Guía del seguro para conejos, cobayas, chinchillas y otros roedores

Es muy probable que conozcas a alguien que tenga como mascota a uno de estos roedores. dentro de su casa. Al menos eso indican las cifras. Según las estimaciones de FEDIAF, la Federación Europea de Industrias de Alimentación para Mascotas, en 2014 en España había 1.650.000 animales de este tipo en los hogares españoles, entre los que se incluyen pequeños mamíferos como conejos, todo tipo de roedores, mofetas o suricatos.
Teniendo en cuenta resultados de encuestas de años anteriores, como la del 2012, los números no dejan de aumentar en el conjunto de Europa y también en España.

Seguros para hamsters, cobayas, chinchillas, conejos
Seguros para hamsters, cobayas, chinchillas, conejos

Por eso, hablaremos hoy de sus características y de los seguros para estas mascotas: hámsters, cobayas, chinchillas y, aunque no sean estrictamente roedores, también incluiremos a los conejos en esta guía.

¿Cuáles son los roedores más populares para tener como mascota?

  • Hámsters
  • Cobayas
  • Chinchillas
  • Jerbos
  • Ratones
  • Ardillas
  • Ratas
  • Mofetas
  • Conejos (aunque muchos los consideran roedores, estrictamente no lo son, ya que pertenecen a la familia de los Leporidae).

Algunas cuestiones a considerar antes de tener un roedor como mascota

Como todos los animales, este tipo de mascotas presenta algunas ventajas respecto a otras especies y algunos inconvenientes que conviene tener en cuenta a la hora de introducirlos en nuestras casas. Cuestiones que hay que valorar como las que mencionamos a continuación:

Su esperanza de vida: Aunque hay grandes diferencias entre especies, algunas de ellas no son excesivamente longevas. Por ejemplo, los conejos pueden vivir hasta diez años, y las chinchillas hasta quince, mientras que los hámsters no viven más de dos años.

  • Sus instalaciones: Es cierto que son animales pequeños y no ocupan demasiado espacio. Podemos colocar sus jaulas en un espacio interior de cualquier habitación de nuestra casa, siempre que tenga luz y suficiente ventilación. Pero habrá que valorar si conviene tener un espacio mayor para que el animal pueda correr más libremente, como un jardín. Un espacio puede venir muy bien para animales como los conejos, que necesitan más libertad de movimiento para que sus músculos no se atrofien en una jaula.
  • Su salud: Como todos los animales, los roedores sufren y transmiten enfermedades que pueden incluso afectar a la salud de las personas. Por ejemplo, algunas de las más conocidas en los conejos son la mixomatosis (una enfermedad infecciosa que genera tumefacciones en la piel, los genitales y especialmente en los ojos del animal, desarrollando conjuntivitis aguda e incluso ceguera) o el sobrecrecimiento dental, común también a otros roedores. Otros problemas de salud pueden derivar del lugar en el que viven las mascotas, como los golpes de calor, las pulgas o el estrés, muy común entre todos estos animales y que puede hacer que pierdan el pelo rápidamente o desarrollen otras dolencias más graves.
  • Su alimentación: Mantener un conejo o una chinchilla puede resultar más caro de lo que parece por la alimentación. En concreto, las chinchillas necesitan comer de media tres veces al día, y es recomendable mantener una dieta variada que incluya pienso específico, heno y fruta fresca en proporciones variables. Por eso, es importante valorar estos gastos económicos.
  • Su reproducción: los roedores, como un método de defensa para perpetuar las especies frente a los numerosos depredadores que pueden alimentarse de ellos, se reproducen en grandes camadas. Será imprescindible contar con esa posibilidad si tenemos como mascotas a parejas fértiles, y procurar un sitio para que puedan crecer las crías.
  • La responsabilidad de los niños: en muchos hogares entran este tipo de mascotas (especialmente los hámsters rusos por su menor tamaño) por petición de los más pequeños. Son una buena forma de introducir a los niños en el cuidado de una mascota para que asuman responsabilidades como alimentarlos o limpiar sus jaulas cuando sea necesario. Sin embargo, los adultos deben valorar quién se hará cargo del animal cuando el niño se canse de él, si llega el caso.

¿Qué roedores son los más fáciles de cuidar?

Los roedores más sencillos de cuidar son, sin duda, los hámsters. Requieren poco tiempo diario (una media hora puede ser suficiente) y sus jaulas pueden mantenerse en buenas condiciones con una limpieza a fondo una vez por semana. No necesitan demasiado espacio y por lo general pueden vivir solos. Comen y beben poco y por lo tanto el coste en alimentación es menor, e incluso pueden alimentarse con restos de comida que no comamos nosotros como trozos de frutas y verduras sin cocinar. Una de las grandes ventajas es que, por ejemplo, pueden quedarse solos durante un fin de semana con la comida y el agua necesaria.

