Guía de viajes de Túnez – Todo lo que tienes que ver y hacer

Geográficamente, Túnez se encuentra al norte de África, entre la cordillera del Atlas al oeste, el Sahara al sur y el Mediterráneo, y limita políticamente con Argelia al oeste y con Libia al sureste. Con una población de algo más de 10 millones de habitantes, su densidad de población es de 61 habitantes por km² y el PIB per cápita es de algo más de 9.500 dólares.
A lo largo de su historia, el territorio actual de Túnez ha tenido la presencia de muchas culturas. Comenzando por los nativos númidas, pasando por los cartagineses, romanos, vándalos, bizantinos, judíos y musulmanes, y terminando por los españoles y franceses, todos han contribuido a moldear la identidad que tiene hoy en día. Túnez logró su independencia de Francia el 20 de marzo de 1956, que es la fecha de la fiesta nacional de Túnez.

Por lo que respecta al turismo, las convulsiones sociales que han tenido lugar en el norte de África han supuesto un descenso en la afluencia de personas, aunque continúa siendo un destino muy bien comunicado por avión, con numerosas rutas de vuelo en activo. Sí es cierto que, por ejemplo, la equivalencia de los hoteles no es igual en Europa que Túnez, ya que los hoteles de cuatro estrellas equivalen a uno de tres europeo. No obstante, el sector no se encuentra tan desarrollado como otros países del entorno, como Egipto. En el índice de competitividad turística de 2011, Túnez figuraba en el puesto 47 del mundo, justo por detrás de Israel, y delante de Bulgaria. Sin embargo, se trata de un país polifacético que ofrece desde playas mediterráneas de primer nivel, o una rica historia y abundante patrimonio hasta una naturaleza cambiante con verde y agua en el norte y desértica en sur.

Cómo viajar a Túnez desde España y cómo llegar al hotel

Tunisair es la aerolínea nacional de Túnez, esta compañía vuela a varios destinos de Europa, así como en el norte y oeste de África. La mayoría de las aerolíneas programadas vuelan al aeropuerto internacional de Túnez-Cartago, a las afueras de la capital, Túnez. Otras aerolíneas que vuelan a Túnez incluyen Air France, British Airways, Lufthansa y Alitalia, Royal Air Moroc y Egyptair.

La mayoría de los vuelos chárter van directamente a los aeropuertos cercanos a los centros turísticos de playa. Puede volar directamente a Monastir, Djerba y Touzeur (para el desierto) desde el Reino Unido, Francia, Suecia, España, Alemania, Italia, Austria y los Países Bajos. Nouvelair ofrece vuelos chárter a destinos europeos desde varios centros turísticos en Túnez.

Cómo desplazarse por Túnez – Advertencias y recomendaciones

En Túnez es muy fácil de desplazarse en avión, tren, autobús y autobús. El transporte público está bien organizado, es barato y funciona bastante bien. Si no tienes mucho tiempo, coger vuelos domésticos nacionales puede ser buena opción, hay vuelos a todas las ciudades importantes.

Moverse en avión

La aerolínea nacional nacional de Túnez se llama Tunisair. Tunisair opera algunas rutas chárter también dentro y fuera de Túnez a varios destinos en Francia, España e Italia. Sus rutas nacionales / regionales programadas incluyen Túnez a Djerba, Sfax, Gafsa, Tabarka, Monastir, Trípoli y Malta.

No puedes reservar directamente en línea, pero puede enviar un correo electrónico y solicitar una reserva y pagarla al llegar a Túnez. Si vives en Europa, normalmente puedes reservar a través de una agencia de viajes.

Viajando en tren

Viajar en tren por Túnez es una forma eficiente y cómoda de desplazarse. La red de trenes en Túnez no es muy extensa, pero muchos de los principales destinos turísticos están cubiertos, sobre todo los costeros. Los trenes circulan entre Túnez, Sousse, Sfax, El Jem, Touzeur y Gabes.

Viajando en bus

Los autobuses de larga distancia cubren todas las ciudades importantes de Túnez y la red es más extensa que la que cubre el tren. Los autobuses de larga distancia son cómodos y tienen aire acondicionado. La compañía nacional de autobuses SNTRI tiene un sitio web muy fiable con horarios y tarifas.

Dentro de las grandes ciudades como Túnez y Sfax, los autobuses locales operan, estos son extremadamente baratos y con frecuencia están llenos. En Túnez es probablemente la forma menos placentera de moverse, pero la más auténtica, si este tipo de experiencias no te gustan, opta por el tranvía o un taxi para moverte por la capital.

Viajando por Louage

Cuando no hay un autobús o un tren disponible, todos usan un louage. Las líneas de Louage (furgonetas colectivas o minibuses con una franja de color en el costado) tienen tarifas y rutas fijas, pero no tienen horarios de salida fijos. Ellos van con frecuencia, y van cuando están llenos (generalmente 8 pasajeros). Pero viajan rápido y es una forma muy eficiente de moverse. Te avisamos de que puede que no haya una gran cantidad de espacio para el equipaje y estarás un poco aplastado. A veces, se le cobrará extra por las bolsas grandes. La mayoría de los locales no viajan por la noche, así que planifica tu ruta en consecuencia.

Alquilar un coche

Todas las principales compañías de alquiler de coches están representadas en Túnez y se puede alquilar en cualquier aeropuerto o ciudad. La tarifa de coche más barata suele rondar los 50 TD por día pero incluye el kilometraje ilimitado. Si te diriges al desierto te recomendamos alquilar un 4×4 por el estado de las carreteras aunque incremente el precio un poco.

En Túnez, las carreteras en general están pavimentadas y en buen estado, sin embargo, los conductores no siempre cumplen con las reglas y, a menudo, conducen demasiado rápido. En los pueblos y ciudades se ignoran muchos semáforos, así que ten cuidado, especialmente al conducir en Túnez capital.

Taxi

Los taxis son una excelente manera de desplazarse por las principales ciudades y pueblos. Son fáciles de detectar por su color amarillo. Todos los taxis tienen taxímetro, exige que lo utilicen o pacta un precio para ir a un lugar determinado, especialmente si te diriges al aeropuerto. Si desea recorrer el sur de Túnez, alquilar un taxi es una excelente manera de llegar a las aldeas bereberes más remotas y evitar los grandes autobuses turísticos.

Tranvía

Hay una buena línea de tranvía en Túnez capital, se llama Metro Legere y el centro está en la Place de Barcelone (frente a la estación principal de trenes). Toma el número 4 para llegar al museo del Bardo. Debes comprar los billetes antes de subir.

Que ver obligatoriamente en Túnez y los sitios que puedes saltarte

La Capital: Túnez

La capital de la República de Túnez es la ciudad de Túnez, que tiene el mérito de haber sido el centro administrativo y político del país desde el siglo XII, cuando el territorio era dominado por los almohades. En la antigüedad, la existencia de la ciudad de Túnez estuvo estrechamente relacionada con el asentamiento fenicio de Cartago, del cual sólo queda un riquísimo conjunto de ruinas romanas que hoy conforman el Sitio Arqueológico de Cartago, uno de los ocho lugares Patrimonio de la Humanidad de la Unesco.

El emir Hassan Ibn al-Numán fue el responsable de la destrucción definitiva de Cartago y a partir de ese momento Túnez tomó el testigo de la Historia para convertirse, junto a Kairuán, en una de las dos ciudades más importantes de la región conocida en la Edad Media como Ifriqiya y que se correspondía más o menos con la actual Túnez.

La ciudad de Túnez se divide en dos zonas bien diferenciadas: la Medina de Túnez –que es la ciudad vieja y que se convirtió en Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en el año 1979– y la ciudad nueva –que tiene nombre francés: ville nouvelle. En la medina existen unos 700 monumentos de las diferentes épocas. Los más interesantes son la mezquita de Al-Zaytuna, el Palacio del Bey, la mezquita de Sidi Mahrez, la mezquita de Hammouda, la mezquita de El Ksar, o el mausoleo de Tourbet Bey, el Dar Ben Abdallah –palacio del siglo XVIII en el que se encuentra el Museo de Artes y Tradiciones Populares de Túnez–, el Palacio Dar Hussein y la madraza de El Bachia –escuela islámica–.

Entre lo más interesante de la Medina se encuentra el zoco, es decir, el mercado tradicional islámico, en el conviven olores, colores y personas tan variopintos que constituyen una mezcla muy poderosa para los sentidos.

Es un lugar muy diferente de lo que conocemos en Occidente para pasear entre una marabunta de personas cada una en una dirección diferente, sumergido en un conjunto de olores extraños de especias, esencias, comidas… Por otro lado, también resulta interesante el Halfaouine, un mercado de comidas a precios baratos.

Por otro lado, si por algo fue famoso Túnez en la antigüedad es por la existencia de Cartago. Esta ciudad fenicia, cuyo nombre viene a significar Ciudad Nueva (Qart Hadašt), fue una rival temible para los romanos durante tres largas guerras conocidas como Guerras Púnicas, que tuvieron como vencedores a los romanos. Tras ganar el tercero de los enfrentamientos, dice la leyenda que los romanos arrasaron la ciudad con fuego y abrieron un surco simbólico que atravesaba la ciudad y que se llenó de sal para que Cartago jamás volviese a retoñar. Los romanos refundaron la ciudad más tarde con el mismo nombre y erigieron una de las ciudades más importantes de la provincia de África que terminaría de existir a raíz de la destrucción perpetrada por el emir Hassan Ibn al-Numán. No obstante, las ruinas de la ciudad romana pertenecen al Patrimonio de la Humanidad de la Unesco desde 1979 por su alto valor histórico y monumental y porque entre ellas se encuentran las termas de Antonino, que tenían el mérito de ser las mayores entre todas las provincias del África romana. Así mismo, se conservan restos de numerosas villas romanas, así como un anfiteatro, el templo de Tophet, los complejos sistemas de cisternas y cloacas desarrollados por los romanos, del astillero militar y de diversos barrios que se encuentran claramente definidos. Parte de las ruinas de Cartago se encuentra la colina de Byrsa, que ya hemos citado por el interés que suscita su catedral de San Luis.

