Guía para comprar una moto eléctrica – 2018

Quizás hayas visto alguna y ni siquiera te hayas dado cuenta. Las motos eléctricas se han ido colando en nuestras calles y carreteras de forma silenciosa, sin ruidos ni malos humos. Aún no se han asentado de forma definitiva en nuestro país, pero las cifras indican que representan un mercado todavía por explotar con un potencial extraordinario.

Guía para comprar una moto eléctrica
Guía para comprar una moto eléctrica

Dos ejemplos que son buenos indicadores de esta tendencia: la marca catalana VOLTA espera vender este 2018 unas 500 unidades de sus motos eléctricas, dando además un salto considerable hacia el exterior, buscando el mercado europeo y el sudamericano. Por otro lado, la empresa Correos compró durante el año 2017 200 motocicletas eléctricas para poder realizar su trabajo de reparto.

Incluso algunos ayuntamientos como el de Barcelona han impulsado un servicio de alquiler de motos eléctricas en la ciudad que cuenta ya con una flota de 250 vehículos y decenas de miles de usuarios. Son cifras modestas pero fabricantes y distribuidores confían en que aumenten considerablemente en los próximos años.

Por todo ello, si estás pensando en comprar una moto eléctrica, en esta guía analizamos sus ventajas e inconvenientes así como sus características, las mejores marcas y algunas cosas más.

¿Qué ventajas tienen las motos eléctricas?

Listamos a continuación las principales ventajas de las motos eléctricas, aspectos que las hacen mucho más atractivas que las motos convencionales con motores de explosión:

  • No contaminan: posiblemente es su característica más valorada. El motor eléctrico hace que puedas olvidarte de los malos humos del tubo de escape y de las emisiones de gases que son tan perjudiciales para la atmósfera. Las motos eléctricas son respetuosas con el medio ambiente y con la salud de las personas. Aquí puedes aprender más sobre la contaminación del aire y los riesgos para la salud.
  • No hacen ruido: además de que no emiten gases, otra de sus ventajas es que son mucho más silenciosas porque tampoco emiten los ruidos de un motor convencional. Quizá para los moteros más exigentes esto no sea estrictamente una ventaja, pero lo cierto es que la contaminación acústica desaparece en las motos eléctricas.
  • Ahorran en combustible: con el precio del petróleo en una constante montaña rusa es difícil saber cuánto nos va a costar llenar el depósito con combustible tradicional. Por eso, no depender de las gasolineras y poder cargar las baterías en casa a precios más o menos estables es una ventaja a tener en cuenta. Además, todas las estimaciones coinciden en que el coste por cada 100 kilómetros se sitúa entre los 40 y los 60 céntimos de euro con un motor eléctrico, muy por debajo del gasto de los motores convencionales.
  • Sencillez en la conducción: el motor eléctrico no requiere transmisión, por lo que las cajas de cambios desaparecen y la conducción se simplifica. Tampoco necesita de una fase de calentamiento previo, por lo que una vez se enciende está preparado para circular en óptimas condiciones.
  • Ventajas de aparcamiento en núcleos urbanos: muchas ciudades premian la utilización de vehículos eléctricos y ofrecen aparcamientos gratuitos en zonas azules o espacios reservados para vehículos no contaminantes. Cada ciudad tiene sus propias normativas, pero dependiendo del lugar donde residas ahorrarte unos euros del aparcamiento cada día puede ser una ventaja a tener muy en cuenta.
  • Mantenimiento más sencillo: al tratarse de motores más sencillos, las visitas al taller son también menos habituales y, por lo tanto, el mantenimiento en general resulta menos costoso.
  • Ventajas fiscales: como veremos más abajo, existen ayudas públicas para la compra de motos eléctricas, pero es que además existen otras ventajas como rebajas en la tasa de circulación de tu ciudad o en el impuesto de matriculación. Conviene que te informes en tu ayuntamiento acerca de si con la compra de una moto eléctrica puedes acogerte a alguna de estas ventajas.