Los conejos presentan algunas complicaciones mayores. Necesitan más espacio y en el caso de que queramos tenerlos sueltos debemos proteger todos los objetos que puedan morder (como los cables o las patas de los muebles). Los conejos muerden continuamente algunos objetos para afilar y hacer menguar sus dientes, que crecen constantemente a lo largo de su vida. Necesitan más alimento que los hámsters y hay que ser especialmente cuidadosos para protegerlos del calor. Entre 35ºC y 38ºC de temperatura, los conejos sufren golpes de calor y la tasa de muerte súbita es muy alta.

En el caso de las cobayas, el cuidado también es más complejo que con los hámsters. Las cobayas son más sociales y necesitan que pasemos tiempo con ellas varias veces al día. Lo ideales darles de comer tres veces al día e interactuar con ellas. Precisamente por esta docilidad son mascotas cada vez más populares. Deben disponer de espacio horizontal, es decir, una jaula no muy alta pero si suficientemente larga y ancha en la base para que puedan moverse con comodidad. En cuanto a la alimentación, además de una dieta variada, conviene que sea rica en Vitamina C.

En cuanto a las chinchillas, deben tener cuidados especiales que no tienen otros roedores. Salvo casos excepcionales no se deben mojar, así que los lavados deberán hacerse con arena especial, la marmolina, sobre la que el animal se revuelca para eliminar las impurezas de su cuerpo. También es necesario cepillarlas cada quince días y tener especial cuidado durante las dos veces que cambian el pelo cada año. Las chinchillas son animales independientes y están especialmente activas por la noche, algo a tener en cuenta según nuestros hábitos de descanso.

¿Conviene contratar un seguro para estas mascotas?

Teniendo en cuenta todos los problemas y riesgos mencionados anteriormente, algunos dueños de estos animales se muestran interesados en contratar un seguro para ellos. La mayoría de aseguradoras no incluyen a chinchillas, cobayas o hámsters, como si pueden hacer en el caso de perros y gatos, entre sus coberturas en el seguro del hogar, si bien muchas de ellas ofrecen seguros para animales exóticos que sí pueden incluir a estas especies.

Habría que plantear cuáles son las posibilidades reales de que nuestra mascota pueda atacar a alguien, romper algún objeto de valor en nuestra casa o pueda contraer alguna enfermedad grave que requiera atención médica especializada. En esos casos, los propietarios pueden contratar seguros que dispongan de las siguientes coberturas:

  • Responsabilidad Civil, en caso de ataque a personas, otros animales o provoque daños a terceros.
  • Salud. Como en el caso de otros animales, un seguro de salud puede cubrir los tratamientos veterinarios, operaciones (por ejemplo, la castración) o ingresos hospitalarios.
  • Muerte. Puede contratarse una póliza que nos indemnice en caso de muerte o sacrificio necesario de nuestra mascota.
  • Robo o extravío. Un seguro con estas coberturas podría hacerse cargo de los gastos de búsqueda en caso de desaparición o de indemnización en caso de robo de nuestra mascota.

Los roedores y los abandonos masivos

Muchas familias se cansan pronto de tener estas mascotas en su casa y acaban dejándolas a su suerte en zonas silvestres. Los abandonos de conejos, cobayas y otros pequeños mamíferos se cuentan por miles en nuestro país. Y lo peor es que esos animales apenas sobreviven una o dos semanas en zonas de monte. Son mascotas domésticas y por lo tanto tienen serias dificultades para conseguir agua, comida o una madriguera en la que resguardarse de las condiciones climatológicas. Lo más probable es que acaben muriendo por la falta de alguno de estos factores o bajo las garras de algún depredador. Todo ello por no hablar de los problemas ecológicos que puede generar su supervivencia y la mezcla con especies silvestres. Se han dado casos alrededor de ciudades como Madrid en los que los grandes grupos de conejos se han convertido en una plaga que es necesario exterminar para mantener el equilibrio ecológico.

Esperamos que esta guía te haya ayudado a conocer mejor a estas mascotas tan populares y a poder elegir si quieres asegurarlas. Y recuerda, actúa siempre con responsabilidad, porque una mascota no es un juguete. Infórmate y valora previamente si puedes permitirte mantener uno de estos animales en tu casa y ¡nunca los abandones!

Ya sabes que si tienes alguna duda o quieres contarnos tu experiencia con estos roedores, puedes dejarnos un comentario o compartir este artículo en tus redes sociales.

Guía del seguro para conejos, cobayas, chinchillas y otros roedores
5 100% 4 votos

Un comentario sobre “Guía del seguro para conejos, cobayas, chinchillas y otros roedores

  1. Hola me urge conceguir un plan medico para mi conejo es raza Silver Fox…..alguien q me ayude a encontrar una compañua aseguradora o clinica vivo en lynn mass x lo menos el plan medico yo mr incribo y busco alguna clinica…….gracias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *