Confirming – Todo lo que necesitas saber sobre él

Guía para entender el confirming
Guía para entender el confirming

¿Qué es el confirming?

El confirming es un servicio financiero mediante el cual una empresa gestiona los pagos a sus proveedores. Con el confirming se pueden ofrecer líneas de financiación a las empresas y sus proveedores. Se trata en definitiva de una herramienta que ayuda a simplificar y a realizar los pagos a los proveedores de bienes y servicios de forma eficiente.

Para llevar a cabo un contrato de confirming es necesaria una empresa, que actúa como emisor del confirming; una entidad financiera, cuyo papel es el de gestor del pago de las facturas; y la empresa proveedora, que tiene el papel de beneficiaria del confirming.

Dependiendo de cuándo y quién realice los pagos podemos encontrarnos con diferentes tipos de confirming. Existe la posibilidad de que el emisor pague al gestor en la fecha de vencimiento de facturas (confirming simple), que pague antes del vencimiento deduciendo unos intereses a su favor (confirming de inversión), o que pague cuando haya pasado el vencimiento el nominal de las facturas más un interés (confirming de financiación).

Tipos de confirming

Como se ha explicado, existen tres tipos de confirming: simple, de inversión o de financiación. Desde el punto de vista del emisor, se diferencian en el momento en que este pague las facturas respecto del vencimiento. Pero los detalles de cada uno de ellos son los siguientes:

Confirming simple

En este caso, la entidad financiera actúa como mero gestor de las facturas, ya que los proveedores cobran al vencimiento. En general, puesto que se ceden varias facturas de proveedores, la entidad establece un vencimiento medio para proceder al abono. Existe la posibilidad de aplicar un retraso respecto al vencimiento en el caso de que la entidad abone al proveedor las facturas mediante cheques. A esa demora se le conoce como floating y se pacta en función del retraso del abono de los cheques.

Desde el punto de vista del proveedor, a este tipo de confirming se le conoce como “confirming sin anticipo” ya que la empresa no puede recibir la cantidad nominal de la factura antes del vencimiento.

Confirming de inversión

Mediante el confirming de inversión, la empresa o emisor utiliza sus excedentes de tesorería para obtener una rentabilidad. Por ello se anticipa y abona a la entidad o gestor las cantidades antes de las fechas de vencimiento. En el contrato se pactarán unas condiciones que fijarán el plazo de anticipo que se debe cumplir y el interés que recibirá el emisor como premio por el adelanto.

Un tipo de confirming de inversión se puede considerar el confirming de recompra. En este caso, y con el mismo propósito de optimizar los excedentes de tesorería, la empresa emisora del confirming puede ofrecer la recompra de las facturas a la entidad financiera a cambio de un descuento.

Confirming de financiación

Con esta modalidad, la empresa o emisor de confirming consigue superar la fecha de vencimiento, es decir, pagar más tarde a sus proveedores a cambio del abono de un interés pactado. Los plazos de retraso respecto al vencimiento y el interés favorable a la entidad de crédito se pactarán en el contrato.

Pero, además, desde el punto de vista del proveedor existen dos tipos de confirming:

Confirming sin anticipo: en este caso el proveedor no puede recibir el pago de sus facturas antes de la fecha de vencimiento acordada.

Confirming con anticipo: el proveedor puede solicitar un anticipo a cuenta del nominal de las facturas que ha emitido y de las que se ha hecho cargo la entidad financiera. En el contrato se puede especificar que los anticipos sean puntuales, es decir, que el proveedor pueda solicitar esporádicamente el adelanto en cualquier fecha. Por otro lado, los anticipos pueden ser automáticos, es decir, que se fije un plazo previo a la fecha de vencimiento en que el proveedor recibirá el pago.

Confirming sin recurso

Dependiendo de quién asuma el riesgo de impago de las facturas podemos decir que un servicio de confirming es con o sin recurso. En el caso de este producto lo más común es que sea sin recurso, pero ¿qué significa exactamente?

