Guía del seguro para arañas, tarántulas o escorpiones

Las arañas se han convertido en unas mascotas cada vez más demandadas. Sus colores, sus comportamientos y las más de 45.000 especies diferentes que existen llaman la atención de cada vez más personas, a pesar de que la aracnofobia, la fobia a los arácnidos, es uno de los miedos más extendido. Algo semejante ocurre con los escorpiones.

El interés sobre ellos crece a pesar de que exigen una dedicación continua y específica al tratarse de especies exóticas, y, lógicamente, también hay que contar con sus riesgos, principalmente para la salud de las personas.

Seguros para arañas, tarántulas, escorpiones y otros arácnidos
Seguros para arañas, tarántulas, escorpiones y otros arácnidos

Trataremos de explicar en esta guía qué debes tener en cuenta si quieres tener una araña, una tarántula o un escorpión como mascota y también si quieres asegurarlos.

Principales ventajas de tener una araña o un escorpión como mascota

Los arácnidos, como todas las mascotas, necesitan cuidados y dedicación para que su hábitat esté en perfectas condiciones. Sin embargo, respecto a otras mascotas más comunes, tienen algunas ventajas e inconvenientes. Sus principales ventajas son:

  • Necesitan poco espacio para vivir, un pequeño terrario puede ser suficiente en la mayoría de los casos.
  • Necesitan poca socialización. Salvo en el caso de los escorpiones, que necesitan vivir en grupo, las arañas y tarántulas pueden vivir cómodamente solas y salvo para la reproducción, muchas de ellas no necesitan de la presencia de otros ejemplares.
  • Una vez establecidos en el lugar en el que van a vivir, sus gastos de mantenimiento son menores que los de una mascota tradicional como un perro, un gato o un pájaro. Aunque como animales depredadores necesitan comer pequeños animales vivos, como insectos o pequeños lagartos, no necesitan comer todos los días. En el caso de las arañas más adultas, pueden comer de media una vez a la semana. Además, son limpias, silenciosas y generalmente muy tranquilas. Los escorpiones, por su parte, necesitan alimento en forma de insectos vivos y especialmente agua, que se les puede administrar con un algodón empapado que hay que renovar regularmente.

Sus principales desventajas de tener una araña o un escorpión como mascota

  • La mayoría de las arañas son venenosas. No todas causan los mismos efectos sobre los humanos, pero en muchos casos, solo la picadura puede causar molestas reacciones alérgicas, hinchazones y otros problemas más graves. En el caso de las tarántulas, la mayoría de ellas tienen unos pelos urticantes que pueden lanzar contra nosotros en caso de que se sientan amenazadas.
  • Todos los escorpiones tienen veneno que solo utilizarán si se sienten muy amenzados. Su principal arma defensiva son las pinzas, pero no es descartable que puedan picarte con la cola. Aunque ejemplares, como el escorpión emperador, no causan graves daños al organismo humano, otras especies pueden llegar a ser mortales si inyectan su veneno en nuestro cuerpo. Por ello, lo mejor es no cogerlos nunca con la mano o hacerlo con medidas de seguridad adecuadas.
  • Algunos ejemplares de arañas exóticas necesitan cuidados específicos que, aunque no resulten caros si son costosos en términos de tiempo y dedicación. Otros ejemplares necesitan equipos más complejos, como humidificadores, controles de temperatura, etc.
  • Suelen tener una vida corta. En el caso de las arañas, salvo las tarántulas, que pueden vivir entre 20 y 30 años, el resto de ejemplares poseen una esperanza de vida mucho menor que otras mascotas. También hay una importante diferencia entre sexos: las hembras viven mucho más que los machos. Por su parte, los escorpiones pueden vivir hasta 10 o 12 años, dependiendo de cada especie.
  • Hay que tener un terrario adecuado y convenientemente sellado para que no escapen, pues son realmente habilidosas para escapar por cualquier pequeño resquicio.

¿Por qué asegurar una araña, tarántula o escorpión?

El aumento del interés por las arañas y los escorpiones como mascotas ha hecho que algunas aseguradoras hayan tomado nota de que hay ya muchos amantes de estos animales que desean protegerlos también con una póliza. Aunque todavía no existen seguros específicos para arañas y escorpiones, o al menos no se publicitan como tales, muchas compañías ofrecen seguros para animales exóticos que pueden incluir a los arácnidos.

