paso sin estar acostumbrados a ello. También puedes dormir en los albergues de las montañas para que tu cuerpo se acostumbre un poco a la altura inicial del recorrido, y así evitar que el esfuerzo al día siguiente sea tan brusco.

Al ser un volcán activo, subir el Popocatépetl (sobre el que hablamos en el apartado de la Cordillera Neovolcánica) está totalmente prohibido. Pero si te es posible vale la pena acercarse a sus faldas para disfrutar de su vista desde un punto relativamente cercano y alejado de la ciudad.

Espeleología: es un deporte bastante practicado en México, tanto en las grandes grutas como en los llamados cenotes, grandes pozas de agua en la roca en las que los turistas pueden bañarse tranquilamente (en la mayoría). En cualquier caso, si se quiere disfrutar de la espeleología conviene hacerlo con guías especializados y teniendo en cuenta las picaduras de mosquitos y las posibles mordeduras de murciélagos en las cuevas, que aunque no son frecuentes pueden contagiar enfermedades tan graves como la rabia.

Surf: Ya hemos hecho mención a la costa mexicana al comienzo de este artículo. Los amantes del surf encuentran playas con grandes oleajes en las costas del oeste del país, donde las aguas del pacífico golpean con mayor intensidad. Los riesgos de este deporte son evidentes, así que hay que tener cuidado con los días de tormenta o de gran actividad del mar, siempre haciendo caso a los avisos e indicaciones de las autoridades costeras.

Veamos ahora algunos animales y plantas que pueden resultar peligrosos. Ya hemos mencionado algunos de ellos, como los mosquitos o los murciélagos, pero hay que tener en cuenta que la naturaleza mexicana ofrece otros peligros.

Animales peligrosos en México

Los peligros están desde la agresión de un mono araña o saraguato enfurecido, hasta el ataque de un jaguar o la picadura de una serpiente coralillo.

El listado de animales peligrosos en México es bastante extenso, pero conociendo su hábitats es fácil evitarlos:

Viuda Negra: esta famosa araña puede encontrarse en el territorio mexicano. Tiene unas patas largas y una curiosa mancha roja en el abdomen, que contrasta sobre todo su cuerpo negro. Vive en pequeños huecos entre las piedras y no suele ser agresiva, aunque ataca si se siente amenazada y su veneno paraliza el sistema nervioso central de sus víctimas, produciendo espasmos y un intenso dolor muscular. Existe un antídoto desarrollado contra su veneno que es muy efectivo, pero para ello es preciso tener acceso rápido a asistencia sanitaria.

Lagarto de Chaquira: también conocido como lagarto escorpión, es uno de los pocos lagartos venenosos del mundo, y vive en las zonas desérticas del país. Suelen medir entre 30 y 70 centímetros.

Serpiente cascabel de cola negra: esta especie se encuentra únicamente en México, y como todas las serpientes de cascabel, es muy peligrosa por su veneno, que inyectan en sus víctimas con una potente mordedura. Cuando se sienten amenazadas, suelen enroscarse y ponen su cuello en posición de S, listas para atacar rápidamente. Existen antídotos contra su veneno, pero su mordedura es terriblemente dolorosa.

Cocodrilos: La zona del Golfo de México es también el hábitat de estos grandes animales. La especie de cocodrilo mexicano no es tan grande como otros cocodrilos del continente, aunque son igual de peligrosos. Las poblaciones de estos animales suelen estar controladas en zonas pantanosas de los estados del golfo, por lo que no debes adentrarte en zonas que estén catalogadas como peligrosas por la presencia de estos animales.

Serpiente de coral: son bastante comunes y llamativas por sus vivos colores rojos, amarillos y negros, pero hay que alejarse de ellas, pues son muy venenosas.

Alacrán rayado: como la mayoría de escorpiones, su picadura puede ser muy dolorosa y puede producir reacciones alérgicas diversas, desde hinchazón de la zona hasta problemas más graves. El alacrán rayado es una especie endémica de México y vive únicamente en la cuenca del Balsas, en los estados de Guerrero, Ciudad de México y Michoacán.

Tanto dentro como fuera del territorio Lacandón, es esencial el uso de repelente en cualquier población mexicana de clima húmedo.

Los mosquitos son uno de los peligros más acechantes en el territorio mexicano. Como muestra, en 2015 el virus del dengue, transmitido por picaduras de mosquitos, se diagnosticó en 2,35 millones de personas tan sólo en América, siendo México, Honduras y Costa Rica los países más afectados.

Hablemos, a continuación, de algunas buenas costumbres que conviene practicar en México. Recuerda que casi siempre recibirás el mismo trato que des a la gente con la que te encuentres o hables, así que trata de ser siempre respetuoso. ¡Cada uno recibe lo que da!

