¿Es seguro viajar a Marruecos? – Toda la información que necesitas

Analizamos en esta guía todos los riesgos a los que podemos enfrentarnos en Marruecos. Aspectos tan importantes como los transportes, los problemas de salud, los climas extremos o los peligros de las prácticas deportivas. Todo lo que debes saber antes de desplazarte a Marruecos para viajar seguro.

No hay ningún territorio tan cerca de España y tan diferente a nuestro país. Apenas quince kilómetros del Estrecho de Gibraltar separan dos culturas completamente diferentes, dos continentes, dos países vecinos con algunas semejanzas y otras diferencias insalvables.

Es esta proximidad, de apenas unos minutos de ferry o ni siquiera dos horas de avión, junto a lo asequible de los viajes a Marruecos los motivos principales por los que cada año muchos turistas españoles eligen este país como destino. Para hacernos una idea, en 2014, 10’3 millones de turistas visitaron Marruecos, de los cuales alrededor de 745.000 fueron españoles, según datos del Ministerio de Turismo marroquí.

¿Es seguro viajar a Marruecos?
¿Es seguro viajar a Marruecos?

Desafortunadamente, muchas de las personas que van a Marruecos no son conscientes de algunos de los riesgos a los que se exponen. Prepárate para conocer estos riesgos y ten todo bajo control.

Veamos, en primer lugar, los aspectos relacionados con el clima, ya que solemos pensar en Marruecos como un país desértico, pero la realidad es que podemos encontrar varios climas dentro de su territorio, a los cuales tendremos que amoldarnos en función de la época del año en la que viajemos. Veamos en detalle las características climáticas de Marruecos, muy importantes para planificar bien nuestro viaje.

Temas que se tratan en esta publicación

Información sobre el clima, posibles terremotos y tormentas en Marruecos

Hay que tener en cuenta que a pesar de ser un país relativamente pequeño respecto a vecinos como Argelia o Mauritania, es lo suficientemente extenso y montañoso como para que se den varias climatologías muy distintas de norte a sur. Podemos hablar exactamente de cuatro climas distintos dentro del mismo país. Son los siguientes:

Información sobre el clima en las diferentes regiones de Marruecos

  • Clima mediterráneo: se da principalmente en las zonas de costa del norte, ocupando la franja entre Tánger y Oujda y las llamadas montañas del Rif. Esta zona se caracteriza por un clima similar al de las cercanas costas españolas, con veranos calurosos y secos e inviernos húmedos y no demasiado extremos. Precisamente el Rif es la zona más húmeda de Marruecos, con abundantes precipitaciones entre los meses de Noviembre y Febrero.
  • Clima oceánico: se da en la vertiente atlántica, a lo largo de toda la costa que une el norte del país con su vecino del sur, Mauritania. La presencia del océano suaviza los cambios de temperatura y aporta precipitaciones, sobre todo, en los meses de primavera e invierno.
  • Clima continental: en provincias interiores como la de Beni Mellal el clima es continental. Esto significa que las temperaturas son mucho más altas en verano y en invierno pueden darse temperaturas por debajo de los 0ºC por las noches. Se trata de un clima similar a las zonas interiores de España, con variaciones térmicas bastante notables entre invierno y verano y con precipitaciones escasas. Este clima afecta a ciudades como Beni Mellal o Marrakech, y también la zona norte del Atlas, la cordillera que parte al país en dos y que separa la zona septentrional de la zona sur, en la que comienza el desierto del Sáhara.
  • Clima desértico: las montañas del Atlas son la barrera que franquea el desierto del Sáhara, en el que encontramos ya un clima semi-desértico con condiciones extremas en verano, en las que se superan fácilmente los 50ºC de temperatura. Las temperatura experimenta bajadas bruscas por las noches y las precipitaciones son muy escasas, apenas llegan a los 100mm anuales.

Lluvias torrenciales e inundaciones en Marruecos

Hay que tener en cuenta que en Marruecos pueden producirse inundaciones repentinas en época de lluvias. Pueden darse lluvias torrenciales que desbordan ríos y afectan a la circulación y a las infraestructuras, por lo que hay que estar prevenido e informado de estos riesgos antes de iniciar nuestro viaje.
Las últimas inundaciones importantes se produjeron en Noviembre de 2014, causando cerca de 80 muertos en ciudades como Guelmin, Chtouka Ait Baha o Taroudant y cientos de rescates de emergencia.

Actividad Sísmica – Terremotos en Marruecos

Entre Marruecos y España hay otra diferencia que no puede verse a simple vista, una falla en la que chocan dos grandes placas tectónicas, la placa euroasiática y la placa africana. Como seguramente ya sabrás, los terremotos se producen cuando grandes placas como estas chocan.

Lo hacen prácticamente a diario, aunque se trata de pequeños temblores casi imperceptibles.
Sin embargo, esta falla está activa y cada poco tiempo produce algunos terremotos que causan daños bastante importantes. En Marruecos, los terremotos se producen en la zona de las costas del Mar de Alborán, generalmente en la franja que une las ciudades españolas de Ceuta y Melilla. Es una zona de alta actividad sísmica, normalmente de muy poca intensidad, aunque con excepciones como la del mes de enero de 2016, cuando se produjo un temblor apenas a 60 kilómetros al norte de Alhucemas, de magnitud 6’3, que causó un muerto en territorio marroquí.

A pesar de la excepcionalidad de estos temblores, en Marruecos se han producido algunos terremotos de gran intensidad que han resultado catastróficos. Sin duda, el ejemplo más duro es el de Febrero de 2004, que azotó la misma zona de Alhucemas causando más de 600 muertos y centenares de heridos. También en 1960, un brutal terremoto arrasó la ciudad de Agadir dejando más de 12.000 muertos.

Es un riesgo impredecible que, como vemos, puede ser absolutamente devastador, pero no deja de tratarse de tragedias aisladas. Podemos decir, pues, que la actividad sísmica en Marruecos no es un problema que deba preocuparnos demasiado.

Hablemos ahora de otros riesgos mucho más importantes y más frecuentes, los relacionados con la seguridad y la protección personal en Marruecos. Informarse sobre este tema es imprescindible para viajar al país vecino. Veamos dónde no debemos meternos y cuáles son las recomendaciones para evitar salir escaldado de Marruecos.

Información sobre la seguridad y protección en Marruecos

Comenzamos esta sección hablando de los delitos menores, como robos y estafas a los turistas, y algunos consejos para prevenirlos.

Los robos, violencia, estafas y vandalismo en Marruecos

Como en todas las grandes ciudades del mundo, en las urbes de Marruecos también se producen delitos de este tipo, especialmente contra los turistas. En las zonas densamente pobladas y los centros más turísticos del país existen carteristas que aprovechan los descuidos de los viajeros para realizar pequeños hurtos.

También conviene no desplazarse en solitario por las callejuelas de las grandes ciudades si es de noche. Muchas zonas de las ciudades se quedan prácticamente desiertas a partir de las 22-23 horas de la noche, por lo que es recomendable coger un taxi que nos devuelva al lugar donde nos alojemos. Los atracos no son demasiado frecuentes en Marruecos (aunque hay casos), pero hay que evitar una situación que pueda desembocar en un incidente así evitando las zonas menos vigiladas y con menos iluminación.

En cuanto a las estafas, hay que estar muy atento a los precios de todo lo que queramos comprar y la calidad de los productos. También pueden producirse intentos de estafa a los turistas en los taxis, por lo que conviene acordar con los conductores un precio fijo antes de subirse al coche. Por supuesto, debemos coger siempre taxis oficiales (luego hablaremos de ellos) y evitar los taxis ilegales sin licencia.

También hay que recordar que en Marruecos está prohibido el tráfico y el consumo de drogas, aunque sea tenencia para consumo propio. La legislación marroquí no distingue entre drogas duras y blandas, así que todas cuentan igual. En el caso de consumo de drogas, las penas de cárcel pueden ir desde un mes hasta cinco años. Y más graves en el caso de ser acusado de tráfico de drogas, entre cinco y treinta años, además de multas económicas.

La zona del Rif es la más afectada por este menudeo y en la que más se ofrece droga a los turistas. Así que si te ofrecen algún tipo de droga (como el afamado hachís marroquí) solo debes rechazarla de inmediato. Y si estás pensando en bajarte al moro, mejor que tengas en cuenta las penas de cárcel y te lo pienses dos veces 😉

Zonas problemáticas o bajo control especial del Gobierno de Marruecos

Como seguramente ya sepas, el gobierno de Marruecos mantiene una disputa por el territorio del Sáhara Occidental, una amplia zona de 266.000 km2 en la costa occidental y más al sur del país. El Sáhara Occidental es, a día de hoy, un territorio que se disputan por un lado el gobierno de Marruecos y por otro la República Árabe Saharaui Democrática.

Esta zona era la antigua provincia del Sáhara español, pero en 1976, ante la inestabilidad de las relaciones entre saharahuis, marroquíes y mauritanos, España se retiró de la administración efectiva de su antigua colonia. El conflicto, del que también se retiró Mauritania en 1979, sigue abierto actualmente. Marruecos controla de facto el 65% del territorio, mientras que el 35% restante está bajo control del Frente Polisario, la organización político-militar que hace frente a la administración marroquí. Una buena parte de la población saharaui ha acabado exiliada en territorio argelino, en torno a la ciudad de Tinduf, en enormes campamentos de refugiados para escapar de la presión marroquí.

Desde 1976 hasta 1991 la situación fue de guerra abierta, hasta que en ese año se firmó un acuerdo de paz entre Marruecos y el Frente Polisario. Desde entonces, el conflicto se ha enquistado y se han adoptado resoluciones de la ONU favorables a la independencia del territorio, que Marruecos se ha negado a aceptar. Las negociaciones sobre un posible referéndum para la independencia han hecho que Marruecos se niegue a reconocer el poder saharaui y haya entrado en sucesivos conflictos con la ONU.

La principal ciudad del Sáhara Occidental es El Aaiún, ubicada en la zona bajo dominio marroquí. Este control de Marruecos se traduce en presencia policial por todas partes, tan abundante o más como en las grandes ciudades del país. El Sáhara Occidental se puede visitar como cualquier otra zona de Marruecos, pero hay que tener en cuenta que es una zona con una conflictividad latente en la que no se debe hablar públicamente sobre el conflicto para evitar problemas con las autoridades. Por el hecho de posicionarse del lado del Frente Polisario, Marruecos ha expulsado del país a decenas de activistas y miembros de ONGs.

Se debe evitar, por tanto, hacer propaganda y exaltación de la lucha del Frente Polisario, teniendo en cuenta que Marruecos ha desplegado en estas zonas numerosos grupos de policías (y policías vestidos de civiles) para mantener el control sobre la población. Saltarse estas normas puede acarrearnos una detención y la expulsión del país.

El crimen organizado, narcotráfico, asaltos y secuestros en Marruecos

El crimen organizado en Marruecos actúa, principalmente en las zonas fronterizas, convirtiéndolas en las más peligrosas. Las relaciones de Marruecos con sus vecinos no son buenas, así que debemos tener cuidado cuando transitemos por zonas fronterizas, por ser lugares en los que se suelen producir los mayores delitos contra turistas, y porque son zonas en las que podemos pasar a territorio de otro país sin apenas darnos cuenta, ya que hay amplios tramos de frontera no señalizados.

Por un lado, la frontera de Argelia es uno de los puntos calientes. La frontera terrestre lleva cerrada desde 1994 por las diferencias políticas e ideológicas entre ambos países. Existe una valla que separa ambos territorios, pero por supuesto ésta no cubre los más de 1500 kilómetros de frontera entre un país y otro. Esos puntos fronterizos sin vigilancia son los que aprovechan las mafias para traficar con personas (refugiados subsaharianos principalmente), drogas y combustibles de contrabando.

Algo similiar ocurre con el yihadismo que se está extendiendo por el norte de África y en concreto por la zona del centro de Argelia, por lo que esta zona de la frontera es cada día menos segura. El yihadismo también tiene focos en ciudades norteñas como Tetuán, Nador, Oujda o las españolas Ceuta y Melilla, por lo que no se puede obviar la posibilidad de que en los próximos años se produzcan ataques de estos grupos. El último atentado terrorista en Marruecos tuvo lugar en 2011 en el popular Café Argana, en la Plaza de Djema El Fna de Marrakech, causando 17 muertos y 25 heridos.

Por último, es conveniente tener en cuenta que esta misma zona del norte de Marruecos es también el centro de actividad de las mafias que tratan de pasar inmigrantes ilegales a las costas de España, así como de traficantes de drogas que actúan en la zona del Mar de Alborán.

