Qué hacer cuando tu perro ataca o muerde a una persona o un animal

Si tu perro, por el motivo que sea, ha atacado a otro animal o a una persona es muy posible haya muchas preguntas que puedes estar haciéndote en este momento, ¿Me podrán denunciar? ¿Tendré que ir a juicio? ¿Qué le ocurrirá a mi perro?

Si tu posición es la de damnificado, tus preguntas serán serán en el sentido opuesto, ¿Puedo reclamar daños al propietario del perro agresor? ¿Tengo que dar parte a la policía?…

Que hacer si mi perro muerde a alguien
Que hacer si mi perro muerde a alguien

A partir de este momento es muy probable que se inicie un procedimiento de evaluación del perro y unas acciones judiciales, y antes de hacer nada, es conveniente que te informes, para ello hemos preparado esta guía.

¿Qué hacer si tu perro ha mordido a una persona o a otro animal?

Como hemos explicado, si tu perro ataca a otro perro o a una persona se iniciará un proceso de evaluación. No importa si la persona que ha sufrido el ataque o el dueño del perro atacado interponga o no una denuncia, el proceso de valoración del perro atacante será igual. La única diferencia es que paralelamente al proceso de valoración del perro se iniciarán actuaciones judiciales que determinarán si se debe indemnizar al atacado y demandante.

Si la persona agredida acude a un centro médico, un centro de salud, hospital o urgencias por la mordedura del perro, en el propio centro médico iniciará un protocolo de ataque de animales. En el parte de lesiones que realizará el facultativo se recogerán todos los datos relacionados con el perro y su dueño, identificación, dirección, teléfono y detalles del ataque. El centro sanitario informará al organismo dependiente de la gestión de los ataques de animales, que dependerá de nuestra localidad.

¿Quién puede notificar el ataque de un perro?

La notificación de un ataque a una persona puede proceder de varias vías simultáneamente: por la policía al realizar una denuncia, por el centro médico que atiende a la persona atacada, por el atacante al acudir directamente al centro de protección animal encargado del tratamiento de animales peligrosos o por el dueño del perro al acudir a informar sobre un ataque.

Una vez recibido el aviso de ataque en el Centro de Protección Animal, se requerirá al dueño del animal que lo traslade al centro para que se proceda a su evaluación. Si no se ha requerido por medio de notificación el dueño tiene 72 horas para personarse allí, ya que es obligatorio la personación con el perro. Si no lo hiciera se podría incurrir en multas administrativas e incluso penales.

Junto con el perro se debe llevar diversa documentación y la cartilla sanitaria del animal para comprobar que las vacunas estén al día, así como la documentación de la implantación de chip de identificación, la Licencia de Tenencia de Animales Potencialmente Peligrosos y el certificado de inscripción en el Registro de Animales Potencialmente Peligrosos. Consulta este listado si quieres saber cuáles son los perros considerados peligrosos dependiendo de tu Comunidad Autónoma.

También se deberá llevar el seguro de responsabilidad civil obligatorio si se tiene algún perro de raza incluida en el registro de animales potencialmente peligrosos. Por último se debe acudir con tu documentación en regla, Documento Nacional de Identidad (D.N.I.) o pasaporte.

El perro permanecerá en cuarentena durante 14 días (este periodo depende de en qué Comunidad Autónoma te encuentres ya que la legislación en esta materia es diferente en cada región), periodo en el que se valorará el grado de agresividad del animal y si supone un riesgo para el resto de personas. La cuarentena puede realizarse en el domicilio del dueño del perro si el veterinario encargado del Centro de Protección Animal lo considera. Durante ese periodo, los veterinarios preguntarán al dueño diversas cosas, por ejemplo si el perro antes del ataque ha dejado de comer o de beber, si ha estado más activo o menos, etc.

Pasada la cuarentena, se realizará un dictamen que calificará al perro como potencialmente peligroso o no basándose en la agresividad y el riesgo a las personas y/u otros animales y, consecuentemente, se establecerán las medidas oportunas, reeducación, obligación de llevar bozal, por ejemplo.

Este dictamen puede ser recurrido por vía administrativa por medio de un recurso de reposición y si este fuera desfavorable, un recurso ante el Tribunal Contencioso-Administrativo de tu región.

Pasado el periodo de cuarentena si el dictamen ha sido favorable, el perro podrá salir de casa si ha pasado el periodo en en el domicilio o se puede pasar a recoger al Centro si la cuarentena la pasó allí.

Este proceso se repite exactamente igual si, en vez de a una persona, tu perro ataca a otro perro. En este caso, la notificación al Centro de Protección Animal puede llegar por medio de la policía si ha habido denuncia, por la denuncia del veterinario que atienda al perro herido o por la notificación del dueño del perro agredido. Los plazos son los mismos, terminando el proceso con un dictamen que puede ser susceptible de recurso administrativo o acudir a la justicia ordinaria.

Si el perro falleciera antes de finalizar el periodo de cuarentena y observación, se procederá a analizar una muestra de tejido encefálico del perro fallecido para descartar la posible presencia de la rabia y actuar consecuentemente. La muerte de tu perro, si ha iniciado el ataque, no te exonera de la responsabilidad civil o penal.

Responsabilidad legal cuando tu perro ataca a una persona u otro animal

El responsable del perro y la persona que asume todas las responsabilidades legales es siempre la persona que lo tenga registrado a su nombre. Cuando se crea la cartilla obligatoria de vacunación de mascotas y se pone el microchip obligatorio, el perro se integra en un registro y se registra al responsable del mismo y convierte al inscrito como su dueño legal.