Aspectos culturales a tener en cuenta si viajas a México

Como ya hemos mencionado, hay algunos territorios en México en los que el gobierno no tiene autoridad o permite que exista una autoridad alternativa. Estas poblaciones marcan sus propias reglas sobre el terreno, así que si se visitan estas zonas se deben acatar sus normativas.

También hay que ser respetuoso con el uso del idioma. El español hablado en México no es exactamente igual que el de España, por lo que puede dar lugar a equivocaciones con el vocabulario. Si no comprendes algo de lo que te han dicho, simplemente se humilde y pregúntalo con educación.

Por último, debes saber que es costumbre dejar propina a quienes te atienden en restaurantes, hoteles, bares o establecimientos similares. La propina normal puede estar entre el 10% y el 15% del total del coste del servicio. Si el trato que te han dispensado ha sido de tu agrado, no está de más dejar una propina. No hacerlo puede entenderse a veces como una falta de educación y respeto, aunque también hay que tener en cuenta que algunos establecimientos incluyen la propina en la cuenta final, así que hay que estar atento.

Teléfonos de interés en México

Si viajas a México y tienes algún problema debes tener a mano los siguientes contactos y números de teléfono. Añádelos a tu teléfono o apúntalos en un documento que puedas llevar fácilmente en tu monedero o cartera. No te costará nada y podrán sacarte de un apuro en caso de sufrir un percance.

Teléfonos de policía y emergencias en México

TELÉFONO DE EMERGENCIA DE LAS POLICÍAS LOCALES: 060

EN GUADALAJARA, CIUDAD DE MÉXICO y MONTERREY EL TELÉFONO ES: 066.

TELÉFONO DE LA POLICÍA FEDERAL:

  • 01 800 440 3690
  • 5481-4300 (caso de secuestro o robo de vehículo)
  • 5241-2501 (atención a las víctimas)

POLICÍA DEL DISTRITO FEDERAL:

  • 066 (Emergencias)
  • 52 42 51 00, ext. 9059

CONSEJO CIUDADANO DE SEGURIDAD PÚBLICA Y PROCURACIÓN DE JUSTICIA DEL DF: 55 33 55 33 (Programa de denuncia ciudadana)

PROCURADURÍA GENERAL DE LA REPÚBLICA (P.G.R.): – 01 800 008 5400.

A continuación te detallamos las formas de contacto de la embajada y los consulados españoles en México. Además de disponer de teléfonos de emergencia para utilizar, por ejemplo, en caso de catástrofes o problemas con las autoridades del país, en los consulados se realizan trámites como la renovación de los permisos de residencia, los visados, etc. Es muy importante, por tanto, que tengas a mano estas direcciones y teléfonos.

Teléfonos y direcciones de embajadas y consulados españoles en México

Embajada de España en México

Cancillería: Galileo 114 (esq. Horacio) Col. Polanco, 11560 México D.F

Teléfonos: (52)(55) 5282-2974, (52)(55) 5282-2271, (52)(55) 5282-2459, (52)(55) 5282-2763, (52)(55) 5282-2982

Correo Electrónico: [email protected]
Web de la Embajada: www.exteriores.gob.es/embajadas/mexico

Consulado General de España en México

Dirección: Galileo 114(esq. Horacio) Colonia Polanco 11560 México D.F.

Teléfonos: 52 80 45 08/ 43 83/ 46 33/ – 52 81 71 13/ 71 46.

  • Si llama desde el DF, sin prefijo.
  • Si llama desde México, pero fuera del DF, con el prefijo 0155.
  • Si llama desde fuera de México (llamada internacional), con el prefijo 005255

El teléfono de emergencia consular es: 55 42 46 81 36

  • Si marca desde un teléfono fijo del Distrito Federal, con prefijo 044.
  • Si marca desde un teléfono fijo fuera del Distrito Federal, con prefijo 045.
  • Si marca desde fuera de México (llamada internacional), con prefijo 00521.

Correo electrónico: [email protected]

Consulado General de España en Guadalajara

C/ Francisco de Quevedo nº 117, Mz. Torre Sterling. CP 44130 – Guadalajara, Jalisco (México)

Teléfonos: 3630 0450/ 66. Fax: 3616 0396

Teléfonos desde España: +52 33 3630 0450 Fax: +52 33 3616 0396

El teléfono de Emergencia consular es: (+52) 33 31 16 42 72

  • Si marca desde el estado de Jalisco, con prefijo 044.
  • Si marca desde fuera de Jalisco, con prefijo 045.
  • Si marca desde fuera de México (llamada internacional), con prefijo 00521.

Email: [email protected]

Consulado General de España en Monterrey

Oficinas en el Parque, Torre II, piso 7. Av. Díaz Ordaz, n.º 140 Pte. Colonia Santa María, 64650 Monterrey.

