Los mejores seguros para caballos del 2019 – Ranking Aseguradoras

Al ser propietarios de uno o varios caballos, es posible que más de una vez hayamos pensado en la idea de contratar un seguro equino. Este tipo de productos protegen al animal y a nosotros como sus dueños frente a siniestros de cualquier tipo, y son recomendables con independencia de la actividad que se desempeñe.

Y es que muchos seguros para caballos no solo cubren la responsabilidad civil, sino que también ofrecen cuidados complementarios que nos facilitarán las cosas en un momento tan difícil.

Los mejores seguros para caballos del 2019
Los mejores seguros para caballos del 2019

Tanto si la actividad del animal es comercial como si es recreativa o personal, la propiedad de un caballo suele suponer un importante despliegue de recursos. Como para tantas otras cosas, no nos suele gustar pensar en la posibilidad de un siniestro, pero lo cierto es que los caballos, por su naturaleza, pueden estar más expuestos a ellos: los accidentes, las lesiones o las enfermedades no son infrecuentes en mundo hípico, por lo que son factores a tener en cuenta.

En el caso de que algo le ocurra a nuestro caballo, es posible que nada pueda recompensarnos desde el punto de vista emocional, pero, desde luego, contar con una mano experta que nos asesore cuando más lo necesitamos nos ayudará indudablemente.

¿Por qué elegir un seguro para caballos?

En nuestra sociedad y desde que fueron domesticados, los caballos nos han sido de enorme utilidad. Hoy en día, las principales actividades a las que se dedican son la equitación, las competiciones de salto, las carreras, o el recreo personal. Para muchas personas, son fuente de su sustento económico en aquellos casos de usos profesionales; para otras, son fieles compañeros de viaje, como en los casos en que son tratados como animales de compañía.

Sea cual sea el caso, es importante estar protegidos frente a imprevistos que puedan amenazar el bienestar del caballo. Para ello, elegir un buen seguro equino será muy importante a la hora de velar por el cuidado del animal.

Por ello, y aunque su contratación no es obligatoria, es conveniente que contemos con un producto de estas características si queremos estar tranquilos y, sobre todo, si queremos darle a nuestro compañero las mejores atenciones.

Y es que tener un caballo en propiedad es una gran responsabilidad que no podremos asumir sin ayuda financiera en muchos casos. Los seguros para caballos suponen un escudo para situaciones indeseadas en las que el caballo sufre un daño lesivo o una enfermedad para la que requiera cuidados veterinarios. Ahora bien, tomar una buena elección con nuestra compañía aseguradora es primordial para que nuestra buena intención no se quede solo en el papel.

¿Cómo elegir un seguro equino?

Como para cualquier otro producto, para contratar un seguro equino debemos estudiar a fondo las posibilidades que nos esperan en el mercado. Existen una serie de cuestiones en las que podemos fijarnos a priori para tener la seguridad de estar tomando una decisión en la dirección adecuada. Estas son algunas de las indicaciones generales a las que debemos prestar atención:

¿Es una oferta tan buena que parece imposible? Probablemente lo sea. Con Internet, no son pocas las personas que aprovechan el anonimato y la accesibilidad de la red para ofrecer productos que literalmente no existen. Desconfiar de ellos y comprobar siempre el origen de lo que estudiamos nos ayudará a no caer en situaciones de riesgo.