A pesar de que el crimen organizado haga acto de presencia, se puede decir que no existe un riesgo directo de estos grupos contra los turistas, pero sí que hay que estar alerta en determinadas zonas. No conviene adentrarse en solitario por zonas fronterizas, y se debe hacer siempre con guías especializados teniendo en cuenta que son zonas más peligrosas que el resto del país. En cuanto al terrorismo yihadista, Marruecos mantiene un nivel de alerta alta, similar al que vivimos actualmente en España, por lo que no es descartable que se produzcan atentados de este tipo, especialmente contra establecimientos e intereses occidentales.

Ahora que ya hemos visto dónde debemos pisar con más cuidado en territorio marroquí, conviene repasar la seguridad que existe en los transportes, otra de las grandes cuestiones que se plantean los turistas. Los riesgos a los que podemos exponernos viajando en uno u otro medio de transporte deberían condicionar nuestros desplazamientos, así que veamos qué medios pueden adaptarse mejor a nuestras necesidades.

Información sobre la seguridad de los transportes en Marruecos

Veamos en primer lugar las opciones de transporte, por tierra o por aire, entre las grandes ciudades de Marruecos.

La seguridad en el transporte por tren, avión y autobús en Marruecos

El tren es una de las formas más habituales de desplazarse entre ciudades en Marruecos. La compañía que gestiona el ferrocarril se denomina ONCF (Office National des Chemins de Fer du Maroc), y une las principales ciudades, Tánger, Nador, Oujda, Fes, Meknés, Rabat, Kenitra, El Jadida, Casablanca y Marrakech.

A través de su página web (en francés) se pueden reservar billetes para todos los trenes, en primera o en segunda clase. La diferencia fundamental es que los billetes de primera clase tienen el asiento asignado por número, algo que no ocurre en la segunda clase. Por eso, viajar en segunda es algo más agobiante, ya que si el tren va muy lleno la gente se afana por ocupar los asientos.

Por lo general, los trenes son relativamente modernos y seguros. La mayoría tienen aire acondicionado. Pueden producirse, eso sí, algunos retrasos en los horarios, pero son muy infrecuentes los accidentes. Existe una empresa, Supratours, que combina trayectos de tren y autobús, por lo que si deseas viajar a algún lugar donde no llegue el tren, puedes comprar un billete de autobús con la misma compañía.
Como excepción, en Casablanca existe una red de tranvías bastante eficiente y moderna, inaugurada en 2012, y que transporta a diario a miles de pasajeros de una punta a otra de la ciudad. Este tranvía es una de las mejores formas de desplazarse dentro de Casablanca, la ciudad más grande de Marruecos con más de siete millones de habitantes.

En cuanto al avión, es la mejor opción para entrar o salir de Marruecos. Muchas compañías, también las low cost, ofrecen vuelos directos a las principales ciudades marroquíes. Los vuelos son seguros y las instalaciones y seguridad de las terminales también son bastante seguras, con controles al estilo de nuestro país. En los últimos años la seguridad de los aeropuertos se ha reforzado y es frecuente ver patrullas de militares armados además de policías. También es frecuente ver a policías de paisano en las zonas de control de pasaporte. Suelen tener mal humor y pueden revisar lo que les plazca, así que asegurate de no llevar nada ilegal encima y de entregarles la documentación que te pidan.

Existen también vuelos que conectan las ciudades importantes, aunque este medio de transporte interno resulta más caro y las opciones son más limitadas en cuanto a días y horarios. Sí que puede resultar adecuado para trayectos más largos, como por ejemplo los viajes desde el norte del país hasta El Aaiún, la ciudad de referencia del Sáhara Occidental. Pueden reservarse vuelos a través de la principal compañía del país, Royal Air Maroc, que efectúa vuelos nacionales e internacionales.

Por último, existe la opción de desplazarse en autobús. Este transporte público es posiblemente la peor opción para los turistas, ya que los autobuses suelen llevar muchos retrasos y en algunos casos monta más gente de la que puede viajar en los asientos. La principal compañía para realizar viajes en autobús es CTM. En los últimos años esta compañía ha modernizado sus flotas y organiza multitud de viajes para turistas, pero todavía podemos encontrarnos con autobuses de flotas antiguas y que carecen, por ejemplo, de cinturones de seguridad. Podemos decir que el autobús es el transporte que mejor muestra las deficiencias del país, con retrasos, averías frecuentes, sobrecarga de pasajeros, etc. Por ello, el autobús debe ser la última opción, tan solo si nos fallan las combinaciones de trenes o no hay posibilidad de coger un avión.

La seguridad en los desplazamientos en coche en Marruecos

Viajar en coche por Marruecos es un poco diferente a hacerlo por España. Principalmente, porque resulta mucho más peligroso por varios factores:

  • Las carreteras no están bien asfaltadas: Tienen baches, irregularidades, arcenes pequeños o inexistentes, etc. Las únicas que se salvan son las autovías, las cuales son de pago.
  • Carril intermedio de uso libre: Podemos encontrarnos tramos de carretera con un carril intermedio donde la gente hace un uso bastante anárquico.
  • Rotondas sin prioridad: A diferencia de España, en las rotondas marroquíes el acceso a la rotonda es libre, los conductores intentarán entrar siempre que puedan.
  • Los vehículos son antiguos: Especialmente en zonas rurales, los vehículos son muy viejos, por lo que muchos carecen de sistemas de seguridad adecuados, la iluminación no es la necesaria, emiten mucho humo o van muy despacio.
  • La señalización es deficiente: Las señales pueden ser antiguas, están oxidadas o son inexistentes.
  • Tránsito habitual de personas y animales: Podemos encontrar gente que cruza las carreteras por cualquier parte, incluso en las autovías. Además, encontrar gente caminando por los arcenes es muy común.
  • La señalización viaria es también mala: Hay carreteras sin líneas que separan los carriles o los arcenes.
  • La iluminación de las calles en ciudades es generalmente insuficiente: Hay que ir con cien ojos para evitar choques con otros vehículos o atropellos de gente que cruza por donde no debe.
  • Los carros tirados por animales: Cuidado con estos “vehículos” en zonas de pequeños pueblos del interior. Circulan por las mismas carreteras y calles que los coches, pero van al paso de los burros o las mulas que tiran de ellos. Tener un accidente por alcance es más fácil de lo que crees.

¿Cual es la consecuencia de todo esto? Pues que la media anual de muertos en accidentes de tráfico en Marruecos es de 4000 personas. Y unas 10.000 resultan heridas de gravedad.

