Sarro y los cálculos dentales – Qué son y qué debes hacer para evitarlos

Seguro que has escuchado hablar de la palabra sarro y es más que probable que tengas una ligera idea de lo que es, pero hasta que no hablas con un dentista en profundidad, la mayoría de la información que obtendrás será muy superflua y no te ayudará a entender en que consiste el sarro.

Sarro y cálculo dental
Sarro y cálculo dental

Para conocer el sarro y los cálculos dentales al detalle, hemos consultado al Dr José Luis Delgado Martinez, profesor colaborador del máster de periodoncia de USC y especializado en implantología por la UAX.

Empecemos por el principio, ¿qué es el sarro exactamente?

¿Qué es el sarro?

El cálculo dental, comúnmente denominado “sarro”, es un depósito duro que aparece alrededor de los dientes cuando estos no se limpian adecuadamente.

Las bacterias que tenemos en boca forman una película a las 2 horas de habernos cepillado los dientes, llamada “placa bacteriana”.

Dicha placa, si permanece en boca durante 48 horas sin ser cepillada, comienza a endurecerse con los iones que tenemos en la saliva, y se transforma en cálculo.

El cálculo es muy poroso, y sirve de sustrato para que se adhieran más bacterias en su superficie, que a su vez hace que cada vez sea más fácil tener más cálculo.

¿Cuáles son las consecuencias de tener sarro?

Si tenemos “sarro” alrededor de los dientes, la carga bacteriana es cada vez mayor a su alrededor. Son depósitos muy porosos, no como los dientes que son prácticamente lisos. Si dejamos en boca depósitos de “sarro” cada vez tendremos más.

A las bacterias que tenemos en boca les es más fácil adherirse a superficies rugosas que lisas, por tanto, tendremos más inflamación (gingivitis) o “piorrea “(enfermedad periodontal).

¿Cuál es el tratamiento si tengo mucho sarro o cálculos dentales?

Una vez tenemos mucho “sarro” y cálculos, el cepillado en casa es insuficiente para eliminarlo, debemos acudir a la clínica para que mediante una limpieza profesional solucionemos el problema.

Si se acumula mucho “sarro” bajo la encía, esta estará inflamada permanentemente (gingivitis). Si está inflamada tendrá un aspecto rojizo-violáceo característico, en vez de sonrosado.

Cuando se tiene gingivitis es normal que la encía sangre de manera espontánea, o al cepillado. La gingivitis es el primer estadío de la enfermedad periodontal.

El sangrado que produce suele ser un indicativo de que hay un problema, y se debe acudir a la clínica dental a que limpiemos en profundidad la encía. Si no se realiza, podemos perder hueso y encía que no volveremos a recuperar.

¿Es lo mismo sarro que tener placa bacteriana?

No es exactamente lo mismo. La placa bacteriana es un depósito blando que aparece en la superficie de los dientes a las 2 horas de habernos cepillado. La placa bacteriana la componen bacterias, toxinas, restos alimenticios y detritus, que van aumentando en tamaño y número con el tiempo.

Cuanto más tiempo tardemos en removerlo con el cepillado mayor será el acúmulo.

Cepillar los dientes después de las comidas hace que la tendencia a formar placa bacteriana disminuya. Además los restos de alimentos los retiramos, y favorecemos con la pasta dentífrica que tarde más en adherirse nueva placa.

¿Se me pueden caer los dientes si tengo mucho sarro?

Sí. Una vez que nosotros tenemos depósitos de “sarro”, esto producirá que sea más fácil tener cada vez más bacterias y placa bacteriana alrededor de él.

Al estar permanentemente inflamada la encía, las toxinas que producen las bacterias y la reacción inflamatoria de nuestro cuerpo hace que el hueso que hay alrededor de un diente se vaya perdiendo poco a poco.

Si no eliminamos el sarro con una limpieza profesional, cada vez tendremos más perdida ósea y menos soporte alrededor del diente. Si dejamos el “sarro” durante mucho tiempo, cada vez el diente adquirirá mayor movilidad y llegará un momento en el que el diente se caiga.

¿El sarro es contagioso?

El sarro en sí no es contagioso. Sí se pueden transmitir las bacterias que tenemos en boca a otras personas.

Lo normal es que el tipo de bacterias que tenemos en boca (cepas bacterianas) sean muy parecidas entre la población española, y que estas no sean especialmente agresivas. No obstante, existen tipos de bacterias que son más agresivas que otras y pueden transmitirse de una boca a otra.

TE INTERESA:  Los riesgos y las posibles complicaciones de los implantes dentales

De todas formas, si no dejamos que la placa bacteriana se acumule y se transforme en “sarro”, nunca tendremos problema alguno de inflamación en las encías o gingivitis, ni mucho menos periodontitis.

¿Es normal tener sarro?

Es normal que los pacientes no sean capaces de limpiar perfectamente todas las superficies de sus dientes todos los días. Cada diente necesita ser limpiado en todas sus caras, y esto no es sencillo. Debemos de ser capaces de limpiarlos por completo cada vez que realizamos una comida, y si no le dedicamos el tiempo necesario o si el acceso es muy complicado, será normal que empecemos a acumular “sarro”.

Los pacientes que tienen ya previamente algún problema de encías, o los pacientes que tengan muchas malposiciones van a ser más propensos a tener “sarro” por el mero hecho de que el cepillado en esas zonas es más difícil, y es raro que siempre seamos efectivos en limpiar todas las superficies de todos los dientes.

¿Cada cuánto tiempo deberíamos hacer una limpieza dental?

Dependiendo de la destreza manual de cada paciente y del estado general de sus encías, el “sarro” se acumulará antes o después. Los pacientes sanos, que no tienen malposiciones dentarias, y realizan 3 cepillados diarios (con cepillo eléctrico, seda o cepillos interproximales) acumularan menos “sarro” y con que acudan una vez al año a la clínica será suficiente.

Si los pacientes ya tienen afecciones de encías previas, o no realizan la higiene en casa adecuadamente, formarán “sarro” antes y necesitarán que en clínica lo removamos más frecuentemente.

Dependiendo de cual sea su grado de afección tendrán que acudir a clínica cada 6, 4 ó 3 meses, y el tiempo invertido en realizar la limpieza completa de su boca será mayor.

¿Es lo mismo una limpieza dental que un curetaje?

Los pacientes sanos necesitarán menos tiempo durante las limpiezas que los que tengan más problemas.

En los pacientes sanos, la eliminación de su “sarro” y cálculos se denomina profesionalmente higiene, profilaxis o limpieza convencional. Si los pacientes ya tienen mayor acúmulo o tienen problemas de encías más serios, hará falta añadir a los procesos anteriormente descritos algo de anestesia para ser más efectivos en la eliminación de los cálculos profundos de dentro de la encía.

Esta es esta técnica la mal llamada por algunos profesionales de la odontología como curetaje, que realmente los especialistas en periodoncia y en encías denominamos raspado y alisado radicular.

En esta técnica se empleará mucho más tiempo en la limpieza del paciente, que irá desde los 30 minutos y poder realizar el trabajo en una sola sesión, a emplear hora y media y tener que realizarlo generalmente en dos sesiones.

Ante cualquier afección de encías hay que ponerse en manos de un verdadero especialista en encías para solventar el problema lo antes posible. Como la mayoría de los pacientes que acuden a su clínica dental Delgado & Delgado, se piensa que una simple limpieza es fácil de realizar, y si el profesional no está verdaderamente capacitado se pueden provocar problemas muy serios que, desafortunadamente, son irreversibles.

Valóranos

Compártenos en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.