Seguros para comunidades explicados al detalle

Resuelve con esta guía todas tus dudas sobre los seguros de comunidades de propietarios. En ella encontrarás cuestiones como las leyes que los rigen, los detalles de los seguros multirriesgo o las coberturas de las principales aseguradoras de España. ¡No te pierdas nada!

Seguro que, como propietario de una vivienda o como responsable en una comunidad de vecinos, alguna vez te has tenido que enfrentar a una avería del ascensor, a una fuga de agua, humedades o a un fallo en la instalación eléctrica. Y es que los problemas relacionados con el hogar son bastante habituales y son uno de los sectores que más trabajo generan a las aseguradoras.

Para que te hagas una idea, según cifras de la Unión Española de Entidades Aseguradoras y Reaseguradoras (UNESPA) en 2014 se produjeron en España un total de 936.000 siniestros con un coste total de 375 millones de euros dentro del sector de los seguros de comunidades.

Más abajo veremos cuáles fueron las causas principales de esos problemas, pero te adelantamos ya una dato: el agua tiene la culpa en la mayoría de siniestros en las comunidades de vecinos.

Seguros para comunidades explicados al detalle
Seguros para comunidades explicados al detalle

Hablaremos en esta guía de todos los detalles de los seguros que pueden proteger a una comunidad, incluyendo una tabla comparativa de las coberturas básicas que ofrecen las compañías aseguradoras para sus pólizas de comunidades. Comencemos, antes de nada, por repasar los aspectos legales a tener en cuenta cuando hablamos de los seguros para comunidades de propietarios.

Leyes que se aplican a los seguros de comunidades

La ley que rige el funcionamiento de las comunidades de propietarios es la Ley de Propiedad Horizontal, una ley publicada en el año 1960 que se ha ido actualizando en las últimas décadas y que regula, entre otros muchos aspectos, los órganos de gobierno de una comunidad, las normas respecto a la convivencia o las definiciones de elementos comunes y elementos privativos.

En esta ley, apenas se hace referencia a los seguros de comunidades. El artículo 9 de la LPH, en su apartado f) se limita a decir que:

“con cargo al fondo de reserva la comunidad podrá suscribir un contrato de seguro que cubra los daños causados en la finca o bien concluir un contrato de mantenimiento permanente del inmueble y sus instalaciones generales.”

La Ley de Propiedad Horizontal es la norma estatal para la gestión de las comunidades, pero además de ésta, otras dos leyes autonómicas afectan también a los seguros de comunidades de propietarios, y luego veremos porqué. Son, por un lado, en la Comunidad de Madrid la Ley 2/1999, de 17 de marzo, de Medidas para la calidad de la edificación; y por otro lado la Ley 8/2004, de 20 de octubre, de la Vivienda de la Comunidad Valenciana.

En cuanto a las reclamaciones que pueden ejercer los propietarios al constructor del inmueble (una información importante en caso de siniestro), la Ley 38/1999, de 5 de noviembre, de Ordenación de la Edificación, establece en su artículo 17 que el constructor debe hacerse cargo:

  • Durante diez años, de los daños materiales causados en el edificio por vicios o defectos que afecten a la cimentación, los soportes, las vigas, los forjados, los muros de carga u otros elementos estructurales, y que comprometan directamente la resistencia mecánica y la estabilidad del edificio.
  • Durante tres años, de los daños materiales causados en el edificio por vicios o defectos de los elementos constructivos o de las instalaciones que ocasionen el incumplimiento de los requisitos de habitabilidad del apartado 1, letra c), del artículo 3.
  • El constructor también responderá de los daños materiales por vicios o defectos de ejecución que afecten a elementos de terminación o acabado de las obras dentro del plazo de un año.

En el siguiente apartado hablaremos de la obligatoriedad de estos seguros, y veremos por qué las leyes autonómicas afectan a los seguros de las comunidades de vecinos.

¿Es obligatorio tener un seguro en la comunidad?

Como hemos visto, la Ley de Propiedad Horizontal apenas hace una pequeña mención a los seguros en las comunidades de vecinos, y en ella no se habla de la obligatoriedad de contratar una póliza. Se puede afirmar, por tanto, que no es obligatorio contratar un seguro de comunidades para proteger nuestro inmueble.

Aunque como toda norma, existen excepciones. Las leyes autonómicas que hemos mencionado antes sí que obligan a las comunidades de vecinos de la Comunidad de Madrid y de la Comunidad Valenciana a contratar un seguro.

En el caso de la Comunidad de Madrid, la ley afirma literalmente en su artículo 24 que “todo edificio deberá estar asegurado por los riesgos de incendio y daños a terceros.” En el caso de la Comunidad Valenciana, la Ley de Vivienda, en su artículo 30, afirma que:

  • Es obligatorio que los edificios de viviendas estén asegurados contra el riesgo de incendios y por daños a terceros.
  • La Comunidad de propietarios deberá suscribir estos seguros para los elementos comunes de todo el inmueble.
  • Las Comunidades de Propietarios que hayan constituido el fondo de reserva para atender las obras de conservación y reparación del edificio de viviendas, o que con cargo al mismo hayan suscrito un contrato de seguro que cubra los daños causados en el edificio por riesgos extraordinarios, o un contrato de mantenimiento previamente del inmueble y sus instalaciones generales, gozarán de preferencia para la obtención de ayudas públicas a la rehabilitación, conservación y mantenimiento de los mismos.

