Tener un gato en casa – Razones, ventajas, inconvenientes y sugerencias

¿Sabías que los gatos se consideran animales domésticos desde hace más de 9000 años? Ya en la civilización egipcia eran muy valorados como animales de compañía e incluso se pueden ver representados en sus manifestaciones artísticas.

En la actualidad, en muchos países como Reino Unido o Estados Unidos, ya son la mascota más popular. Y es que son unos estupendos compañeros y se nos han ganado con sus juegos, mimos y trastadas.

Razones para tener un gato en casa
Razones para tener un gato en casa

¿Pero son los gatos la mejor mascota para todo el mundo? En este artículo te contamos todo lo que tienes que saber antes de acoger a un gato en casa, las ventajas e inconvenientes y algunas curiosidades que seguro que te sorprenden.

¿Cómo son los gatos?

Los gatos tienen un carácter particular y distinto al de otras mascotas. Aunque no se puede generalizar porque cada uno tiene su propia personalidad, existen rasgos comunes que los caracterizan. Suelen ser independientes, curiosos y cuidadosos con la limpieza de su entorno.

Los gatos adultos permanecen la mayor parte del día en una actividad baja, y generalmente se echan siestas de varias horas. Son muy ágiles y su forma de juego casi siempre es una secuencia de caza, seguir un cordel o permanecer agazapados para saltar sobre su juguete.

Otra actividad importante en su vida diaria es acicalarse y mantenerse aseados. Además no les gusta que su entorno esté sucio, si su bandeja de arena no está lo suficientemente limpia es posible que busquen sitios alternativos para hacer sus necesidades.

Los gatos son curiosos, en especial les gustan los sitios altos donde vigilar y sentirse protegidos. Si tienen una ventana, pueden pasarse mirando por ella un buen rato.

Los gatos al igual que los perros tienen sistemas de comunicación muy complejos. Dentro de su misma especie, la comunicación se basa en posturas corporales, sonidos y olores que marcan el territorio o a los miembros de una misma manada. Los gatos también han desarrollado otros mecanismos para relacionarse con la especie humana. Los maullidos son la forma más eficaz de llamar la atención de los humanos, por ejemplo utilizan vocalizaciones para comunicarse con nosotros y en raras ocasiones para comunicarse con otros gatos.

A la hora de tener un gato también debes tener en cuenta que son muy sensibles a los cambios. Si un gato se acostumbra a vivir en una casa desde que es pequeño, no es aconsejable cambiar radicalmente el lugar en el que vive. Los gatos se estresan fácilmente con este tipo de cambios así que debes tener claro cuál va a ser su espacio antes de adoptarlo.

Si quieres conocer lo que un gato puede hacer por ti no te pierdas la siguiente lista de razones científicamente demostradas de los beneficios de tener un gato.

Razones científicas que demuestran que un un gato es bueno para ti

Los últimos estudios indican que tener una mascota, en especial un gato, es beneficioso para la salud de los humanos por diferentes motivos.

Los gatos tienen un impacto positivo en la salud mental, algo que a los propietarios de felinos no les pilla por sorpresa, pues saben que acariciarlos puede ser muy terapéutico y ayuda a relajar las tensiones diarias. Así lo refleja una encuesta realizada a 600 personas por la organización inglesa Cats Protection, en la que el 87% de los dueños de gatos declaró que sus mascotas tienen un impacto positivo en su bienestar.

Lo más sorprendente es que estos efectos beneficiosos se pueden obtener también a través de la pantalla. Un estudio de la Universidad Bloomington de Indiana en el que participaban más de 7000 personas concluyó que ver videos de gatos aumenta la energía y las emociones positivas en aquellos que lo ven, y disminuye los sentimientos negativos.
Los gatos disminuyen el riesgo de padecer enfermedades cardíacas. Tener una mascota tiene aspectos positivos para tu salud cardiovascular. Acariciar con frecuencia a tu gato es un método eficaz para controlar la ansiedad.