  • ¿Se adapta a lo que quiero? Un seguro tiene que responder a nuestras necesidades concretas. Uno que tenga todas las coberturas del mundo está muy bien, pero quizá, por la naturaleza de nuestro caso en concreto, no requiramos de buena parte de las mismas, y estemos inflando el precio solo por exceso. Adaptar las coberturas a la realidad es una muy buena idea para pagar solo por lo que necesitamos.
  • ¿He estudiado el mercado? En estos días, comparar es esencial. Y es que con Internet, la oferta se ha disparado hasta tal punto que muchas veces no sepamos ni por dónde empezar a analizar nuestras posibilidades. Para ello, nos podemos valer de comparadores y recopilatorios en los que podamos visualizar un resumen preliminar de cada seguro para luego estudiarlos con detenimiento.
  • ¿Cumple con la normativa vigente? Existen algunos supuestos, como los sacrificios y la disposición del cuerpo del animal ya muerto que están .
  • ¿Me ofrece facilidades? Es importante, además, que dediquemos un minuto a mirar al futuro y nos imaginemos las futuras gestiones, como las renovaciones o las formas de pagos recurrentes que tendremos que realizar. Que se trate de una compañía moderna que permita una sencilla interactuación a través del teléfono o internet puede ser lo que marque la diferencia.

¿Cuáles son las coberturas básicas que debe incluir mi seguro?

Para poder comparar entre compañías aseguradoras, debemos tener la certeza de estar contratando un producto que responda ante situaciones básicas para las que necesitamos estar cubiertos.

Cada caso es particular, pero estas son las coberturas más demandadas en lo que a seguros para caballos se trata:

  • Muerte del caballo por enfermedad o por accidente: de producirse este suceso, la compañía aseguradora nos indemnizaría con una cantidad estipulada en el contrato. También puede ser interesante la inclusión de coberturas relacionadas con los gastos de retirada de los restos, puesto que suele ser un trabajo que requiere la mano de un profesional.
  • Sacrificio: esta condición nos protege frente a los gastos que el sacrificio del animal pueda ocasionarnos, cuando se realice por motivos de enfermedad, accidente, y otros supuestos que puedan depender de la compañía.
  • Robo, hurto, pérdida, extravío…: en el caso de que desapareciera nuestro animal, recibiríamos una indemnización cuya suma, de nuevo, habría sido previamente acordada en el contrato.
  • Asistencia veterinaria: todos los cuidados médicos que el animal pueda necesitar en caso de hospitalización estarán cubiertos con esta cobertura.
  • Peste equina: esta enfermedad típica de los caballos estará cubierta con una indemnización, de resultar en muerte, tal y como se haya establecido en las condiciones acordadas por las partes.
  • Responsabilidad civil: esta es una de las partes de la póliza más importantes, ya que, con ella, la aseguradora respondería ante daños materiales y/o personales que el caballo pueda infligir a terceras partes, fuera cual fuera la cuantía.

Aunque la contratación de un seguro no es un requisito obligatorio, según el Código Civil, toda persona que posea un animal que causara algún perjuicio será responsable de esos daños.

Algunas coberturas pueden estar condicionadas a una franquicia, por lo que es conventiente tener claro si el seguro es con franquicia o no.

Otras coberturas que pueden ser convenientes

A continuación, estas condiciones que puede incluir nuestro seguro no son coberturas básicas, pero puede ser muy recomendable contratarlas, según las particularidades de nuestra situación. Por ello, es importante tenerlas en consideración y escoger bien cuáles necesitamos para dar las atenciones que nuestro caballo merece.

  •  Para yeguas: si tenemos una hembra, es posible que nos interesen coberturas que hagan mención a posibles abortos y partos distócicos que mantengan el bienestar del animal en todo momento.
  • Servicios adicionales de veterinaria: en algunos casos, es incluso posible solicitar una segunda opinión en caso de no haber resultado satisfechos o de querer asegurarnos, gracias a esta cobertura.

Otros gastos asociados a cuidados veterinarios de los caballos pueden ser:

  1. Traumatismos.
  2. Trastornos neurológicos.
  3. Cortes de tipo profundo.
  4. Problemas digestivos u oculares.
  5. Afecciones cardiacas.
  6. Laminitis.
  7. Infosuras.
  8. Cólicos.
  9.  …

Algunas exclusiones frecuentes en los seguros para caballos

Como todo tipo de contrato, existen unos límites que debemos conocer. Las excepciones varían de una póliza a otra, pero es importante conocer las más frecuentes entre los seguros equinos, para poder tenerlas en cuenta a la hora de leer las condiciones de nuestro contrato. Estas son las más habituales:

  • Deficiencias o condiciones médicas ya existentes. Como en la mayoría de los seguros, las compañías no responden frente a aquellos sucesos que hayan ocurrido antes de la firma de la póliza.
  • Vejez del animal, aunque existen pólizas especializadas para caballos veteranos.
  • Hospitalización: algunas compañías no cubren los gastos del ingreso del animal en un hospital veterinario, por lo que puede suponernos una desagradable sorpresa en un momento de tensión.