La legislación nacional sobre perros peligrosos contempla todo el contenido legal que debe tenerse en cuenta y puede consultarse aquí:

El registro de dueño de perro tiene su lógica, pues el Código Civil español regula la responsabilidad en lo que respecta a la tenencia de animales, concretamente en el artículo 1095 lo siguiente:

“El poseedor de un animal, o el que se sirve de él, es responsable de los perjuicios que causare, aunque se le escape o extravíe. Sólo cesará esta responsabilidad en el caso de que el daño proviniera de fuerza mayor o de culpa del que lo hubiese sufrido”.

Así que el dueño del animal, es decir la persona sobre la que está registrado el perro, es responsable civil por los daños que su animal pueda causar. La Ley recoge dos excepciones en las que no se considera responsable al propietario por los posibles daños que pueda producir:

  • En caso de fuerza mayor, robo, incendio, un terremoto etc.
  • Si el incitador del ataque es el perjudicado. Es decir, si el perro ataca a un ladrón, si se ha herido al animal, etc.

Si es un perro quien ha sido atacado, es posible que el dueño al interponer una denuncia ante la policía interponga también una demanda civil en el que reclame los gastos del veterinario y sus gastos derivados y una indemnización por daños y perjuicios.

Si el perro ha atacado a una persona, el centro médico que le atiende puede exigir el pago de los gastos médicos ocasionados.

Para cubrir los posibles gastos e indemnizaciones, que en ocasiones pueden ser muy elevados, es muy recomendable tener un seguro de mascotas para que pueda cubrir los gastos médicos, veterinarios y posibles indemnizaciones por daños y perjuicios.

Si quiere saber más sobre este tipo de seguros le recomendamos que consulte estas páginas:

 

Mi perro ha sido atacado por otro perro ¿qué debo hacer?

Si su perro ha sido atacado por otro perro puedes iniciar acciones judiciales para reclamar el coste de los gastos del veterinario y sus derivados.

Para iniciar el proceso de reclamación se debe interponer una demanda civil en el que se reclaman todos los gastos de veterinario. Se debe acreditar por medio de la factura o facturas que expida el centro veterinario o su titular, además se puede incluir el gasto derivado de la cura del animal, medicamentos, alimentos especiales, transporte de la clínica a su casa, etc. Se debe explicar clara y detalladamente cómo se produjo el ataque, se deben aportar pruebas del ataque como fotos, testigos y un informe del veterinario.

Dentro de esa denuncia se puede pedir una cantidad como indemnización por daños y perjuicios, pues así lo posibilita el Código Civil.

Si la sentencia es favorable el juez detallará la cuantía que se deberá pagar al dueño del perro agredido. El responsable del pago será el dueño del perro atacante, es decir, la persona que figure a su nombre. Si el dueño del perro atacante dispone de un seguro de mascotas, la compañía de seguros hará efectivo el pago.

Este procedimiento civil no excluye la vía penal y el dueño del perro podrá interponer también una querella en base a la seguridad ciudadana.

Si el ataque se ha realizado a una persona, se iniciará un procedimiento penal, en el que se dilucida la responsabilidad del dueño del perro y se interpondrá una multa y una indemnización por daños y perjuicios y, en los casos más graves, es posible que hasta una condena de cárcel.

Formas de prevenir un ataque y responsabilidad

Para evitar que tu perro pueda atacar a otro animal o a una persona, es recomendable fomentar una buena educación de tu mascota.

Los perros suelen morder porque creen que otro perro ha invadido su terreno y puede poner en duda su liderazgo, ya que son animales muy territoriales. Cuando esto sucede el perro ladra, gruñe, enseña los dientes, hace un amago de ataque y luego muerde.

Otra de las causas de ataque es porque el animal siente que debe proteger algo o a alguien muy valioso para él. Puede ser una pelota, comida o su propio dueño. Por ello puede volverse agresivo cuando el propietario se acerca a otra persona o a otro perro.

El perro puede sentir miedo y volverse agresivo por ello, en estos casos intenta defenderse de algo o de alguien que interpreta como una amenaza. Si su perro ha mostrado alguno de estos síntomas es necesario llevarlo siempre con bozal y atado, y dejarlo jugar con otros perros solamente si el otro animal es dócil.

¿Hay que sacrificar a un perro después de haber mordido a otra persona o a otro perro?

Esta es una cuestión por la cual se debe mantener la calma, pues no todos los perros que muerden a una persona u otro perro o animal terminan sacrificados.

Siempre que un perro inicie un ataque y muerda a una persona, perro o animal se le pondrá en cuarentena para observar y valorar su comportamiento. Posteriormente unos profesionales dictaminarán si el suceso violento es un caso aislado o si el perro muestra signos de comportamiento violento y puede volver a repetir los ataques.

Sea cual sea el diagnóstico de los profesionales, el sacrificio se considera como la última opción y nunca se producirá hasta que se pase el tiempo de cuarentena y se realice un dictamen oficial.

Ahora que ya tienes toda la información, puedes actuar en consecuencia.

Si eres el propietario de un perro, y sabes que alguna vez ha tenido un comportamiento agresivo, es muy recomendable contratar un seguro de mascotas para minimizar riesgos en casos de accidentes e imprevistos que suelen producir indemnizaciones muy cuantiosas.

Para finalizar, queremos invitarte a que compartas tu experiencia con nosotros a través de los comentarios si alguna vez te has visto en una de estas situaciones. Cuéntanos cómo se resolvió o pregúntanos cualquier otra duda que puedas tener. ¡Estaremos encantados de leerte!

Deja un comentario