Susa

La ciudad de Susa o Sousse es la capital de la región. Se encuentra a unos 150 km al sur de Túnez. Detrás de su fundación también parecen haber estado los fenicios, aunque el principal atractivo turístico en el casco urbano medieval que siempre ha supuesto uno de los mayores encantos de la ciudad. En él se encuentran estrechas callejuelas, largas murallas enfrentadas al mar y una interesante fortaleza. De hecho, la medina de Susa fue nombrada Patrimonio de la Humanidad de la Unesco en 1988. Entre los conjuntos más interesantes de la ciudad se encuentran la Kasbah o fortaleza, que domina la ciudad con el minarete de Borj Khalef, de 77 metros, la Gran Mezquita, que data del siglo IX, el ribat (o recinto amurallado), las catacumbas (con más de 15.000 tumbas) y el Dar Echaraa.

La ciudad de Susa se llamó en la antigüedad Hadrumentum y participó en las luchas de los cartagineses contra los romanos, aunque actualmente no hay vestigios de la presencia púnica en la ciudad. Por otro lado, es interesante visitar el Museo de Susa, donde se exhiben restos arqueológicos de gran valor histórico, como mosaicos en muy buen estado de conservación. Es interesante así mismo visitar el puerto de El Kantaoui y las playas que se extienden en sus alrededores.

Kairuán

La ciudad de Kairuán es la capital de la gobernación homónima y se encuentra a unas dos horas por carretera desde Túnez. En el año de 1988 fue elevada a Patrimonio de la Humanidad de la Unesco por haber sido una de las primeras ciudades santas del Islam y la primera ciudad santa de Magreb. Esto unido a que en Kairuán todavía se encuentran numerosos restos arqueológicos de la primera etapa de la expansión islámica en Ifriqiya hacen de esta ciudad un lugar especial lleno de encanto. El edificio más importante de la localidad es la Gran Mezquita, que se construyó en el año 670 por orden de Uqba ibn Nafi y que se conoce genéricamente como la mezquita de Uqba. Este templo se extiende a lo largo de 9.000 m² y destaca especialmente el alminar o minarete, que se eleva 31,5 metros.

Además de la Gran Mezquita, destaca la mezquita de las Tres Puertas, que está decorada con motivos florales y con versos del Corán. Además también resulta interesante la visita al zoco de la ciudad, en el barrio de la Medina o casco urbano antiguo. La mezquita del Barbero también resulta una visita interesante, aunque se conoce el edificio también como Mausoleo de Sidi Sahab. Además, también es interesante detenerse a observar las murallas que rodean la ciudad y sus tres puertas.

En la historia de la conquista islámica de África, Kairuán se convirtió en uno de los puestos avanzados de la expansión hacia occidente y en el núcleo de la islamización del Túnez medieval. Aunque cayó en distintas manos de invasores de la región, Kairuán fue un centro islámico muy fuerte y hasta considerado como una ciudad santa en el Magreb. Este estatus aún lo conserva hoy en día.

Nabeul

La capital de la región es la homónima Nabeul, aunque turísticamente quizá el destino más interesante sea Hammamet, que se encuentra a unos 65 km de la capital. Esta bonita ciudad costera de casas blancas tuvo una agitada historia ya que fue escenario bélico en las guerras entre los otomanos y España, aunque conserva murallas y el zoco, que es del siglo XVI; por ejemplo el soldado español Alonso de Contreras participó en el saqueo de la ciudad en 1602. Se puede visitar el museo de la fortaleza de Hammamet, que recoge los momentos más trágicos de su historia.

Kélibia

Kélibia es otra de las ciudades que merece la pena conocer. Kélibia es la tercera ciudad en importancia de la región de Nabeul, en la que se encuentra el importante cabo Bon, y se encuentra a unos 72 km de la ya citada Hammamet. Kélibia es uno de los puertos pesqueros más importantes de Túnez, aunque también es famoso por sus hermosas playas, como la de La Mansoura. Esta ciudad es de origen griego, pues la fundó el siracusano Agatocles y tuvo una importancia estratégica a lo largo de los siglos. De hecho aún conserva una sólida fortaleza en la colina.

Siguiendo el camino de Hammamet a Kélibia y continuando hasta el final de la lengua de tierra que constituye Nabeul, el viajero encontrará otro de los Patrimonios de la Humanidad de la Unesco de Túnez: la Ciudad Púnica de Kerkoune y su Necrópolis. A unos 130 km al este de Túnez y a unos 12 km al norte de Kélibia se encuentra este asentamiento púnico que se considera como el único que ha conservado toda su esencia urbanística sin estar contaminada por griegos, romanos o árabes. De hecho era una de las ciudades más importantes de la región, junto a Habrumentum y Útica. En Kerkoune se conservan numerosos elementos urbanísticos y también detalles de los hogares de los antiguos fenicios. Así mismo se conservan dos grandes santuarios cerca de la ciudad. También fuera de la ciudad se encuentran las necrópolis de la ciudad, dos de ellas se fundamentan en la edad de los fallecidos, de forma que hay una en la que se encuentra los jóvenes y otra en la que se hallan los adultos.