Los seguros multirriesgo en las comunidades

Los seguros de comunidades pertenecen al denominado grupo de seguros multirriesgo, pero ¿qué significa eso exactamente? Pues sencillamente que se trata de pólizas que cubren riesgos de diversa índole. Se trata de un tipo de pólizas muy comunes en el ramo de los seguros de hogar (sirven para seguros de comunidades, pero también para asegurar viviendas, locales comerciales, etc).

Los multirriesgo son seguros con los que los propietarios pueden hacer frente a toda una serie de problemas que pueden darse frecuentemente en las comunidades, como los daños materiales, los incendios, la Responsabilidad Civil frente a terceros, los servicios de asistencia de profesionales (fontaneros, electricistas, albañiles…) y otras coberturas adicionales que suelen complementar a estas pólizas.

Veamos cuáles son todas esas coberturas que ofrecen los seguros de comunidades, empezando por las más comunes y acabando por algunas complementarias que sólo ofrecen algunas aseguradoras.

Coberturas de los seguros para comunidades

Las principales coberturas de los seguros de comunidades son las siguientes:

  • Incendio y problemas derivados: No todas las coberturas de este tipo son igual de completas, pero todos los seguros multirriesgo de comunidades cuentan con una cobertura de incendios. En esta cobertura genérica se pueden incluir los daños que generen los fuegos, causados por negligencias, impacto de rayos o explosiones. También problemas derivados como las labores de desescombro, el rellenado de los extintores, la reparación estética del edificio o el traslado de los residentes en caso de que el edificio quede inhabitable. También puede incluirse en este aspecto coberturas por daños por humo, que afecten por ejemplo a la estética del edificio o incluso a la salud de los propietarios.
  • Robos: Muchos seguros incluyen esta cobertura que protege el edificio contra robos, expoliación, hurtos y daños materiales derivados de estos.
  • Vandalismo: Los bienes materiales de la comunidad pueden estar cubiertos frente a acciones vandálicas o tumultuarias. Esta cobertura serviría, por ejemplo, frente a la rotura de la puerta del edificio o frente a una pintada en la fachada.
  • Responsabilidad Civil: es importante tener cubiertos los daños que puedan sufrir terceras personas como consecuencia de problemas en nuestra comunidad. Habitualmente se dan casos tan particulares como la caída de objetos a la vía pública (que pueden herir a alguien o causar daños a un vehículo o a otro edificio) o los daños que pueden sufrir los empleados de la comunidad. A veces, la cobertura de responsabilidad civil puede incluir a la Junta Directiva de la comunidad, protegiendo así sus decisiones frente a terceros.
  • Fenómenos atmosféricos: Estas coberturas, que son también bastante comunes, incluyen los daños producidos por la lluvia, el viento, la nieve o el granizo. Ante una eventual rotura del tejado de la comunidad o una filtración de agua en la techumbre producida por la lluvia, esta cobertura será de gran ayuda. También se pueden incluir aquí las coberturas por inundaciones, que aunque son siniestros poco frecuentes suelen estar presentes en la mayoría de pólizas.
  • Roturas: Este tipo de cobertura protege contra la rotura de cristales y elementos similares que pueden ser frágiles, como espejos o elementos de porcelana. En el contrato de cada seguro se detallan rigurosamente los elementos que se cubren en este grupo, por lo que deberemos leerlo detenidamente para evitar sorpresas.
  • Impactos: esta cobertura protege a la comunidad ante impactos de animales, vehículos, ondas sónicas, aeronaves o objetos derribados por fenómenos meteorológicos. Es improbable que un coche o una torre de luz impacte con el edificio, pero puede ocurrir. En zonas de montaña, la cobertura frente a impactos puede incluir el desprendimiento de rocas o los aludes de nieve.
  • Daños eléctricos: otra de las grandes protagonistas de las comunidades. Esta cobertura afecta a las instalaciones eléctricas y todos los aparatos conectados a ellas. Desde la iluminación del portal hasta la rotura del portero automático o el fallo eléctrico del ascensor.
  • Daños por agua: como veremos en el gráfico de más abajo, esta cobertura es la más necesaria en las comunidades de vecinos. Los daños por agua incluyen filtraciones, goteras, o el problema más habitual en los hogares españoles, olvidarse un grifo abierto. Hay que prestar especial atención a esta cobertura, ya que es importante distinguir si afecta solo a las zonas comunes o también a las viviendas de cada propietario.
  • Servicios de desatasco: se suele ofrecer como una cobertura individual a la que se le da también bastante uso. Generalmente, este servicio cubre los gastos de un desatasco de las canalizaciones generales del edificio, así como los gastos de localización y reparación del problema.
  • Servicios de asistencia: el seguro puede cubrir también la intervención de profesionales, como un fontanero, un cerrajero o un electricista.

A tener muy en cuenta: normalmente, las aseguradoras limitan estas coberturas a un número de siniestros al año o a una cifra económica concreta. Por eso, antes de contratar un seguro, hay que leer bien la letra pequeña para evitar sorpresas o sobrecostes.

Hemos mencionado las principales coberturas, pero los seguros multirriesgo de comunidades ofrecen mucho más. A continuación listamos algunas coberturas complementarias que, aunque no las ofrecen todas las aseguradoras, pueden ser muy útiles en algunas comunidades.

  • Daños a los vehículos en garaje.
  • Control de plagas.
  • Daños a instalaciones exteriores: como una piscina, un jardín, una pista de tenis o un solarium.
  • Robo de los fondos comunitarios.
  • Averías de maquinaria: como la del ascensor o la de una calefacción central.
  • Robo o extravío de documentos comunitarios.
  • Infidelidad de los empleados: una cobertura que protege, por ejemplo, contra la malversación de fondos, el fraude asociado a su puesto o el uso indebido de elementos comunes, como llaves o tarjetas de crédito.
  • Daños estéticos.

Veamos ahora una cuestión legal que interesa a los propietarios de una comunidad de vecinos: quiénes son los encargados de contratar un seguro para la comunidad.

¿Quién contrata los seguros de una comunidad?

Los seguros de comunidad pueden ser contratados tras un acuerdo por mayoría simple de la Junta de Propietarios. Es decir, no es necesario que se obtenga unanimidad en la votación, y si se alcanza el acuerdo, todos los propietarios deberán abonar las cuotas correspondientes al pago del seguro, aunque se opusieran en la Junta.

La contratación del seguro la debe llevar a cabo el Presidente de la comunidad, aunque una vez tomado el acuerdo en junta podrá delegar en el Administrador, que actuará siempre bajo las decisiones del presidente.

El administrador podría encargarse también de comparar diferentes presupuestos para obtener un buen precio ajustado a las necesidades de la comunidad.

¿Qué elementos influyen en el precio del seguro de comunidad?

Son varios los condicionantes que tienen en cuenta las aseguradoras a la hora de establecer las primas de los seguros de comunidad. Veámoslos:

El tamaño y el año de construcción del inmueble: son dos de los elementos principales para establecer el precio de un seguro. Es lógico que cuanto más grande sea el edificio más caro será el seguro, pero también influye decisivamente el año de construcción. No es lo mismo un edificio con 5 años que uno con 50 años.

Las aseguradoras se cubren las espaldas a la hora de asegurar inmuebles de más de 25 o 30 años, porque el riesgo de siniestro es mucho más alto, sobre todo los relacionados con las canalizaciones, los problemas eléctricos o los fallos de la maquinaria. Para ello, es habitual que envíen a un perito para que compruebe el estado del edificio, y también es común que los seguros se establezcan con una franquicia, con la cual se reduce la prima, pero en caso de siniestro la comunidad tendría que hacer frente a una parte de los gastos.

El capital asegurado: en el que se engloba el contenido y el continente.

Los elementos de seguridad del edificio: a más seguridad (cámaras de vigilancia, puertas blindadas, sistema antiincendios, etc.) menos riesgo, y por lo tanto primas más baratas.

Las mejoras realizadas: si el edificio es viejo pero se han realizado reformas en algunos elementos como las canalizaciones o la instalación eléctrica, eso nos puede beneficiar en una rebaja del precio del seguro.

Pasemos ahora a la comparativa de las coberturas que ofrece cada una de las principales aseguradoras en España. En cada una de ellas hemos diferenciado entre coberturas básicas y opcionales o complementarias, y al final del listado encontrarás una tabla resumen con las principales coberturas de cada compañía.

Comparativa de seguros para comunidades

Listamos a continuación los principales seguros de comunidades que ofrecen las aseguradoras en España. Todos los datos han sido obtenidos de las páginas web de cada compañía, que enlazamos también en cada apartado.

El seguro de comunidades de Mapfre

El seguro de Mapfre es uno de los más completos del mercado, aunque sus coberturas básicas son bastante limitadas. En concreto, sus coberturas pueden dividirse en dos grupos:

  • Básicas: Incendio y otros daños (daños por fuegos, explosiones, rayos, actos vandálicos, inundaciones, etc.) y Responsabilidad civil (indemnización, asistencia jurídica y gastos procesales).
  • Opcionales: el listado de coberturas opcionales que se pueden contratar con Mapfre es bastante extenso, pero entre las principales están los daños por agua, los atascos en las conducciones generales, los robos, los daños por fenómenos atmosféricos, las averías de maquinaria, la protección de los empleados, las roturas de algunos elementos como los cristales o la cobertura de los vehículos en garaje, entre otras.

El seguro de comunidades de Allianz

El seguro de Allianz es también muy completo y sus coberturas también pueden establecerse en dos grupos:

  • Coberturas básicas: Incendio, robos, responsabilidad civil (excepto por la acción del agua), vandalismo, fenómenos atmosféricos y daños eléctricos. El seguro básico también ofrece asistencia, asesoramiento jurídico, servicio de Inspección Técnica de Edificios, Eficiencia Energética y Accesibilidad (asesoramiento de profesionales en estas materias).
  • Coberturas optativas: Daños por la acción del agua y la Responsabilidad Civil derivada de ella, rotura de cristales (comunes ó comunes y privativos), rotura de maquinaria y averías de aparatos electrónicos, reclamación de impagos de cuotas comunitarias, desatascos de tuberías comunitarias, control de plagas, Responsabilidad Civil de la Junta Directiva de la comunidad y coberturas específicas para filtraciones desde las paredes (por ejemplo, un siniestro causado por un mal sellado de un plato de ducha).

El seguro de comunidades de Axa

El seguro de comunidades de Axa incluye las siguientes coberturas:

Coberturas de daños a la edificación derivados de: Incendio, explosión y rayos; eléctricos a las instalaciones o aparatos; fenómenos meteorológicos y daños por agua, con gastos cubiertos de localización y reparación, pudiendo elegir una cobertura en las zonas comunes y privadas o sólo en las comunes.

También incluye Responsabilidad Civil, por una suma de hasta 1.200.000€, así como daños en cristales y lozas (de nuevo, en zonas comunes y privadas o solo en zonas comunes), daños por robo, roturas de maquinaria, accidentes de empleados, coberturas de defensa jurídica y cobertura de reclamación a morosos.