¿Qué inconvenientes tienen las motos eléctricas?

Hemos visto las numerosas ventajas que tienen las motos eléctricas, pero no podemos pasar por alto que también conllevan algunos inconvenientes que hay que tener presentes a la hora de elegir una moto de este tipo. Los repasamos a continuación:

  • Una autonomía más limitada: se trata de un condicionante que se ha ido corrigiendo en los últimos años. Aunque los motores eléctricos suelen tener menos autonomía que los motores de explosión, lo cierto es que muchas marcas ya comercializan motos eléctricas que superan los 100 kilómetros de autonomía. Los kilómetros que podemos llegar a recorrer sin recargar la batería pueden ser un inconveniente para quienes piensen en trayectos largos, pero no lo es tanto para quienes piensen en moverse únicamente por la ciudad, el verdadero hábitat natural de las motos eléctricas.
  • El precio: este sí es un verdadero inconveniente. Por lo general, las motos eléctricas siguen siendo mucho más caras que las motos convencionales. Es cuestión de tiempo que el mercado se estabilice y la amplia oferta acabe por hacer descender los precios. La incógnita es cuánto tiempo deberemos esperar para que las motos eléctricas puedan competir económicamente con las tradicionales.
  • La escasez de talleres especializados: al tratarse de vehículos nuevos con tecnologías diferentes no existen, por el momento, demasiados talleres especializados en motos eléctricas, lo cual puede ser un quebradero de cabeza en caso de sufrir una avería grave.
  • Los escasos puestos de recarga públicos: es otro de los problemas que se va corrigiendo con el paso de los años. Barcelona lidera el ránking de ciudades españolas con más puntos de recarga en sus calles pero, en general, las urbes españolas todavía no ofrecen demasiados puntos de recarga públicos. Existe un mapa de puntos de recarga de vehículos eléctricos que puede consultarse en este enlace.
  • La peligrosa ausencia de ruido: en ocasiones, especialmente en entornos urbanos, las motos eléctricas resultan indetectables para los peatones o para otros vehículos precisamente porque no hacen ruido. Cuando caminamos por la acera de una calle y pensamos en cruzar al otro lado nos orientamos también por el sonido de los motores, y es por ello que los pilotos de motos eléctricas deben extremar, aún más, la precaución al circular cerca de los peatones para evitar accidentes y atropellos.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de comprar una moto eléctrica?

Listamos a continuación las principales características que debemos valorar a la hora de comprar una moto eléctrica:

  • El uso que se le va a dar: decíamos más arriba que el hábitat natural de las motos eléctricas es la ciudad. La mayoría de ellas están pensadas para trayectos cortos en zonas urbanas, pero en lo últimos años han aparecido modelos de motos de campo y también otros modelos más potentes para realizar viajes más largos. La oferta se ha multiplicado, por lo que conviene tener claro qué usos le vamos a dar y por qué zonas vamos a circular.
  • La autonomía: ya no es difícil encontrar modelos de motos eléctricas que superen los 100 kilómetros de autonomía, lo cual si hablamos de desplazamientos urbanos resulta relativamente cómodo porque te permite hacer numerosos viajes sin tener que conectar el cargador. Sin embargo, este sigue siendo uno de los condicionantes principales a la hora de decantarse por una u otra moto. Hay modelos que no alcanzan los 80 kilómetros y otros que llegan incluso a los 200 km. Conviene informarse bien y comparar la autonomía real de varios modelos antes de decidirse por uno u otro.
  • La potencia del motor: hay que pensar si buscamos un ciclomotor o una motocicleta. Los primeros son los que por construcción no superan los 45km/h. En el caso de los ciclomotores de combustión interna, los motores están limitados a 50cc y en el caso de los eléctricos están limitados a 4kW de potencia. Cualquier vehículo que supere los 4kW de potencia de su motor eléctrico es ya considerado una motocicleta y requiere permisos diferentes a los del ciclomotor para conducirlo. La normativa europea que regula las potencias de las motos eléctricas puede consultarse en la directiva 2002/24/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 18 de marzo de 2002,
  • Velocidad máxima: es también un aspecto importante muy relacionado con el primer punto, el uso que le vamos a dar a nuestra moto. La horquilla de velocidades máximas en el mercado es bastante amplia, por lo que tendremos que pensar por qué tipo de vías vamos a circular. No tendría mucho sentido optar por una motocicleta que alcance fácilmente los 140km/h si vamos a movernos estrictamente por ciudad. Tampoco sería necesario tanta potencia en una moto de campo que usemos para divertirnos por caminos. En cambio, sí buscaremos una moto con una alta velocidad punta si vamos a movernos habitualmente por autovías o autopistas. En cuanto a la velocidad mínima, las menos potentes pueden compararse con un ciclomotor convencional, que circulan entre 20km/h y 45km/h.
  • El tiempo de carga de las baterías: la mayoría de baterías requieren varias horas de carga, pero también en este aspecto existen grandes diferencias entre marcas. Desde las que apenas requieren 1 hora hasta las que pueden tardar entre 4 y 6 horas en realizar una recarga completa. Dependiendo de la combinación Voltios/Amperios de nuestra batería conseguiremos más autonomía pero, por lo general, también más tiempo de carga.
  • El tipo de batería: la mayoría de motos eléctricas portan baterías de ión-litio. Actualmente están muy extendidas en vehículos eléctricos por su alta calidad y rendimiento, porque apenas pierden capacidad de recarga y porque no cuentan con el llamado “efecto memoria” (un proceso por el cual se crean cristales internos en las baterías cuando no se realizan cargas completas), lo cual contribuye a alargar su vida útil. Sin embargo, existen otro tipo de baterías como las de plomo, más pesadas y menos duraderas, aunque más baratas.
  • El peso máximo que soporta la moto: como en el caso de las motos convencionales, hay motos eléctricas que, por normativa, están adaptadas para transportar a uno o a dos pasajeros y un máximo de peso. Habrá que tener en cuenta si pensamos en desplazarnos en solitario o si vamos a llevar un pasajero o una carga.
  • El puesto de recarga: este aspecto tiene más de ventaja que de inconveniente. La mayoría de baterías pueden enchufarse a la corriente normal de 220V, es decir, en cualquier enchufe de nuestra casa. En el caso de baterías no extraíbles pueden conectarse a un enchufe colocado en el garaje, lo cual también sirve en comunidades de vecinos mediante la instalación de un contador individual para abonar a la comunidad el gasto de nuestro puesto de recarga. Como mencionábamos antes, en muchas ciudades españolas existen también puestos de recarga públicos de los que también podremos hacer uso. El acceso que podamos tener a estos puestos de recarga en la calle también será un condicionante a tener en cuenta para evitar quedarnos tirados sin batería.

¿Qué carnet necesito para conducir una moto eléctrica?

Existen algunas diferencias entre los permisos de conducción para una moto eléctrica y para una moto convencional. En el caso de las eléctricas es especialmente importante conocer la potencia del motor y la velocidad máxima que pueden alcanzar, pues de esos dos factores dependen los permisos.

Listamos a continuación los carnets con los que se pueden conducir motos eléctricas y sus equivalencias con las motos tradicionales:

  • Carnet AM: es el carnet necesario para conducir motos eléctricas que no superen los 45km/h de velocidad y se puede obtener a partir de los 15 años. Equivale al conocido anteriormente como licencia de ciclomotor en las motos de gasolina. A partir de los 18 años se puede llevar también un pasajero, siempre que el ciclomotor esté homologado para ello.
  • Carnet A1: con este carnet se pueden conducir motos eléctricas que superan los 45km/h pero tienen una potencia del motor inferior a los 11kw. Es el carnet que permite conducir motos de combustión de 125c.c. y puede obtenerse a partir de los 16 años.
  • Carnet A2: permite conducir motos eléctricas con potencias de motor entre los 11kw y los 35kw. Se puede obtener a partir de los 18 años.
  • Carnet A: con este carnet se puede conducir cualquier motocicleta, ya sea de gasolina o eléctrica, independientemente de su cilindrada o potencia. Se puede obtener a partir de los 20 años, pero es necesario tener 2 años de experiencia previa con el carnet A2.
  • Carnet B: es el carnet de coche que se obtiene a partir de los 18 años. Con tres años de antigüedad se pueden llevar motos eléctricas de hasta 11kw, es decir, el equivalente al A1.