Nuestro consejo: si viajas con tu propio coche, asegúrate de tener los permisos en regla y un seguro que te cubra cualquier tipo de accidente en Marruecos, y si es posible, que algún lugareño te acompañe durante el viaje para poder aclarar cualquier situación que pueda llevarte a la confusión.

El problema del tráfico se ha convertido en un problema de estado, pero tiene una difícil solución. La policía es bastante permisiva respecto a todas las infracciones que se cometen (coches y taxis con 6 o 7 ocupantes, motoristas sin casco, 3 o 4 personas en una moto, coches sin luces, gente agarrada por fuera de los vehículos, adelantamientos indebidos) excepto con el exceso de velocidad. Marruecos tiene bastantes radares así que no se debe pisar demasiado el acelerador por encima de la velocidad permitida.

Como en tantas otras cosas en Marruecos, las cosas mejoran en las grandes ciudades y empeoran en las zonas rurales. Sin embargo, el tráfico de las ciudades es también bastante caótico y en ocasiones peligroso. Hay que armarse de paciencia y pensar que la cultura de la conducción es también muy distinta, así que nos debemos acostumbrar a ello.

La seguridad en los desplazamientos en taxi en Marruecos

En cuanto a los taxis, existen varias opciones para desplazarse por este medio en Marruecos. Los taxis son muy utilizados, tanto en trayectos urbanos como para desplazamientos entre ciudades. Existen dos tipos de taxis, los Grand Taxi y los Petit Taxi.

Los Grand Taxi son los clásicos Mercedes Benz 240 blancos o beige, vehículos que se cuentan por decenas de miles en Marruecos. Realizan trayectos interurbanos y son algo más caros que los autobuses, pero también más rápidos. Sin embargo, tienen un inconveniente: su capacidad real es de cinco personas, pero los taxistas suben siempre a seis (más el conductor).

Es decir, que viajan cuatro personas detrás y tres delante. Por lo general, los taxistas hacen esto para rentabilizar los viajes y a los turistas les viene bien para que el trayecto resulte más barato. Por eso, si vamos a utilizar este medio de transporte para un desplazamiento largo, conviene llenar todas las plazas, aunque sea con gente que no conocemos.

Por su parte, los Petit Taxi son vehículos más pequeños, y normalmente más nuevos, que se mueven en el interior de las ciudades. Se distinguen por sus colores vivos, por su distintivo en el techo y algunos llevan un símbolo en las puertas. Los Petit Taxi tienen capacidad para tres pasajeros, además del conductor. Es bastante habitual que al coger uno de estos taxis, el conductor recoja a otros pasajeros durante el trayecto.

La recomendación para los turistas es que acuerdes un precio antes de iniciar el trayecto, para evitar malentendidos al llegar al destino. Por lo general, los precios son bastante asequibles porque están orientados a los ciudadanos marroquíes, pero no debemos despistarnos para evitar estafas.

Debemos tener en cuenta el bajo nivel de seguridad en los taxis de Marruecos. Los problemas de estos vehículos son evidentes: sobrecarga de pasajeros, sin cinturones de seguridad en la parte trasera (ni airbags ni sillitas para bebé, por supuesto), carreteras en mal estado y una habilidad para conducir muy discutible de muchos conductores. A pesar de todo, los taxis son una de las mejores opciones para desplazarse rápidamente por Marruecos.

La seguridad en el los transportes públicos en Marruecos

Como hemos dicho, los peligros de los transportes públicos en Marruecos tienen que ver con las carreteras, la antigüedad de los vehículos o el poco respeto a las normas de circulación. Estos problemas desaparecen en transportes como el tren o el avión, pero hay que tenerlos muy en cuenta cuando viajemos por carretera.

En cuanto a la seguridad contra robos, los transportes son bastante seguros, especialmente el tren y, por supuesto, el avión. Hay numerosos controles policiales en Marruecos, y los robos a turistas en autobuses o coches se pueden producir de la misma forma que en España. En los taxis hay que estar atento para evitar los timos, y en los trenes y autobuses debemos vigilar nuestras pertenencias para evitar a los carteristas, pero sin paranoias. Aunque como en todas partes puede haber excepciones, los turistas son bastante respetados en Marruecos.

Veamos ahora otra de las cuestiones fundamentales cuando viajamos a Marruecos: la salud. El sistema sanitario es menos eficiente que en el caso de España y podemos encontrarnos con problemas de salud derivados de la alimentación, el agua o la falta de higiene. Veamos todo lo importante respecto al sistema sanitario y por qué es recomendable contar con un seguro de salud si viajamos a este país.

Información sobre el sistema médico y consideraciones sobre la salud en Marruecos

El sistema sanitario marroquí puede calificarse, en comparación con los sistemas europeos, como bastante deficiente. Existen, como en la mayoría de países, dos tipos de sanidad, la pública y la privada.

Los hospitales públicos de las grandes ciudades son bastante similares a los nuestros, aunque no siempre cuentan con la última tecnología y no tienen médicos de todas las especialidades.
Por otro lado están los hospitales privados, mucho más modernos y similares a los europeos, con mejores equipos y más personal para atender a los enfermos.

La recomendación para los viajeros, especialmente para los que vayan a estar largos periodos de tiempo o que vayan a practicar cualquier deporte, es que se contrate un seguro médico privado. Es importante que sea un seguro que cubra los gastos de traslado al país de origen, para que si es necesario, podamos desplazarnos a España.

TE INTERESA:  Trabajar en Australia - Guía definitiva

En cuanto a los medicamentos, pueden adquirirse fácilmente en cualquier farmacia de cualquier ciudad, donde venden todo tipo de medicamentos, incluso los que en España se venden con receta. Los dos inconvenientes principales son su precio, mucho más elevado de lo normal, y el cambio de nombres de algunos fármacos. Los medicamentos marroquíes proceden de laboratorios franceses, por lo que es recomendable llevar nuestros propios fármacos para evitar problemas y equivocaciones en las farmacias.

Vacunas que necesitas para viajar a Marruecos

Para viajar a Marruecos no es necesario vacunarse ya que no se trata de un país de riesgo, pero es recomendable contar con algunas vacunas para enfermedades como las fiebres tifoideas, la tuberculosis, la hepatitis (A y B) y la vacuna del Tétanos-Difteria.

Enfermedades más habituales que puedes tener en Marruecos

Sin duda, uno de los problemas más habituales de los turistas que visitan Marruecos son las afecciones gástricas, como vómitos y diarreas. Este problema tan común tiene que ver con el cambio de alimentación e hidratación respecto a nuestro país. Los alimentos diferentes, especiados o cocinados de manera diferente, así como la calidad del agua pública, que en Marruecos suele ser bastante deficiente, son la causa más habitual de estos trastornos digestivos.