Por último, también se puede contratar un servicio opcional llamado “Confort para comunidades”, que incluye el envío de profesionales, personal doméstico y el envío de medicamentos al domicilio de los copropietarios, así como el asesoramiento telefónico para numerosas consultas técnicas.

El seguro de comunidades de Catalana Occidente

Veamos a continuación las coberturas que ofrece esta aseguradora en su seguro de comunidad:

En cuanto a daños, el seguro cubre los producidos por:

  • Incendio, explosión y humo.
  • Daños eléctricos.
  • Fenómenos atmosféricos
  • Agua por rotura de tuberías, goteras, olvido cierre grifos.
  • Gastos desatascos tuberías comunitarias, en los que también se incluyen los gastos de localización y reparación de escapes.

En cuanto a gastos derivados de un siniestro, se pueden contratar coberturas para:

  • Extinción y aminoración de siniestros, salvamento de bienes, desescombro, y restitución de la armonía estética.
  • También para la pérdida de beneficios en los casos de alquileres.
  • Gastos de desalojo forzoso del edificio.

La póliza de comunidades de Catalana Occidente también puede incluir coberturas de roturas de cristales y espejos (entre las que se incluyen lunas, vidrios, espejos, cristales y elementos de metacrilato fijados en las zonas comunes del inmueble. También cobertura de robo y expoliación.

En cuanto a la Responsabilidad Civil, se incluye la de daños por agua, la del inmueble, la patronal y la de la Junta de la comunidad.

Una de los servicios destacables de este seguro es el de Responsabilidad Medioambiental que cubre al asegurado frente a daños causados a terceros o a recursos naturales por contaminación, como por ejemplo, la fuga de combustible o la contaminación con productos químicos.
Por último, se pueden contratar coberturas de servicios como:

  • Asistencia a comunidades: 24 horas al día a consecuencia de siniestro, destacando además la cerrajería y electricidad de emergencia, entre otros servicios.
  • Asistencia jurídica: reclamación y defensa de intereses de la comunidad.

El seguro de comunidades de Caser

La aseguradora Caser ofrece su página web cuatro modalidades de su seguro de comunidades: seguro para zonas comunes, seguro para zonas comunes y privadas, una modalidad flexible y un seguro de único propietario para inmuebles destinados a alquiler habitual.

Existen para los cuatro tipos de seguro algunas coberturas básicas comunes que son:

Incendio, rayo y explosión, fenómenos atmosféricos, inundación, actos malintencionados, acción del humo u hollín, impacto de animales y vehículos, ondas sónicas, daños eléctricos y derrame o escape accidental de las instalaciones automáticas contra incendios y robo.
Gastos de desatasco (incluyendo localización del problema), hasta 500€ por siniestro y año.
Tratamiento y prevención de plagas, hasta 2 servicios por año
Defensa jurídica mini (orientación jurídica telefónica y reclamación por incumplimiento de contratos por compra de bienes muebles
Asistencia 24 horas en caso de siniestro

Para el resto de coberturas, cada modalidad de seguro tiene sus propias características y no todas pueden contratarse en todas las modalidades. Hablamos, por ejemplo, de coberturas opcionales como:

  • Responsabilidad Civil
  • Roturas
  • Daños por agua
  • Accidentes de empleados
  • Defensa Jurídica Maxi (Asesoramiento y gastos de procesos legales)
  • Pérdida de Beneficios (solo para la modalidad de Único Propietario)
  • Vehículos y embarcaciones en garaje (solo para la modalidad de Zonas comunes y privadas)
  • Fondos comunitarios e infidelidad (protección frente al robo de los fondos comunitarios e infidelidad de los empleados).
  • Recomposición estética al continente.

El seguro de comunidades de Ocaso

Como muchas otras aseguradoras, el seguro de comunidades de Ocaso distingue entre coberturas básicas y coberturas opcionales que conllevan, lógicamente, un aumento de la prima. Entre las coberturas básicas de esta aseguradora se encuentran:

  • Los daños materiales: Incendio, explosión y caída de rayo. Daños por humo. Daños eléctricos. Colisión de vehículos y caída de aeronaves. Ondas sónicas. Actos de vandalismo
  • Gastos asegurados: Salvamento, demolición y desescombro en el edificio. Extinción de incendios. Pérdida de alquileres. Desalojo forzoso o inhabitabilidad. Reposición de archivos y documentos.
  • Otros riesgos asegurables: Valor a nuevo del edificio. Revalorización de capitales. Cobertura automática sobre el capital asegurado. Riesgos extraordinarios.

Como vemos, el seguro de Ocaso ofrece pocas coberturas básicas importantes, que sí se encuentran en las opcionales. Veámoslas:

  • Daños materiales: Rotura de lunas, cristales espejos y loza sanitaria. Daños por agua con búsqueda y reparación de la avería. Lluvia, viento, pedrisco y nieve. Inundación. Robo, atraco y hurto. Infidelidad de empleados. Avería de maquinaria.
  • Responsabilidad civil general: Inmobiliaria. Por actos de empleados. Patronal. Junta Rectora. Defensa jurídica y fianzas.
  • Responsabilidad civil individual: De los copropietarios y/o usuarios. Defensa jurídica y fianzas
  • Otras garantías opcionales: Asistencia Jurídica y Legal. Asesoramiento técnico general. Recomposición estética. Asistencia 24 horas.