¿Qué tipos de caballos existen para un seguro?

Los usos que les damos a los caballos en la sociedad pueden ser muy diferentes y cabe preguntarse si se puede contratar un seguro equino con independencia del día a día del animal.

La respuesta es que sí, todo caballo puede ser asegurado con responsabilidad civil, pero con diferentes condiciones. Y es que aquí sí resulta importante la actividad del animal:

  • Los caballos y las yeguas suelen asegurarse desde los 3 años, aunque en algunas compañías se puede desde que el potro cuenta con apenas unos meses. Si son ejemplares para la reproducción, la mayoría de las compañías aceptarán protegerlos hasta los 15 años en el caso de las hembras, y los 18 en el caso de los machos.
    • Algunas compañías, además, ofrecen la posibilidad de asegurar la gestación del potro hasta más allá del alumbramiento de la yegua. Este tipo de póliza es especialmente popular en aquellos casos en los negocios de crianza de caballos.
  • Los burros o mulas y los ponis pueden asegurarse desde los 6 meses hasta el final de su vida.

¿Hay seguros específicos si mi caballo es de competición?

En caso de que nuestro equino participe en concursos y competiciones, quizá sea interesante buscar un seguro ad hoc que considere las particularidades propias de un animal deportivo, más allá de la responsabilidad civil del mismo.

Y es que las competiciones son eventos que exigen mucho de los caballos y los cuidados que hay que concederle pueden variar y ser más específicos que los de un animal de este tipo de uso doméstico.

Habitualmente, los seguros de caballos cubren la muerte del animal, para lo que pueden ofrecer una indemnización y hacerse cargo de la correcta retirada del cuerpo.

Sin embargo, un caballo de competición cuenta con un riesgo añadido que es crucial: el de no poder volver a competir jamás. Por eso, existen seguros específicos para los que las compañías están preparadas: en estos casos, aun cuando el caballo no haya fallecido, el dueño recibirá una indemnización por la cuantía en la que se haya valorado al animal con antelación.

TE INTERESA:  Mejores seguros de coche 2019 - Ranking, listado y recomendaciones

Pero ¡cuidado! Muchas compañías pueden ofrecer solo cobertura geográfica limitada: esto significa que es posible que nuestro caballo esté perfectamente protegido en competiciones nacionales, pero no en aquellas que tienen lugar en el extranjero: por lo tanto, es conveniente que valoremos el tipo de viajes a los que vamos a someter al caballo y elijamos esta protección a nuestra medida.

Por último, si lo deseáramos, también existen seguros de accidente para jinetes.

¿Y si es de exhibición?

En el caso de buscar un tipo de póliza que ofrezca protección durante la asistencia a ferias o lugares de exposición, es habitual que haya una cláusula opcional que cubra los daños que hayan sido el resultado de un accidente ocurrido durante la exhibición, dentro del recinto donde se aloje el certamen, así como los gastos por muerte o sacrificio del animal en el caso de que fueran necesarios.

Listado de las mejores aseguradoras de caballos de 2019 en España

Cuando se trata de nuestro animal, no queremos dejar nada a la suerte y toda protección parece poca. Por eso, lo mejor que podemos hacer es buscar una póliza que lo asegure a la medida y que nos garantice su asistencia cuando más lo necesitemos.