Por medio del confirming, una entidad bancaria puede pagar las facturas a un proveedor de una empresa, que es la que contrata ese confirming. Si se hace con recurso, el proveedor tendrá la seguridad de que recibirá el pago independientemente de si la empresa lo abona o no. En última instancia la entidad responde.

Se trata de una opción interesante si la empresa que contrata el confirming cree que puede tener dificultades en los pagos. Sin embargo, conviene estudiar muy bien las condiciones y sobre todo el coste, que de por sí es más elevado que el del confirming con recurso, y que puede incluso aumentar según el volumen de facturas y proveedores.

Confirming con recurso

Existe la posibilidad también de contratar un confirming con recurso a pesar de que es menos común. Al contrario que la opción anterior, en este caso, el riesgo de impago de la empresa repercute directamente en el proveedor. La entidad no tiene la obligación de asumir la insolvencia de su cliente.

En esta modalidad, si se produce el adelanto de la cantidad de una factura al proveedor y la empresa finalmente incurre en impago, entonces el proveedor deberá devolver al banco la cantidad adelantada.

Ventajas e inconvenientes del confirming para las partes

Es un capítulo que hay que estudiar muy bien. Como todo servicio bancario, tiene sus pros y sus contras. Sus costes pueden ser elevados pero asumibles en según qué circunstancias. También depende de qué puesto se ocupe en la cadena. En un confirming no es lo mismo ser proveedor que empresa.

Ventajas del confirming para la empresa

El cliente de la entidad prestadora del confirming accede a un conjunto de servicios de gestión de las facturas y de pago a proveedores que puede resultar ventajoso en tanto en cuanto se libra de hacerlo directamente, con el consiguiente ahorro en tarea administrativa, por ejemplo. Otra gran ventaja para los clientes es que pueden obtener mejores precios de los proveedores si estos ven que existe una herramienta que les da seguridad (sobre todo con el confirming sin recurso) y que les ofrece adelantos de pago de facturas. En definitiva, la relación con los proveedores es de mayor confianza.

Ventajas del confirming para el proveedor

Lo primero y básico es que con el confirming el proveedor tiene el pago más asegurado (siempre que se trate de un confirming sin recurso). A cambio de un descuento (que habrá que valorar para que no se convierta en inconveniente) elimina un riesgo importante. A la vez, si necesita liquidez inmediata, el confirming es una buena forma de hacerlo. Otra de las ventajas del confirming, como lo es también del factoring, es que al ser una vía para conseguir liquidez, se despeja la probabilidad de agotar otras vías de financiación.

Ventajas del confirming para la entidad bancaria prestadora del servicio

Es una buena vía para obtener más negocio de un solo cliente. Se pueden gestionar sus documentos de pago (forfaiting), los pagos que él recibe (factoring) y los que ejecuta (confirming). A la vez, la entidad tiene acceso a clientes de su cliente, es decir, a los proveedores, a los que les puede ofrecer servicios.

Desventajas del confirming para la empresa

Una empresa puede acabar dependiendo demasiado de una sola entidad bancaria. El confirming implica ceder la mayoría de sus facturas de proveedores, y la dependencia al final acaba incurriendo en mayores costes. Además, la empresa pierde la iniciativa a la hora de pagar. En este caso queda algo más constreñida por el contrato que se firma y la actuación de un gestor externo, que en este caso es la entidad bancaria que ofrece el confirming.

Desventajas del confirming para el proveedor

Para el proveedor, tener que trabajar con una empresa que tiene contratado un servicio de confirming implica tener que trabajar con un tercero obligatoriamente: el banco del cliente. Ello puede conllevar la obligación de tener que abrir cuentas en esa entidad, por ejemplo. Además, también el proveedor pierde cierta capacidad de maniobra a la hora de gestionar los cobros.

Desventajas del confirming para el banco

El banco asume riesgos con el confirming, sobre todo si es sin recurso. Pero además ese riesgo está concentrado al asumir todas las facturas de los proveedores de un cliente. En todo caso la entidad lo suele acotar estableciendo límite en los contratos.