El seguro de comunidades de Reale

El seguro de comunidades de Reale ofrece una de las coberturas básicas más completas, con todos los siguientes siniestros a los que puede hacer frente:

  • Incendio y complementarios
  • Actos de vandalismo y acciones tumultuarias.
  • Daños causados por humo.
  • Fenómenos meteorológicos, en los que se incluyen daños por lluvia, viento, pedrisco y nieve.
  • Impacto.
  • Reposición de documentos, para cubrir la documentación de la comunidad.
  • Daños eléctricos.
  • Roturas.
  • Robo, daños por robo, expoliación y hurto.
  • Responsabilidad civil.
  • ServiEdificios. Servicio de asistencia 24 horas y 365 días al año.
  • Protección jurídica, con reclamaciones de impago a vecinos que no estén al corriente de sus cuotas.
  • Control de plagas.

En cuanto a las coberturas opcionales, esta aseguradora ofrece un listado bastante completo:

  • Infidelidad de empleados.
  • Robo de objetos artísticos que se encuentren en las zonas comunes..
  • Replantación de arboleda y jardín. (Esta es una cobertura que no todas las aseguradoras ofrecen y que puede ser muy útil en comunidades grandes con zonas verdes.
  • Ampliación de garantías a bienes al aire libre.
  • Daños por agua.
  • Inhabitabilidad del edificio: Incluyendo el pago del alquiler de viviendas y locales en caso de incendio.
  • Daños estéticos.
  • Avería de maquinaria de las zonas comunes, como el ascensor, una caldera comunitaria, etc.
  • Vehículos en garaje.
  • Accidentes de los empleados, con indemnizaciones en caso de fallecimiento o invalidez absoluta o parcial.
  • Ruina total causada por terceros, referida a daños materiales como consecuencia directa de obras de construcción o de reforma de construcciones realizadas por terceros en el suelo o en el subsuelo, distintas de las realizadas en la Comunidad de propietarios o edificio asegurado. El estado de ruina se podrá declarar siempre que los daños producidos por terceros afecten a elementos estructurales.
  • Garantías a elementos privativos. Coberturas que se extienden a las viviendas particulares frente a robos, daños por agua, reparaciones, etc.

El seguro de comunidades de Helvetia

Veamos ahora las coberturas que ofrece el seguro para comunidades de Helvetia. Las coberturas básicas son:

  • Incendio
  • Explosión. Helvetia incluye en esta cobertura los daños causados por lo que se define como autoexplosión e implosión.
  • Caída de un rayo
  • Ondas sónicas
  • Caídas de astronaves o aeronaves, algo bastante improbable pero que puede ser importante dependiendo de la zona en la que se ubique el edificio, como los que se sitúan cerca de aeropuertos, por ejemplo.
  • Daños causados por humo
  • Ruina total por obras de terceros, semejante a la cobertura de Reale de la que hemos hablado antes.
  • Daños eléctricos
  • Derrame o escape de instalaciones de extinción (en referencia a los extintores y mangueras anti-incendios).
  • Derrame de líquidos distintos al agua
  • Fenómenos meteorológicos, que incluyen viento, pedrisco, nieve, daños por heladas, lluvia e inundación.
  • Daños consecuenciales, es decir, a causa de un siniestro, como son:
    • El salvamento, la demolición del edificio y otros gastos
    • Medidas de la autoridad
    • Inhabilitación temporal, que incluye:
      • Alquiler provisional
      • Pérdida de alquileres por inhabilitación temporal
  • Reconstrucción de jardines
  • Instalación solar, para edificios que cuenten con sistemas de generación de energía solar.

En cuanto a las coberturas adicionales que se pueden sumar a las ya mencionadas encontramos las siguientes:

  • Daños por agua ( en la que se puede incluir filtraciones, desatasco y servicios de fontanería urgente sin daño)
  • Roturas
  • Robo y vandalismo (incluidos los bienes privados, es decir, dentro de las viviendas)
  • Restauración estética de elementos de la comunidad (una pared, pintura, etc.)
  • Responsabilidad Civil (del edificio, patronal, de la Junta y de otros)
  • Averías de maquinaria de la comunidad
  • Protección de los vehículos en el garaje
  • Servicio de defensa jurídica, con límites de 3.000€ o de 6.000€, que incluye defensa legal, reclamación de impagos y adelanto de cuotas reclamadas por parte de la aseguradora.
  • Servicios adicionales disponibles 24 horas, 365 días al año de Helvetia:
    • Asistencia Edificios
    • Bricoedificios (una intervención gratuita al año durante tres horas)
    • Resolución de dudas sobre Inspección Técnica de Edificios (ITE)
    • Control de plagas

El seguro de comunidades de Santa Lucía

El seguro de comunidades de Santa Lucía se llama iPlus, y es también uno de los más completos en cuanto a coberturas básicas. Incluye, además, entre sus coberturas básicas algo que no incluye ningún otro seguro de los hemos listado, los daños por agua causados por conducciones comunitarias incluso con reparación estética en las viviendas particulares.

No incluye, sin embargo, los daños por agua causados en viviendas privadas (lo más habituales).

Veamos cuáles son todas sus coberturas básicas:

  • Fenómenos atmosféricos, que incluye los daños causados por agua, lluvia, viento, pedrisco, nieve e inundación (localización, reparación y reposición)
  • Roturas de lunas, espejos, cristales y metacrilatos, incluyendo los gastos de instalación.
  • Incendio, incluyendo fuegos por rayos, por fallos eléctricos, cortocircuitos o explosiones.
  • Robos y desperfectos ocasionados.
  • Vandalismo
  • Gastos de desescombro y demolición, así como el desalojo forzoso del edificio.
  • Garantía de desatascos.
  • Malversación de fondos comunitarios y reposición de documentos públicos.
  • Pérdida de alquileres ocasionadas por siniestro. Esta cobertura es importante en caso de que una parte o la totalidad del inmueble esté dedicada a alquiler de viviendas o locales, y no todas las aseguradoras la ofrecen.
  • Daños producidos por colisión de vehículos, caída de árboles, postes y antenas.
  • Seguro a valor de nuevo para el edificio.
  • Responsabilidad Civil, incluyendo los órganos de gobierno de la comunidad.
  • Daños por agua producidos por conducciones comunitarias: reposición estética en zonas privadas por daños por agua.
  • Mantenimiento básico al edificio: antenas de TV y radio. Porteros automáticos y video-porteros.