¿Qué marcas de motos eléctricas son las mejores?

Existen numerosas marcas de motos eléctricas que comercializan sus productos en nuestro país. Algunas de ellas ya son marcas asentadas con éxito en países del continente asiático como China o Japón, mientras que otras han nacido en nuestro país hace relativamente poco tiempo y tratan de hacerse un hueco en el mercado. Repasamos a continuación las mejores marcas de motos eléctricas:

¿Crees que falta alguna marca? No dudes en dejarnos un comentario en la parte final de esta guía y la añadiremos al listado.

Los seguros para motos eléctricas

Los seguros de las motos eléctricas tienen también algunas particularidades. El seguro obligatorio de Responsabilidad Civil (lo que comúnmente se conoce como seguro a terceros) es común a todo tipo de vehículos, sean eléctricos o no. Además, las motos eléctricas pueden tener seguros con coberturas semejantes a las motos convencionales, como la asistencia en carretera, la defensa jurídica ante multas de tráfico, la cobertura por robo o daños o la asistencia médica del conductor en caso de accidente.

Pero además de todo ello, las motos eléctricas pueden disponer de coberturas exclusivas, como las que cubren los daños o robos que pueden sufrir los cables de recarga y las baterías, la asistencia en talleres especializados en vehículos eléctricos o la asistencia en carretera desde el Km. 0 si te quedas sin batería.

Algunas aseguradoras premian no solo la conciencia medioambiental de los conductores de las motos eléctricas, sino también la seguridad que aporta conducir una moto de este tipo. Por lo general, la aceleración de las motos eléctricas es menor que la de los motores convencionales y, en teoría, eso favorece la seguridad. Las aseguradoras tienen en cuenta estos aspectos y ofrecen pólizas adaptadas a la realidad de las motos eléctricas.

Por supuesto entran en juego otros factores como la potencia de la moto, el valor económico, la zona por la que va a transitar, la autonomía de la que dispone o el historial de partes del conductor. Todos ellos son factores que influyen en el precio de la póliza.

En cuanto a las aseguradoras, cada vez son más las que ofrecen seguros específicos para motos eléctricas. A compañías como Mapfre o Mutua Madrileña se unen otras como Línea Directa o Fénix Directo.

Ayudas a la compra de motos eléctricas

El pasado año 2016, desde el Ministerio de Industria, Energía y Turismo se ofrecieron ayudas públicas para la compra de vehículos eléctricos. El llamado Plan MOVEA, que reemplazó a los anteriores planes MOVELE y PIMA Aire, permitió beneficiarse de pequeñas subvenciones por la compra de vehículos híbridos, de gas y eléctricos entre los que se incluyen las motos eléctricas. En 2017, el plan MOVEA estuvo financiado con hasta 14,26 millones de euros, para fomentar la compra de motocicletas, turismos, camiones y autobuses, así como infraestructuras de punto de recarga.

Para este 2018 todavía está pendiente que se hagan públicas las ayudas del Plan MOVEA, que se espera que sean similares a las del año pasado.

Para las motocicletas, las ayudas varían entre los 1.500 y los 2.500 euros en función de la autonomía de cada moto eléctrica (que debe ser mayor de 70 kilómetros) y también de la capacidad de la batería, (que puede tener entre 3 y 4,5 kW o más de 4,5 kW.

En 2017 existía también una limitación en el precio de las motocicletas, que no podía superar los 8.000 € (sin contar impuestos). Las ayudas están destinadas a personas físicas, en cuyo caso un beneficiario sólo puede acogerse a una ayuda para un vehículo, y también a empresas que pueden beneficiarse de ayudas hasta para 35 motos.