También las malas condiciones de algunos establecimientos de comida, como los puestos en los mercados, y la falta de higiene de los locales pueden causarnos vómitos y diarreas. Por ello, antes de viajar a Marruecos es imprescindible incluir en nuestro botiquín pastillas y suero para hacer frente a la diarrea. El segundo paso será rehidratarse con agua embotellada, para reponer los líquidos perdidos.

Otro de los problemas más comunes son las quemaduras solares, por una exposición continuada al sol intenso, especialmente en las zonas del sur del país y en los meses más calurosos. Debemos llevar crema de protección muy alta y seguir las recomendaciones típicas de cada verano (beber agua abundante, evitar las horas de más calor, refrescarse la cabeza, usar gorras o sombreros, etc.) También hay que tener en cuenta que en algunas zonas la temperatura en verano puede ser muy superior a las máximas de España, por lo que deberemos planificar bien nuestro itinerario para evitar problemas como la deshidratación, los golpes de calor o las quemaduras.

Otro de los problemas son las picaduras de insectos. Moscas, mosquitos, escorpiones y otros insectos pueden generarnos dolorosas hinchazones e incluso reacciones alérgicas más graves. En zonas húmedas y en temporada de verano especialmente, debemos protegernos contra las picaduras con antimosquitos y ropa adecuada, camisetas de manga larga y pantalones largos.

Aunque se de con menos frecuencia, otro de los problemas sanitarios con los que podemos encontrarnos es el de los hongos. Podemos contraer alguna infección de este tipo en lugares públicos como los conocidos hammams, los tradicionales baños públicos marroquíes que existen en todas las ciudades. No suelen ser lugares frecuentados por turistas, pero si los visitas debes preocuparte de llevar unas chanclas propias (en la mayoría hay chanclas que pueden usarse pero no suelen estar limpias) y una toalla que solo utilices tu. Con ello evitarás contraer unos hongos que además de ser muy molestos pueden derivar en una infección más grave.

Alimentación y bebidas problemáticas en Marruecos

Respecto a la alimentación y las bebidas en este país, podemos listar una serie de consejos que todo turista debería seguir para evitar problemas de salud:

  • Beber sólo agua embotellada: el agua del grifo es de mala calidad y puede provocar problemas gastrointestinales.
  • Cuidado con los vasos y cubiertos de los puestos ambulantes: muchos de estos puestos carecen de las suficientes medidas higiénicas y del agua limpia necesaria para lavar bien todos los utensilios. No pasa nada por tomar un zumo de naranja en la plaza de Djemaa El Fna de Marrakech o comer en sus barbacoas sobre ruedas, pero debes tenerlo en cuenta si abusas de este tipo de establecimientos.
  • Evitar el hielo: la lata de Coca-Cola está sellada y no tiene problemas, pero del hielo siempre se desconoce su procedencia. No sabes de dónde ha salido ese agua y por lo tanto no deberías tomarla.
  • Evitar la comida cruda: especialmente los pescados y las verduras.

Marruecos es también un destino muy frecuentado para la práctica de deportes como la escalada, los rallies, el surf o la espeleología. Como puedes imaginar, estas actividades no están exentas de riesgos, y debemos tener muy claro cuales son las medidas de prevención que debemos adoptar o cómo actuar en caso de accidente. Veámoslo a continuación.

Riesgos en la práctica de deportes en Marruecos

Muchos turistas aprovechan sus visitas a Marruecos para practicar deportes, o directamente viajan para vivir aventuras. Sea como sea, en Marruecos se pueden practicar deportes como los que acabamos de mencionar, pero conllevan algunos riesgos:

Esquí: Marruecos cuenta con dos zonas para la práctica del esquí. La principal es la zona del Atlas, con una estación de referencia como es Oukaïmeden, y otra en la zona de Ifrane con una pequeña pista llamada Mischlifen. El problema del esquí en Marruecos es el caos que reina en sus pistas. No hay un control efectivo de quien entra y quien sale de las pistas, los remontes son usados por esquiadores y también turistas que ascienden a lo más alto en ropa de calle, no hay edificios sanitarios cercanos, no hay pistas para que circulen las motos de nieve (por si deben recoger a algún herido) y, por si fuera poco, muchos vendedores acosan a los turistas para alquilarles esquís que ofrecen como si del top-manta se tratara.

Surf: Existen zonas de costa muy visitadas por surfistas, como el emblemático pueblo de Taghazout, frecuentadopor surfistas nacionales e internacionales. La mayoría de las playas aptas para el surf se ubican en torno a las ciudades de Agadir y Essaouira, pero muy pocas cuentan con equipos de socorristas, señalizaciones adecuadas o enfermerías cercanas. Hay que tener en cuenta que las aguas que bañan estas costas son las del océano Atlántico, y pueden ser mucho más peligrosas que las del mar Mediterráneo, tanto para hacer surf como para darse un baño. Los oleajes son más violentos y el tiempo cambia con mayor facilidad y rapidez. La presencia de olas en lugares rocosos puede hacer que impactes directamente en ellas o que alguna roca afilada te dañe en días con olas especialmente grandes.

Barranquismo, montañismo y espeleología: la zona de las montañas del Atlas es la más adecuada para la realización de estos deportes, y hasta allí se desplazan muchos turistas, principalmente europeos, cada año. Estas actividades, en cualquier parte del mundo, conllevan bastantes riesgos, y por lo tanto se deben adaptar a nuestro nivel y conocimientos del terreno. Siempre que sea posible se debe contar con un guía nativo y con un plan de emergencia establecido (conocer los centros médicos cercanos, teléfonos de emergencia, zonas sin cobertura, etc.)

Además, hay que contar con que las autoridades de Marruecos no siempre están preparadas para intervenir en un rescate de emergencia, como quedó demostrado en el trágico accidente de tres espeleólogos españoles, donde murieron dos de ellos, en el barranco de Uandras, cerca de Ouarzazate en 2015.

Rallies: Marruecos es también escenario de muchas competiciones de motor que buscan el atractivo del desierto del Sáhara. Muchas de estas competiciones están inspiradas en el Rally Dakar, que ya no se celebra en tierras africanas, y tratan de mezclar aventura con el conocimiento de la cultura y la población autóctona. La mayoría de estos rallies cuentan con una organización experimentada y cuidan todos los detalles de seguridad, pero no se deben pasar por alto los riesgos que conllevan, como asaltos, inclemencias del tiempo en el desierto, desorientación sobre el terreno o enfermedades sin acceso a tratamientos médicos en zonas deshabitadas o lejos de capitales.