Con todas estas coberturas básicas, las opcionales se limitan únicamente a dos, aunque son muy importantes:

  • Daños por agua producidos por conducciones privadas.
  • Roturas de cristales de fachadas.

El seguro de comunidades de Liberty

Veamos en último lugar, los servicios que ofrece el seguro para comunidades de Liberty. En cuanto a las coberturas básicas encontramos:

Daños materiales al continente y mobiliario comunitario.

  • Incendio, humo, impactos, explosión y caída de rayos.
  • Robo, atracos y desperfectos, así como daños causados por actos vandálicos.
  • Daños eléctricos.
  • Fenómenos atmosféricos, incluyendo inundación y gastos de desbarre.
  • Derrame de instalaciones automáticas de extinción de incendios.
  • Daños a conducciones subterráneas.
  • Restauración estética del continente y del contenido.
  • Gastos de demolición y desescombro, así como cobertura de desalojo forzoso.
  • Gastos de extinción de incendios.
  • Reconstrucción de archivos, en caso de pérdida o destrucción.
  • Asistencia a la comunidad 24 horas a consecuencia de un siniestro.

En cuanto a las coberturas opcionales, Liberty indica expresamente que puede elegirse varias opciones más concretas en algunas coberturas generales:

  • Rotura de cristales:
    • Tres opciones: solo los comunitarios, comunitarios y privativos, o bien comunitarios, privativos y loza sanitaria.
  • Pérdida de alquileres
  • Daños por agua
    • Como en el caso de los cristales, puede elegir la cobertura solo de instalaciones comunitarias o bien de comunitarias y privativas.Ambas opciones incluyen los gastos de localización de la avería y reparación de la parte averiada.
  • Responsabilidad civil y fianzas
    • Que puede incluir solo la derivada de la propiedad, incluyendo la Responsabilidad civil entre copropietarios o añadir también la Responsabilidad civil de daños por agua para las conducciones privativas. Ambas opciones incluyen la Responsabilidad civil patronal, defensa jurídica y fianzas.
  • Responsabilidad civil de la junta rectora
  • Avería de maquinaria
  • Accidentes individuales
  • Infidelidad de empleados
  • Protección Jurídica y reclamación de daños

Los mejores seguros de comunidades

En Sector Asegurador hemos realizado un estudio comparativo de las opiniones de los usuarios para establecer un ránking de los mejores seguros para comunidades de propietarios, analizando precios, pero también solvencia y capacidad de resolución de las reclamaciones.

Para ello, hemos consultado foros especializados, las publicaciones anuales de la Dirección General de Seguros y Fondos de Pensiones (DGSFP) y hemos recopilado la información que proporcionan otros organismos como la Organización de Consumidores y Usuarios (OCU).

La conclusión es que las aseguradoras que ofrecen mejores seguros de comunidad son:

  1. Mapfre
  2. Reale
  3. Ocaso

Veamos ahora algunas cosas que puede cubrir el seguro de tu comunidad y que, por tanto, deberías revisar en tu seguro de hogar particular.

Cosas que te cubre el seguro de tu comunidad que no tienes que contratar en tu seguro de hogar.

Los seguros de hogar son pólizas todavía más comunes que los seguros comunitarios. De hecho, según la Memoria Social de 2015 publicada por UNESPA, en España existen unos 18 millones de viviendas aseguradas. La misma publicación estima que unos 13’6 millones de esas viviendas serían pisos y viviendas no unifamiliares, mientras que el resto, unos 4’4 millones, serían viviendas unifamiliares.

Con estas cifras, se corre el riesgo de que existan duplicidades en las coberturas de los seguros de hogar y los seguros de comunidades. Por eso, es importante conocer las condiciones de nuestro seguro de comunidad, ya que aunque muchos de ellos se limitan únicamente a la protección de los elementos comunes (portal, tejado, ascensor, puerta, etc.) hay seguros que protegen también los bienes privativos, es decir, las viviendas de cada propietario.

Por lo general, el seguro de la comunidad no cubre los bienes personales de las viviendas de cada propietario, lo que se denomina el contenido. Hablamos de objetos de valor, electrodomésticos, etc, elementos que deberíamos tener cubiertos en nuestro seguro de hogar particular.

Por otro lado, el seguro de la comunidad puede cubrir el 100% del continente, es decir, todo el edificio en sí, incluyendo los elementos estructurales de las viviendas, los muros, los tejados, las fachadas, etc. Ahora bien, lo que muchos expertos recomiendan es que en los seguros de hogar de cada propietario se incluya un seguro del continente a primer riesgo.

Esto supone asegurar el continente de nuestra vivienda por una cifra variable que nos proteja frente a un problema con el seguro comunitario, como una cancelación de la póliza de la comunidad por impago. El seguro del continente particular también nos cubrirá los elementos nuevos que añadamos a nuestra vivienda, como un tabique reformado, una ventana nueva, etc.