Bizerta

Provincia de capital homónima, en Bizerta se encuentran algunos lugares de elevado interés, como las ruinas de la famosa ciudad cartaginesa de Útica. La capital, a unos 70 km de Túnez, es un puerto importante que tiene la particularidad de considerarse como la ciudad más septentrional de África. En esta ciudad además existe una avanzada actividad industrial centrada en el sector económico primario (la pesca y productos agrícolas) y los sectores secundarios (fabricación de textiles, piezas de automóviles, etc.). Entre las visitas que se recomiendan a esta ciudad se incluyen la fortaleza y el puerto fortificado. Cerca de la ciudad existen numerosos lugares naturales de interés general puesto que al sur de la ciudad existe un enorme lago conocido como el Lago de Bizerta, en torno al cual existen preciosos paisajes, montañosos y llanos. No muy lejos, además, se encuentra el Parque Nacional de Ichkeul.

A diferencia de las demás ciudades púnicas de Túnez, Útica no se encuentra en la costa, sino en el interior del país. El yacimiento arqueológico de Útica está compuesto por diversas villas romanas, muchas de las cuales conservan mosaicos. También se ha conservado la antigua necrópolis en dos niveles: el nivel cartaginés y el nivel romano.

Mahdia

La capital de esta gobernación es la hermosa ciudad de Mahdia. Fue la antigua capital de Ifriquiya, desde el año 921 hasta el nombramiento de Túnez en el siglo XIII. En cualquier caso, esta ciudad de tan dilatada historia conserva muchos de los edificios de su pasado. Entre ellos cabe destacar la mezquita y la kasbah, ambos lugares que constituyen un importante atractivo turístico. No lejos de esta ciudad se encuentra la ya expuesta Susa.

En cualquier caso, en esta región quizá el lugar más famoso sea el anfiteatro de El Djem, que fue catapultado a la fama mundial gracias a que en su tan bien conservado anfiteatro se rodaron escenas de la película de Ridley Scott El Gladiador. Este anfiteatro fue nombrado en el año 1979 Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. En este anfiteatro también se rodaron escenas de la película La vida de Brian. Por dimensiones, el anfiteatro de El Djem es el cuarto mayor del mundo, por detrás del de Roma, el de Capua y el de Pozzuoli.

Béja

Béja, su capital, es una ciudad de provincias con escaso patrimonio histórico. No obstante, en la región se encuentra la antigua ciudad de Dougga, que desde 1997 pertenece al Patrimonio de la Humanidad de la Unesco. En este recinto, de unas 70 hectáreas se encuentran numerosos monumentos que reflejan las distintas civilizaciones que habitaron la región, como los púnicos, los númidas, los romanos y los bizantinos. Entre los monumentos más destacados de la ciudad se encuentran el teatro, los templos de Saturino y de Juno Celeste, el mausoleo líbico-bereber o el capitolio romano. Existen además diversos complejos de termas, templos menores, necrópolis, cisternas y arcos, entre otras muchas estructuras que aún pueden verse.

Medenine

De Medenine nos quedamos con su capital, la homónima Medenine, que es la mayor ciudad del sudeste de Túnez y la famosa isla de Yerba, donde se rodaron escenas emblemáticas de la primera película (el que sería capítulo IV) de la Guerra de las Galaxias, como los paisajes del planeta Tatooine o el nido de contrabandistas interestelares, mercenarios alienígenas y cazarrecompensas espaciales conocido como Mos Eisley. De Medenine hay que resaltar que está construida en adobe con métodos típicos y tradicionales, lo que le da un identidad propia muy clara (en ella se rodaron el capítulo IV y el I de la saga de la Guerra de las Galaxias).

Por otro lado, la isla de Yerba es el destino más turístico de la región, enclavada a la salida del golfo de Gabés. Su capital es la interesante ciudad de Houmt Souk, al norte de la isla. La arquitectura de la ciudad conserva los colores típicos de la costa tunecina, es decir, el blanco de las fachadas y el azul celeste para las ventanas, las puertas y demás. Existen algunos edificios muy interesantes, como la sinagoga o la mezquita de los turcos, en el plano de la arquitectura religiosa. Por otro lado, la fortaleza de Borj El Kebir es otro de los principales atractivos turísticos de la ciudad.

Los mejores sitios para visitar en familia en Túnez

Túnez es un destino maravilloso para vacaciones familiares, con una interesante combinación de atracciones, puedes tomar el sol, navegar y bucear en los populares centros turísticos de la costa mediterránea, visitar antiguos puertos y medinas, o hacer un viaje a Cartago para pararte en el lugar donde Hannibal partió para tomar el poder del Imperio Romano. A los niños más pequeños les encanta dejarse llevar por las hermosas playas, mientras que los niños mayores pueden disfrutar de un viaje de aventura en el desierto del Sahara para montar en camello y ver los sets de las películas de Star Wars.