Las últimas innovaciones de las motos eléctricas

Cada año aparecen nuevas tecnologías que, aplicadas al sector de los vehículos eléctricos, contribuyen a reducir los inconvenientes que por defecto plantean estos vehículos. Hablamos, por ejemplo, de las baterías de grafeno que aunque todavía están en fase de desarrollo y perfeccionamiento podrían revolucionar el mercado de las baterías para motos y coches eléctricos.

La conectividad con otros aparatos también es un factor importante en la innovación de las motos eléctricas, en especial con los smartphones. La marca Volta, por ejemplo, ofrece un control prácticamente total a través de una aplicación que permite conocer la posición exacta de la moto, su nivel de carga o el consumo durante un periodo concreto de tiempo. La marca catalana incorpora estas funcionalidades para su modelo Volta BCN, una moto eléctrica con una estética deportiva a la par que cómoda.

El modelo rompedor de Johammer J1

Otros diseños rompedores están abriéndose un hueco en el mercado. La austriaca Johammer J1 recibió el prestigioso premio Red Dot 2016 por su diseño rompedor y novedoso. Su estética es una mezcla de amor y odio. Genera rechazo y atracción, pero no deja a nadie indiferente. Alcanza una velocidad máxima de 120km/h y tiene autonomía para 200 kilómetros. Su precio ronda los 25.000€

Johammer J1
Johammer J1

El scooter plegable de Ujet

Por otro lado, para los amantes de las scooters y los que disfrutan moviéndose por la ciudad, la marca Ujet, con sede en Luxemburgo, presentó a inicios de 2018 su novedosa moto eléctrica y plegable, que esperan comenzar a vender en agosto de este mismo año.

Podrá comprarse con dos baterías diferentes, que proporcionan autonomías de 70 o 150 kilómetros. Los tiempos de carga están entre las tres y las seis horas con un cargador estándar y entre una y dos horas con el cargador rápido. La velocidad máxima será de 45 km/h.

El precio de este curioso scooter plegable estará en torno a los 7.400 euros para la versión con batería pequeña y unos 8.500€ para la versión de batería grende. Según el fabricante, lo más llamativo es la combinación de comodidad en la conducción y la extrema limitación del peso que ha conseguido gracias a componentes de calidad y diseños específicos, como los de las ruedas sin radios. En cuanto a la potencia del motor, tiene 5,44 CV y un par de 90 Nm.

En el siguiente vídeo en inglés puedes hacerte una idea del diseño y las capacidades de este scooter plegable de Ujet:

La moto eléctrica off-road de KTM

Los amantes del enduro, del XC y de la montaña en general tampoco podían quedarse sin su moto eléctrica. La mítica marca KTM lleva varios años perfeccionando su Freeride E-XC, tratando de alargar la durabilidad de sus baterías sin que ello suponga un gran aumento del peso.

El nuevo PowerPack 2018 de la marca austriaca ofrece una autonomía de hasta una hora y media en la que se puede disfrutar de la moto prácticamente a tope. Además, ha perfeccionado el sistema de recuperación de energía en las frenadas y en las bajadas.

Dispone de tres modos de conducción (economy, enduro y cross) y tiene dos ventajas para aquellos que desean iniciarse en el mundo del off-road: por un lado, la desaparición del embrague y el cambio de marchas hace mucho más fácil su conducción; por otro, la ventaja de que se puede conducir con el carnet A1. Eso sí, lo más llamativo es la desaparición del característico sonido del motor de combustión, algo que es música para los oídos de algunos pilotos y que en este caso simplemente no existe.

El motor puede entregar una potencia de hasta 25 CV, equivalente a una 125 C.C. de dos tiempos convencional, pero con la particularidad de entrega la máxima potencia desde las 0 rpm. Este hecho la convierte en una moto de campo muy juguetona y especialmente divertida para hacer excursiones por sendas o caminos, aunque también se comporta bien en los terrenos más exigentes gracias a la mecánica y a los amortiguadores. Su precio de salida para este 2018 es de 10.200€.