Podría decirse que en este caso existe una duplicidad en la cobertura del continente entre el seguro de hogar y el seguro comunitario, pero es una duplicidad que conviene asumir frente a un fallo del seguro de la comunidad. Puede ocurrir que en un siniestro intervengan las dos pólizas, por lo que en ese caso ambas aseguradoras se repartirían el montante de la indemnización hasta alcanzar el 100% del capital asegurado. En ningún caso la indemnización puede suponer un lucro para el asegurado.

La cuestión que soluciona, en parte, este problema es que se puede contratar el seguro de hogar con la misma compañía que tenga el seguro de la comunidad. Evitaríamos así que dos compañías se pasen el problema de una a otra en caso de siniestro y probablemente obtendremos un descuento en nuestra prima.

Repasemos, por último, algunos errores que se producen con frecuencia a la hora de contratar un seguro de comunidad, y que debemos evitar a toda costa, con conceptos tan importantes como el de infraseguro.

Errores típicos al contratar un seguro para comunidades de vecinos

Incurrir en infraseguro o sobreseguro: la palabra infraseguro hace referencia a la situación en la que la suma asegurada es menor del valor real del edificio. La consecuencia de este problema es que en caso de siniestro, la compañía aseguradora no indemnizará al cliente por el valor real, sino que aplicará una regla de proporcionalidad en base a la prima que estaba pagando, por lo que la indemnización no cubrirá el 100% de los gastos reales de reparación.
La situación contraria es el sobreseguro, es decir, cuando la suma asegurada es superior al valor real de los bienes. La consecuencia de este problema es que estaremos pagando una prima más cara de lo que en realidad deberíamos pagar.

En este caso, si se produce un siniestro la aseguradora indemnizará el daño efectivamente causado, según la Ley del Contrato de Seguro (Art. 31). Según la misma Ley, si se demuestra que el sobreseguro se ha producido por mala fe del asegurado, el contrato será ineficaz y la aseguradora podrá, no obstante, retener las primas que ha cobrado hasta el momento.

Contratar coberturas que son inútiles: muchas veces, las aseguradoras ofrecen pólizas con condiciones cerradas que debemos tomar o dejar. Otras nos ofrecen coberturas flexibles adaptadas a cada comunidad, pero en el caso de las primeras es importante asegurarse de que todas las coberturas nos van a servir.

Contratar, por ejemplo, una cobertura de gastos estéticos sin tener elementos decorativos en la comunidad (como espejos, esculturas, cuadros de valor u otros elementos) sólo servirá para encarecer la prima. Por poner otro ejemplo, una cobertura de asesoría telefónica puede ser prescindible en algunos casos, dependiendo de los servicios que te ofrezcan.

Contratar un seguro de hogar sin saber lo que cubre el de comunidad: es otro de los errores típicos que hemos descrito arriba. Antes de contratar un seguro para tu vivienda, pide información a la comunidad sobre la póliza de la comunidad y sus coberturas.

Duplicar el servicio de mantenimiento del ascensor: muchas veces, el servicio de mantenimiento de los ascensores está contratado con alguna empresa externa por la comunidad. Por lo tanto, contratar una póliza que nos ofrezca esa cobertura no tiene mucho sentido si no cancelamos en ese momento el contrato con la empresa.

No valorar la Responsabilidad Civil como una cobertura básica: puede parecer una tontería, pero los accidentes en los que se ven involucrados terceros son bastante frecuentes. Un accidente que afecte a otra persona, a otra vivienda o a un vehículo puede salirnos por un ojo de la cara si no tenemos una cobertura de responsabilidad civil, así que no deberíamos pasarla por alto a la hora de contratar un seguro.

No informar de las obras de mejora a la aseguradora: las empresas pueden mejorar sus condiciones si comprueban que el estado de las instalaciones ha mejorado sustancialmente. La explicación es sencilla ya que, en teoría, con instalaciones más modernas se corre meno riesgo de sufrir un siniestro. Así que si realizas mejoras en la comunidad, comunicaselo y negocia con la aseguradora.

Contratar el seguro más barato sin comparar: por inercia siempre miramos el precio más barato para tomar una decisión. Ahora bien, conviene comparar ese precio con las condiciones de la póliza y hay que pensar que el seguro de la comunidad se paga proporcionalmente entre todos los propietarios, así que no merece la pena ir a una superoferta con malas coberturas sólo por ahorrarse unos euros al año en la cuota.

Renovar el contrato automáticamente: antes de renovar una póliza, conviene revisar las condiciones, comprobar si nos podemos acoger a alguna nueva oferta, si hay alguna cobertura que necesite ser modificada o si ha cambiado el valor de la suma asegurada.

Bien, hemos llegado al final, así que esperamos que tus dudas sobre los seguros de comunidades hayan quedado resueltas. Recuerda que no es oro todo lo que reluce y hay que leer bien la letra pequeña antes de firmar. Solo así nos evitaremos situaciones inesperadas o siniestros no cubiertos por la aseguradora cuando pensabas que sí lo cubrirían.

Si esta guía te ha servido de ayuda, no dudes en hacérnoslo saber a través de un comentario y, por supuesto, puedes compartirla con tus amigos y tus vecinos para que valoren qué seguro deben contratar.

Y como las experiencias con los seguros de hogar no siempre son buenas, cuéntanos si has tenido algún problema con tu seguro, ¡así todos aprendemos!

Y si quieres saber saber más sobre seguros inmobiliarios, no te pierdas nuestras guías sobre alquiler:

Seguros para comunidades explicados al detalle
5 100% 1 voto

6 comentarios sobre “Seguros para comunidades explicados al detalle

    1. Hola Tere,

      Para un caso tan específico habría que tener en cuenta quién causó los daños y si en el seguro de tu comunidad hay coberturas específicas para casos de vandalismo. En ese último caso, es posible que el seguro pueda hacerse cargo de los gastos de reparación si la cobertura se ajusta al tipo de siniestro que has sufrido. En cualquier caso, lo más adecuado es que le plantees la cuestión al Administrador de tu comunidad.