TE INTERESA:  ¿Es seguro viajar a Guatemala? - Todo sobre la seguridad allí

Entretener a los más pequeños en uno de los muchos centros turísticos a lo largo de la costa mediterránea. Diríjase a Hammamet para recorrer kilómetros de playas limpias, una pequeña medina y un montón de hoteles y resorts para familias. La ciudad también tiene muchos restaurantes y bares. El complejo turístico de Port El Kantaoui, en el sur de Hammamet, tiene hoteles de lujo y elegantes puertos deportivos, en la vecina Sousse, puede explorar los mercados y permitir uno mismo para perderse en los callejones de la antigua medina amurallada.

Sousse es una excelente opción para unas vacaciones en la playa con carácter, así como un punto de parada popular para muchos viajes de aventura en familia, que vale la pena considerar como una forma de experimentar algunos de los lugares más interesantes de Túnez con los niños. Un itinerario típico es visitar las ruinas de Cartago de Aníbal y la ciudad costera de Sidi Bou Said y el impresionante coliseo de El Djem, donde los pequeños gladiadores pueden luchar antes de dirigirse a explorar los leones.

Desde aquí, la mayoría de los viajes se dirigen hacia el interior del Sáhara y la capital del desierto de Tozeur, donde los fanáticos de Skywalker pueden visitar las extensiones de salinas de Chott el Djerid y los escenarios de la primera película de Star Wars y El paciente Inglés. Se pueden hacer paseos en quad, en camello y dormir una noche bajo las estrellas en una tienda beduina.

Las mejores excursiones para realizar desde Túnez capital

Cerca del centro de la capital, a unos 15 km en dirección suroccidental, se encuentra el puerto de La Goleta –más conocido en francés como La Goulette–, un centro turístico de primer nivel muy frecuentado por cruceros que atraviesan el Mediterráneo. De la presencia española en el siglo XVI permanece la fortificación de La Carraca, aunque fue ampliada por los turcos en el último cuarto de siglo, actualmente se conoce como la fortaleza de la kasbah. La amplia playa de La Goleta constituye uno de los principales encantos turísticos de la localidad. La avenida de Roosevelt en el puerto está repleta de restaurantes donde poder disfrutar de la comida típica tunecina: el plato tradicional de esta localidad es lubina con patatas. Otras visitas interesantes en la localidad son la plaza central, el paseo marítimo y la colina de Byrsa, donde se encuentra la preciosa catedral de San Luis.

Además de La Goleta, también merece la pena acercarse a otras localidades realmente interesantes que se encuentran bastante cerca de la capital. El pueblo de La Marsa, que es un lugar indicado para disfrutar de las playas y el mar (interesante mezquita de Al Ahmadi), la localidad de Sidi Bou Said, un pueblo típico de casas blancas con ventanas de color azul en el que se puede apreciar la esencia del Túnez auténtico callejeando por su pequeño zoco o visitando la casa familiar de un abogado del siglo XVIII que conserva intacta su estructura original. Por otro lado, la visita a El Battan nos descubrirá viejas construcciones otomanas y el cuartel general de 1900 del ejército francés en la zona.

Qué comprar en Túnez, productos típicos o souvenirs

Túnez cuenta con una gran variedad de cosas interesantes, coloridas y útiles que los turistas pueden llevar a casa desde aquí. El aceite de oliva es de alta calidad, así como la cerámica, el jabón y mucho más. En este país árabe hay incluso bebidas alcohólicas.

  • Aceite de oliva

El aceite de oliva es el regalo tunecino más popular, es comprado por el 70-75% de los turistas en Túnez. El secreto del éxito del aceite de oliva tunecino en alta calidad y bajo precio.

  • Cerámica

La cerámica tunecina es considerada una de las mejores del mundo. Los estilos de la cerámica en Túnez se ha formado a partir de lo mejor de los bereberes, los fenicios, los romanos, griegos, bizantinos, árabes, andaluces, turcos y franceses. Podemos decir que la cerámica tunecina refleja en gran medida la larga historia del país.

Los productos más populares para los turistas son el Tajin (precio: 10-15 dinares), platos pintados (precio: 6-10 dinares), la “mano de Fátima” (precio: 15-30 dinares). Las cerámicas se pueden comprar en cualquier tienda de recuerdos o cuando vas a talleres de cerámica durante las excursiones.

  • Harissa (o arissa)

Esta es la salsa picante nacional tunecina. En Túnez se utiliza en una gran cantidad de platos locales, por ejemplo, en el cuscús. Esta salsa consiste pasta de tomate, aceite de oliva y ají picante.

  • Productos de madera de olivo

Hay cuencos, cucharas, saleros, soportes para servilletas e incluso cestas hechas de esta madera. Además puedes encontrar fácilmente tablas de cortar de madera de olivo a unos precios muy asequibles. Este regalo es lujoso, duradero, y si viajas, ¡no se romperá en tu maleta!