Algo que suelen tener en común todas las compañías es que, para asegurar al animal, es necesario que este ya cuente con Tarjeta Sanitaria Equina (o Pasaporte Equino en su lugar, si procede) y número de microchip por parte del veterinario. Algunas compañías, a su vez, corren con los gastos de este registro, mientras que otras lo derivan al dueño del caballo.

Estas son algunas de las mejores aseguradoras nacionales, teniendo en cuenta factores como el precio, las coberturas y la seguridad que ofrecen al contratante.

Seguro Hípico de MAPFRE

Esta compañía contiene una gran oferta de pólizas con las que proteger nuestro caballo y su actividad. Para ello, cuentan con una gran red de hospitales veterinarios de prestigio a los que podremos acudir en caso de accidente.

Además, ofrece protección, sin excepciones, ante cualquier supuesto que pueda ocurrir relacionado con la responsabilidad civil del caballo. Entre sus coberturas, se encuentran:

  • Fallecimiento del animal por cólico equino, una causa de muerte muy frecuente, y por tanto, muy poco presente en la mayoría de las pólizas.
  • La indemnización por fallecimiento puede ascender al 100 %.
  • Los gastos en caso de que sea necesario el sacrificio del animal, por motivos de enfermedad o inhabilitación deportiva.
  • Los daños derivados de accidentes en ferias, exposiciones, o de camino a ellas en transporte por carretera o tren.
  • Cobertura hospitalaria de calidad por intervenciones quirúrgicas, fracturas de hueso, problemas respiratorios o cualquier tipo de infección que pueda sufrir el animal.

Para todo lo demás, cuenta con garantías muy flexibles, sobre las que se pueden contratar solo aquellas coberturas opcionales que de verdad nos hagan falta.

Seguro de Helvetia para Caballos

Esta compañía aseguradora ofrece protección frente a cualquier accidente del caballo a aquellos particulares que deseen contratar una póliza. Cubre los usos de paseo, doma o salto, entre el año y los primeros 20 años de edad del animal.

Una particularidad con la que cuenta este seguro es que tiene un periodo de carencia de un mes de duración para la cobertura de retirada y destrucción de cadáveres, por lo que es importante tenerlo en cuenta si nuestro caballo está muy enfermo.

Además, Helvetia establece las siguientes excepciones que no cubrirá el seguro:

  • No protege a los caballos de raza frisona.
  • Tampoco el fallecimiento del animal cuando hay una epidemia declarada de forma oficial por las autoridades.
  • Ni los daños o muerte derivados de catástrofes naturales, inundaciones, terremotos o tempestades.

Seguros para caballos de FIATC Seguros

Esta compañía aseguradora ofrece un seguro EQUIFIATC para caballos con un módulo básico de coberturas y pone a nuestra disposición una gran variedad de coberturas opcionales entre las que podremos elegir, según nuestras necesidades.

Entre las coberturas básicas, podemos encontrar:

  • El sacrificio, tanto de tipo necesario cuando, a través de un veterinario, se acuerda ponerle fin a una enfermedad incurable o las consecuencias irreversibles de un accidente, como de tipo económico, cuando la solicitemos según las causas del seguro y el caballo no pueda dedicarse, de acuerdo con el veterinario, a ninguna actividad. Además, en ambos casos, recibiremos una indemnización por importe de la cuantía que previamente habremos estipulado con la aseguradora.
  • Asistencia hospitalaria, cirugías necesarias para el síndrome del cólico, o para reparar facturas de hueso graves, y los gastos derivados de su correspondiente ingreso.

Más allá del módulo básico, entre las coberturas opcionales elegiremos entre:

  • Protección frente a robo, cuando existe una apropiación ilegítima del caballo por parte de un tercero y con el uso de la fuerza y / o violencia.
  • Protección frente a hurto, cuando existe una apropiación ilegítima del caballo por parte de un tercero, aunque no se haga a través del uso de la fuerza o la violencia.
  • Protección frente al extravío del animal, ya sea por una causa o contingencia mayor, como por despiste de la persona que tenga su custodia.
  • Protección durante el transporte dentro de la Unión Europea y la estancia si es menor de 30 días en ferias, certámenes etc., incluyendo el embarque y el desembarque del animal. Esta cobertura es una de las mayores ventajas que otorga esta compañía, ya que la cobertura de sus pólizas a nivel europeo es especialmente valiosa en aquellos casos en los que, por competición o exhibición, el caballo tenga que viajar grandes distancias, sobre todo, en el extranjero.