En cualquiera de los casos anteriores es muy recomendable contar con un seguro que cubra los daños físicos y de nuestro material deportivo, incluyendo hospitalización o un eventual traslado a España. Las federaciones deportivas españolas suelen tener seguros asociados que pueden cubrir estos imprevistos, pero se debe comprobar su validez para el territorio marroquí antes de emprender la aventura.

Veamos ahora un riesgo asociado a la práctica de deportes en la naturaleza, la presencia de animales peligrosos (algunos de ellos mortales) en Marruecos.

Animales peligrosos en Marruecos

Si hablamos de animales peligrosos, hay algunos ejemplares norteafricanos que son especialmente peligrosos y que causan un número nada despreciable de muertes cada año.

Por un lado, los animales peligrosos más conocidos son las serpientes venenosas. En Marruecos hay ocho ejemplares de serpientes distintas potencialmente peligrosas por sus venenos. Son las siguientes:

  • Víbora bufadora
  • Víbora de escamas aserradas
  • Víbora de Mauritania
  • Víbora del Atlas
  • Víbora de Lataste
  • Víbora del desierto
  • Víbora cornuda
  • Cobra Egipcia

El estudio titulado “Epidemiological profile of snakebites in Morocco”, realizado entre 1992 y 2007 por investigadores marroquíes, demostró que se habían producido 1.423 mordeduras con un total de 61 víctimas mortales causadas por estos animales durante todo ese periodo. Es decir, una media de cuatro muertos al año por picaduras de estos reptiles. No es, por tanto, un peligro que deba condicionar nuestro viaje, pero debe tenerse en cuenta y seguir las recomendaciones de las autoridades en zonas donde se sabe que habitan estos animales.

También resultan peligrosos los escorpiones del desierto del Sáhara, que viven camuflados en la arena. Existen muchas variedades de escorpiones, desde los que no pican si no se sienten verdaderamente amenazados, hasta otros como el Androctonus mauretanicus, cuyo veneno tiene una efectividad similar al de la cobra y puede matar a un ser humano en apenas dos horas.

Consideraciones adicionales sobre la seguridad en Marruecos

Si viajas a Marruecos debes tener en cuenta cómo deseas hacerlo para valorar los riesgos asociados a tu forma de viajar. Existen paquetes vacacionales completos en los que te ofrecen estancias en riads u hoteles de calidad y en los que únicamente visitarás las partes más turísticas de las grandes ciudades. Estos tours son bastante seguros aunque algo más caros que la segunda opción, que es realizar el viaje por tu cuenta.

Para ello puedes ayudarte de nativos que conozcan el país o de pequeñas empresas locales que te proporcionen la información necesaria. Otra opción, altamente recomendable para descubrir el Marruecos profundo que se escapa de las rutas turísticas oficiales, es realizar un viaje con un marroquí con el que tengas confianza. En realidad, no es difícil conseguir esto ya que en España viven miles de marroquíes que trabajan y estudian con nosotros, así que puedes pensar si conoces a alguno de ellos. La mayoría estarán encantados de enseñarte su país y sus costumbres.

Por último, debes tener en cuenta que Marruecos ha reforzado su presencia policial debido a la amenaza terrorista, por lo que es frecuente encontrar policía armada en lugares turísticos, centros de transporte y controles a la salida y entrada de las ciudades. A estos controles debes acercarte lentamente con tu vehículo y obedecer las indicaciones de los policías, que pueden requerir tu documentación o inspeccionar el interior del vehículo.

Aspectos culturales a tener en cuenta si viajas a Marruecos

Veamos ahora algunos aspectos cívicos y culturales que debemos tener en cuenta a la hora de visitar Marruecos, ya que si los incumplimos podemos ver comprometida nuestra seguridad o vernos envueltos en situaciones incómodas y/o violentas.

El alcohol

El consumo de alcohol no está prohibido por ley en Marruecos, pero está muy mal visto consumirlo en la vía pública o caminar borracho por la calle. El Islam prohíbe tomar alcohol, así que la mayoría de los ciudadanos que se declaran musulmanes practicantes detestan este tipo de bebidas. El consumo de alcohol se asocia, pues, con personas de nivel bajo, no creyentes o con alcohólicos habituales, por lo que estos grupos son generalmente despreciados por el resto de la población.

Existen, sin embargo algunas alternativas. Por ejemplo, hay bares que lo sirven por la noche o establecimientos para extranjeros (hoteles, riads, etc.) que lo ofrecen como reclamo a los turistas. También se puede comprar alcohol en supermercados, aunque se encuentra en una sección apartada del resto de productos y a la que a veces se accede por una puerta distinta. Ahí se pueden encontrar bebidas y destilados de todo tipo, eso sí, a un precio más elevado de lo normal.

Las mujeres

Marruecos, como la mayor parte de los países islámicos del norte de África, tiene una sociedad profundamente machista. Aunque el actual rey ha pretendido tomar medidas para que las diferencias entre hombres y mujeres disminuyan, lo cierto es que la población sigue dando prioridad a los hombres para absolutamente todo. Así, la principal tarea de las mujeres es el cuidado de la casa, de los hijos y de los ancianos. Bien es cierto que cada vez hay más mujeres trabajando fuera de su casa, sobre todo en sectores públicos como hospitales, escuelas, etc. pero son pequeños pasos en un país que dista mucho de parecerse, por ejemplo, al nuestro.

Muy importante: Nunca intentar dar dos besos a las mujeres marroquíes, es una situación de mucha tensión, que se solventa dándoles la mano. Tampoco es recomendable invitar a una chica a una fiesta, reunión y cualquier otro acontecimiento social donde vaya a haber solo hombres.

Así pues, hay que tener muy en cuenta este problema a la hora de viajar a Marruecos. Se suele respetar siempre a las turistas, pero las mujeres que visiten este país deben vestir ropa discreta para evitar llamar la atención, especialmente en lugares religiosos. También hay que tener en cuenta la diferencia entre las grandes ciudades y el medio rural. En ciudades como Marrakech o Casablanca, en sus barrios más modernos o en entornos universitarios, es más frecuente ver a mujeres, especialmente chicas jóvenes, que visten de un modo más occidental, sin pañuelo que cubra su cabeza, con llamativos maquillajes, el pelo teñido y ropa más moderna de marcas internacionales. Esta apertura hacia las modas es imposible de ver en el medio rural, donde las mujeres siguen las tradiciones al pie de la letra.