  • Jabón de oliva y cosméticos

El jabón de oliva es muy popular entre los turistas. Se vende en pequeñas piezas cuadradas. El jabón tiene los aromas de cidra, naranja, jazmín y otros. Huele maravilloso y es muy barato.

Un consejo importante: asegúrate de que la envoltura de plástico esté intacta. Si la envoltura está dañada, el jabón “exhala” muy rápidamente y dará un olor a todos los objetos alrededor.

Los parques naturales que visitar en Túnez

Debido a la escasa masificación turística de Túnez, su ámbito rural y natural se mantiene en un estupendo estado de conservación. A esto se añade que las infraestructuras turísticas en muchos lugares son deficientes, lo que contribuye a defender la integridad natural de las regiones. En este apartado hacemos un listado de sitios considerados parques naturales o parques nacionales de Túnez:

Parque Nacional de Ichkeul y la Costa del Coral. El primero es un importante lugar de invernada para muchas aves europeas durante el invierno; está compuesto por un enorme lago rodeado del paisaje montañoso que representa la cima del monte Ichkeul. A este parque se accede a través de la ciudad de Bizerta.

La Costa del Coral alude al tramo de costa comprendido entre las ciudades de Tabarka y Bizerta. El nombre de Costa del Coral procede de la extracción de corales que se hacía en sus aguas desde época cartaginesa. Los paisajes mediterráneos son preciosos.

Parque Nacional de Jebel Zaghouan. Se ubica en la gobernación de Zaghouan y se extiende sobre una superficie de 204 Km². Tiene una fauna riquísima con especies que comprenden desde el jabalí hasta el chacal o la mangosta. Así mismo en su interior se encuentra una templo del agua de la época romana que abastecía la ciudad de Cartago.
El Parque Nacional de Boukornine. A apenas 30 kilómetros al sur de la capital se encuentra este precioso parque surcado por montañas.

La Reserva Forestal de Dar Chichou, en la península del cabo Bon, muy cerca de Kélibia y Kerkoune.

El Parque Nacional de la Isla de Zembra. Al norte de la península del cabo Bon se encuentra la isla de Zembra. Se puede alcanzar a través de la ciudad de Sidi Daoud, a unos pocos km, o desde el puerto de La Goleta, desde el cual dista más de 50 km.

Parque Nacional de Jebil. Situado al suroeste del país, este parque nacional está compuesto por tierras desérticas y contiene uno de los paisajes más extraños del país. Hace frontera con Argelia y actualmente se desaconseja su visita.

Aunque existen otras reservas naturales y lugares impresionantes donde la naturaleza todavía crece a sus anchas, nos quedamos con estas recomendaciones, puesto que no son de fácil acceso y representan la esencia de la naturaleza tunecina.

Dónde comer en Túnez, los mejores restaurantes de la ciudad

Algunos platos típicos de Túnez son: los dedos de Fátima rellenos de carne y verduras, el slat blanquit (bocadillo de atún con aceitunas, alcaparras y queso), el pan de cassecroute, la ensalada Mechuia o la ensalada Tounsya. Son típicos también el cuscús y las chorbas, unas sopas muy sazonada.

En Túnez casi todos los restaurantes ofrecen estos platos tradicionales, son baratos y con una calidad muy grande.

Dónde alojarse en Túnez, los mejores hoteles de la ciudad

  • Hotel Maison Blanche Túnez

La Maison Blanche es un lujoso y confortable hotel que ofrece a sus huéspedes habitaciones amplias y limpias. Los amplios cuartos de baño tienen ducha y bañera. El hotel se encuentra a solo tres kilómetros de la medina. Si te apetece pasar una mañana tranquila aprovechando la comodidad de su habitación, el desayuno se puede servir en todas las habitaciones. También ofrecen aparcamiento gratuito.

  • Dar Ben-Gacem

El edificio de este hotel tiene características arquitectónicas tradicionales únicas y sus interiores son cómodos y acogedores. Dar Ben-Gacem ha sido amueblado y decorado por artesanos que combinan tradición y modernidad. Sirven desayunos frescos y bien cocinados todas las mañanas, y una vez que salga del hotel después del desayuno, se encontrará en medio de un sitio declarado patrimonio de la humanidad por la UNESCO, la medina de Túnez. Además, el hotel es una empresa social que apoya la preservación cultural y ofrece a sus huéspedes la posibilidad de experimentar el auténtico Túnez. La ubicación es excelente, justo en el borde de la medina.

  • Hotel paris

El Hotel Paris es un hotel de cuatro estrellas ubicado en el corazón de Túnez, justo frente al lago de Túnez, y sirve un excelente desayuno para sus huéspedes, además de albergar un encantador restaurante. El cálido personal le dará la bienvenida en un ambiente limpio y elegante, decorado en un elegante estilo francés, y los alrededores del hotel son una zona segura y agradable para pasear. El lujoso hotel cuenta con todas las comodidades modernas y está bastante cerca del aeropuerto de Túnez.