KTM Freeride E-XC 2018

 

Denzel Café Racer

Con un diseño retro que recuerda a las motocicletas de los años cincuenta, esta moto eléctrica de diseño español estará preparada para rodar durante este 2018.

Sus creadores destacan su diseño cuidado que se mezcla con unas prestaciones más que aceptables: autonomía de unos 100 kilómetros, tan solo 70 kilos de peso, tecnología de frenada regenerativa, sistema de velocidad de crucero y un precio razonable, 4200 euros.

Contará con un motor eléctrico de 7.5 kW, que alcanzará una velocidad máxima de 100 km/h.

Denzel Café Racer

Vespa eléctrica – La clásica italiana se pasa a la electricidad

Pues sí, para este 2018 el histórico modelo de moto italiana ha anunciado que ofrecerá también un modelo eléctrico sin perder el espíritu de moto urbana que siempre ha tenido la Vespa. La potencia y las prestaciones son equivalentes a la Vespa Primavera de 49 C.C, y este modelo eléctrico tendrá una autonomía de hasta 100 kilómetros, con una particularidad, y es que el cargador será el modelo convencional que se utiliza para el móvil en nuestra casa. De esta manera, sin cargador rápido, la batería podrá recargarse completamente en unas cuatro horas.

Vespa comercializará un modelo superior, la Vespa Elettrica X, que llevará un pequeño generador que funcionará con gasolina y será capaz de extender la autonomía de la moto hasta los 200 kilómetros.

Dispondrá también de un sistema de frenado regenerativo y de dos modos de conducción, uno eco con una velocidad máxima limitada a los 30 km/h y otro Power, donde el motor desarrolla toda su potencia. Te dejamos con el “silencioso” anuncio comercial de esta nueva Vespa Elettrica:

 

Como ves, las motos eléctricas son el futuro y la mayor parte de las marcas clásicas trabajan ya en ofrecer modelos eléctricos a sus clientes. Y es que hasta Harley-Davidson se ha subido al carro y ha anunciado que para 2021, a través de su “Project LiveWire”, estará en condiciones de presentar una moto eléctrica con su propio rótulo, el de una de las marcas más prestigiosas del mundo. De momento, continúan haciendo pruebas con sus prototipos y buscando las mejores prestaciones de sus baterías. Veremos si su proyecto concluye con éxito.

Y finalizamos con otro extraño prototipo, el que ha fabricado APWorks, una empresa de Airbus. Un cuadro que se ha imprimido en 3D y la mejor tecnología aeronáutica aplicada al rodaje por carretera. Dispone de 60 kilómetros de autonomía y alcanza una velocidad máxima de 80km/h. Eso sí, no está al alcance de todos: Airbus ha sacado una primera remesa de 50 unidades a un precio de 56.000 dólares cada una. Ahí es nada.

¿Crees que hemos pasado por alto algo importante? ¿Ya disfrutas de las ventajas de una moto eléctrica? ¿Le recomendarías a un amigo que se la comprara y cambiara el motor de explosión por el silencioso motor eléctrico?

Déjanos tu comentario si tienes cualquier pregunta o sugerencia y te ayudaremos a resolver tus dudas.

Y si te has quedado con ganas de más electricidad, no te pierdas nuestras guías sobre otros vehículos eléctricos:

Guía para comprar una bicicleta eléctrica

Guía para contratar seguros para coches eléctricos

Guía para comprar una furgoneta eléctrica

Guía para comprar una moto eléctrica – 2018
4.8 96.67% 6 votos

Un comentario sobre “Guía para comprar una moto eléctrica – 2018

  1. Buenas, estoy interesado en comprar una moto electrica de 800 W y quisiera saber la normativa legal que hay al respecto, es decir, tipo de licencia, por donde puedo circular,requisitos, seguro, etc
    Muchas gracias , espero sus noticias

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.