Está demostrado que las personas que conviven con ellas disminuyen su nivel de estrés y la presión arterial, factores que están muy relacionados con las enfermedades cardíacas. Los últimos estudios apuntan que las personas con gatos tienen un menor riesgo de muerte por infarto, incluyendo los accidentes cerebro vasculares. (Cat ownership and the Risk of Fatal Cardiovascular Diseases. Results from the Second National Health and Nutrition Examination Study Mortality Follow-up Study)

En niños con problemas psíquicos y sociales un gato puede ser de mucha ayuda. Los investigadores de la Universidad de Missouri descubrieron que los niños con autismo que tenían mascotas en su entorno mejoraban su interacción social. Para cualquier niño un gato, además de un amigo, ayuda a conocer valores como el respeto, la responsabilidad y la asertividad.

Los gatos son capaces de emitir un peculiar sonido que conocemos como ronroneo. El mecanismo para producirlo no está muy claro pero según el veterinario estadounidense W.R. McCuistion está implicado el flujo de aire y sangre del tórax.

Los felinos utilizan este sonido como parte de su comunicación entre su misma especie o con los humanos. Los ronroneos son comunes entre la madre y sus crías. Tradicionalmente se ha pensado que el ronroneo era una expresión de bienestar, pero lo cierto es que se produce frecuentemente en situaciones estresantes y dolorosas como visita al veterinario o en un post-operatorio. Se piensa que el significado del ronroneo podría ser una demanda de atención y cuidados.

Recientemente un estudio de la Universidad de California le ha dado una nueva función al ronroneo, esta vibración podría mejorar el estado y recuperación de estructuras corporales como huesos, tendones y músculos.

Los gatos son animales muy ágiles y capaces de recuperarse bien de sus lesiones. El ronroneo podría ser un mecanismo para estimular sus huesos y músculos sin necesidad de gastar mucha energía y mantenerlos así sanos y activos. Posiblemente sea el secreto de “sus siete vidas”. Los humanos que conviven con gatos pueden verse también beneficiados de este mecanismo. El ronroneo, como la voz, es diferente en cada animal pero sus frecuencias varían entre 20-150 Hz. Actualmente se están utilizando frecuencias de 18-35 Hz en terapias de estimulación biomecánica en humanos.

Previenen frente a infecciones y alergias. El contacto con mascotas en edades tempranas ha demostrado fortalecer el sistema inmunológico de los niños y hacerlos menos susceptibles a infecciones, en especial del tracto respiratorio. Por otro lado parece que el convivir con un gato y los alérgenos que este produce hace que los niños sean posteriormente menos reactivos a alergias.

Incluso puede ayudarte a ligar. En los estudios para determinar qué rasgos son atractivos a la hora de buscar pareja, casi un 90% de las mujeres entrevistadas prefería a los hombres con mascota.

¿Te han llamado la atención todos los beneficios que tienen los gatos para los humanos? Pues hay más. En el siguiente apartado te explicamos algunas otras ventajas que tienen estos felinos en nuestras casas.

Ventajas de tener un gato en casa

Los gatos son animales con poca actividad durante largos periodos, la mayor parte del día la pasan durmiendo o descansando. Esto puede ser una ventaja si por trabajo u horarios complicados estás muchas horas seguidas fuera de casa. Además no necesitan paseos ni un espacio excesivamente grande para moverse.

Ten en cuenta que con la penumbra, es decir, al amanecer y atardecer los gatos tienen su máxima actividad, son en estas horas cuando el gato va a querer jugar y demandará más atención. Si va a permanecer varias horas solo, en especial si es en las que su actividad aumenta, sería recomendable que tu gato dispusiera de entretenimiento. Pueden ser juguetes, juegos interactivos o un compañero de juegos. Algunos problemas de comportamiento se solucionan si en la casa hay dos gatos en lugar de uno.

Los gatos son animales cuidadosos con su propia higiene. Otro de los grandes usos que hacen de su tiempo es el acicalamiento. No les gusta permanecer con las patas sucias ni el pelaje descuidado, así que es difícil que ensucien la casa de pisadas. Eso sí, hay un cambio frecuente de pelaje y los pelos pueden resultar molestos si se quedan adheridos a ropa y muebles.