Teléfonos:

83 56 33 86/87 y 83 56 33 66.

  • Si llama desde Monterrey o de otra localidad del estado de Nuevo León, sin prefijo.
  • Si llama desde México, pero desde fuera de Nuevo León, con el prefijo 0181.
  • Si llama desde fuera de México (llamada internacional), 005281.

El teléfono de Emergencia consular es: 81 12 66 53 64

  • Si marca desde el estado de Nuevo León, con prefijo 044.
  • Si marca desde fuera de Nuevo León, con prefijo 045.
  • Si marca desde fuera de México (llamada internacional), con prefijo 00521.

E-mail para otros asuntos: [email protected]

Consulados Honorarios de España en México

Consulados Honorarios de España dependientes del Consulado General de España en Ciudad de México:

  1. Consulado Honorario en Acapulco (jurisdicción en el Estado de GUERRERO). Cancillería: Avenida Costera Miguel Alemán, 75 interior Hotel El Cano. 39690 Acapulco, Guerrero.

Teléfono:(744) 435-15-36

E-mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en Cancún (jurisdicción en el Estado de QUINTANA ROO). Cancillería: Boulevard Kukulkan, km. 6.5, Edificio Caribe Maya, 1er piso, Zona hotelera, C. P. 77500 Cancún, Quintana Roo.

Teléfonos:(998) 848-99-89 y 849-56-59 – Conmutador: 848-99-99.

E-mail:

  1. Consulado Honorario en Mérida (jurisdicción en el Estado de YUCATÁN).

Cancillería: Calle 50 número 402 Dx 33 Edificio Vector 50, Col. Jesús Carranza 97109 Mérida, Yucatán. Teléfono: (999) 948-34-89.

E-mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en Morelia, (jurisdicción en el Estado de MICHOACÁN). Cancillería: Hotel Catedral, Ignacio Zaragoza 37, Col. Centro, 58000 (Envío correspondencia Periférico Paseo de la República 2650-5-4,58297, Col. Prados Campestre Morelia, Michoacán).

Teléfono: (443) 313-04-06.

E-mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en Oaxaca (jurisdicción en el Estado de OAXACA).

Cancillería: Calzada Porfirio Díaz 340, Colonia Reforma 68050, Oaxaca.

Teléfonos: (951) 518-00-31 y 518-11-14.

E-mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en Puebla (jurisdicción en le Estado de PUEBLA).

Cancillería: Avenida Hermanos Serdán 141, Local K (Hotel Presidente Intercontinental Puebla) Colonia Amor, 72140 Puebla, Puebla.

Teléfonos: (222) 213-70-93.

E-mail:

  1. Consulado Honorario en Querétaro (jurisdicción en el Estado de QUERÉTARO). Cancillería: Calle Rufino Tamayo, 55, Desp. 301, Colonia Pueblo Nuevo, Corregidora CP 76900, Querétaro.

Teléfono: (442) 228 25 94.

E-mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en San Luis Potosí (jurisdicción en el Estado de SAN LUIS POTOSÍ).

Cancillería: Mariano Arista, 960, Colonia Tequisquiapan, 78250 San Luis Potosí, S.L.P.

Teléfonos: (444) 168-00-24.

E-mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en León (jurisdicción en el Estado de GUANAJUATO).

Cancillería: Avda. Cerro Gordo, 130, int 5001, Col. Cerro Gordo, 37129 León, Guanajuato. Teléfonos: (477) 152-31-20, ext. 150. Horario Lunes a Viernes de 9 a 11h. E-mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en Tlaxcala (jurisdicción en el Estado de TLAXCALA).

Cancillería: Calle Felipe Santiago Xicotencaltl, 10, Esq. Benito Juarez, San Nicolás Panotla, 90140 Tlaxcala, Tlax.

Teléfono: (246) 468-57-06.

E-mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en Tuxtla Gutiérrez, (jurisdicción en el Estado de CHIAPAS).

Cancillería: Carretera Panamericana 5013, Fracc. Villa Blanca junto a Talleres Gráficos, 29057, Tuxtla Gutiérrez, Chiapas.

Teléfonos: (961) 602-90-30, 602-90-40, 602-90-60.

E-mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en Veracruz (jurisdicción en el Estado de VERACRUZ). Cancillería: Francisco Canal 264, esq. 16 de septiembre, Hotel Baluarte, Canal 265.Colonia Faros, 91709 Veracruz, Veracruz.

Teléfono: (229) 932-58-29

E-mail: [email protected]

Consulados Honorarios de España dependientes del Consulado General de España en Monterrey

  1. Consulado Honorario en Tijuana (jurisdicción en el Estado de BAJA CALIFORNIA).

Cancillería: Ave. de los Olivos 3401, Fraccionamiento Cubillas, 22410, Tijuana, Baja California.