Preguntas frecuentes sobre el confirming

¿Son lo mismo el confirming que el factoring al revés, factoring de proveedores, servicio de pagos a proveedores, confirmación de pagos o gestión de pagos a proveedores?

Sí. Es otra forma de nombrar el confirming, pero son lo mismo. Esos nombres surgen como variaciones del original debido a que fue una marca registrada por el Banco Santander en la Oficina de Española de Patentes y Marcas. Por eso muchas otras entidades recurren a otros nombres, como factoring de proveedores o servicio de pago a proveedores, para identificar productos iguales o muy parecidos.

Sin embargo, hay hoy en día bancos que ya usan la denominación original. Algunos incluso, para sortear el registro del Santander han registrado en la Oficina de Marcas y Patentes nombres de productos que unen la palabra confirming al de la entidad. Caixa Confirming, Infoconfirming, Grupo Banco Popular Confirming, BS Confirming, etc, son algunos ejemplos.

¿Cómo es la operativa del confirming?

En primer lugar, la empresa y la entidad de crédito deben firmar un contrato en el que se fijen las condiciones, el volumen de pagos cedidos y la operativa. En términos generales, lo primero tras recibir las facturas de los proveedores es verificarlas. Después se pasan los datos a la entidad que presta el servicio. Esta se pone en contacto con el proveedor.

En ese momento, si el contrato lo refleja, le informa de que puede recibir el cobro de forma anticipada y las condiciones. Después el proveedor comunica su decisión al banco. Si al proveedor no le interesan las condiciones la entidad le extenderá un documento de pago con la fecha de vencimiento establecida en la factura.

¿Cuál es el coste del confirming?

Para calcular los costes hay que tener en cuenta algunos elementos que influyen en su precio. Además, en este producto tanto el cliente como el proveedor pueden asumir costes.
Por un lado, el cliente paga una comisión según los servicios que le presta la entidad. Por otro lado, el proveedor debe soportar, en caso de anticipo, un descuento y una comisión por la gestión del cobro.

Resumen y claves para entender el confirming

El confirming es, desde el punto de vista de las empresas, una forma de externalizar los pagos y de sustituir elementos comunes en este ámbito como las transferencias, los cheques, los pagarés, etcétera. Todo se centraliza gracias al servicio que da una entidad financiera. Además, la empresa que contrata el confirming da la oportunidad de que sus proveedores reciban anticipos, es decir, que cobren antes de la fecha de vencimiento, aunque con un coste que estos asumen.

Desde el punto de vista del proveedor, se trata de una especie de factoring (sistema para gestionar los cobros) pero que este no contrata. Es decir, una de las características diferenciadoras de este producto es que la iniciativa es de la empresa pagadora, la que recibe los servicios y no del cliente.

El confirming es una forma de asegurarse todavía más el cobro debido a que se puede contratar sin recurso, es decir, que en caso de impago es la entidad y no el proveedor quién asume las consecuencias. Pero obtener liquidez por esta vía tiene un coste y en muchas ocasiones pequeñas y medianas empresas se ven obligadas a elegir entre asumirlos o quedarse con el riesgo de sufrir retrasos gravosos en los pagos.

La entidad también tiene sus riesgos, aunque intenta minimizarlos en el contrato estableciendo límites. En su caso el mayor peligro es la concentración de todos los pagos de un cliente, un asunto muy perjudicial en caso de insolvencia de este.

En definitiva, se trata de un recurso que tiene sus ventajas pero que tienen que ser estudiadas. En todo caso las cifras muestran su uso creciente. En 2015, según la Asociación de Factoring (que también recoge datos de Confirming) , el monto de las facturas a proveedores cedidas ascendió a 56.470 millones de euros, un 6,92% más que el año anterior. El valor de los anticipos realizados ese año fue de 47,479 millones, un 4,58% más que en 2014. Pero fue el volumen de aplazamientos lo que más creció, con un valor de 8.991 millones y un ascenso interanual del 21,23%.

 

Confirming – Todo lo que necesitas saber sobre él
5 100% 1 voto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.