Lo recomendable es un cepillado al menos una vez a la semana, que puede convertirse en una experiencia agradable para nuestro animal si lo acostumbramos a ello. Lo mismo pasará con la hora del baño.

Por otro lado, recoger las deposiciones de los animales es una de las quejas más frecuentes de los dueños de mascotas y los gatos tienen un punto a favor en este tema. Casi desde el primer momento aprenden a usar el cajón de arena para sus necesidades. Eso sí, deberemos mantenerlo limpio y alejado de la zona de alimentación y descanso.

Cariñosos pero independientes, los gatos pueden resultar animales treméndamente amorosos, busquen nuestras caricias y decidan que el lugar perfecto para echar una siesta es nuestro regazo, pero parecen regularse a los estados de ánimo de su compañero humano. Son unos de los animales más empáticos, es decir, cuando hay visitas o el propietario está con otra actividad son capaces de desaparecer o volver a sus propias tareas y cuando el humano demanda más cariño, por ejemplo con una enfermedad, el gato no se mueve de su lado.

Su comportamiento, gestos y estética general resultan atractivos para los humanos, en otras palabras nos gusta mirar a los gatos. Seguir sus aventuras nos resulta entretenido e internet es una buena muestra de ello.

Otro aspecto positivo de los gatos es su comportamiento de maestros indirectos. Son capaces de enseñar valores como la paciencia y dulzura, lo que puede ser de gran ayuda si se convive con un niño.

Esto puede explicarse por el comportamiento que tienen los gatos frente a los conflictos. No son como los perros u otras mascotas. La respuesta felina habitual frente a un conflicto es la huida, es decir con los gatos no vale gritar y pelear porque no nos harán caso y la relación con ellos es posible que empeore. Este comportamiento fuerza a buscar otras vías de comunicación, menos agresivas.

Cuidado, cuando un gato se siente amenazado y no hay posibilidad de huida su respuesta puede ser la lucha, conviene tenerlo en cuenta con niños pequeños que puedan forzar esta situación sin darse cuenta.

Además de estas ventajas y los beneficios físicos que puedan tener los gatos hacen muy bien la función de manta, aportan un calor muy placentero y les gusta dormir junto a nosotros o a los pies de la cama. Pero no todo son ventajas, convivir con un gato puede tener algunos inconvenientes que comentamos a continuación.

Inconvenientes de tener un gato

Hemos hablado de los beneficios que tiene convivir con un gato pero también hay una serie de desventajas que conviene tener en cuenta antes de adoptar a un gato.

Su pelo, piel y algunos componentes de su orina y saliva desencadenan respuestas alérgicas en una porción importante de la población, pudiendo llegar a ser muy graves. Existen pruebas de alérgenos para determinar si una persona puede ser alérgica a los gatos. En caso de que tengas alergia a los gatos y convivas con uno de ellos extrema las medidas de higiene para que en el ambiente haya los menos pelos y partículas de piel posibles. También hay algunos productos que minimizan el riesgo impidiendo que los alérgenos se dispersen.

Algunas de las formas de comunicación de los gatos pueden resultarnos molestas. El marcaje con orina es de las conductas que más molestan a los propietarios junto con los arañazos de los muebles (otra forma de marcaje). Para evitar esto se puede redirigir esta conducta hacia otro tipo de señalización que nos resulte menos molesta, como por ejemplo el marcaje facial (los gatos depositan feromonas rozando algunos objetos con su cara). También se comercializan feromonas sintéticas que tienen un efecto relajante en el animal y evitan el marcaje. En los gatos machos adultos la castración supone en muchos casos el abandono de esta conducta.

Los gatos son animales que no muestran su dolor o nos es muy difícil reconocerlo. Si nuestro gatito se encuentra mal o padece una enfermedad es probable que nos pase desapercibido hasta que la situación sea grave. Para evitar esto deberemos fijarnos en cambios en su comportamiento habitual, como dejar de comer o si el pelaje se ve descuidado que significará que algo le impide dedicar el tiempo habitual a acicalarse.