  • Les Berges du Lac

No lejos del centro de la ciudad, ubicado en el prestigioso distrito de negocios, este encantador hotel tiene la ventaja de estar rodeado de maravillosos restaurantes y bares. Situadas a orillas del lago Túnez, algunas de las habitaciones y el restaurante y la terraza del hotel ofrecen fantásticas vistas al lago. El hotel cuenta con habitaciones con vista a la ciudad y al lago, habitaciones de lujo y suites de negocios y presidenciales, que ofrecen diferentes niveles de lujo. El hotel alberga un restaurante, un salón y un bar, donde podrá disfrutar de una comida romántica.

  • Albergue Dar Ya

Si prefieres un tipo de alojamiento más barato, el Dar Ya es un hostel en plena medina con desayuno bufé gratuito y wifi gratis en las zonas comunes.

Los riesgos y peligros de Túnez, que tienes que hacer para viajar seguro

Desde el 4 de enero de 2011, cuando el «mártir que vino con la primavera» Mohamed Bouazizi se inmoló en protesta por su situación personal y por los maltratos de la policía, Túnez se convirtió en noticia de rabiosa actualidad al iniciar un proceso consecutivo de revueltas conocido como la primavera árabe entre países musulmanes de África y Oriente Medio. Esta circunstancia, sin embargo, ha quitado cierto protagonismo a los encantos turísticos de un país por el que, a lo largo de su historia, han pasado diversas culturas que dejaron una honda huella y numerosos vestigios declarados Patrimonio de la Humanidad por la Unesco. De hecho, el número de turistas que han visitado Túnez a lo largo de 2011 se ha reducido drásticamente: sólo en enero, la afluencia de viajeros cayó en un 40 por ciento respecto del mismo mes de 2010. Desde enero a octubre el descenso en el número de turistas con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior fue del 33,3 por ciento. Es decir, uno de cada tres turistas ha dejado de ir a Túnez a causa de las revueltas populares.

La República Tunecina, sin embargo, no ha sufrido una guerra como la que ha tenido lugar en Libia, lo que siempre constituye una noticia positiva en lo que respecta a su patrimonio cultural, histórico y monumental. Todo su Patrimonio de la Humanidad ha permanecido inalterado, de forma que sigue constituyendo uno de los principales atractivos turísticos del país, sobre todo teniendo en cuenta que el Ministerio de Asuntos Exteriores de España recomienda no viajar al interior, donde los paisajes más desérticos conforman una buena estampa. La lista de lugares que son Patrimonio de la Humanidad de la Unesco es la siguiente: el Anfiteatro de El Djem, el Sitio Arqueológico de Cartago, la Medina de Túnez, el Parque Nacional de Ichkeul, la Ciudad Cartaginesa de Kerkoune y su Necrópolis, Kairuán, la Medina de Sousse y Dougga / Thugga.

El Ministerio de Asuntos Exteriores recomienda con especial insistencia evitar las aglomeraciones y manifestaciones en la capital, las zonas más turísticas y la isla de Djerba o de Yerba. Así mismo, continúa desaconsejando los viajes al interior y al sur del país. Para viajar solo es necesario el pasaporte si la estancia no supera los 90 días y tampoco se aconsejan vacunas especiales. El Sahara tunecino más al sur se considera zona de riesgo y además se desaconseja vivamente visitarlo durante los meses de verano. Si se decide ir, es necesario solicitar autorizaciones y permisos para viajar a esas zonas restringidas.

Si quieres saber en detalle todo sobre los riesgos y sobre si es seguro viajar a Túnez, visita esta entrada.

Dónde salir en Túnez, los mejores locales con música y zonas de fiesta

La escena de la vida nocturna en Túnez puede parecer bastante limitada a primera vista, y es cierto que en muchos lugares no se sirve alcohol, pero si te fijas un poco más, encontrarás bares y cafés excelentes para pasar la noche bailando, fumando shisa o viendo pasar la multitud.

  • Le Boeuf sur le Toit

Le Boeuf sur le Toit es un lugar animado que atrae a un público moderno, con una pista de baile donde los DJ y las bandas en vivo dan lo mejor de sí. Una gran mezcla de jóvenes locales y expatriados te hará sentir cómodo al instante, y el hermoso jardín con fuentes y flores es un escondite perfecto para desahogarse entre las canciones. Para las fiestas de rock o una escena de música alternativa, este es el lugar perfecto para estar.

  • Cafe Cubana

Para los amantes de la salsa, el mojito y el ambiente latino, el Cubana Café es el lugar perfecto. Un restaurante con deliciosas quesadillas durante el día, se convierte en una cafetería de salsa por la noche, con actuaciones y veladas latinas. Con los carteles del Che Guevara en la pared, cojines coloridos en los asientos y paredes pintadas al estilo de La Habana, este bar es una pequeña porción de Cuba.

  • Le carpe diem

Al borde de las banlieues de Túnez, Le Carpe Diem tiene la sensación de ser un bar del campus universitario y está lleno de estudiantes y jóvenes profesionales todos los fines de semana. El jardín rodeado de palmeras es un lugar maravilloso para pedir comida para comer con los dedos y sushi bajo un brillante cielo estrellado, mientras que el lugar tiene una decoración industrial donde tocan DJs y bandas.