      ¡Esperamos haberte ayudado!

  1. En mi trastero, se produjo una gotera, debido a las aguas pluviales que pasan por el, produdiéndose daños por agua a una máquina de coser antigua. Lo comuniqué a la comunidad y vino el perito del seguro de la comunidad y me dijo que su carpintero no podía arreglarla, que pidiera un presupuesto y lo presentara y así lo hice. El presupuesto que me han hecho para arreglar el sobre de la mesa y la tapa de la máquina de coser es de 425 euros. Y el perito me dice que solo me pueden dar 190 euros. A quien tengo que reclamar la diferencia, ya que a mí lo que me interesa es que me arreglen la máquina y me la dejen como estaba antes de la gotera. ¿Tengo que reclamar la diferencia a mi comunidad? ¿Tengo que llamar a mi seguro hogar y si tengo derecho a gastos jurídicos, ellos me pueden llevar a cabo la demanda al seguro comunitario?

    1. Buenas Fernanda,

      Si la gotera ha sido causada por instalaciones de la comunidad, es el seguro de la comunidad el que debe hacerse cargo de la reparación.

      El perito del seguro hace su valoración, y cuando no se está de acuerdo con el peritaje, el afectado puede contratar a un perito externo para que haga un nuevo peritaje.

      El perito del seguro y el del particular deberán reunirse y si hay acuerdo entre ambos ese es el final vinculante. Si no hay acuerdo, se deberá acudir a la justicia.

      Al perito se le deberá abonar sus tasas correspondientes. Si se llega a la justicia y el juez condena en costas a la aseguradora, será esta la que se haga cargo de su coste. También cabe la opción de perder el juicio, en ese caso, las costas las pagará el particular. Si se sacude a la justicia, hay que contratar abogado, y este es parte de las costas.

      Ten en cuenta la cantidad de la que se trata, el posible coste de peritaje y la posibilidad de acudir a la justicia, puede que no merezca la pena.

      En cuanto a las coberturas de las que dispongas en tu seguro de hogar, revisa si tienes cobertura jurídica y cuáles son sus características, el tipo de soporte que te pueden dar, y coméntales préviamente el caso.

      Esperamos que te hayamos podido aclarar algunos conceptos y suerte en la resolución de la situación!

  2. Buenas tardes, mi pregunta sería la siguiente; ¿sería conveniente dar de baja a un seguro de comunidad con el que estamos muy insatisfechos y queremos demandar y contratar otro? Nuestro seguro vence a finales de septiembre y como no tenemos hecha comunidad de propietarios vamos a contratar solamente responsabilidad civil. Los hechos ocurrieron durante la vigencia de la póliza ¿ tendríamos derecho a interponerla aunque yo no la renueve?. Muchas gracias.

    1. Buenas Cristina,

      Tendríamos que tener más datos para poderte darte una respuesta más concreta, de todas maneras vamos a intentar aclarar algunos conceptos por si te son útiles.

      Si la compañía aseguradora no se ha hecho cargo de los costes del siniestro, suele ser o porque la póliza de seguro no recoge esa situación o bien porque la compañía aseguradora ha rechazado hacerse cargo alegando algún motivo, pero si debería haberlo hecho según las condiciones de la póliza.

      Si tenemos la certeza de que las condiciones de la póliza están a nuestro favor y de que la compañía aseguradora debería asumir los costes, siempre se tiene el derecho a denunciar.

      Si se tiene la certeza de que la aseguradora tiene razón en cuanto a la aplicación de contrato, y si no corresponde indemnización, habría que evitar la denuncia para no perder el tiempo.

      Si el percance se ha dado con un contrato en vigor con la compañía aseguradora, la gestión de la incidencia es siempre sobre la póliza que estaba asociada al periodo de contratación.

      En caso de que tengamos la certeza de que la compañía debería habernos dado cobertura, se recomienda siempre informar por escrito o por email a parte del contacto telefónico con el servicio de atención al cliente de la aseguradora y con copia al agente de seguros que haya hecho de mediador en la contratación, preferiblemente por mail (para dejar constancia) de nuestro derecho haciendo referencia a los puntos del contrato donde así se establece. Con esta justificación, muchas veces es suficiente para conseguir que nos indemnicen.

      Por otro lado, en caso de que la aseguradora no se haga cargo de la indemnización o no asuma los costes de la reparación de forma justificada y no hubiese forma de que se hiciesen cargo, podemos tener la opción de negociar con la aseguradora, indicarles que había habido un error en la contratación del seguro y que nuestra intención era tener cobertura en ese sentido aunque en el contrato no se recoja, y que queremos seguir siendo clientes suyos, de esa manera se podría negociar la continuidad de los siguientes años, condicionada a que asuman el coste de lo ya ocurrido. En esta situación, es muy probable que se pida un incremento en la póliza.

      Una cosa que habría que analizar es el tipo de “hecho”, es decir, si se trata de unas goteras o algún defecto de tipo estructural, ya que si es parte de la construcción y está dentro del periodo legal, se pueden reclamar los daños a la constructora, pero por cauces judiciales.

      Si queréis cambiar de seguro o necesitas comentar alguna cosa más, no dudes en ponerte en contacto con nosotros.

      Esperamos que te hayan servido nuestras aclaraciones y llegues a buen puerto lo antes posible!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.