Al tratarse de animales salvajes, y peligrosos según la especie, conviene minimizar los riesgos, en especial los relacionados con las personas y con los ataques a otros animales. Por eso, que tu mascota disponga de un seguro puede cubrir los posibles daños personales y materiales que puedan ocasionar a terceros, así como otras situaciones como robos, desaparición o la propia muerte del animal.

Además, al ser mascotas tan particulares, los tratamientos para las enfermedades más comunes son también más caros, algo que puede cubrir un seguro de salud. Afortunadamente, tanto arañas como escorpiones sufren pocas enfermedades que puedan transmitirse a los humanos, lo que es, sin duda, una gran ventaja para sus cuidadores. Eso no quiere decir que no puedan contraer, por ejemplo, infecciones a través de alguna herida que conviene tratar antes de que se expandan.

¿Qué tipo de coberturas pueden ofrecer los seguros para arañas y otros animales exóticos?

Las condiciones cambian dependiendo de la compañía y de las características del animal, pero las coberturas más habituales son las siguientes:

  • Responsabilidad Civil, que cubre los daños que pueden causar estos animales a terceros.
  • Cobertura en caso de muerte del animal.
  • Coberturas por robo, especialmente importante en especies muy exóticas que son objetivo primordial de ladrones especializados en animales.
  • Cobertura médica, tratamientos, etc.
  • Seguro de orientación veterinaria mediante contacto telefónico.
  • Coberturas por desaparición, ya que estos animales tienden a escapar y a esconderse en otros lugares. Las arañas tienen una especial habilidad para trepar y escapar por cualquier grieta, por lo que algunas aseguradoras cubren la desaparición del animal e incluso los gastos de su búsqueda.

¿Qué hay que tener en cuenta a la hora de contratar un seguro para tu araña, tarántula o escorpión?

Las aseguradoras exigen el cumplimiento de una serie de condiciones para estos animales. Aunque cada compañía tiene sus particularidades, suelen tener en cuenta los siguientes detalles de cara a realizar un seguro para estas mascotas:

El cumplimiento de todas las normativas para la tenencia de animales exóticos, desde las ordenanzas municipales hasta la legislación internacional establecida en el Convenio CITES. En el caso, por ejemplo, del Ayuntamiento de Barcelona, la normativa es especialmente estricta en lo que respecta a tarántulas y escorpiones.

La edad de los animales también se debe tener en cuenta. Aunque las arañas suelen vivir poco tiempo en comparación con otras mascotas, deberás consultar con tu compañía qué tipo de seguro pueden ofrecer para animales más longevos, como las tarántulas, que pueden vivir hasta 30 años.

También es importante la valoración del lugar en el que va a convivir la mascota y si lo va a hacer con otros animales. Las condiciones para tu seguro no serán las mismas si vive en un entorno doméstico con muchas personas cerca (un gran bloque de pisos, por ejemplo) o si vive en un entorno más abierto en la que no hay tantos riesgos para las personas de su alrededor.

Además del entorno, también es importante valorar los dispositivos eléctricos que reproducen las condiciones de vida que estos animales requieren al estar en un hogar. Los fallos en estos sistemas, como humidificadores, luces o termómetros, pueden alterar la salud de nuestra araña, por lo que también deben tenerse en cuenta a la hora de contratar un seguro.

Otro factor es el de los desplazamientos. Si tienes pensado viajar con tu mascota o cambiar su hábitat con frecuencia deberás valorar cómo estas situaciones pueden afectarle.

Arañas como mascotas y niños. ¿Una buena combinación?

Aunque las mascotas suelen ser un buen método para educar a los niños en el respeto y el cuidado de los animales (toman la responsabilidad de alimentarlos diariamente o de limpiar sus lugares de descanso, por ejemplo) en el caso de las arañas no es recomendable que sean los niños quienes se acerquen a ellas.

En el caso de los niños más pequeños es especialmente peligroso, pues ni su comportamiento ni el del animal es previsible. Cuando los pequeños vayan creciendo y conozcan cómo tienen que actuar con una araña sí que podrán acercarse a ella, aunque siempre bajo la supervisión de un adulto que controle la situación.

Esperamos que esta guía te haya ayudado a conocer mejor a estas mascotas tan especiales y a poder elegir si quieres asegurar tu araña o tu escorpión. Si tienes alguna duda o quieres contarnos tu experiencia con estos animales, ¡déjanos un comentario!

Guía del seguro para arañas, tarántulas o escorpiones
4.8 95% 4 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.