La homosexualidad

Lamentablemente, este es otro de los aspectos culturales en los que Marruecos todavía está muy atrasado. La sociedad marroquí es profundamente homófoba e incluso su Código Penal castiga la homosexualidad. Muchas agencias de viaje afirman que estas leyes raramente se cumplen, con la intención de dar una visión más laxa de las autoridades, pero lo cierto es que cada año se celebran decenas de juicios en los que el único delito de los acusados es haber mostrado su homosexualidad en público.

Pero el problema no es sólo judicial. También se cuentan por decenas las agresiones a parejas gays en Marruecos. Y en este caso, la justicia tiende a actuar a favor de los agresores, enviando a los homosexuales a prisión e imponiéndoles una multa. A los agresores les ampara la ley, la opinión pública y el gobierno, mientras que para las víctimas es prácticamente imposible conseguir siquiera los servicios de un abogado.

¿Y qué significa todo esto? Pues que Marruecos no es país para homosexuales como norma general. Por supuesto que los hay, pero están condenados a una vida de ostracismo y ocultación de su verdadera identidad. Lo que se debe recomendar a quienes viajen a Marruecos es que no muestren su homosexualidad en público y traten de no exponerse al peligro real que supone hacerlo.

Ahora bien, como en tantos otros aspectos de la vida marroquí, existen alternativas para extranjeros y gente con mayor capacidad económica. En ciudades principales como Marrakech, Rabat o Casablanca hay locales y discotecas gay friendly. Apenas se distinguen de otros locales y en ellas se encuentran personas de todas las orientaciones sexuales. Son lugares en los que los homosexuales pueden relacionarse con naturalidad, e incluso con la protección de guardias de seguridad para evitar agresiones o detenciones policiales.

Las muestras de respeto

Existen en Marruecos ciertas conductas que, si no se siguen, pueden ser consideradas como una falta de respeto. Hablamos de elementos como el saludo entre hombres, que debe hacerse siempre con la mano derecha. Los marroquíes suelen saludarse con un apretón de manos y, en el caso de los buenos amigos, con besos en las mejillas. Suelen preguntar siempre por el estado de salud y por la familia como muestra de cortesía.

Otra de las costumbres que tenemos los turistas es la de fotografiarlo todo. Pero en Marruecos antes de hacer la foto hay que preguntar, especialmente en lugares religiosos o si fotografiamos a personas. También hay que preguntar, por ejemplo, si queremos sacar una foto de un puesto de un mercado (los hay muy llamativos) y el dueño nos dirá si podemos o no podemos hacerle una foto. Saltarse esto puede acarrearnos problemas y una situación muy embarazosa.

También debemos mostrarnos respetuosos con la comida. No está bien visto comer con la izquierda, a no ser que comamos con las dos manos y sin cubiertos. Tampoco se considera un desprecio dejar comida en el plato o rechazar un té, una bebida muy típica de Marruecos que se sirve en todas partes como muestra de hospitalidad y también como forma de no deshidratarse en zonas de altas temperaturas.

El regateo

El regateo forma parte de la cultura marroquí. En mercados, tiendas y demás establecimientos, especialmente en los más frecuentados por turistas, el regateo es una práctica habitual en la que hay que entrar sí o sí. Los comerciantes casi nunca ofrecen sus productos con un precio marcado y esperan a que el turista pregunte por uno en concreto. Muchas veces incluso ofrecen que el turista diga un precio.

Lo más habitual es que ellos pidan una cantidad muy elevada para que nosotros digamos otra bastante más baja y, desde ahí, llegar a un acuerdo intermedio. Muchos comerciantes de las grandes ciudades llevan toda la vida regateando, así que saben embaucar a los turistas para venderles productos más caros de la cuenta. No hay que tener miedo a regatear y mantenernos inflexibles al principio en una cantidad baja para evitar que nos engañen.

Por otro lado, los puestos de los mercados tienen muchas veces pequeñas trastiendas que los comerciantes utilizan como almacén de piezas de mayor calidad o que llevan menos tiempo expuestas al toqueteo del público. Si conseguimos tener algo de confianza con el vendedor quizá nos muestre algunos de esos productos de mayor calidad o nos enseñe el lugar en el que se fabrican.

Por ejemplo, en la Medina de Fez hay puestos en la planta calle de telas que se fabrican en los pisos superiores. Quizá podamos obtener permiso del dueño para ver cómo se fabrican artesanalmente en los telares o para que nos enseñen telas que no ha tocado nadie. Eso sí, cuidado con adentrarse sólo en estos lugares o con separarse del grupo por nuestra cuenta. Además de que podemos perdernos en callejones y casas laberínticas estamos más expuestos a que nos atraquen o nos roben algo sin que nos demos cuenta. No es frecuente que ocurra con los turistas, pero hay que estar alerta.

Los mendigos

Tanto en las ciudades como en los pequeños pueblos es muy habitual ver mendigos que piden una limosna. No suelen estar sentados en la calle, sino que se mueven de un lado a otro en busca de turistas.
Quizá lo que más sorprenda a los turistas es que hay también niños de edades muy cortas pidiendo unas monedas. Son niños que, o bien son obligados por sus padres a mendigar, o bien lo hacen porque ganan dinero y algún regalo de los turistas y prefieren eso a ir al colegio.

Lo que debemos hacer es evitar dar limosna a estos niños, para evitar que sigan pidiendo en las calles. En cuanto a los adultos, podemos darle unas monedas a alguno de ellos, pero no debemos convertirlo en una hábito porque, simplemente, no acabaríamos nunca.

Quitarse los zapatos al entrar en una casa

Es otra de las tradiciones que debemos respetar. Las casas particulares marroquíes suelen estar alfombradas y podemos molestar a los dueños si no nos descalzamos. Lo mejor es fijarse si a la entrada están los zapatos de los miembros de la familia y preguntarle a nuestro anfitrión si debemos descalzarnos.