  • Cafe El M’rabet

Mientras paseas por la medina de Túnez, descubrirás muchas casas de té y cafés, pero el más animado de todos es el Café El M’rabet. Los clientes se sientan en alfombras y cojines alrededor de mesas bajas, techos altos están sostenidos por pilares bellamente tallados, con lámparas marroquíes que iluminan los pasillos. En el exterior, la terraza del jardín es un lugar de tranquilidad en medio del zumbido del zoco y el laberinto de la medina. Encontrarás platos tradicionales tunecinos y música en vivo.

  • Cafe Cultural El Ali

Con una terraza en la azotea con vista a la Mezquita Zitouna, este café lo tiene todo: una ubicación magnífica en el corazón de la medina, espléndida comida tradicional tunecina, personal encantador que sirve fruta cítrica y batidos frescos, y un menú especial de iftar durante el Ramadán. En el interior, la biblioteca y los sofás crean un ambiente hogareño para disfrutar de un té de menta dulce. Además de eso, El Ali organiza sesiones musicales semanales durante las cuales se presentan bandas locales, músicos gnawa y artistas afro-bereberes.

Cómo es la gente de Túnez – Cosas que tienes que saber

Los tunecinos son relativamente igualitarios en sus relaciones interpersonales, pero hay un fuerte sentido de etiqueta. Las personas deben ser tratadas con respeto. Un hombre no debe mostrar demasiada curiosidad hacia las mujeres en la familia de su amigo, en algunos casos, los hombres no se visitan mutuamente porque las mujeres inevitablemente estarían presentes. Estas reglas son más suaves en las clases altas urbanizadas.

Túnez hizo un gran esfuerzo para mejorar el estatus de las mujeres al fomentar la educación y el empleo, mejorar las condiciones del matrimonio y fomentar la planificación familiar. Esto ha reducido la brecha entre el estatus de mujeres y hombres. Pero aún así, las mujeres aún soportan mucha desigualdades al seguir una carrera o ingresar a la vida pública en una sociedad dominada por hombres. Algunos hombres resienten el empleo formal de las mujeres cuando el desempleo de los hombres educados sigue siendo alto, y también desprecian la idea de las mujeres en la vida pública.

Los códigos arcaicos para las mujeres prevalecen en algunas áreas. Deben limitar los viajes fuera de la casa y solo se está permitido ir sin la compañía del marido a ciertos destinos como el baño público o las tumbas de sus familiares en el cementerio. En ciertos sectores de la sociedad urbana tunecina, las mujeres cubren la cabeza y el cuerpo en público con un paño blanco rectangular, el safsari. Las mujeres rurales siguen diferentes prácticas de vestimenta, pero pueden adoptar formas urbanas en las visitas a la ciudad. Estas prácticas antiguas son más raras ahora, y el velo “moderno” se ha desalentado oficialmente, por lo que no existe un código de vestimenta común.

El país es oficialmente laico, pero muchos tunecinos son musulmanes practicantes, como musulmanes, los tunecinos aceptan la unidad de Dios y el poder de su palabra como se expresa en el Corán. Para muchos propósitos, las personas se refieren a los textos del Corán y de ciertos textos relacionados, como el Hadith (tradiciones auténticas). La Sharia, o ley islámica, es fundamental para que las personas comprendan lo que es correcto. Juntos, estos textos establecen el comportamiento correcto y conducen a ciertos rituales cotidianos. En la práctica hay una cierta cantidad de variación en la creencia y la práctica. La variación corresponde ampliamente a la posición social de las familias y los individuos.

El calendario religioso proporciona las principales ocasiones para la expresión de estas creencias. Las cinco oraciones diarias, el ciclo semanal organizado alrededor de la oración del viernes a mediodía y los festivales anuales estructuran el tiempo. El ciclo anual incluye el mes de ayuno de Ramadán. También está la Fiesta del Sacrificio, que coincide con la peregrinación anual a los lugares sagrados de La Meca y Medina. En esta fiesta, cada padre de familia debe sacrificar un carnero en emulación de la voluntad de Abraham de expresar su fe sacrificando a su hijo, quien luego fue reemplazado milagrosamente en el altar por un carnero. Otro festival, tradicionalmente más asociado con las órdenes sufíes, es el Cumpleaños del Profeta. La fiesta de Ashura, que conmemora el martirio del nieto del profeta Muhammad en la batalla de Kerbala, se puede celebrar en Túnez mediante visitas a tumbas y hogueras. Las fechas de estas celebraciones se establecen según el calendario lunar islámico, que no sigue las estaciones.

Esperamos que esta guía te ayude en tu viaje a Túnez. Disfruta de este maravilloso país del norte de África a orillas del Mediterráneo, te aseguramos que no te defraudará.

 

Guía de viajes de Túnez – Todo lo que tienes que ver y hacer
Valóranos

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.