Síndrome del cuidador quemado, qué es, características y consejos

Sabemos que el estrés es un problema global, que nos afecta y pone en riesgo nuestra salud.

En los últimos años numerosos estudios de investigación científica de diferentes disciplinas han puesto el foco de atención en cómo este factor influye sobre nuestro bienestar mental y físico.

Síndrome cuidador quemado
Síndrome cuidador quemado

Para ver cómo afecta psicológicamente el síndrome del cuidador quemado, hemos pedido a Isabel Vallés, Licenciada en Psicología y experta en el tratamiento de terapias cognitivo conductuales, que nos informe sobre este síndrome y su relación con el estrés.

Una de las parcelas vitales que más se ve afectada por la incidencia del estrés es la esfera profesional. Cargar con altos niveles de estrés en el trabajo no sólo afecta negativamente a nuestro rendimiento laboral, sino que también puede generar importantes alteraciones emocionales y problemas comportamentales a largo plazo.

Algunas de las profesiones que más se ven afectadas por las graves consecuencias de padecer estrés continuado están precisamente dentro del marco de la Salud.

Las tasas de discapacidad temporal, ausentismo laboral y jubilación anticipada son cada vez más altas en enfermeras, trabajadores sociales, personal médico y especialmente en cuidadores de personas dependientes.

La razón de tales datos es porque estas personas sufren lo que se conoce como síndrome del “cuidador quemado” o en inglés “síndrome de Burnout”.

¿Qué es y cómo se manifiesta el síndrome del cuidador quemado?

El síndrome del cuidador quemado es una forma de padecer estrés caracterizada por un estado de agotamiento físico, mental y emocional que experimenta el cuidador de forma gradual debido a la alta implicación en el cuidado constante e intensivo de personas dependientes y que genera en la persona que lo padece incapacidad para responder a las demandas del servicio.

Se sabe que el síndrome del cuidador quemado es padecido por alrededor de un 85% de cuidadores de personas. Estos datos han creado una gran preocupación a nivel social, debido a las graves consecuencias que padecer este síndrome trae consigo tanto para el cuidador como para la persona que cuida.

¿Cuáles son los síntomas del síndrome del cuidador quemado?

Los síntomas más habituales de un “cuidador quemado” o un cuidador con síndrome de Burnout” pueden ser tanto emocionales como físicos:

  • Estas personas sufren agotamiento emocional con cambios frecuentes en el estado de ánimo: Predominan los estados de tristeza, rabia e incluso de ira. Se encuentran en un estado casi continuo de frustración e irritabilidad.
  • Suelen experimentar indiferencia o falta de motivación con respecto a sus labores en el trabajo. Esto puede ser debido a la monotonía de sus tareas.
  • Genera despersonalización: Es un estado psicológico de desapego emocional en el cuidado de las personas, puede generar indiferencia, y actitudes cínicas hacia las responsabilidades o hacia la persona demanda su cuidado.
  • Abundan los sentimientos de culpa relacionados con la baja autoestima que resulta de una autovaloración de fracaso a nivel personal y profesional. (Falta de autorrealización).
  • Tienden al aislamiento social debido a que muchas veces dedican casi la totalidad de su día al cuidado del enfermo.
  • Les falta energía física, padecen dolores musculares y de las articulaciones.
  • Experimentan un fuerte agotamiento mental que ocasiona pérdida de memoria, falta de atención y concentración, y dificultad para realizar nuevos aprendizajes.
  • Otros síntomas somáticos: Dolores de cabeza, mareos, falta de deseo sexual, falta de apetito y alteraciones del sueño.

Si detectas que te ocurren algunos de estos síntomas es importante que tomes medidas y afrontes la situación, para eso te dejo algunos consejos que pueden servirte de ayuda.

Cómo prevenir el síndrome del cuidador quemado o ayudarte a salir de él

Puedes seguir estas indicaciones para evitar que el síndrome del cuidador quemado llegue a afectarte profundamente, sobre todo si eres uno de esos profesionales que tienen personas a su cargo:

Apóyate en tus familiares, amigos: A veces solicitar ayuda y exteriorizar sentimientos, y que los demás sepan cómo te sientes  puede hacer que te sientas mejor, acompañado y comprendido.

Practica la relajación: La práctica de la relajación ayuda a eliminar la tensión acumulada durante el día.

Puedes hablar con los servicios sociales de tu comunidad autónoma: Muchas comunidades ofrecen recursos, apoyos y soluciones a personas en tu situación.

Cuida tu alimentación: Estar bien alimentado es la base para tener una buena salud, necesitas encontrarte bien para atender a más personas.

Organízate y toma descansos: Desconecta del trabajo, realiza actividades que te gusten: Ver una película, salir a caminar, puedes arreglarte y tomar un café..

Mantén una vida social activa: Es importante que no te aisles, salir con los amigos o conocer a gente nueva puede ayudarte a desconectar. Apuntarte a alguna actividad grupal te hará socializar y estar activo.

Usa la asertividad para aprender a decir “no” cuando no quieras/puedas/ o te perjudique hacer algo. Realizar constantemente acciones que no quieres  hacer aumenta que tu carga emocional.

Busca ayuda profesional: Los psicólogos están para ayudarte a recuperar tu equilibrio emocional, trabajar con ellos puede hacer que vuelvas a ser tú mismo de nuevo y consigas disfrutar de las cosas con las que antes solías disfrutar.

Estas son las principales recomendaciones que nos hace Isabel Vallés, donde trata a pacientes que sufren este síndrome en su centro de Psicología en Madrid de Siéntete OK.

Si estás a cargo del cuidado de otras personas, hayas experimentado alguno de los síntomas del “Cuidador quemado” o no, puedes  aplicar estos pequeños consejos a tu día a día que pueden salvarte del desgaste emocional y servirte de gran ayuda.

Síndrome del cuidador quemado, qué es, características y consejos
5 100% 4 votos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.