Resumen de los riesgos y peligros que sí o sí tienes que saber

Resumen de los riesgos para viajar a Marruecos debido al clima

  • Informarse sobre alertas de lluvias torrenciales
  • Evitar los meses de pleno verano con temperaturas extremas

Resumen de los riesgos sobre la seguridad personal en Marruecos

  • Utilizar siempre taxis oficiales y acordar un precio con el taxista antes de arrancar
  • Evitar el consumo de drogas
  • Poner especial cuidado al viajar al Sáhara Occidental, por ser lugar de fuerte tensión política.
  • Alejarse de las zonas fronterizas de Argelia y Mauritania

Resumen de los Riesgos sobre la salud en Marruecos

  • Beber siempre agua embotellada
  • Llevar nuestros propios medicamentos
  • Contratar un seguro de salud que cubra hospitalización y traslado a España

Resumen de los riesgos en los Transportes de Marruecos

  • Utilizar preferentemente el tren para desplazamientos entre ciudades
  • Mucho cuidado con la conducción por carretera
  • Evitar los autobuses por ser lentos y más inseguros

Listado de recomendaciones y tabla resumen de riesgos por tipo de transporte

Buena: ***
Regular: **
Mala: *

 

Seguridad Tiempo de trayecto Conexiones entre ciudades Facilidad de uso Comodidad
Avión *** ** ** *** ***
Tren *** ** *** *** ***
Autobús * * * ** *
Taxi * ** ** *** **
Coche de alquiler/ coche particular ** ** *** *** ***

 

  • Muy recomendable tener algún conocimiento de francés o de inglés para comunicarse con las agencias de viaje, hoteles, taxistas, etc. Aunque en muchos sitios se habla algo de español es muy útil dominar otro idioma.
  • Evita siempre el uso de taxis ilegales.
  • Si te desplazas con tu propio coche, asegúrate de tener los permisos en regla y un seguro que te cubra cualquier incidente.

Teléfonos de interés en Marruecos

Si viajas a Marruecos y tienes algún problema debes tener a mano los siguientes contactos y números de teléfono. Añádelos a tu teléfono o apúntalos en un documento que puedas llevar fácilmente en tu monedero o cartera. No te costará nada y pueden ser muy útiles:

Teléfonos de policía y emergencias en Marruecos

  • Teléfono de Policía en ciudades de ámbito nacional: 19
  • Teléfono de Gendarmería en ámbito rural: 177
  • Teléfono de bomberos: 15
  • Teléfonos de ambulancias:
    • SAMU: 0537737373
    • SOS Médecins: 0537777333

Teléfonos y direcciones de embajadas y consulados generales en Marruecos

Embajada de España en Rabat

Cancillería: Rue Aïn Khalouiya. Rte. Des Zaërs, Km. 5,300 Suissi.

Teléfono/s: (+212 537) 63 39 00.

Dirección de correo: [email protected]

Página Web: http://www.exteriores.gob.es/embajadas/rabat

Consulado General en Agadir

Cancillería: 49, rue Ibn Batouta, secteur mixte. 3179.- Agadir.

Teléfono/s: (+212 528) 84 57 10/ 84 56 81

Móvil de emergencia consular: (+212) 661 080 470

Dirección de correo: [email protected]

Página Web: http://www.exteriores.gob.es/consulados/agadir

Consulado General en Casablanca

Cancillería provisional:

14, Boulevard de Paris, 4ª planta. 20.000 Casablanca.

Teléfono/s: (+212 522) 22 07 52 / 22 59 06 y 22 18 95.

Teléfono emergencia consular: (+212) 6 60488 848

Dirección de correo: [email protected]

Página Web: http://www.exteriores.gob.es/consulados/casablanca

Consulado General en Nador

Cancillería: Av. Hassan II, 47 B.P. 7. – Nador. – 7

Teléfono/s: (+212 536) 60 61 36 / 60 65 24 y 32 06 90.

Teléfono emergencia consular: (+212) 661 764 005

Dirección de correo: [email protected]

Página Web: http://www.exteriores.gob.es/consulados/nador

Consulado General en Rabat

Cancillería: 1, Av. Ennasar.- Rabat.

Teléfono/s: (+212 537) 68 74 70.

Teléfono de emergencia consular: (+212) 660 915 647.

Dirección de correo: [email protected]

Página Web: http://www.exteriores.gob.es/consulados/rabat

Consulado General en Tánger

Cancillería: 85, Av. Président Habib Bourghiba.- Tánger.

Teléfono/s: (+212 539) 93 70 00, 93 41 90, 93 56 25 y 93 51 40.

Teléfono de emergencia consular: (+212) 661 202 135

Dirección de correo: [email protected]

Página Web: http://www.exteriores.gob.es/consulados/tanger

Consulado General en Tetuán

Cancillería: Av. Mohamed V, 34. B.P. 702 . – Tetuán.

Teléfono/s: (+212 539) 70 39 84, 70 39 86 y 70 39 87.

Teléfono emergencia consular: (+212) 6 61705 430

Dirección de correo: [email protected]

Página Web: http://www.exteriores.gob.es/consulados/tetuan

Conclusiones sobre la seguridad en Marruecos

Si has llegado hasta aquí, es que realmente estás interesado en visitar Marruecos. Habrás podido comprobar que, a pesar de todos los inconvenientes que hemos mencionado, Marruecos es un país bastante seguro. Algunos riesgos son impredecibles, como los climáticos o los atentados terroristas, mientras que otros, relacionados con la salud, los deportes o la seguridad personal pueden minimizarse siguiendo las recomendaciones básicas que hemos descrito más arriba.

Para el resto, un seguro de viaje puede cubrirte las espaldas. No son demasiado caros y pueden sacarte del apuro o cubrirte los gastos de una hospitalización de urgencia en un buen centro médico.
Eso sí, a pesar de estar tan cerca de nuestra casa, si viajas a Marruecos por primera vez debes preparar tu mente para un choque cultural respecto a España. Adaptate a comer cosas nuevas, a escuchar un idioma que no entiendes y al estilo de vida de los marroquíes. Con ello, disfrutarás de tu estancia y seguramente querrás volver.

Para terminar, nos queda ofrecerte una última recomendación: comparte esta guía entre tus conocidos o entre tus compañeros de viaje o quienes estén pensando viajar a Marruecos próximamente. Estamos seguros de que les será de gran ayuda. Además, si quieres más información, puedes consultar este artículo con las últimas noticias sobre la seguridad en Marruecos.

Y si quieres contarnos tu experiencia o hacernos alguna consulta, no dudes en dejar un comentario en el formulario de más abajo. ¡Entre todos podemos ayudarnos a descubrir este maravilloso país!

 

¿Es seguro viajar a Marruecos? – Toda la información que necesitas
5 100% 3 votos

2 comentarios sobre “¿Es seguro viajar a Marruecos? – Toda la información que necesitas

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.