Teléfono: (52) (664) 686-5780.

E.mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en Cabo San Lucas (jurisdicción en el Estado de BAJA CALIFORNIA SUR), Cancilleria: Notaría Pública Nº uno, Leona Vicario, 2330. Col. Centro 23450 Cabo San Lucas, BCS. Telefono: (624) 105-14-22 y Fax: (624) 143-50-77. e.mail: [email protected]
  1. Consulado Honorario en Chihuahua (jurisdicción en el Estado de CHIHUAHUA). Cancillería: Calle José María Morelos, 2210ª, Colonia Cuauhtemoc. Chihuahua, Chihuahua 31020.

Teléfono: (52) (614) 413-1730.

E.mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en Durango, (jurisdicción en el Estado de DURANGO) Cancillería: Calle Alejandrina, 115, Priv. Flor de Mayo, Int. 9, 34200 Durango.

Teléfono: (618) 118-1768.

E-mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en Los Mochis (jurisdicción en el Estado de SINALOA). Cancillería: Guadalupe Victoria, 269, entre Guillermo Prieto e Ignacio Zaragoza, Colonia Centro, Los Mochis, 81200.

Teléfono: (52) (668) 8128996.

E-mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en Hermosillo (jurisdicción en el Estado de SONORA:

Cancillería: Av. Río Sonora 42, esq. Reforma, Colonia Vado del Río, Hermosillo, Sonora. Teléfono: (662) 213-4291.

E-mail: [email protected]

  1. Consulado Honorario en Tampico (jurisdicción en el Estado de TAMAULIPAS). Héroes del Cañonero 230, 1er piso, esq. Benito Juárez, Centro Histórico 89000, Tampico, Tamaulipas.

Teléfonos: (52) (833) 214 – 3380, (52)(833) 212 – 4258.

E-mail: [email protected]

Consulado Honorario de España dependiente del Consulado General en Guadalajara

  • Consulado Honorario en Aguascalientes (jurisdicción en los Estados de AGUASCALIENTES y ZACATECAS). Cancillería: Río Volga 101, Colinas del Río, 20010 Aguascalientes, Ags.

Teléfono: (449) 914-37-76.

E-mail: [email protected]

Veamos, para acabar, un resumen de los riesgos que debes tener en cuenta si deseas viajar a México. ¡No pases por alto ninguno de ellos!

Resumen de los riesgos y peligros que si o si tienes que saber

Resumen de los riesgos sobre el clima en México

  • Cuidado con las temperaturas extremas en las zonas desérticas
  • Ten en cuenta la época de lluvias cuando vayas a viajar
  • Pon especial atención a las zonas de volcanes, especialmente al activo Popocatépetl y sus expulsiones de cenizas.

Resumen de los riesgos sobre la seguridad personal en México

  • Vigila tus pertenencias y no te separes nunca del grupo con el que viajes.
  • Mantén un perfil bajo y no exhibas joyas, dinero u otros objetos de valor.
  • Evita las zonas problemáticas donde hay conflictos con los cárteles.

Resumen de los riesgos sobre el transporte en México

  • Coge siempre un taxi en los llamados “sitios” y no lo hagas nunca en plena calle.
  • Respeta los límites de velocidad y ten en cuenta los problemas de la carretera (mal estado del asfalto, curvas, mala señalización, controles policiales, etc.)
  • Evita conducir de noche, así como las zonas fronterizas y las zonas rurales que no conozcas.

Resumen de los riesgos sobre la salud en México

  • Asegúrate de llevar un buen repelente de mosquitos.
  • Contrata un seguro médico antes de viajar.
  • Acude a un centro médico en cuanto descubras algún síntoma de cualquier enfermedad. La rapidez en el diagnóstico puede ahorrarte el mal trago de la hospitalización.

Como has podido comprobar, México es un país que no está exento de riesgos. A los problemas sociales y políticos deben sumarse otros riesgos para el turismo, como son los problemas de salud o la fauna peligrosa. Pero a pesar de todo, México sigue siendo un destino privilegiado en el continente americano. Millones de turistas viajan cada año a las paradisíacas playas del Caribe, pero también hay quien se decide a profundizar en el país y a descubrir sus maravillas naturales y sus gentes.

Toma en serio las recomendaciones de seguridad de las autoridades y evita exponerte a riesgos innecesarios. Solo así conseguirás disfrutar de tu viaje sin percances.

Y si ya has viajado a México, ¡cuéntanos tu experiencia! Déjanos un comentario más abajo y explicanos qué zonas visitaste y si tuviste algún problema. Tu relato servirá para que otros turistas se hagan una idea de cómo es México!

Deja un comentario