Puedes aprender más sobre las principales enfermedades de los gatos con nuestras guías:

También debes tener en cuenta que una buena hidratación es fundamental para mantener la buena salud de nuestro gatito. En esta guía sobre los gatos y el agua descubrirás cuánto debe beber un gato y qué enfermedades puede contraer si no está correctamente hidratado.

Los gatos son también fácilmente estresables y a veces nos resulta difícil conocer la causa de su agitación. Tener visitas en casa, un nuevo miembro de la familia, reformas o simplemente que cambiemos su zona de descanso habitual pueden causar ansiedad a nuestro gato. Lo mejor para minimizar el estrés del gato sería prever y adelantarnos a este tipo de situaciones utilizando feromonas sintéticas o haciendo una adaptación progresiva.

La conducta sexual de nuestro gato también puede ser un problema en determinadas ocasiones. La gata es una hembra poliéstrica estacional, es decir, que tiene varios celos de unos 7 días que se repiten en la época reproductiva cada 10 o 15 días. La época reproductiva suele ser de unos 7 meses. Durante el celo la gata está más alterada, suele maullar, demandar atención, frotarse y en algunas ocasiones dejan de comer y pierden bastante peso. En casos muy problemáticos, se pueden controlar los celos con tratamientos médicos y quirúrgicos, por lo que la mejor opción es consultar con el veterinario la forma más adecuada en cada caso.

Para que nuestro gato esté sano y completamente a gusto en casa habrá que adecuar el espacio a sus necesidades. Si quieres saber cómo y cuáles son los cuidados básicos que necesitan los gatos continúa leyendo el siguiente apartado.

Sugerencias a la hora de cuidar un gato

Para que el gato tenga un entorno adecuado necesitará una zona de descanso, con una temperatura agradable y donde se sienta protegido. Si es posible le pondremos varias alturas. Además podemos incluir un rascador donde se estire las uñas, eso evitará que arañe muebles o paredes.

En cuanto a la higiene de nuestro gato, será necesario que disponga de una bandeja de arena u otro aglomerante industrial para hacer sus necesidades. Se recomienda tener en la casa una bandeja más que gatos haya. Deberá estar limpia y alejada de la zona de alimentación o descanso, evitando así problemas de rechazo.

El cambio de pelaje es continuo en los gatos aunque se acentúa en algunas épocas del año. Un cepillado frecuente mejorará el aspecto de nuestro gato y evitará que los pelos se esparzan por todo el hogar.

La socialización del gato es importante para que la convivencia con él sea placentera. En la educación del gato debemos evitar gritos, movimientos bruscos y por supuesto golpes. Como ya hemos comentado la forma de jugar de los gatos es una secuencia de depredación, por eso es recomendable que no juguemos con ellos directamente con las manos. Puede que de pequeños no suponga un problema pero pueden lesionarnos cuando son adultos Para ello, es preferible utilizar juguetes o cañas.

La alimentación e ingesta de agua son factores muy importantes para la vida de nuestro gato. Sus necesidades variarán en función de la edad del animal, estilo de vida y si esta castrado o no, ya que los gatos castrados tienen mayor tendencia al aumento de peso. Cuando son pequeños es importante que tomen todos los nutrientes suficientes para crecer y desarrollarse de forma correcta. Existen piensos adecuados para cada situación.

Es importante que tengan a disposición agua limpia, en varios recipientes repartidos por la casa. Para mantener la salud de nuestro gato también es importante hacer revisiones periódicas en el veterinario, que nos diseñará un plan de vacunación y desparasitación adecuado a la situación de nuestro gato.

¡Ahora te toca hablar a ti! Si tienes un gatito en casa cuéntanos cómo lo cuidas o cuáles son sus juegos favoritos. ¡Seguro que tu experiencia sirve de ayuda para otras personas que estén pensando tener un gato doméstico! ¡Déjanos un comentario aquí abajo!

Deja un comentario