Seguros para caballos de AXA

Esta compañía incluye la cobertura de Responsabilidad Civil, de acuerdo con la normativa vigente, la cobertura frente a muerte por enfermedad (incluidos los cólicos, algo muy habitual) o accidente, la atención veterinaria especializada, con gastos de cirugía si proceden, y el sacrificio o una indemnización equivalente si el animal cuenta con una enfermedad grave.

Además, también incluye la retirada del cadáver si es necesario, con arreglo a lo que determina la ley en estos casos, el robo o la asistencia jurídica en caso de que esta sea precisa.

Seguros de caballos de Liberty Seguros

Esta compañía de seguros ofrece seguros especializados para caballos con las mejores coberturas. Entre su catálogo, se puede elegir entre dos modalidades de seguro.

La primera, Liberty Caballos Básico, cubre la muerte del animal hasta los 1.000 euros de la indemnización por deceso; la retirada de cuerpo del animal, con arreglo a la normativa sobre la recogida y el deshecho de cadáveres; y todo en Responsabilidad Civil, para poder disfrutar de nuestro caballo sin sobresaltos.

La segunda, Liberty Caballos Completo, ofrece algunas prestaciones interesantes más: cubre la muerte del animal, así como los gastos derivados de la posible cirugía a la que le sometan  y sus ingresos hospitalarios; la necropsia y la retirada del animal de acuerdo con la normativa; todo en Responsabilidad Civil y el transporte que se utilice.

Es necesario saber también que todas las coberturas tienen un periodo de carencia de 1 mes, excepto la de Responsabilidad Civil.

Conclusiones para escoger el mejor seguro para caballos

Es muy importante leer el contrato de nuestro seguro equino a fondo para conocer qué podemos esperar y qué no de nuestra compañía aseguradora y tomar, si procede, las precauciones necesarias.

Aunque este tipo de pólizas no son obligatorias, para los dueños de caballos suelen ser sinónimo de tranquilidad. Por ello, es importante elegir un seguro que nos transmita paz y con el que sepamos que nuestro animal estará en buenas manos.

Para este fin, es importante valorar todas las opciones del mercado y determinar cuál es la que mejor se ajusta a nuestras necesidades y a las de nuestro animal. Es necesario, pues, que pensemos en la salud del equino a largo plazo, pero contratemos una póliza desde el primer momento: cuanto más joven sea el caballo, menos probable es que cuente con alguna condición médica que impida el seguro y, por tanto, estará mejor protegido frente a esas deficiencias que sí pueda tener en el futuro, a medida que vaya cumpliendo años.

Como en muchas otras facetas de la vida, el precio es un factor determinante a la hora de elegir, pero no puede ser el único. En el caso de nuestros caballos, contar con un seguro que cubra todo lo que el animal -o nosotros como sus dueños- necesita es un deber que tenemos con su bienestar -y el nuestro. A cambio, elegir un seguro modular que nos permita escoger entre una gran variedad de coberturas opcionales puede ser muy interesante, ya que nos estaremos asegurando de estar pagando solo por lo que necesitamos.

Con nuestros animales, queremos estar igual de tranquilos que en cualquier otro ámbito de nuestra vida. Por ello, contar con el mejor seguro de caballos es muy importante para que su actividad no se vea amenazada por un accidente. Solo dejando su cuidado en manos profesionales, estaremos garantizando el bienestar del animal y el nuestro propio.

Valóranos

Compártenos en:

Datos sobre esta revisión de producto
Fecha
Producto
Seguros para caballos
Valoración
51star1star1star1star1star

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.